Los personajes pertenecen a su autora Stephenie Meyer, la historia First Impressions pertenece a su increíble autora Jayeliwood yo solo me adjudico la traducción, si desean leer la historia en su idioma original se encuentra entre mis favoritos.

Mil infinitas gracias a mi cuñada y amiga Isabella- Swan- C por ayudarme con la traducción.

First Impressions

Emmett

Estaba esperando impaciente en la puerta del Volvo de Edward, esperando que llegara y deseando tener una llave de esta maldita cosa entonces podría irme. Estaba frustrado. Él usualmente era uno de los primeros en salir, por lo que la mayoría de las veces no era un problema. Necesitaba llegar a casa. Tenía un proyecto de historia sobre la guerra civil e intentaba imaginar una manera de que Jasper me hiciera el trabajo. Imaginé que una vez que lo hiciera hablar, él podría escribirlo solo. Y, si actuaba lo suficientemente estúpido él realmente podría terminar escribiéndolo. Eso no podría ser tan difícil. Todos asumen que soy un idiota la mitad del tiempo, incluso la gente que me conoce mejor. Además, Jasper nunca fue feliz con la forma en que enseñan los libros. Siente la necesidad de corregirlos.

Edward finalmente salió de la escuela, sus manos enrolladas con sus puños apretados a los lados. Él estaba... molesto. Completamente cabreado. Yo no lo había visto tan enojado en años. Él estaba más enojado que el tiempo cuando yo... Bueno, yo no podía pensar en eso otra vez. No quería hacerlo peor. La ira no estaba dirigida a mí y no quería cambiar eso.

"¿Cuál demonios es tu problema?" susurré, evidente para él. Él parecía un monstruo enojado capaz de matar todo a su vista. Si no se controlaba pronto, nos expondría a todos.

Él coloco sus dos manos en el techo, el mismo estaba preparándose para el impacto. Estaba tomando respiraciones lentas y pesadas, tratando de calmarse a si mismo. "Nada". Mintió. Edward era un mentiroso de mierda cuando no estaba enfocado.

En ese mismo momento un aroma dulce flotaba y una hermosa y joven atractiva chica venía pisando muy fuerte pasándonos, obviamente muy enfadada también. La cabeza de Edward volteó hacia ella, mirando como andaba hasta su camión rojo y oxidado. ¿Quien demonios es esa? Pensé para mi mismo.

"Isabella Swan, Bella." murmuró. Ah, entonces eso es por que él estaba enojado. Sin duda ella era la razón por la cual él estaba tan enojado. Edward era talentoso en ese modo.

"Agradable" murmuré mientras estaba examinando su trasero cuando ella prácticamente tropezó hacia el pedazo de trasto que llamaba carro. Sus jeans no eran demasiado apretados, pero podría ver los detalles: las curvas, que estilo de ropa usaba... Bueno, eso era lo más importante. Sus ojos se volvieron hacia mí más negros que la medianoche. No era correcto decir algo aparentemente.

"Eres un cerdo." Gruño enojado, sus palabras casi eran un siseo

"¿Qué? ¿Te gusta ella?" dije, hondando en él. ¿Como podría gustarle una humana?" ¿Por qué podría gustarle una humana?"

"No, en absoluto." El se apoyo más fuerte. Una vez más él estaba mintiendo. Edward era más fácil de leer de lo que pensaba.

Ella entró en el camión y golpeó la puerta tan duro mientras ella posiblemente lanzaba su mochila al asiento. Pequeñas partículas de pintura se dispersaron en el suelo y yo casi reí. Pude oír su pequeño grito, golpeando sus manos contra el volante. Bueno, él no sabe como dejar una buena impresión.

Él gruño suavemente en mis pensamientos, reafirmando lo que ya había resuelto. A él le gustaba ella. Él la quería a ella. Y seriamente.

"Si me doy cuenta de eso." Siseó antes aventurarse y abrir su puerta violentamente. "Este hecho es más evidente para mí que para ti nunca se sabe." Me sorprende que las cosas no se fueran de las manos

"Edward, ¡ella no es una de nosotros!" Amenacé, dándole un vistazo significativo.

"Si, comprendo eso." Siseó antes de arrojar su puerta abierta violentamente. "Este hecho es más evidente para mi que para ti sabes." Estoy sorprendido de no se la hayan salido las bisagras. Rose se hubiese molestado si el rompe el carro. Ella trabajó duro en esa cosa. Él tendría que tratar con ella si lo hace, yo no.

"Cállate y entra," gruño enojado.

"¿Cual es tu prisa?" pregunté con una ceja enarcada.

"¡ENTRA!" Edward gruñó brutalmente después de deslizarse dentro del carro plateado y arrancando el motor. Si no entraba pronto él en realidad iba a abandonarme. No eso no podría pasar cuando se tiene un enorme acuerdo, yo podría correr a casa. Esto estaba justamente en el hecho de que él podría estar siendo irritante.

Me subí y la puerta se había cerrado antes de estar yo dentro. El encendió el auto y estaba fuera del estacionamiento en cuestión de segundos. Me sorprendió que no golpeara a ningún transeúnte. Casi solté unas risas en mis pensamientos de Gran Therft Auto (N/T: Es un videojuego de carreras según Google), pero mantuve el control. Él dio un giro a la derecha, duro, y me golpeo contra el cristal. Podía oír tirar contra mi peso. Estaba manejando más loco que de costumbre y yo no iba a ser la causa de los daños del vehículo.

"Jesús, Edward. ¿Que diablos te pasa?" bramé, Sosteniéndome por 'oh mierda' la manija por mi querida vida, o si pudiera quedar vivo. Edward empezó a reír por mis pensamientos, su control sobre el volante se apretó, el plástico comenzó a crujir.

"Me voy."

"¿Qué? Pregunté, confuso.

"He dicho, que me voy, no puedo quedarme"

"¿Por que diablos no puedes quedarte, Edward?", pregunté, rodando mis ojos dramáticamente. "¿Esto es por la chica Swan? ¿Que diablos es ella para ti? Ella es solo una humana."

"Solo una humana." Rió. "Justamente. Bien, si me quedo aquí ella sería justamente una comida"

"¿Que te pasa?" Lo miré con los ojos entrecerrados, sorprendido. Edward es uno de los más fuertes entre nosotros. Sólo Carlisle, y tal vez Alice, rivalizaban su voluntad. Rose y Esme nunca han probado humanos, esto era diferente para ellos, Edward sabía. Él sabía que podía ser dulce y sin embargo, él se contuvo. Era casi inspirador.

"No soy bastante fuerte." susurró, evidentemente mirando hacia afuera en la lluvia empapando el camino. "La quiero Emmett. Quiero probar su sangre. Quiero dejar su cuerpo seco. Quiero sentirla morir en mis brazos"

"Edward, que diablos", respiré. "Ella no puede ser eso-"

"¿Te acuerdas de aquellas mujeres que me hablaron? C- C- Como tu querías? No querías más. Esto era una necesidad. Todavía lo es. Tengo que tenerla". Sus palabras tartamudeaban mientras salían. Podría decir que en ese momento él deseaba tener lágrimas.

"Tú puedes resistirte a ella estando lejos" advertí, El no podría olerla. Pensé, yo la vi en la cafetería antes. Él tenía al menos un pequeño olorcillo después. Eso fue horas atrás. Pero, pensando en ello, ella tenía un olor único que noté. Era algo que podría haber recordado.

"Tengo que irme." repitió abatido.

"Entonces iré contigo"

"¡No!" gritó. "Tu tienes que vivir aquí. Quédate. Nos reuniremos más tarde. Tal vez justamente necesite un tiempo solo... Quizás he estado alrededor de los humanos mucho tiempo"

"Esme nunca-"

"Ella no tiene una opción." Declaró firmemente. Lo que quería decir. Se marcharía cueste lo que cueste dijo. Como le pedimos o suplicamos. Y, él no nos permitiría venir. "No puedo llevarte Emmett. No deberías tener que mudarte por mi"

"Nosotros nos hemos mudado por mi, varias veces." Me recordó.

"No distanciaré a todos." Dijo humilde cuando se detuvo en el camino de la entrada, justo en frente de la casa. Él salió en un segundo, sin preocuparse que alguien lo viera. Me senté en la cabina, tratando de averiguar qué decirle para que se quedara. Sin embargo, Edward era terco. Nada cambiaría esto.

Yo oí un golpe en mi ventana y vi a Alice parada allí, una pequeña sonrisa triste sobre su cara. "Emmett, sal. Él se marcha pronto. Nada de lo que le digamos hará cambiarlo. Nadie puede cambiar su mente. Él tendrá que entender esto solo."

"Pero no quiero perder a mi hermano." Dije suavemente cuando salí, colocando una mano en su hombro.

"Yo tampoco." Ella asintió con seguridad, "No es por mucho tiempo de todos modos"

"Confiaré en ti" sonreí ligeramente, antes de que ella diera vuelta y comenzara a ir hacia la casa. Yo sabía que iba a dirigirse a Edward. Ella siempre lo hacía sentir... de manera diferente. A veces bien, a veces mal. Pero, siempre diferente al final. Comencé a seguirla, finalmente comprendiendo que Jasper estaba de pie a mi lado.

"¿Qué harás haciendo esto?" Pregunté, tomando cuatro pasos encima del porche.

"Edward está enfadado y disgustado, pero sobre todo, él está confundido."

"Como Alice dijo, él tiene que resolverlo. Edward es obstinado y voluntarioso. Él no se dejara debido a nadie, incluyéndose." Él contestó con su acento sureño.

"¿Que viste exactamente?" pregunte cuando se abrió la puerta. Le permití caminar delante de mí.

"Grandes cosas"

"Ahora suenas a psíquico" dije tomándole el pelo. Yo nunca dejaba que las cosas me molestaran por mucho tiempo. Confié en Alice y yo sabia como Edward podría ser. Justamente tendría que confiar en que al final esto se resolvería.

"Bien, no tengo que ser psíquico para saber algo que por cierto no pasará esta tarde." Él dijo crípticamente, la forma en la que se movía hacia las escaleras y al cuarto de Alice.

"Y, que es eso Oh gran y poderoso Jazz", rodando mis ojos, usando el apodo de Alice para él. El no era el único admirador de nosotros para usarlo. Aparentemente Alice era la única permitida.

El caminó arriba en las escaleras, pasando cada una de sus manos deslizándolas por encima del carril. El dejo salir las palabras despacio, para el efecto estoy seguro. Edward no era el único al que le gustaba ser dramático en esta familia. "No voy hacer tu tarea por ti"

Abrí mi boca, molesto. Ese pequeño duende me delató. "Bien, mierda..." gemí, odiando tener que hacer esta mierda sin significado otra vez. Jasper rio disimuladamente, divertido por mi reacción. Sentí otra llamarada de cólera hacia Alice, y luego hacia él. Yo no debía estar de humor tener una 'Loca noche de teatro familiar' esta noche y hacer tarea después. Suspiré pesadamente. Entré en la sala de estar y me aplaste en uno de los sofás, esperando a lo que estuve seguro que estaba a punto de pasar.

Esta probablemente sería una noche divertida.


Oh adoro a Emmett se me hace tan tierno y lindo todo un osito bueno más de lo que es, aunque Edward se enojo cuando empezó a describir el cuerpo de Bella jajaja.

En fin este es el último capi que la autora original subió en cuanto suba el siguiente, de una empiezo a traducir. Nos vemos en otra de mis historias y mil millones de gracias por los reviews y alertas son unos amores chicas!!

¡Besos y Abrazos estilo Emmett!