A/N: Esta es mi segunda historia multi-capitular, pero esta vez es AH. (all human-todos humanos). También es T- sépanlo antes de adentrarse en ella.

Para aquellos quienes habían leído esta historia antes, este es un nuevo prologo.

Sin más divagaciones mías, ¡Disfruten!

Disclaimer: AStephenie Meyer le pertenece crepúsculo. La creación original de esta historia, incluyendo, pero siendo limitada a personajes, lugar, y trama, son copyright para mí.

Prologo

Edward POV

Siempre creí que crecería para ser un doctor. Un abogado. Un astronauta. Alguien que pudiera cambiar una vida o cambiar el mundo más drásticamente de lo que estimarán posible. Había estudiado Ciencias Políticas, recibido mis títulos, hecho el trabajo. Había establecido mi vida de acuerdo a los estándares sociales, y en ese momento, no había visto nada malo con ello.

Pero la vida viene a ti en maneras graciosas, por falta de una mejor descripción. Siempre inesperadas, difícilmente dándote oportunidad para prepararte para ellas, y el resultado, era típicamente nunca lo que esperabas, y estabas atrapado en las repercusiones, tratando de hacer que los pedazos rotos trabajen de nuevo. En muchos casos, sólo causaba problemas adicionales. Por ello es que terminé en el estacionamiento de la estación de bomberos de Portland, el punto de mi existencia y el centro de mis sueños, una dicotomía por la cual no me preocupaba mucho.

La familiar mantra 'La vida apesta' estaba quemándome la mente, moviéndose lánguidamente por mi lengua mientras pisaba el frío, y lluvioso asfalto. La puerta del auto se cerró con fuerza detrás de mí, aunque no recordaba haberla cerrado, y algo desconocido fue capaz de forzar mis piernas a caminar la distancia del puesto del estacionamiento a la puerta. La lluvia me golpeaba, evidencia de un menos que alegre día de otoño en Portland, y aceleré el paso mientras pasaba por la puerta torpemente.

La experiencia pudo haber sido descrita cómo entrar en una pesadilla, el ojo de un huracán y aún así ser descrita con precisión. Mis manos estaba temblando, las palmas se mantenía sudorosas mientras las limpiaba contra mis pantalones para mantener algo de concentración en la situación. Mi respiración comenzó a hacerse irregular, pequeños jadeos mientras el brillante rojo del final del camión de bomberos flasheaba en mis ojos desde afuera de la ventana abierta, el brillo me hizo alejarme con ansiedad.

"Edward," una excesivamente serena, calmada voz gritó desde lo alto de la escalera. Tragué saliva, girando mi cabeza hacia atrás sólo para ver bajar cada escalón cautelosamente, como si le tomara una gran cantidad de energía hacerlo. Alcanzó la parte inferior, extendiendo una mano en mi dirección.

"Bienvenido al departamento de Bomberos de Portland, hijo." Saludó, y el término de afecto me hizo querer escapar por la puerta. Su agarre era demasiado fuerte mientras sacudía mi mano entusiastamente, dejándola caer a mi lado mientras volvía a subir los escalones.

"Deberías sentirte justo en casa aquí, hijo." Dijo, usando esa misma expresión que amordazaba mis reflejos. Forcé una obviamente plástica sonrisa en mi rostro, asintiendo en los momentos correctos mientras me daba un discurso claramente ensayado. Las palabras corrían tras de mí, llegando al fondo del abismo mientras dejaba que mis ojos vagaran, cubriendo cada pulgada del interior de la estación de bomberos.

Volver aquí me traía memorias, más de las que podía manejar. El olor a humo estaba incrustado en los cojines del sofá y las cortinas colgando de la pared disparaban los gritos en mi mente, agudos e ininteligibles. Podía saborear las saladas lágrimas y ver las expresiones de horror mientras los curiosos veían la casa quemándose, las flamas lamían el cielo despiadadamente. Cenizas nublaban mis pulmones, bloqueando mi respiración, pero la vista me fue arrebatada cuando me recostaron en una camilla, oxígeno contra mi rostro y palabras tranquilizadoras siendo susurradas en mi oído.

"Todo estará bien."

Me tragué una amarga risa mientras el jefe seguía indicando varios servicios, sin ser consciente de mi falta de atención. Finalmente se fue con un último comentario, algo sobre darme la bienvenida a la 'familia,' pero estaba demasiado preocupado para pedirle que lo repitiera. Permanecí sólo en el vestíbulo, preguntándome que era lo que me había tentado a repetir esa noche que arruinó mi vida una y otra y otra vez.

A/N: Es corto, pero es sólo el prologo. ¿Reviews, por favor? ¡De verdad me gustaría saber lo que piensan!

N/T: Estoy a punto de terminar con Cigarette Burns, y es hora de seguir con esta historia. Cómo dije en la nota que sube hace unos minutos, Bronze le hizo unos ligeros cambios a la historia, y decidió comenzarla con un prologo….así que aquí está. Reviews, people. Me estoy esforzando (: Disfruten sus vacaciones, quienes aún tienen, ¡Besos!