Hola, bueno primero que nada los personajes y lugares de esta historia pertenecen a Stephanie Meyer quien escribió la saga de Crepúsculo.

Esta historia está inspirada y basada en "Un amor Imposible" de azuela-cullen. Gracias por inspirarme a escribir mi propia historia.

Gracias Mora por todo tu apoyo y animos!! Te adoro!!

Capítulo 1: 4 meses después

BELLA POV

Han pasado 4 meses desde que Edward se fue y aún sigo pensando en él, y cada vez que lo hago el agujero de mi pecho se hace más grande. Creo que nunca podré olvidarlo, daría lo que fuera por que volviera y pudiéramos estar juntos de nuevo.

"Tonta Bella nunca regresaría contigo, no lo mereces" me dijo la vocecita de mi cabeza.

Hace un mes llegó una alumna nueva al colegio, no sé cómo pueden venir a vivir a Forks, pero ella también era algo tímida y al parecer tampoco le gustaba ser el centro de atención, por lo que decidí tratar de ayudarla para que no pasara por lo que yo pasé.

Su nombre es Melinda, nos hicimos grandes amigas (incluso más que Ang o Jess) y hasta apenas una semana me reveló su gran secreto: algo que aún no puedo entender ni superar por completo, algo que me recuerda aún más a Edward.

Ella sabe todo por lo que he pasado, todo lo que sufro y por qué lo hago, todo excepto que ellos eran… bueno que ellos eran vampiros. No sé si después de esto tenga o pueda decírselo pero no creo que aún con su secreto sea capaz de aceptar si le digo que me enamoré de un vampiro, de un hermoso, tierno y lindo vampiro.

MELINDA POV

Hace un mes llegué a Forks, al parecer iba a ser el centro de atención pero Bella, una estupenda chica, me ayudó y me hice su amiga su gran amiga. Me cuenta todo, por ejemplo que sufre por un tal Edward, un chico que le rompió el corazón pues la abandonó. Ya casi se cumplen 4 meses desde que la dejó y aún sigue triste. Hoy decidí que era hora de decirle toda la verdad, tiempo de contarle mi secreto, solo espero que nada se arruine con esto.

-Hola, ¿cómo estás? Te he estado buscando- le dije

- Hola Mel, para que me querías- dijo con algo de curiosidad –Ayer me dijiste que me tenías que decir algo muy importante, vamos cuenta—

-Bueno la verdad es que he mantenido un secreto muy grande, pero en verdad te considero mi amiga y creo que es hora de que lo sepas-

Está muy extraña, de verdad tiene que ser algo serio, ella no suele ser así pensó

-¿Porqué no vamos a Port Angeles y nos tomamos un café mientras te cuento todo esto?- le dije

Subimos a mi carro y fuimos hasta Port Angeles.