Disclaimer: Esta historia es de mi creación, los personajes son de la autora Stephanie Meyer (Gracias por crearlos)


"Nunca me hubiera imaginado que mi existencia sería capaz de cambiar a mi llegada a Forks" Bella Swan

Cap 1. Un chico inadaptado

Edward POV

No puedo definir todo lo que me había pasado en un año. Hace ya tiempo que llegue al pueblo de Forks y todavía no terminaba por encajar.

Llegue a este pueblo un día lluvioso el cielo encapotado cubría ese pequeño pueblo. Ese día baje del avión; pensando en lo mucho que odiaba esa

temperatura, mis padres Carlisle y Esme me habían dicho que me acostumbraría a ese lugar.

-Edward apresúrate o perderemos el taxi- mamá me había llamado, ya que me había quedado como estatua por un momento.

-Enseguida- conteste, mi madre es una persona tan bella y cariñosa, su cara en forma de corazón y sus facciones tan perfectas sin duda era la

mejor mujer, se dedica a decorar casa, ese fue uno de los motivos por lo que nos mudamos; el otro fue porque a Carlisle le habían ofrecido un

trabajo con excelente salario, ya que es doctor.

-Buenas tardes- Salude cordialmente al taxista

-Buenas tardes joven- Me contesto aquel hombre e inmediatamente me apresure a subir las cosas, mientras mi padre le abría la puerta a mi

madre.

Cuando terminamos me dirigí al asiento trasero del taxi. El viaje duro aproximadamente una hora de Seattle a Forks. El taxista aparcó en el

estacionamiento de una casa de color blanco de dos pisos. La que sería nuestra casa de ahora en adelante odiaba tener que decirlo. Mi padre se

apresuró a llevar las cosas al porshe

y le pagó al taxista. Este último nos deseo una feliz estancia en Forks.

- ¿y qué les parece?- preguntó Carlisle

- Es tan....- Me quede sin palabras no se me daba muy bien las mentiras

- Acogedora y hermosa cielo- Esme concluyó la frase, para que mi padre no se sintiera mal.

- Entramos- dije tratando de arreglar las cosas, empuje la puerta y deje que entraran mis padres primero.

La casa no estaba tan mal a decir verdad, aunque por el aspecto que tenia me imaginaba que la semana pasada mi madre me había mentido, en

eso de irse a Fullham a decorar una casa,

- Ja ja ja ja- Me reí en voz alta, mi madre enarcó las cejas

- ¿Cuál es el chiste?- preguntó mi mamá aunque por dentro ya sabía a que me refería

- ¿Decoración en Fullham?- dije y me seguí riendo

-En parte era cierto hijo, no te mentí fui a Fullham a decorar la casa de la señora Catherine, después vine aquí y le hice unos pequeños arreglos,

quería que te sintieras como en casa-

Hasta creía que me haría cambiar de idea, estaba tan claro como el agua; quien arreglaría una casa en menos de una semana, a decir verdad solo

mi madre

- Esta bien mamá te creo no te preocupes de veras- le dije esto dándole un beso en la mejilla- Además lograste tu objetivo, me siento como en

casa- añadí aunque a decir verdad eso no era tan cierto.

Mi padre terminó de meter las maletas en la casa, y abrazo a mi madre

- Estoy seguro que nuestra vida será mejor aquí- le dijo a mi madre dándole un beso

Me aclare la garganta

- Y bien ¿Donde esta mi cuarto?- dije subiendo las escaleras con mis maletas en la mano.

- Es el cuarto de la derecha- Respondió mi madre

- Ok - conteste -iré arreglando mis cosas- Termine de subir las escaleras y abrí la puerta, era un cuarto amplio, con una ventana grande; en donde

empezaba a verse el crepúsculo, me quede por un momento contemplándolo, después me dispuse a componer mis cosas, cuando termine decidí

darme una ducha de agua caliente, en verdad que la necesitaba, en cuanto el agua toco mi piel se me relajaron los músculos, salí a los 15

minutos. Me fije en la hora y ya eran la 7:00 p.m, baje por un vaso de agua. Y me percate que mi madre me había traído el piano, inmediatamente

llegue a el y empecé a tocar la canción que le gustaba tanto a mis padres, esa melodía que había compuesto exclusivamente en uno de sus

aniversarios, mi habilidad de leer las mentes de los demás era algo que nunca había entendido me sentía como una especie de bicho raro, claro

aunque bloqueaba siempre las mentes de mis padres esta fue una de esas noches en la que ellos me dejaban saber lo que pensaban -Edward,

gracias por tocarla, te quiero tanto- mi madre pensaba, concluí las notas. Antes de subir las escaleras, les di las

Buenas noches. Ya en mi cuarto me quite lo Jeans y me puse un pants mas cómodos, me recosté y me quede pensando en todo lo que pasaría

mañana, el chico nuevo mmm eso no me gustaba, en ese pueblo todos se conocían, además sería una nueva escuela, personas que no conocía

por lo tanto sería mas difícil tener que lidiar con un murmullo de voces nuevas en mi cabeza.

Cuando me levante el cielo estaba igual que ayer, me dio escalofríos pensar en como estaba el clima afuera, busque un par de pantalones y una

camiseta, me vestí con una lentitud como siempre, me puse los zapatos, y me vi al espejo, era una persona de aspecto promedio, ojos de color

verde y mi pelo todo alborotado, me pase

los dedos por mi cabeza y baje las escaleras, mis padres ya se había ido al trabajo, así que agarre las llaves del auto que Carlisle me había

prestado, me tome un vaso de leche y un pan tostado, cerré la puerta y me dirigí al auto, esto era un préstamo claro; mientras me compraba uno

para mi, nunca me había gustado depender de mis padres, ya estaba demasiado crecidito para que ellos siempre me compraran las cosas que

necesitaba, uno de mis propósitos en este pueblo era

Conseguir un empleo. Arranque el carro, y maneje a una velocidad normal. Cuando llegue al instituto aparque el carro enfrente de las oficinas, ya

que debía recoger el horario, entre a las oficinas en donde estaba una muchacha joven como de 19 años, su cabello pelirrojo, estaba leyendo un

libro muy entretenida que ni se había

Dado cuenta de que estaba dentro de las oficinas, aclare mi garganta asomándome por la ventanilla en donde se suponía que debía esperar y la

muchacha reacciono al verme se puso nerviosa y sus pensamientos eran un completo desorden "Qué muchacho tan mas guapo, hay debe ser el

nuevo alumno, hijo del Dr. Cullen, por supuesto, debe ser el, mmmmm no esta tan mal" sonreí ante esos pensamientos, era divertido enterarse de

cosas que otras personas tenían en su cabeza.

-Buenos días Disculpa por molestarte-agregué- Soy Edward Cullen

"mmmm es demasiado guapo "pensaba ella

-Disculpame tu a mi- dijo- debes ser el hijo del Dr. Carlisle, tu horario es este y aquí esta un mapa de la escuela para que se te facilite- me entrego

una hojas y se puso roja como un tomate "Hay no pienses en eso es menor que tu "decían su pensamientos.

-Gracias- me di la vuelta y me dirigi a mi primera clase alcance a escuchar su último pensamiento "Tiene buen trasero "decía ella y yo por supuesto

sonreí, era un chico popular, no me quejaba, pero quien sabe como me iría en este pequeño pueblo de Forks, en mi vida sentimental nada mas

había tenido una novia, la quería por supuesto pero ella murió en un accidente automovilístico, aunque ya lo había superado me dolía cada vez

que la recordaba.

Entre a mi primera clase de español, me presente y todas las chicas se me quedaron mirando sus pensamientos iban desde "Hay que chico tan

guapo es", "En el comedor, me presentare con él", "Debe ser el hijo del Dr. Cullen", "Demasiado guapo para mi" hasta otros que decían "Lo quiero

en mi cama", "Es un bombon","Esquisito", mientras que los pensamientos de los muchachos eran algo distinto, "mmm, bien parecido pero yo soy

mejor", "Es un presumido" ja ni me conocían

Pensé internamente, "Todas las chicas se lo quedaron viendo". Me presente y todas se derritieron

-Hola soy Edward Cullen, me mude aquí con mi familia ayer, espero de verdad llevarme bien con ustedes-finalice tocándome el puente de la nariz

ignore todas los pensamiento y me senté. Ese día conocí a los que se podría decir que serian mis amigos Mike Newton, Erik y Tyler. Al igual que a

unas muchachas que desde que entre no paraban de hacerme platica una se llama Jessica es muy parlanchina y siempre alucina conmigo cada vez

que nos sentamos juntos, la otra es Ángela aunque es una chica tranquila por dentro esta que se muere por mi.

Estos dos años que había vivido en Forks se habían pasado volando, y aun no me acostumbraba a este instituto, tenia un trabajo con mi amigo

Newton ayudándole a arreglar carros, se me daba muy bien la mecánica; con el dinero que ganaba me compre un carro para mi. Estaba

recordando todo esto recostado en mi cama, me ubique en mi realidad, mañana llegaban alumnos nuevos y me imagine como se sentirían. Me

quede dormido y tuve un sueño muy extraño, mi antigua novia diciéndome que fuera feliz, yo estaba en un bosque oscuro con otra persona pero

¿que significa esto? dije frotándome los ojos al despertar, me senté en la cama y vi la hora aún faltaba una hora para entrar al instituto. Decidí

darme un baño, cuando termine estaba más relajado, abrí el ropero y saque unos jeans blancos, una camisa negra, y un suéter, me reí

internamente ya te estas acostumbrando al clima me dije a mi mismo, aunque no del todo, cuando llovía y nevaba era horrible. Arranque el auto y

puse música. Cuando llegue aparque mi carro y me fui directo a la cafetería.