"Destinos fusionados"

Capitulo 32

"Dudas y... ¿más dudas?"


Era domingo por la mañana, Sakura tenía el día libre, ese fin de semana las tareas del hogar le tocaban a su hermano, por eso ella aprovecho para salir a realizar una pequeña visita que esperaba le despejara las pequeñas dudas y la incertidumbre que le dejo el pequeño experimento que realizo con Seint hace un par de días atrás y del cual no había comentado resultado alguno con alguien, solo hasta ese momento. Por eso mismo y a pesar de ser domingo se paró temprano, se vistió, desayuno como es debido y de inmediato partió rumbo a la nueva casa de su viejo amigo Eriol Hiraguizawa.

Estaba frente a una moderna y pequeña casa, nada que ver con la antigua casa del mago Clow, esta era una casa mucho más pequeña y definitivamente mucho más moderna, algo que resaltaba en comparación con el resto de las casas que rodeaban la zona, casas mucho más conservadoras y sencillas. La casa de Eriol era digna de admirar con dos pisos y techo plano, con grandes ventanales lisos, un color capuchino con algunos toques en café oscuro, una hermosa terraza trasera, y barandales de cristal. La entrada y el jardín delantero perfectamente cuidados y un pequeño camino de piedra que daba la bienvenida al pasar la pequeña cerca blanca, la cual que daba la impresión de estar Inglaterra.

No era la primera vez que Sakura visitaba la nueva casa de Eriol, pero siempre se detenía a admirar lo bien construida y lo bien cuidada que estaba. Su embelesamiento se acabó cuando escucho la voz de una chica llamarle desde la entrada de la casa.

- Pequeña Sakura, vas a pasar o vas quedarte ahí hasta que el pasto crezca- era la voz de la hermosa guardiana Nakuru.
- Eh- se sorprendió la ojiverde cuando notó que la chica ya la estaba esperando con la puerta abierta desde el momento que ella llegará.
- Vamos entra, el amo Eriol te está esperando ya-
Sorprendida la ojiverde camino los pocos metros que la separaban de la puerta.
- ¿Eriol ya sabía que yo iba a venir?- preguntó mientras Nakuru le indicaba el camino.
- ¡Pero claro, cómo no va a saberlo!- dijo divertida la joven guardián.
- Él siempre va un paso delante de todos, cierto- y como respuesta Nakuru sólo le guiño un ojo en complicidad, por lo que Sakura solo rió, era de esperarse algo así de la reencarnación del mago más poderoso de todos los tiempos.

- Aquí es- Nakuru abrió la puerta del estudio y Sakura pudo notar de inmediato que un juego de té estaba servido y listo para ser tomado y junto a este algunos dulces que se veían deliciosos.
- Sabía que tarde o temprano vendrías mi querida Sakura- era Eriol quien estaba sentado en su sillón rojo favorito y quien le daba la bienvenida a la ojiverde con su natural sonrisa -Vamos siéntate, vamos a comer algunos dulces mientras platicamos- invitó a la ojiverde quien acepto con una sonrisa al ver lo bien preparado que siempre estaba su amigo.
- Como siempre dices: con dulces la plática es más amena- continuo Sakura mientras tomaba asiento frente a su amigo.
- Veo que me estoy volviendo predecible- dijo el ojiazul.
- No, tú siempre serás para mí una caja de misterios. Pero...es sólo que ahora somos mucho más cercanos- contestó la ojiverde contenta.
- Touché- dijo Eriol mientras tomaba la taza frente de sí -Cada día me sorprendes más Sakura, creo que nunca dejarás de sorprenderme, eso es lo que me gusta de ti-
- Jejejejeje- Sakura sólo atino a reírse un poco.
- Pero dime querida Sakura, ¿qué es lo que trae por aquí sin compañía? según veo ni siquiera el pequeño Kerberos viene contigo-

Sakura quería parecer natural, empezó a tomar un poco de los dulces que tenía frente a ella y empezó a hacer la plática.

- Pues sólo tenía algunas dudas, me pareció bien venir a preguntarte sobre el pasado de aquella hechicera a la que nos enfrentamos, según sabemos ella vivió en la misma época que el mago Clow-
- Si eso es verdad- afirmó Eriol analizando a Sakura y viendo que en el fondo esa no era la verdadera causa de su visita pero pensó darle la oportunidad a ella de preguntar lo que realmente venía a preguntar, aunque no estaba de más hablar de eso también, después de todo había información importante que revelar a la maestra de las cartas -Pero dime, ¿qué es exactamente lo que quieres saber?-
- Me he estado preguntando si tú sabes algo acerca de esa hechicera, algo que nos pueda ayudar a comprender mejor ¿qué es lo que quiere en realidad? La verdad no sabemos mucho de ella-
- Veamos, ¿qué es lo recuerdo que pueda ser ayuda?- el chico puso el dedo índice sobre su barbilla unos instantes -Primero antes que nada ¿me gustaría saber si sabes por qué esa hechicera quiere tus cartas?-
- En realidad eso el algo que seguimos sin comprender, apenas hace poco fue que conocimos que esa hechicera anda en la búsqueda de dos poderes, Hanna fue la que nos contó la historia y más algunos detalles de la investigación de mi padre sabemos que son poderes antiguos y que solo aquellos merecedores de usarlos podrán encontrarlos y según parece esos poderes, no sé cómo, pero de alguna forma están conmigo y con...- ahí Sakura se detuvo y no pudo acabar la frase.

- Y con Shaoran, ¿es así?- Eriol sabía perfectamente la conclusión de esa frase, por lo que Sakura sólo asintió tímidamente -Verás Sakura, yo tampoco recuerdo mucho de esa hechicera, los recuerdos que tengo del mago Clow no son todos muy precisos y algunos van y vienen de repente-
- Entonces tú tampoco sabes algo...- empezaba a decir Sakura pero Eriol no la dejo terminar.
- En eso te equivocas mi querida Sakura- Eriol siempre tan misterioso -Quizá no recuerde mucho pero lo poco que últimamente he recordado es lo más importante, al menos eso creo yo. Verás...- el ojiazul tomo aire para empezar a contar la historia de la hechicera. Le conto brevemente la historia de la familia de esa hechicera, Sakura conocía algunos detalles pues Shaoran alguna vez le había comentado el por qué de su odio, pero no a tanto detalle como ahora lo hacía Eriol. Y entonces llegaron al punto que sólo conocía el mago Clow y esa hechicera. -Sakura, la razón por la que esa hechicera odia tanto a la familia Li no sólo se debe a que ellos ayudaron al derrumbe de su familia, si no se debe en gran parte a mi vida pasada-
- ¿El mago Clow?- preguntó interesada.
- Si, el mago Clow fue el causante de todo esto y en parte otra vez te está causando problemas, realmente lo siento- Eriol se disculpó en nombre de su vida pasada.
- Pero... ¿cómo pudo el mago Clow causar todo esto? No lo entiendo- la ojiverde ya no comprendía nada.
- Esa hechicera como bien sabes siempre ha estado buscando esos poderes pero jamás pudo encontrarlos, aunque hubo alguien que si lo hizo...-
- ...El mago Clow...- completaba Sakura la frase muy sorprendida ante esa revelación.
- Pero la historia no termina aquí- prosiguió el ojiazul -Clow jamás vio razón para usar ese poder, él nunca estuvo interesado en controlarlo o usarlo para beneficio propio; eso le causo muchos problemas pues eran pocas personas las que sabían del hallazgo de Clow, él siempre lo mantuvo oculto, no quería que una guerra se empezara por la avaricia que ese poder podía crear. Lamentablemente de alguna forma la hechicera se enteró de que Clow poseía ese poder y desde ese entonces creo un mayor odio hacia toda la familia Li, siempre estaba retando a Clow, siempre detrás de él, siempre acechándolo y siempre perdiendo- De alguna forma Eriol sentía lastima por aquella hechicera.

- Lo que no entiendo es ¿por qué ahora esa mujer me busca a mí? el problema era con Clow- se preguntó Sakura.
- Esa es una pregunta fácil de responder y la razón es que Clow para proteger ese poder y evitar que cayera en malas manos tuvo la idea de esconder y sellar ese poder dentro de sus cartas-
- ¡Las cartas!- exclamó Sakura muy sorprendida -¿Me estás diciendo que ese poder milenario está dentro de las cartas?-
- Así es, pareces muy sorprendida Sakura y lamento no haber podido darte esta información antes pero fue hasta hace poco que estos recuerdos del mago Clow están volviendo a mí-
- No tienes por qué disculparte Eriol, tú no tienes poder sobre que recuerdos tienes y cuales no- Sakura siempre tan gentil.
- Me alegra saber que no estas enfadada, pensé que te podrías enojar de que yo hubiera ocultado esta información, quizá todo hubiera sido más fácil si esto lo hubieras sabido desde el principio-
- Es verdad que todo podría haber sido más fácil, pero ya nada podemos hacer, lo hecho, hecho esta- sonrió la castaña y Eriol le devolvió el gesto -Bueno al menos ahora una cosa menos que averiguar, siempre nos preguntábamos por que esa mujer y Shino Oyaji estaban detrás de las cartas, pero...si ese poder esta en las cartas entonces...¿Por qué también atacan a...- aún era un poco difícil hablar de ese tema.

- El por qué también están detrás de nuestro amigo Li es algo que aun no comprendo, al principio pensé que sólo era por el hecho de ser un Li y de la venganza que esa mujer profirió contra la descendencia de Clow, pero con todo lo que me han contado, con todo lo que sabemos por parte de la pequeña Hanna y los acontecimientos pasados donde él también fue víctima de ataque...eso me deja dudas, realmente en esa parte desconozco la razón del porque Li podría tener uno de esos poderes. Aunque por lo que sabemos él tampoco sabe algo al respecto, aunque estoy seguro de que si Li tuviera conciencia de ese poder, nunca lo usaría para el mal- ahora Eriol empezaba a llevar la conversación por donde se supone que Sakura podría preguntar.

- Tienes razón, él nunca haría algo malo con ese poder- lo defendió Sakura -Él es una persona muy honesta y honorable como para hacer algo malo-
- Veo que aún lo defiendes querida Sakura, aún después de todo lo que han pasado- expresó Eriol muy satisfecho.
- No...Yo no...- intento defenderse Sakura sin éxito alguno.
- Vamos Sakura ¿Por qué no me dices mejor lo que realmente quieres saber? ¿Por qué hay otra cosa detrás de ésta visita cierto?-
- Bueno yo...- pensó Sakura por un instante -¿Tan obvia soy?- se resignó finalmente la castaña.
- Eres tan clara como el agua cristalina- respondió el chico muy tranquilamente -...Entonces...- la animó a continuar.
- Es que...- Sakura no sabía por dónde comenzar.
- Tiene algo que ver con nuestro amigo Li ¿verdad?- empezó Eriol.
- Si...bueno no...Bueno maso menos- pensó bien Sakura lo que quería decir -Más bien tiene que ver con...esto- y de su bolsa sacó una carta muy especial para ella, la extendió a Eriol para que este la tomara y la observara de frente.
- ¿LOVE?- se extrañó Eriol de ver la carta solo con el corazón inscrito y no convertida en HOPE -¿Qué paso con...?- pero Sakura no lo dejo terminar.
- Oh no, ella está bien, aún sigue dentro de la carta- explicó la castaña.
- Entonces ¿cómo?- volvió a preguntar el inglés.
- Pues verás...- y rápidamente Sakura explicó la transformación de la carta, la ida de esta, el momento en que todo sucedió y el cómo la volvió a encontrar en manos, según ella, de Seint Ko.

- Así que eso fue lo que paso...por esa esa noche él...- dijo sin pensar Eriol.
- ¿Qué pasa Eriol?-
- No nada, no me hagas caso sólo pienso en cosas. Lo que sí me parece muy interesante es el cambio que hizo la carta-
- Pensé que tu podrías decirme algo más sobre ella, es que verás...-

Flashback

Un par de días antes Sakura se decidió a hacer finalmente la prueba que tanto la tenía pensativa en los últimos día, como siempre y desde que aceptó salir con Seint, éste siempre la acompañaba ida y vuelta de la escuela, y fue al regreso de la escuela justo cuando estaban frente a la puerta de su casa que al fin tomo el valor para hacerlo.

- Oye Seint sé que esto parecerá extraño, pero puedo darte algo por unos momentos, sólo quiero ver algo- dijo la castaña algo tímida.
- Claro, por ti iría hasta el fin del mundo si fuera necesario- fanfarroneo un poco el rubio.
- No creo que sea necesario llegar a los extremos, pero supongo que gracias- Sakura estaba bastante incómoda con ese tipo de comentarios, quizá todo sería diferente si esos comentarios vinieran de otra persona...pero ya no, no más, ahora ella tenía que enfocarse en lo que la vida le ponía enfrente y eso era Seint Ko.

- ¿Y bien? ¿Qué es lo que tengo que ver?- Seint volvió a llamar su atención.
- Ammmm...pues...recuerdas la carta rosada que me diste el día que desperté- rememoró Sakura.
- Ummmm- Seint se hizo el pensativo un poco, porque en el fondo sabía perfectamente de que hablaba la castaña -Si claro ya la recuerdo, era una carta muy peculiar, nunca antes había visto una igual- volvía a mentir y lo hacía bastante bien.
- Es esta- Sakura la saco de su maletín y la extendió con ambas manos hacia Seint un tanto temerosa y muy a la expectativa de lo que fuera a pasar. Los ojos de Sakura vieron todo ese momento en cámara lenta, veía como el chico se acercaba, veía cada movimiento de sus músculos mientras ella sostenía la carta. Seint con mucho cuidado hizo contacto con Sakura, por un momento sus manos se rozaron y ambos tocaban la carta al mismo tiempo. Sakura no quitaba la vista de la carta que sostenía y...nada pasó. Alzó la vista sorprendida y tal vez un poco desilusionada ante un Seint quien ahora retiraba la carta de manos de Sakura.

- Es verdad, esta es la carta- decía Seint mientras la examinaba otra vez -Te voy a ser sincero preciosa, pero realmente me sorprendí mucho cuando la encontré, nunca me imaginé que yo tendría algo como esto en mis manos- Nuevamente ese juego de palabras que hacían creer a Sakura que la carta siempre había estado con Seint desde un principio -Pero dime, para qué me la mostraste-
- Ehhh...no...nada...simple curiosidad- dijo rápidamente y prácticamente arrebatándole la carta al rubio -Gracias por acompañarme a casa- y así en un abrir y cerrar de ojos la castaña había huido a la seguridad de su casa.

Fin Flashback

- Y eso fue lo que sucedió- Sakura aún tenía esa cara de incertidumbre.
- Déjame adivinar, creíste que quizá, tal vez, si la carta había hecho tantas cosas por estar con la persona indicada ésta reaccionaría ante la persona que la encontró-
- Si algo así-
- Y tú piensas que este chico Seint Ko es quien la encontró- decía Eriol muy sonriente ya atando los cabos de todo el enredo que se había causado por la mala interpretación de las palabras.
- Si, pues él fue quien tenía la carta cuando yo desperté y él me dijo que él la había encontrado- de repente se puso un poco triste -Por eso pensé y viendo la naturaleza de esta carta que quizá reaccionaría de alguna manera ante la persona más especial para mí, justo como cuando apareció ante mí hace unos años, cuando la cree con mis verdaderos sentimientos...pero...nada paso, no sentí nada especial y ya no sé si la carta estaba en lo correcto, ya no sé si Seint es el elegido, ya no sé qué pensar-

- Sakura...- Eriol pensó muy bien las palabras adecuadas para no decir algo que no le concernía -La verdad es que todos sabemos tan poco de esta carta cómo lo sabes tú, en realidad tú eres la única que puede entenderla, que puede saber lo que en verdad significa...Sakura...es tú corazón y ya te lo he dicho...al corazón...no se le engaña- El silencio de Sakura fue la única respuesta que consiguió -Lamento no poder ayudarte como tú quieres, sólo te digo que abras bien los ojos, que escuches atentamente lo que dicen los demás, analízalo y toma en base a ello tus propias decisiones. Estoy seguro que te puedes llevar muchas sorpresas, después de todo no todo es como lo pintan- Eriol sonreía ante el enredo que tenía frente a sí.

- Tú sabes algo que yo no ¿cierto?- Sakura veía esa cara de yo sé algo y no te lo voy a decir -¿Y no me vas a decir cierto?-
- Esto Sakura mía, es algo que tienes que descubrir por ti misma- refiriéndose al hecho de que la carta en realidad nunca estuvo en manos de Seint, si no que siempre había estado con Shaoran -No quiero perderme el placer de ver cómo se desarrolla todo esto, pero créeme Sakura, esto es algo que en el fondo tú sabes muy bien, creo que no es necesario que te lo diga. Pero si en algún momento veo que aún no lo descubres y que es necesario que tú lo sepas, te juro por mis guardianes que yo mismo te lo haré saber. Digamos que por el momento aún no es algo que cause daños irreversibles-

- Tú siempre tan misterioso Eriol, pero confió en ti y creo que de alguna u otra forma haces lo mejor para mí, de una manera un tanto extraña...pero lo haces, siempre lo has hecho así, cómo desde que transforme las cartas, nunca me lo has puesto fácil pero...siempre ha funcionado- Sakura tomo un poco de aire -Así que te prometo que no me daré por vencida, averiguare y pondré en claro todo- ahora cambiaba por completo y volvía a ser la chica llena de energía -Además tú mismo me acabas de prometer que en caso de que las cosas lo requieran tú me dirás todo lo concerniente y ya no te puedes echar para atrás, lo prometiste por tus guardianes ehhh-
- No se te escapa nada querida Sakura-
- Es algo que he ido aprendiendo con el tiempo- sacó la lengua de forma ingenua -Así como tampoco se me escapan las miradas que le lanzas a Tomoyo-

- Pero mira nada más como ésta conversación dio un giro de 360 grados- Eriol estaba un poco pero sólo un poco sorprendido.
- Vamos Eriol, no me quieras engañar, me he dado cuenta que te llevas muy bien con Tomoyo y de que la ves de una forma especial-
- Vaya Sakura, parece que si has crecido mucho-
- Sólo lo suficiente- respondió de forma inocente -...Pero en verdad creo que hacen una bonita pareja- dijo ahora ya un poco más seria.

La plática tomo entonces rumbos más normales, así hasta que la hora de la despedida llegó, después de una agradable velada Eriol acompaño a Sakura hasta su casa, y ya de regreso Eriol venía pensando y meditando en el montón de cosas que ahora le parecían tan extrañas. aún no comprendía como es que todo esto llegaba hasta estos términos, Sakura y Shaoran separados cuando no deberían de estarlo, algo más o alguien más estaba detrás de todo esto, alguien sabía algo de suma importancia como para esmerarse en separar a los castaños; pero para estar seguros de eso aún tenía que ir a ver la otra versión de todo esto, lo que significaba una muy interesante plática con el amigable Shaoran Li, porque él también estaba cooperando en todo esto de alejarse de Sakura, estaba tan seguro de eso cómo que su nombre era Eriol Hiraguizawa.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

La vida en Tomoeda volvía a tomar su rumbo, todo parecía tranquilo, sin alteraciones, la escuela volvía a la normalidad, todos ya estaban más que acostumbrados al cambio tan drástico de parejas entre los castaños con el par de hermanos chinos, era verdad que al principio había bastantes especulaciones pero ya nada de eso era noticia. Pero el que los castaños estuvieran tan tranquilos tenía intranquilos a un par chicos que compartían el color de ojos azules.

- Desde hace unos días he notado que Sakura tiene algo entre manos- decía la amatista a Eriol muy temprano por la mañana mientras esperaban a que el salón de clases se fuera llenando.
- Yo también lo he notado, pero no es la única, veo que Shaoran también tiene algo en mente que no dice a nadie. Además de todo este súbito interés de Sakura por este chico Seint Ko, no se me hace normal, según me habías dicho nunca viste a Sakura interesada en él ni si quiera cuando Shaoran le había dicho que probablemente no se volverían a ver- analizaba el chico aún sin encontrar las respuestas que buscaba.
- No me gusta nada de esto, no sé si Sakura está haciendo lo correcto- decía con un poco de tono de preocupación Tomoyo.
- Algo aquí no está bien, ella no es la única que creo que está haciendo las cosas mal- meditaba el ojiazul.
- Lo dices por...- ambos voltean a ver los asientos vacíos de los castaños con nostalgia -Tienes razón, él también está tomando muy tranquilamente el que Sakura este saliendo con Seint, yo creí que habría alguna escena de celos y que eso lo haría reaccionar, pero parece que esta vez sí me equivoque-
- Pero no estas equivocada...o al menos no del todo- dudaba un poco Eriol - creo que hay alguien más metido en todo esto, no creo normal que nuestros amigos estén separados en estos momentos, menos cuando ellos deberían de estar juntos, y con mucha más razón después de lo de aquella noche- Eriol cayó de inmediato al ver que estaba diciendo de más.
- ¿Lo de la otra noche?- pregunto ya interesada Tomoyo, pues a ella no se le escapaba nada. -¿Qué noche?-
- Ninguna noche en especial, sólo estoy divagando un poco- por primera vez Eriol se vio atrapado en su propio juego de palabras, nunca creyó que alguien en particular llegará a lograr que él casi hablará de más, él siempre tan meticuloso y tan precavido de lo que dice y hace, pero parece que eso no funciona cuando está cerca de Tomoyo Daidouji, esa chica tenía algo que lo hacía tambalear.

- Algo estas escondiendo y no descansaré hasta saber qué es- dijo Tomoyo segura de sí retándolo con la mirada de una forma divertida.
- Pues espero seas muy paciente, porque soy un árbol duro de roer-
- No hay imposibles para Tomoyo Daidouji, averiguaré lo que sabes tarde o temprano- Ante la seguridad de la chica Eriol flaqueo, simplemente en ese momento no pudo más y por primera vez en su vida reconoció que había alguien capaz de darle batalla, y más aún ese alguien era brillante y sobretodo hermosa. Quizá sin saberlo, Eriol, en ese momento había caído por completo a las redes del amor, nunca se hubiera imaginado a él en esa situación, pero era una extraña y deliciosa sensación.

- ¿Eriol?- se extrañó Tomoyo al ver que el chico ya no respondía nada. Eriol por su parte reaccionó ante su nombre, ahora que lo pensaba ella lo decía de manera muy especial. Un impulso lo llevo a tocar la mejilla de la chica con profundo cariño. Tomoyo se quedó helada ante el contacto, no sabía cómo reaccionar al tener la mirada de Eriol fija en la suya; miles de voltios de electricidad recorrieron su cuerpo en ese instante, simplemente no sabía cómo actuar, jamás había estado en una situación parecida, quizá ahora comprendía un poco a Sakura, quizá ella también en ese momento, y sin darse cuenta, había caído en las redes del amor.

- Al parecer simplemente hay cosas que estan destinadas a suceder- dijo Eriol en un susurro que sólo escucho Tomoyo.

Justo en ese momento iba entrando una Sakura Kinomoto muy alegre dispuesta a prácticamente gritar un saludo hacia todo el mundo, pero lo que vio frente a sí la detuvo y le lleno el corazón de alegría, de inmediato paso a un estado de emoción inigualable, ver a sus amigos tan cercanos, tan...juntos...la hacía saltar de felicidad. Mil ideas empezaron a maquinarse en ese momento por la mente de Sakura Kinomoto, formas de lograr de alguna u otra formar hacer que sus mejores amigos estuvieran juntos. Suspiro al ver la hermosa pareja que formaban y así se quedó admirándolos por unos segundos, y sólo segundos por que la hermosa escena que presenciaba se vio interrumpida por la llegada del profesor de la mañana. Por unos momentos quiso matar al profesor por haber llegado temprano y haber arruinado tan hermoso momento, por unos momentos quiso usar su magia para sacar a TIME y congelar ese momento para siempre, porque ahora que lo había visto con sus propios ojos estaba más que segura que su amiga se merecía estar con Eriol y viceversa, quizá a su amiga el Destino le sonriera un poco más de lo que a ella le deparaba.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Llega la hora del almuerzo, durante toda la mañana Shaoran Li había presentido la mirada penetrante de Eriol sobre de él, sabía que él presentía algo y eso no le gustaba. Por esa razón en cuanto sonó la campana el castaño salió disparado de su lugar para encontrar un lugar tranquilo lejos de todo problema que el ojiazul le pudiera traer. Por desgracia para Shaoran, Eriol era demasiado inteligente como para no estar un paso delante de él.

- ¿Qué quieres de mí?, lárgate- dijo Shaoran sentado cómodamente desde la rama de un árbol sin si quiera haber volteado a ver a su visita del día, por así decirlo.
- Veo que realmente te has vuelto muy fuerte, fuiste capaz de detectar mi presencia fácilmente- dijo Eriol caminando tranquilamente hasta llegar a la base del árbol donde estaba Shaoran trepado -Supongo que eso te es muy conveniente para nunca dejar descuidada a Sakura-
- ¿Qué es lo que quieres? no tengo nada que ver contigo- cambió totalmente el tema e ignoro por completo el comentario acerca de Sakura.

- Sólo es una plática normal entre amigos- Eriol siempre tan tranquilo y con ese aire de saberlo todo.
- Mejor lárgate- le respondió Shaoran girando sus ojos un poco desesperado de la actitud del inglés.
- Creo que todos incluido tú, hemos notado la reciente relación de nuestra querida Sakura- Eriol iba directo al grano y sin rodeos pasando por el arco del triunfo todos los malos tratos del chino hacia su persona, pero el ojiazul lo hacía porque sabía que él, en el fondo lo hacía para alejarse de todo lo que tuviera relación con Sakura y no por el hecho de ser una mala persona. Porque si algo había visto del castaño era el gran corazón que éste tenía y eso era algo que admiraba de él. -Nunca me imaginé que Sakura aceptaría a un chico tan vivaz y pretencioso como lo es nuestro compañero Ko- seguía hablando Eriol sin recibir respuesta del chino, pero por la comisura de los ojos lograba ver que Shaoran empezaba a incomodarse con la plática.

- Últimamente he visto a Sakura muy rara ¿tú no?- parecía que el inglés hablaba solo -Me pregunto si será debido a su nueva relación con el chico Ko. Sabes, me han contado que Sakura siempre era perseguida por ese chico pero que siempre había recibido negativas por parte de nuestra querida Sakura, todos dicen que era debido a ti-
- Yo ya no tengo nada que ver con Sakura, y lo que ella haga o con quien este ahora no es de mi incumbencia- dijo aún sin voltear a ver su acompañante.
- Sabes Shaoran...siempre he sido muy intuitivo y esta vez puedo percibir que lo que dices es mentira, sé que aún te importa Sakura y mucho...esta actitud que tienes ahora mismo me lo está diciendo-
- Estas alucinando, ¿qué tiene que ver todo eso conmigo?- Shaoran intentaba convencer a Eriol pero eso era algo difícil de hacer cuando él mismo no estaba del todo convencido.
- Creo que aquí la pregunta es: ¿cómo te sientes respecto a la nueva relación de Sakura?-
- Eso ya no importa, ahora yo me voy a comprometer-
- Con alguien a quien no quieres- y con eso Eriol logro callar a Shaoran y obtener su atención por completo aunque el castaño seguía sin bajar la mirada hacia el ojiazul -Sabes que las mentiras nunca se pueden ocultar y menos a la magia y con más razón a la magia que proviene del corazón...tarde o temprano toda esta farsa y este teatro que te has empeñado tanto en construir se caerá y la verdad saldrá a la luz- más silencio por parte del castaño lo que dio pie a que Eriol continuara -Y sabes por qué creo que todo esto es extraño, porque el otro día Sakura me hizo una visita muy peculiar y en resumen ella cree que Seint Ko es quien encontró la carta que estaba perdida, pero a pesar de eso tiene sus dudas-

Eso último si era información nueva para el castaño y Eriol notó que este se había sorprendido bastante con ese hecho, después de todo él sabía el significado de esa acción, él había sido el verdadero dueño de esa carta, pero por alguna extraña razón el destino quiso que Sakura creyera que había sido Seint Ko el poseedor de esa carta. Por ese lado ahora tenía sentido el que Sakura hubiera aceptado salir con el rubio después de todo lo ocurrido anteriormente; por otro lado no sabía si estar agradecido por eso o estar maldiciéndose internamente, pues después de todo Sakura tenía otro motivo para olvidarse de él por completo y enfocarse en aquel que la carta LOVE supuestamente le decía era el indicado para ella.

- Sólo piensa y reflexiona en lo que están haciendo, no sé cómo o qué es lo que está pasando para que ustedes dos no estén juntos, quizá sea el destino, quizá sea alguien más, pero lo que sí sé es que si esto sigue así ninguno de los dos podrá vivir sin tener el arrepentimiento en sus espaldas, y el arrepentimiento es lo peor que uno puede tener- con esas últimas palabras Eriol deja pensativo a Shaoran y empieza a alejarse del árbol, no sin antes dedicarle unas últimas palabras que le aclaren un poco la cabeza al joven -Por cierto mi estimado Shaoran creo que deberías mejorar tus modales, no es de buena educación espiar por las ventanas y colarse a hurtadillas a media noche en la habitación de una dama- dijo con una sonrisa de oreja a oreja.

Shaoran voltea rápidamente muy sorprendido y por primera vez en toda la conversación busca al emisor de esas palabras sin encontrarlo ya al alcance de su vista. Esas palabras significaban que ese inglés sabía que él había estado espiando por la ventana la noche que Sakura casi pierde la vida y más importante que él era el que desde un principio ayudo a Sakura con la carta LOVE y quizá no dudaba que él le hubiera ayudado a vaciar el cuarto para que él pudiera ver a Sakura a solas. Pero si sabía todo eso ¿por qué no decía nada? ese chico definitivamente era todo un misterio.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

A la hora de la salida el grupo de chicos conformado por Sakura, Tomoyo, Eriol y Meiling caminaba tranquilamente por las calles de Tomoeda. Era muy peculiar que en esa ocasión Ryo no estuviera allí.

- Tomoyo ¿qué paso con Ryo? yo pensé que nos acompañaría como siempre, y es raro porque desde hace unos días que no nos acompaña- preguntó Sakura mientras caminaban, ella iba junto a Meiling mientras Tomoyo y Eriol iban detrás.
- La verdad no lo sé, hoy no tuvimos ensayo pero desde que sonó la campana de la salida no lo he visto- respondió tratando de recordar algo que le diera una pista del chico.
- Ese chico simplemente salió volando en cuanto sonó la campana- dijo Meiling tranquilamente -He notado que cuando no tiene ensayo con Tomoyo, el chico se esfuma de la escuela sin dejar rastro-
- ¿Me preguntó que le pasará?- se preguntaba Sakura, ella siempre preocupándose por sus amigos.
- A mí también me gustaría saber eso- Tomoyo se puso un poco triste, después de todo Ryo era muy especial para ella. Eso no pasó desapercibido por Eriol quien se preguntaba qué tan importante era ese chico en la vida de Tomoyo.

- Bueno pero mientras por que no vamos por algo para animarnos- dijo Sakura de inmediato al ver que su amiga había puesto una pequeña cara de tristeza -Ya sé, por qué no vamos por ammmm...¡una sopa caliente!- dijo sin pensar mucho.

- ¡Pero que acaso estás loca! ¡Con el calor que hace! y luego ¡Una sopa!- reclamó Meiling de inmediato ante la loca idea de la castaña, mientras Tomoyo y Eriol sólo reían ante la peculiar idea.

- Ven- dijo Sakura jalando y pegando a Meiling muy cerca de ella, alejándose unos pasos. Entonces le susurró -Vamos Meiling apóyame- y con los ojos le señalo al par que estaban detrás de ellas.
- Lo veo y no lo creo, vaya Sakura ya no eres tan torpe como pensé- dijo Meiling comprendiendo a la perfección las intenciones de Sakura de juntar a los ojiazules -Pero aún eres muy torpe para esto- y le dio un pequeño golpe en la cabeza a modo de regaño -Déjalo en mis manos, yo me encargo de esto- y de inmediato se dio la vuelta -Bien chicos gracias a mi gran capacidad de convencimiento he logrado cambiar la tonta sopa por un delicioso helado ¿qué me dicen?- les preguntó la china muy natural.
- El helado suena muy bien- respondió Tomoyo.
- Yo si quería una sopa- respondió Eriol a modo de broma.
- Tú vuelves a mencionar sopa y te golpeo- le amenazó Meiling al chico.
- Por eso digo que un helado está perfecto- Eriol se reía dentro de sí mientras que Tomoyo y Sakura no podían evitar reírse ante el buen momento que estaban pasando.

Después de un poco buscar dieron con un pequeño y agradable lugar para comer un delicioso helado. Pronto todos estaban disfrutando de la agradable tarde que se presentaba ante ellos. Pero entonces era momento de poner en marcha el plan: juntar a los ojiazules. Plan que no parecía muy difícil pues en el rato que llevaban ahí Sakura y Meiling no pudieron evitar ver las miradas de conspiración que se lanzaban los chicos sentados frente a ellas.

- Sakura acompáñame al baño por favor- le insinuó Meiling a la castaña quien comprendió que era momento de dejar al par solos por unos momentos.
- Claro, no nos tardamos ehhh, no se porten mal mientras no estamos- Sakura era demasiado obvia en sus intenciones y Tomoyo sólo atinó a reírse.

- Jijijijiji- se rio más fuerte cuando las chicas se habían supuestamente marchado al baño para darles al par un poco de privacidad, porque en realidad ellas sólo se habían ido a esconder un poco más atras donde no las vieran -Sakura es demasiado obvia en lo que intenta hacer-
- Pero yo agradezco el que lo hayan hecho- dijo Eriol sin miramientos, volteando su cuerpo para quedar ahora si frente a la amatista, no era tan difícil después de todo compartían un sillón de asiento. Tomoyo quedo desconcertada ante el comentario de Eriol y se sonrojo al ver que tenía la mirada del chico muy fija en ella -La verdad es que últimamente no sé qué es lo que me pasa, pero hay algo que ronda mi mente y no me deja estar en paz y es algo que la magia no puede resolver-
- A...¿a qué te refieres?- preguntó la chica un poco nerviosa, Tomoyo jamás se habría imaginado estar en una situación así.
- Me gustaría saber qué es lo que pasa entre el joven Kentaro y tú, mi querida Tomoyo. Es que desde que llegue he notado que ustedes son muy cercanos y más he notado que en los últimos días el joven Kentaro ha estado muy distante y por alguna razón tengo el presentimiento de que eso tiene que ver con mi presencia y mi trato hacia ti- Eriol lo soltó sin más, en esos casos Eriol mostraba que era un chico que no se andaba con rodeos.

- Bueno respecto a lo último no creo que haya razón por la que él esté actuando raro debido a ti, quizá es sólo un poco de los nervios por el nacional que se acerca-
- Pero... y respecto a mi primer pregunta- Eriol definitivamente no se iba a ir sin una respuesta.
- Pues...- Tomoyo trató de pensar en cómo explicar las cosas -No te voy a mentir, desde hace poco Ryo ha mostrado interés en mí, incluso ya me lo ha hecho saber...pero...por alguna razón yo no he podido corresponderle por completo, a pesar de eso él es un buen chico y por eso estoy tratando de darle una oportunidad, o al menos eso es lo que yo intentaba...hasta que...- Tomoyo no pudo terminar la frase, ella claramente quería decir: "Hasta que llegaste tú" pero las palabras simplemente no salían de su boca, pero el pensar sólo en eso último la hicieron quedarse muy callada y con una cara que demostraba que estaba enamorada de alguien.

La respuesta y las acciones de Tomoyo fueron suficientes para Eriol quien noto que a pesar de todo había cariño de parte de Tomoyo hacia el chico Kentaro, cosa que no había visto nunca antes en la amatista. En ese momento Eriol toma delicadamente a Tomoyo por mejilla, comprendiendo en ese momento que quizá nunca podría tener algo más con la amatista. Por su parte Tomoyo queda congelada ante la acción del chico, de nuevo él la sacaba de su centro y lograba que ella no supiera como actuar, en esos momentos era cuando se daba cuenta que no es lo mismo aconsejar que vivir las cosas en carne propia.

- Realmente lamento que esos sentimientos no sean hacia mí, pero comprendo lo que pasa entre ustedes y realmente les deseo lo mejor, en el poco tiempo que llevo aquí he visto que ustedes se llevan muy bien y creo que sólo es cuestión de tiempo para que las cosas se den entre ustedes, después de todo veo que el joven Kentaro es un buen chico-

-...Pero...- Tomoyo quería decir algo pero en ese momento se vieron interrumpidos por el siempre impertinente mesero.

- ¿Se les ofrece algo más?- eso fue suficiente para que sus ojos y todo contacto que tenían se rompiera en fracción de segundos.

- ¡Maldición, tenía que llegar ese mesero!- se quejó Meiling al ver que la escena y el ambiente se rompió y aunque ellas desde donde estaban no lograban escuchar nada, podían ver claramente que entre esos dos había química.
- De verdad es una lástima que llegara el mesero en ese momento- se lamentó Sakura.
- ¿Me pregunto si aquí en Tomoeda tienen la peculiar tradición de las parejas siempre ser interrumpidas en el peor de los momentos?-
- ¿Por qué dices eso Mei?- preguntó extrañada Sakura.
- Pues si no mal recuerdo a ti y a mi lindo primo siempre les pasaba lo mismo- Sakura se entristeció un poco y de inmediato la china se dio cuenta de lo que había dicho -Lo siento...yo no quise...-
- No te preocupes- la castaña sacudió su cabeza para alejar esos viejos recuerdos de su mente -Todo está bien ahora- con decir eso Sakura recobró su ánimo pues eso le recordaba que lo que estaba haciendo era por el bien de Shaoran y eso era todo lo que ella necesitaba saber para estar bien.
- ¿Estas segura?-
- Si, por supuesto- Sakura se levantó de su escondite -Ven creo que es hora de regresar de todas formas el mesero ya nos hizo el favor de romper la atmósfera que se había creado- y la chica empezó a avanzar hacia los chicos que ya los esperaban.

Meiling desde su lugar volvió a ver ese aire de seguridad y de misterio que traía Sakura y lo más extraño era que ese mismo aire lo podía ver en su primo, algo estaba pasando ahí con esos dos, algo hacían pero nadie decía nada.

- No te preocupes Sakura yo lograré que también vuelvas con mi primo, y lo voy a lograr a como de lugar o no seré una Li de confianza- se dijo a sí misma la china y entonces dio alcance a la castaña.

- ¿Interrumpimos algo?- preguntó Sakura cuando llego de nuevo a su lugar.
- No pequeña Sakura, sólo estábamos platicando y poniendo unas cosas en orden- respondió gentilmente Eriol pero sin mucho ánimo. Las recién llegadas vieron el semblante callado de Tomoyo y el extraño comportamiento de Eriol y simplemente voltearon a verse extrañadas, al parecer las cosas no habían salido muy bien.

Sin insistir más los chicos se encaminaron a sus casas, llego el momento en que Sakura y Meiling se separaron de los chicos para ir por su camino y se suponía que Eriol también iría por otro camino, pero, en cambio después de despedir a las chicas sólo pronunció:

- ¿Puedo acompañarte a tu casa?-
- No te preocupes estaré bien- empezaba a decir Tomoyo pero Eriol la interrumpió.
- No es ninguna molestia, al contrario es un placer- Eriol lo dijo mirándola muy fijamente y Tomoyo no pudo más que acceder con la cabeza.

El camino fue silencioso, ninguno de los dos mencionaba palabra alguna, todo era extraño y mucho más después de las palabras dichas en la heladería. Cuando finalmente llegaron a la puerta de la mansión Daidouji fue la amatista la que quiso empezar a hablar para aclarar lo que había pasado hace unos momentos y quizá para terminar lo que realmente quería decir: que por alguna razón era él, él el causante de que ahora dudara en darle una oportunidad a Ryo.

- Eriol...sabes...- empezó a decir la chica, pero un dedo se posó en los labios de la chica para hacerla callar dulcemente.
- Sólo quería desearte la mejor de las suertes...mi querida Tomoyo...- y sin más le dio un pequeño pero dulce beso de despedida en la mejilla.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

- Shaoran, ¿Quieres un poco de té?- preguntaba Mao Ko mientras Shaoran estaba leyendo desinteresadamente un libro en la mesita de la sala. La chica intentaba llamar su atención pero todo lo que hacía parecía no dar resultados, Shaoran seguía siendo el mismo chico sin el más mínimo interés en ella.
- Ajam- fue todo lo que respondió el chico sin quitar la vista de su libro.

- Nunca voy a lograr que me haga caso, así no puedo proseguir con el plan- se decía a sí misma Mao mientras iba a la cocina por el famoso té -Y encima de todo parezco su sirvienta y mira que me pongo muy linda para tratar de llamar su atención pero ni así funciona- se quejaba la chica de mal humor.

- No puedo creer que exista hombre capaz de resistir a mis encantos- Mao se miró así misma de arriba a abajo, realmente era una chica muy bien dotada no se podía quejar -De verdad ese chico es de hielo- lo decía más en particular a su vestimenta, pues ese día en particular había decidido usar una falda de tablas bastante corta y una blusa que dejaba ver de más sus encantos; generalmente ella habría escogido algo más tradicional dado que conocía los gustos de Dama Li, pero ese día ella había llamado a casa Li para hablar con la Dama Li y se había encontrado con la enorme noticia para ella de que Dama Li había salido a realizar unas diligencias a la ciudad en compañía del mayordomo de la familia. En ese momento no lo dudo, agarró la falda más corta y la blusa más escotada que tenía para ir de una buena vez por la estrella del dragón. -Pero ahora si voy a lograr que me des un beso Shaoran Li, sea por las buenas o por las malas, voy a conseguir finalmente el beso que me dará por fin la estrella del dragón-

En su mente Mao aún se preguntaba cómo era posible que para robar la estrella del dragón tuviera que ser por medio de un beso. -¿Por qué estos poderes tienen una forma tan particular de ser obtenidos? ¿Por qué?- No es que le incomodará la idea después de todo Shaoran Li estaba hecho todo un bombón a su parecer, sólo que nunca se imaginó que el chico fuera tan duro de roer. Cuando ideo todo el plan con su madre, pensó que con el simple hecho de acercarse a él y de concretar el compromiso este caería de inmediato a sus redes le daría un beso y todo terminaría obteniendo ella la estrella del Dragón. Pero se equivocó, y allí estaba ella varias semanas después, había pasado el primer obstáculo: La tonta e ingenua Maestra de las Cartas, ya la tenía fuera de su camino, ahora Shaoran Li era todo suyo, pero ni así había podido concretar su misión y realmente empezaba a desesperarse de tener que jugar a la niña ingenua y locamente enamorada de Shaoran Li. ¿Por qué estos poderes tenían una forma tan particular de ser obtenidos? ¿Por qué?

- Muy bien Mao, esto se termina hoy y al parecer tendré que usar medidas drásticas- del pequeño bolsillo de su falda saco un pequeño sobre con unos polvos que vertió en el té en cuanto éste estuvo listo -Me cansé de esperar a que quieras hacerme caso así que ni modo esto te pondrá a dormir un poquito, sólo lo suficiente para que al fin me des ese beso que tanto quiero, sólo eso y después podrás hacer lo que quieras pequeño lobo- y Mao partió de vuelta hacia la sala donde pondría en marcha su plan.

- ¿Perdón por la tardanza?- se disculpó Mao al entrar a la sala, pero al parecer Shaoran no había notado su larga ausencia pues ni se inmuto cuando llegó la chica -Quieres el té con azúcar- le preguntó mientras ponía las cosas en su lugar.
- Yo lo haré, no te molestes- de nuevo Shaoran no volteaba a ver a la chica.
- No, no, yo lo haré, debo de practicar para cuando sea tu esposa- otra vez esa cara de Mao de no rompo ni un plato y sin decir más empezó a preparar el té del chino -Además conozco a la perfección cómo tomas el té- Shaoran no respondió nada y se limitó a seguir con su libro -Toma, mejor tómatelo rápido no se te vaya a enfriar, el té frío nunca es bueno- le ofreció una taza al chico quien la tomo de sus manos pero no lo bebió de inmediato. Pasaron algunos minutos y Shaoran seguía sin probar gota alguna del té preparado por Mao y la chica empezaba a desesperarse y simplemente no dejaba de pasar de la vista de la taza de té a Shaoran, de Shaoran a la taza de té, una y otra y otra vez.

Shaoran empezó a notar la molestia de la chica que lo acompañaba, es verdad que él nunca pidió su compañía y que prefería estar solo a estar con ella, bueno en realidad prefería cualquier cosa a estar con la chica que no había hecho más que estar siempre ahí apoyándolo. Notó también como la chica no dejaba de verlo a él y al té que había preparado, quizá si estaba siendo un poco descortés al no probar si quiera un poco del té que ella había preparado, nunca había sido su intención molestar a la chica pero por alguna razón no estaba de humor, más bien desde la pequeña platica con el inglés en el descanso el otro día, no había podido evitar el mal humor sobre de sí. Pero tenía que olvidar todas esas cosas y enfocarse en lo que en ese momento se presentaba ante él y en ese momento lo que se presentaba ante él era Mao Ko y la taza de que té que descortésmente estaba rechazando. Vio a la chica a un lado de él y ella no tenía la culpa de sus problemas, eso era lo que el chino pensaba sin conocer realmente la verdad detrás de la chica y de la familia de la misma."-Creo que un poco no me vendrá mal-" pensó el chico decidiéndose al fin a tomar un poco del té frente de sí.

Mao no pudo poner cara de emoción cuando vio al chino tomar la taza que le había servido, al fin todo se iba a poner a su favor, y ella que empezaba a creer que incluso tendría que meterle la taza de té por la boca y a la fuerza de ser necesario para poder conseguir lo que buscaba: La estrella del dragón. Poco a poco vio como los labios del chino hacían contacto con la infusión preparada por ella y se congeló cuando el chino sólo dio un sorbo y luego puso una cara extraña. Por un momento un escalofrío le recorrió el cuerpo de pensar que el chino había detectado el somnífero puesto.

- Esto sabe extraño- dijo viendo la taza que tenía frente de sí.
- ¿Por qué lo dices? ¿No te gusto?- dijo la chica aparentando muy bien y esperando no ser descubierta.
- Tiene algo peculiar, no sabría describirlo- se seguía preguntando el chico.
- Debe de ser la esencia de limón que le puse, es un secreto de la familia- intentó despistar la chica.
- No...es algo...diferente...- respondió el chico empezando a bostezar.
- Si quieres puedo preparar más, uno que si te guste- mientras en su mente Mao empezaba a celebrar que su somnífero era bastante efectivo pues con un sólo sorbo el chico ya estaba adormilándose, si bien no fue lo suficiente como para dejarlo totalmente fuera de combate creía que era lo que necesitaba para acabar con su misión. "-Valió la pena el pena el poner todo el somnífero, ahora todo saldrá como lo quiero-"

- No...sé...pero me siento...can...sa...do- el chico seguía sentado pero cada vez le costaba estar bien despierto, era como una especie de transe en la que estaba entrando en ese momento pues seguía sentado pero sentía muy pesados los ojos-
- Es ahora o nunca- la chica se movió de su lugar rápidamente y se puso a un lado del chico -Deben ser las malas noches que has pasado, pero descuida pronto terminaré con su sufrimiento-
- ¿Lo...harás?- decía el chico ya completamente fuera de sí y más dormido que despierto.
- Lo haré, sólo...- decía la chica mientras volteaba la cara del chico hacia ella y lo iba atrayendo poco a poco -Sólo tienes que cooperar unos segundos- Conforme Mao se iba a acercando a la boca del chico una especie de humo blanco empezó a salir de la boca del chino -Está funcionando- dijo bajito Mao al sentir el poder de la estrella del dragón emerger poco a poco, después de todo un poco de magia para atraer a ese poder era lo único que faltaba para que el beso funcionara.

Shaoran sentía que algo no estaba bien, sentía que debía hacer algo, sentía a la chica muy cerca de él, pero su cuerpo no reaccionaba y sus ojos estaban muy pesados, no veía claramente lo que pasaba, pero quería despertar, tenía que despertar antes de...imágenes empezaron a brotar en su mente, todos ellos recuerdos de su vida en Tomoeda junto a Sakura, se vio a él regañándola el primer día que la conoció, luego riendo a su lado siendo las cosas entre ellos menos de rivales, después la vio siempre tan despistada cuando él intentaba declarársele, después la vio correspondiéndole, luego llego a los momentos donde la veía siempre reír a su lado y finalmente la vio abrazada a él disfrutando del atardecer. - Sa...ku...ra- aún en el estado en que estaba podía pronunciar su nombre.

- Olvídala, pronto esto terminará- Mao estaba ya a milímetros de tocar los labios del chino.
- Olvidarla...- respondió el chino y en su mente se decía "-¿Eso es lo que debo de hacer?-" y una última imagen de ellos dos bajo la lluvia, en su primer beso fue lo que lo despertó por completo -¡No puedo!- reaccionó de inmediato el chino despertando por completo y alejando a la chica de sí -Lo siento Mao...no...no estoy listo para esto- se disculpó el chino y salió de la habitación hacia el jardín de la casa para buscar un poco de aire.

- ¡Maldición, tonta Sakura Kinomoto, siempre interponiéndose en mis planes!- se dijo a sí misma Mao Ko quien estaba que echaba chispas de enojo -¡Estuve a punto de lograrlo, sólo un poco más yyyy...ahrrrrrrgggg...MALDICIÓN!- la chica estaba tan enojada que dio un manotazo y en el acto tiró estrepitosamente la tetera y la taza sobre la mesa de la sala.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Ryo Kentaro estaba paseando sin rumbo por los pasillos de la escuela Secundaria Tomoeda, ya era bastante tarde y ya no había prácticamente nadie y él tenía permiso para estar hasta tarde en la escuela por las prácticas para el nacional que estaban a la vuelta de la esquina, pero por alguna razón el chico no estaba feliz, tenía a la mejor de la compañeras pero últimamente sentía que las cosas no estaban funcionando del todo bien entre ellos, todo en parte por su culpa.

- ¿Qué es lo que me pasa?- se preguntaba el chico mientras iba sin rumbo en los solitarios pasillos -Antes todo era perfecto, antes tenía toda la atención de Tomoyo, incluso...pensé que algo más podría pasar entre nosotros- seguía hablando para si -Pero...ahora todo cambio...ya no puedo ser el mismo ante Tomoyo y si sigo así arruinaré todo en el nacional...algo tengo que hacer para no arruinar el gran momento de Tomoyo...pero ¿qué?- el chico se ponía a recordar las duras críticas en el último concurso al que fueron "Son muy perfeccionistas, les falta sentimiento, les falta conexión, les falta algo" En realidad no eran críticas fáciles de aceptar y más porque no son cosas técnicas que pudieran corregir fácilmente, era cosas que se daban por naturaleza a lo largo del tiempo y con la confianza total como para lograr parecer ser uno al mismo tiempo pero diferentes a la vez.

-¿Por qué todo es tan complicado?- se dijo a sí mismo.
- Joven Kentaro ¿aún está por acá?- la voz de su maestra de coro lo sacó de sus pensamientos.
- Lo siento profesora, ya me iba a casa- se disculpó el chico.
- Está bien no hay problema ya que usted por ahora puede quedarse hasta tarde pero no es bueno que lo hallen tan tarde por acá- le decía la maestra.
- No volverá a pasar profesora- se disculpó e inclino un poco la cabeza.
- Bueno...pensándolo bien...no está tan mal que este por acá tan tarde, quizá podría hacerme un favor-
- ¿De qué se trata profesora? si puedo hacerlo lo haré con gusto usted nos ha ayudado mucho a prepararnos para el nacional.
- Ayy pero no te tomes la molestia- la profesora se emocionaba cuando le decían algún cumplido y se ponía bastante roja de la emoción -Pero mira- dijo recuperando la compostura -Resulta que se me olvido que hoy mi hija tenía cita con el dentista y hoy también tengo que llevar a la oficina postal el formulario lleno para el nacional, pero...-
- Comprendo, quiere que lleve la forma a la oficina postal y la mande- resumió Ryo antes de que la profesora diera más explicaciones.
- ¿Haría eso por mí joven Kentaro?-
- No hay problema profesora no queremos quedarnos fuera del nacional por que usted no envió el formulario en tiempo-
- Muchas gracias joven Kentaro- la maestra lo abrazó rápidamente y cuando menos lo notó la maestra desapareció y reapareció ante la vista del joven con su bolso ya al hombro -Se lo encargó joven Kentaro, la forma esta encima del escritorio- y sin decir más la profesora desapareció sin dejar rastro alguno.

- Eso si fue que raro- se dijo Ryo mirando por donde se había ido la profesora. Después entro al salón y busco la dichosa forma que tendría que enviar, rápidamente la ubico entre la pila de papeles que había en el escritorio. Al tomarla no pudo evitar leerla, vio que ya estaba todo lleno, y entonces vio en grande:

Participantes:

Daidouji Tomoyo-Voz
Kentaro Ryo-Piano

- Nunca pensé que llegaríamos tan lejos- le decía a Tomoyo aunque esta no estuviera cerca de él. Y entonces más abajo de sus nombres vio la leyenda: "SUPLENTES:" pero el espacio estaba vacío. Sin embargo Ryo no pudo evitar pensar en una persona en específico, pues desde su llegada había oído bastantes comentarios acerca de lo bien que tocaba -Es cierto, desde que él llego, tú no fuiste la misma- volvió a hablar a una Tomoyo inexistente -Quizá...- y volvió a ver el espacio en blanco en el apartado "SUPLENTES".

Minutos después Ryo Kentaro depositaba en el buzón de la oficina postal la forma sellada y con postales lista para ser enviada.

-Espero lo comprendas...Tomoyo- fue lo último que dijo al dejar ir por completo el sobre.

...Continuará...

Bien bien, antes que nada y se lo merecen queridos lectores una enorme disculpa por el enorme atraso que vivió Destinos Fusionados, creo que esta pausa ha sido de las más largas pero esta vez digamos que mi vida ha dado un giro de 180 grados ahora que estoy en el mundo laboral y eso me ha detenido un poco para seguir escribiendo. Pero no iba a abandonar y no pienso hacerlo y menos cuando quedan cada vez menos capítulos por escribir, no se preocupen lectores que Destinos Fusionados no quedará olvidada, no al menos mientras tenga manos y pueda teclear en la computadora =P.

Bueno dejando mis dramas de lado espero que estén contentos con el resultado de este capítulo que estuvo lleno de emociones y de DUDAS que se crean más y más entre nuestros queridos personajes pero ahora no sólo entre la pareja de castaños sino también entre un par de chicos ojiazules, ¿qué pasará? eso sólo yo lo sé y no se los voy a decir jejejejejejeje; y también entró Ryo y, y, y Sakura con su enorme ingenuidad para juntar a dos de sus mejores amigos, ¿acaso los esfuerzos de Sakura darán frutos? ¿acaso Meiling tendrá que rescatar a Sakura de pasar otro ridículo en su intento de cupido?, pues si quieren saber más esperen el próximo capítulo que espero que quede pronto, sólo que si me tardo un poco no me vayan a pegar, pues Ivy tiene que estar sanita y salva para terminar esta historia.

Sin más que decir queridos lectores y cómo siempre les repito mándenme sus comentarios, cortos, largos, enormes, minis, tamaño hormiga o tamaño ballena, no importa que todos ellos me dan ánimos de terminar más pronto el siguiente capítulo. Nos estamos escribiendo pronto (espero =P).

¡Mata ne, Sayonara!