Otro capitulo mas les traigo. Ojala sea de su agrado y como siempre espero sus comentarios.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Capitulo IX

Planes parte - 2

10:00 am

El hombre que la mitad de la cara tenia venda y respondía al nombre de Danzo se encontraba caminado de lado a lado enfrente de la entra a la base secreta de la Raíz. Frente a el estaba cuatro grupos de Anbus perfectamente formados. Los cuales esperaban sus órdenes.

De un momento a otro observo a los Anbus. Una sonrisa se formo en su rostro, después exclamo:

-¡Preparados! Ya va ser hora – De respuesta recibió una afirmativa de todos los grupos delante de el.

Su vista se aparto de ellos y recayó sobre un sujeto que encontraba retirado del grupo, un asentimiento de los dos y el mismo sujeto desaprecio en una nube negruzca. Ya todo estaba listo.

Solo estuvo esperando a ser avisado que todos los locales y tiendas del lugar donde tenia pesado aprender a la chica fueran cerrados. Estaba seguro que el chico zorro no se lo permitiría por las buenas, necesitaba que no hubiera civiles cerca para ver lo que de verdad pasaría, en lugar del ya cercano altercado que estaba apunto de suceder.

Cero testigos eran igual a ningún impedimento para proceder por las malas y así pobrovocar al chico. Por que estaba seguro que seria provocado si procedía de esa forma. Con la información obtenida de lo que había sucedido el día anterior con la Hokage, lo había dejado claro. No permitirá que la chica fuera aprendida, el lo dejo claro, ella era arestada y la aldea seria la que pagara por ella.

Necesitaba que se armara un gran revuelo. Lo suficientemente grande para que la Hokage tuviera que asistir en persona y verificar que estaba pasando en realidad. Así sin ella en su oficina, aquel documento podría desaparecer misteriosamente. Sin el, el chico no podría reclamar lo que por derecho es suyo. Nada seria como en verdad debía ser, sino como el quería que fuera.

Como debía ser.

Por que el, Danzo Shimura no permitiría que el joven obtuviera la llave para tener en un futuro próximo a la aldea entera a sus pies. ¡No¡ jamás se arrodillaría ante aquel demonio. No lo iba permitir. Iba hacer lo que sea necesario en estos momento para que el Uzumaki no obtuviera aquel documento sin importar que eso significara que se desatase el infierno en la aldea, en aquel lugar que evacuo no por que le preocupara que unas cuantas vidas de civiles inocentes fueran arriesgadas.

Claro que no, por supuesto que no, en su ideología desde un principio tenia en cuenta que si para progresar se necesitaba sacrificar algunas vidas inocentes no dudaría en hacerlo. Solo que ahora tubo que aislar ese sitio, por así decirlo, de la aldea, para nadie viera quien inicio aquel ataque, que por ende era el inician te seria el responsable principal.

Ahora solo quedaba esperar que llegara la hora de poner en marcha su plan.

-Todos a sus posiciones y no actúen asta que de la orden. ¿Entendido? – Espeto secamente.

-¡Si! – Respondieron para después desaparecieran todos en unas nubes de polvo.

-Solo un poco mas… Solo un poco mas… – Dijo en susurro para si mismo. Acto seguido desapareció en una nube de polvo.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOO

12:00 pm

Soltó un largo bostezo después de finalizar con su almuerzo. Baya que se había desvelado hablando con Tayuya para que ella hiciera y dijera lo que le pedían. Pero claro que era testaruda, por que las primeras dos horas de la charla, no asía más que negarse y mentarle la madre a los cuatro vientos.

Poco después desistió y empezó a aceptar lo que el le recomendaba. Se estiro una ve mas tratando de espantar el cansancio que sentía. La desvelada le había sentado fatal. Bueno ni dos horas tenían de levantados.

Solo faltaba ella de terminar de arreglarse para partir a donde la Hokage. Cuando escucho unos ruidos a sus espaldas volteo con lentitud. Lo que vio lo cautivo como todas las mañanas. Solo que esta ves, mas que en ocasiones anteriores.

Su imagen de ella sentada en la silla de ruedas no afectaba de nada en que la vestimenta que tenia puesta le hiciera justica, realzaba ese carácter que en ella existía, su rudeza relucía como nunca. Toda su persona era una exquisitez para sus cinco sentidos.

Por kami, juraba que lo que sentía en verdad era muy diferente de lo que alguna vez sintió por su compañera de equipo, Sakura.

Lo que sintió por ella era comparable a tipo de gustos que tiene un niño, un gusto muy inocente. Pero lo que sentía ahora por aquella mujer que en estos momentos era su mundo, era algo muy diferente que estaba también en un nivel muy diferente.

Un gusto más maduro. Y por que negarlo también por completo de un modo sexual, por que cada ves que la veía sentía la necesidad de tenerla entre sus brazo. Así poder degustarla, saborear cada centímetro de su piel. Marcarla dando entender que era de el y de nadie mas. Lamentablemente podrían ser que los sentimientos de el no era correspondió por ella, no aun, por eso no había vuelto hablar sobre su confesión.

Quería darle tiempo, pues no era imposible que ella llegara asentir algo por el como el lo asía por ella.

-¿Qué tienes? – Le dijo ella sacándolo de sus pensamientos.

-No nada – Mintió. Era mejor no externar sus pensamientos a ellas y más si era sobre su persona. No quería descubrir lo que le aria si se enteraba que pensaba así de ella.

-¿Nos vamos entonces? – Le pregunto. Ni siquiera habían almorzado pero ya lo aria cuando salieran del interrogatorio.

-Si claro – Respondió y apunto estuvo de colocarse de tras de ella para empujar su silla de ruedas, cuando sintió su mirada penetrante posarse en el.

Si ahora que se lo recordaba, ella le había pedido que el le dejara intentar a ella manejar su silla sin que la empujara el.

Dio la vuelta y camino hasta la puerta desistiendo en la idea de ayudarla. Era mejor dejar ese asunto por la paz.

Tras salir del departamento se dirigieron a la Torre Hokage para ver a Tsunade sin saber que mas adelante tendrían una nada grata sorpresa.

OOOOOOOOOOOOOOOOOOO

12:30

Tomo un trago de Sake, esta le recorrió la garganta quemándola a su paso o esa era la sensación que esa bebida embriagante le causaba siempre. Otro papel firmado.

Otro sorbo al Sake y un documento más firmado y listo para ser implementado en lo que seria usado.

Un trago más de Sake. Joder en verdad por que tenía que haber tantos documentos que checar.

Observo un momento a su ayudante que estaba delante suyo sentada en una silla acomodando unos documentos ya listos para se archivados.

-¿Shizune podrías checar si la Anko Mitarashi fue avisada sobre la interrogación que le ara a la compañera de Naruto? – Le pregunto tranquilamente.

Shizune asintió parándose de donde estaba, después salió de la evitación para ir haber si la mujer en cuestión fue avisada.

Normal mente era Ibiki el que interrogaba, siendo el uno de los mejor en eso seguido de Anko. Lamentablemente el tenia otros interrogatorios así que seria Anko la encargada de hablar con Tayuya. Normal mente no lo asía pero se las apañaba bastante bien con lo que respectaba a los interrogatorios.

Viéndose ido Shizune, dejo aun lado la ahora pequeña pila de documentos que un día antes la antes nombrada había atraído. Miro atreves del gran ventanal de la oficina. La inmensidad del pueblo de Konoha.

Faltaba poco para que fuera la hora del interrogatorio. Se pregunta si esa chica en verdad tendría alguna información que fuera de alguna utilidad. Quizás algo que tenga que ver sobre la ubicación de Orochimaru.

Debía ser, puesto que ella fue una de los cuatro, y en algún momento cinco del sonido, los mismo eran por así decirlo los guarda espaldas del Sannin de las serpientes y ellos y iban adonde el iba, por eso debía tener la información de las ubicación de todas las guaridas y refugios de ese ninja renegado de Konoha. Teniéndola no seria difícil dar con el y en el proceso acabar con su persona.

Claro que eso no quiere decir que solo la interrogaban para sacarle la información, no, por supuesto que no, era necesario interrogarla, esos eran los pasos a seguir, si ella quería borrar ese historial criminal que cargaba en sima y así poder quedarse en el pueblo.

Y la información sea la que sea sin importar que no fuera en realidad la que ella quería que fuera, seria tomada en cuenta.

Ahora que lo pensaba también tenia que informar a Naruto acerca de ese documento que recién tubo en las manos y que tanto el como lo fue en algún momento para su familia, le concernía por completo.

Solo quedaba esperar a que todo saliera bien, par que ese mismo día Naruto supiera eso tan importante que debía decirle tenia que decirle. Y ver como iba a tomarlo

Suponía que bien, después de todo, el ya sabia quien era su padre y lo que eso conllevaba o la mitad puesto que lo que iba a decirle cuando el llegara, era la otra mitad de las consecuencias de saber que era un Namikaze. Eso que estuvo oculto por varios años. Valla a saber por que. Pero que ahora que ella ya tenia conocimiento de la existencia de esa información. Nada evitaría el decirle a Naruto eso que el debía saber.

-Espero te sea grata la sorpresa que ahora te tengo – Susurro al aire.

Solo debía esperar

OOOOOOOOOOOOOOOOOOO

01:00 pm

Ya iban tarde a con la Hokage. Todo por no poder esperar a comer después del interrogatorio. Claro que no pudieron, su hambre fue mas fuere que su urgencia por llegar a su destinos. Ninguno pudo objetarse así mismo ni entre si que no debían parar a comer.

Lo echo, echo esta y no podían arreglarlo solamente les quedaba apresurar un poco mas el paso ahora que retomaron su andar.

Naruto no pudo evitar desviar su mirada para observar con detenimiento las diferentes reacciones que pudiera presentar al irse acercando a su destino, su chica. No, corrección no su chica, aun no lo era. Ojala y en un futuro cercano si lo fuera. Como lo anhelaba.

Tan metido estaba en sus cavilaciones de lo que quisiera que fuera su futuro, no noto lo solitario que se había puesto el lugar donde se encontraban. Al contario que su acompañante, esta lo noto enseguida.

-¿No encuentras algo extraño a tu alrededor? –

-¿Eh? – Siendo sacado de sus pensamientos miro a todos lados buscando aquello que ella notaba raro pero… - Yo no…

-¡¿En verdad? – Inquirió con algo de sorpresa por la respuesta de el. Como era posible que el no notase lo solos que se encontraba. Hasta que grado podía llegara su idiotez y falta de atención.

Volvió a ver a su alrededor y al fin comprendió lo que ella quería decir. Lo que ella le pareció extraño era que estaban completamente solos.

Los locales de toda la calle estaban cerrados y ningún civil o ninja estaba por las inmediaciones. O eso creía.

-Se celebra algo hoy como para que no a ya gente?.

E intento recordar si así era. Si era posible que hubiera alguna celebración o algo más de motivo para que no hubiera nadie en el sitio. Pero nada. Ninguna celebración que recordase se daba ese día. Nada para que estuviera tan calmada. Era extraño.

La miro confundido.

-Ninguna festividad se da hoy… - Su respuesta se fue a pagando al mismo tiempo que percibía un sinfín de variedades de chakra, todas a su alrededor.

Algo andaba mal muy mal.

Lo siguiente que paso, fue algo que ellos dos no se esperaban. De todas direcciones aparecieron ninjas que reconoció como Anbus debido a sus vestimentas, que con gran rapidez se acercaban a ellos. Con muy malas intención, según parecía.

Unos movimientos de manos y el estaba listo para defenderla a ella. En gran cantidad varios Narutos tomaron lugar su alrededor de ellos y todos con un pasamiento en mente, no permitir que le pasara algo malo a ella.

Arrasaría a todos ellos que lo intentaran. No dejaría a nadie con vida.

Continuara…

OOOOOOOOOOOOOOOOOOO