¡Hola!

Llevaba mucho sin escribir aquí, y la verdad necesitaba cambiar de aires un poco, así que decidí avanzar un poco esta historia. Y como algunas personas me han preguntado sobre este Fic, decidí actualizarlo, y de paso contesto: Sí, lo voy a continuar.

Aunque ahora mis planes son terminar Mr. Brightside lo antes posible. Pero bueno os dejó un poquito de esto ;Þ

¿Y comos siempre preguntáis: Sí, Edward saldrá en esta historia... pero todavía no.


Capítulo 18

BPOV

-¿Y bien?

-¿Y bien qué?

-¿Nos vas a decir qué tal?

Miré a Jess, y después a Angela. Sonreí y negué levemente, mientras ponía la cámara delante de mi cara y disparaba a traición.

-¡Bella! - grito Jess - Es la digital, ¿verdad?, ¡no quiero que me hagas fotos con carrete!

-Si - dije dándole la cámara para que pudiera ver la foto.

-¡Qué HORROR! ¡Bórrala!

-A mí me gusta como salimos - dijo Angela cogiendo la cámara y observando la fotografía en la pantalla detenidamente.

Jess le quitó la cámara y empezó a darle al zoom para inspeccionar la foto más al detalle.

Angela y yo nos miramos. Yo la sonreí. Vocalizó un ¿estás bien? y yo asentí en respuesta.

Contarle a Jess los detalles de mi primera vez, no era algo que quisiera hacer ahora mismo. Jess habla, y muchas veces no lo hace con mala intención, pero un comentario, aunque fuera indirecto, delante la persona incorrecta y en menos de un par de horas mi padre estaría deteniendo a Jacob y yo estaría castigada de por vida.

Y aún así ya corría demasiados riesgos con el hecho de que Jess sabía que lo habíamos hecho. Aunque claro siempre podría negarlo, total, mi padre ya sabia, aunque yo lo había negado, que Jake y yo habíamos hecho algo mas que besarnos.

¿Y los detalles? Yo no querría oírlos de otros... porque ir contando los míos por ahí.

La campana sonó y nos levantamos del banco en el que esperábamos y caminamos hacia clase.

Por el pasillo a lo lejos, le vi. Él miró hacía donde yo estaba, como si supiese que yo estaba en la otra punta del pasillo mirándole. Me sonrió.

Dijo "Te quiero".

Yo contesté lo mismo. Y deseé que acabaran ya las clases de hoy.

JPOV

Charlie me miraba en silencio, mas de lo normal.

-¿Así que un trabajo de biología?

-Si.

-¿Sin previo aviso?

-No, bueno, se supone que tenemos que entregarlo el jueves y Bella pensó que era mejor acabarlo cuanto antes, porque tenemos otros trabajos en otras asignaturas que nos llevarán más tiempo y bueno yo pensé que tenía razón así que...

-Papá, ¿que haces?

Los dos nos giramos hacia Bella, que movía sus ojos entre el Jefe Swan y mi cara, claramente molesta.

-Intento hablar con Jacob.

-No... Intentas ponerle nervioso con un interrogatorio. Y todo eso que te esta contado ya te lo he contado yo.

-Es lunes, mañana hay clase, la quiero en casa antes de las 7 - dijo Charlie dirigiéndose hacia mi de nuevo.

-Si, Señor. - susurré yo, aunque quedó tapado con la protesta de Bella.

-Ahora tengo 10 años otra vez, por favor...

-Tenéis clase mañana.

-La cena esta en el horno, solo tienes que calentarla unos 20 minutos. Volveré cuando acabemos el trabajo y si no lo acabamos no será mas tarde de las 9 - Bella me agarró del brazo y tiró de mi hacia ella- Jake, vamos.

-Jacob... - el jefe Swan me miró mas serio todavía- no más tarde de las 8.

-¡Papa!

-Isabella, he dicho que las 8.

Tras eso, caminó hacia su sillón, se sentó y encendió la TV.

Bella, protestó todo el tramo desde su porche hasta mi coche.

-Es culpa tuya -me espetó mientras se abrochaba el cinturón.

-¿Qué? - protesté soltando un pequeño gallo.

-Si, Charlie te pone nervioso. La próxima vez limítate a contestar si o no.

-¿De que estás hablando?

-Te has puesto nervioso y se ha dado cuenta.

-Solo vamos a estudiar.

-Sabe que no vamos a estudiar.

-¿Por qué estas enfadada conmigo?

-No estoy enfadada contigo - contestó bruscamente, claramente demostrando lo contrario.

-Bella...

Su expresión cambió, del enfado a la resignación en milésimas de segundos.

-Lo siento, ¿vale? Es qué Charlie me... me hace enfadar. No confía en mí, ni en ti, ni en nada de nada... aún se cree que soy una niña pequeña.

-Bueno, eso, es cosa de los padres, porque mi padre hacer lo mismo con mis hermanas, si fueras chico, le daría todo igual.

[...]

Mi padre estaba en casa de los Ateara, según la nota que encontré en la repisa de la cocina. Y después de picotear un poco y estudiar durante unos poco productivos 20 minutos, acabamos enrollándonos en el sofá, con la TV sin volumen y la luz apagada. Con Bella sentada sobre mi regazo y sus manos bajo mi camiseta y las mías bajo la suya no tardamos en dejarnos llevar. Mi camiseta acabó en el suelo, aunque ella no me dejaba quitarle la suya.

-Vamos a mi cuarto... - susurré besando su cuello insistentemente.

-¿Y si viene tu padre?

-¿Prefieres que nos pille aquí?

Bella dejó de besarme y me miró a los ojos. Negó sonriendo tímidamente y después se apoyó sobre mis hombros y se puso de pie, ofreciéndome su mano mientras me levantaba.

Cerré la puerta de mi cuarto cuando estábamos dentro y encendí la luz. Bella caminó hasta la mesilla y encendió la lámpara que había en ella.

-Apaga esa luz... es muy... fuerte - susurró mientras se sentaba en la cama y me observaba.

Me senté a su lado y me acerqué a ella retirando el pelo de su hombro y besándola el cuello, retomándolo donde lo había dejado.

Bella respiraba con dificultad, y hacía pequeños círculos con los dedos sobre mi rodilla.

-¿Quieres hacerlo? - susurró.

Sonreí mientras seguía besando su cuello

-Sólo si tú quieres.

Noté una pequeña carcajada interna en su cuerpo mientras se separaba un poco y, por fin se quitaba su camiseta.

Y después se agachó y empezó a quitarse las botas.

Yo me levanté hasta la cómoda para coger un condón del cajón de la ropa interior.

-¿Los guardas ahí?

Me giré para encontrarme con la cara de espanto de Bella.

-Mmm... Sí... - contesté, aunque sonó un poco a pregunta.

-¿Y si los ve tú padre?

-No los va a ver.

-¿Y cuando te guarde la ropa?

-Yo me guardo mi ropa.

-¿Siempre?

-Si.

Ella entonces desabrochó sus vaqueros y se los quitó, quedando en ropa interior.

-Hace frío - dijo mientras tiraba de mi edredón apartándolo lo suficiente para meterse debajo.

Yo hice lo mismo.

En pocos minutos nos habíamos deshecho de la ropa interior y Bella estaba acariciando mi pene lentamente. Mientras yo con mis dedos la acariciaba a ella.

-¿Puedo ponértelo yo? - dijo sentándose de repente y cogiendo el condón de la mesilla.

-Si claro - Bella realizó todo el proceso con mucha delicadeza y lentitud y después se tumbó a mi lado, mientras yo me ponía sobre ella. - Iré despacio - le dije besando sus labios mientras lentamente la penetraba. Bella gimió y la noté tensarse, pero en seguida se relajó y empezó moverse conmigo.

Las sensaciones me inundaban y sabía que no duraría mucho.

-¿Quieres ponerte encima? - jadeé mirándole a los ojos.

-Si...

Nos giré lentamente. Sujetando su cuerpo contra el mío.

Bella intentó incorporarse, cerró los ojos y yo también. Al sentarse, me introduje en ella por completo.

-Oooo - Abrí los ojos y pude ver la expresión de Bella... su ceño fruncido dejaba claro que estaba incomoda.

-Ven - dije mientras intentaba tumbarla de nuevo para aliviar un poco la molestia que sentía.

-No... Espera... es que... puedo sentirte... - Bella movió tentativamente las caderas de alante atrás.

Los dos gemimos.

Bella abrió los ojos y volvió hacer el movimiento sonriendo.

Repitió varias veces esto mientras mis manos sujetaban sus caderas y después me dejó guiarla de arriba a abajo sobre mi hasta que noté que estaba cerca de llegar al orgasmo.

La tumbé sobre la espalda con delicadeza y ella besó mis hombros.

Aceleré el ritmo de las embestidas cuando noté como el cuerpo de Bella se contraía rítmicamente y ella gemía mi nombre cerrando los ojos con fuerza.

Yo me desplomé sobre ella segundos después de correrme también.

-Wow - dije entre dientes, con la cabeza hundida en el hombro de Bella. Nunca había sentido un orgasmo tan potente como el que acaba de tener.

Bella aún jadeaba y protestó ligeramente cuando separé nuestros cuerpos.

-Jake... ha sido mejor que el otro día.

-Y que lo digas. Ahora vuelvo... voy a tirar esto.

Cuando volvía a la habitación Bella estaba terminando de vestirse de nuevo.

-¿Qué haces?

-Son casi las 8, deberíamos... no quiero que Charlie se enfade.

Bella me miró y sonrió. Radiaba felicidad, sus mejillas estaban aún sonrojadas.

-Estas guapísima - dije mientras me vestía de nuevo.

Bella me sonrió mientras se acercaba a mí y me besaba en la mejilla.

-No hace falta que me hagas la pelota - dijo guiñándome un ojo mientras salíamos de mi habitación.

BPOV

Charlie miró el reloj según me vio entrar por la puerta.

Eran las 8:10.

-Son y 10 - murmuró.

-Papá...

-Si, lo sé.

-Dije a las 8.

-Lo sé.

Me miraba con la cara inexpresiva. Yo alcé las cejas esperando.

-Bella, verás, tu eres una chica responsable, sacas buenas notas, te encargas de la casa... no quiero ser el padre severo y tirano, pero entre semana, preferiría que si Jake y tu os quedarais aquí.

Incliné la cabeza hacía un lado sin entender.

-No me gusta esa carretera, Bella, y mucho menos de noche, y ahora llueve y nieva a menudo, si vais en tu coche tendrás que volver sola. Y si vais en el de Jake, te tiene que traer y volver.

-De acuerdo... lo tendré en cuenta.

-¿Cómo está Billy?

-Pues... estaba en casa de Quill. - Charlie, endureció la expresión unos segundos. Después se relajó. - ¿Has cenado?

-Si. - dijo - Gracias por hacer la cena.

-De nada. Voy... voy a darme una ducha y después estaré en mi habitación.

-De acuerdo. - dijo desviando la mirada hacia la televisión de nuevo.

Subí lentamente a mi cuarto, mientras escribía un mensaje a Jake.

Hazme una perdida cuando ya estés en casa. TQ. B

Mientras estaba en la ducha me llegó un mensaje que leí con cuidado de no mojar el teléfono.

Ya estoy en casa, peque. Espero que Charlie no fuera muy duro. Te veo mañana. TQ. J