Los personajes pertenecen a su autora Stephenie Meyer.

Bella POV

Por fin habían llegado nuestras vacaciones después de pasar nuestros días encerradas en los salones de clase al fin veíamos la luz del sol, estaba al borde de la locura ya me habían relacionado con los vampiros estaba demasiado blanca y pálida, ni hablar de mi compañera de clases y habitación mi mejor amiga Rosalie Hale.

Habíamos planeado los siguientes días de vacaciones, nos íbamos para la playa a divertirnos, ya lo veía todo en mi mente bronceándonos y jugando con el agua, la arena y el sol, sin duda serían las mejores vacaciones de nuestras vidas.

Reserve en un hotel que me recomendó una amiga, que pasó sus vacaciones en la Isla más bella del Caribe Curazao, me dijo que ese había sido el mejor verano de su vida…

"Rosalie" – grité al salir de clases, "no puedes creerlo ya estamos de vacaciones, no puedo esperar a que nos vayamos, dios este viaje va a ser lo máximo"

"Calma Bella, respira, relájate" – dijo riéndose, "Yo tampoco no puedo esperar, este viaje va a ser grandioso"

"Será el mejor de nuestras vidas" – dije entusiasmada.

"Vamos a casa a descansar y terminar de empacar, por que salimos mañana a primera hora" – contestó.

"Adiós clases, Adiós Universidad de New York" – dije con una gran sonrisa en mis labios.

Nos fuimos a casa cada una en su carro, yo era una chica bien posicionada digamos con el suficiente dinero para vivir y permitirme ciertos lujos cada vez que quería, en cambio Rosalie ella poseía una gran fortuna a ella le encantaban las joyas, los lujos, viajar en primera clase, los yates y toda la vida de millonaria, ella tenía un hermoso BMW Convertible negro, mientras que yo tenía un Audi TT Roadster descapotable, éramos para algunos la envidia de la Universidad con nuestros autos, mi lema era "la envidia es buena siempre y cuando la cause yo."

Adorábamos cuando los demás se nos quedaban mirando con cara de bobos, jamás podrían tener lo que nosotras teníamos, aparte siempre habían dos chicas que nos querían superar pero no nos llegaban ni a los talones esas eran Jessica Stanley y Lauren Mallory, como las odiaba cada vez que las veía, se creían lo máximo, pero no levantaban ni el polvo que había debajo de sus pies.

Por supuesto que eso no las beneficiaba para nada, mientras que nosotras teníamos a quien quisiéramos comiendo de nuestra palma de las manos en especial a los chicos. A pesar de ser chicas algo pretenciosas éramos buenas con los demás, solo nos burlábamos de las personas que se atrevían a meterse con nosotras, Jessica y Lauren se incluían y es que ellas fastidiaban a todo el mundo hasta la mosca que revoloteaba a su alrededor, con eso se ganaron el premio de las más odiadas de la universidad ¿acaso más idiotas no podían ser?, ni de qué hablar de sus promedios en la Universidad eran de lo peor, ni siquiera quiero imaginar que rayos hacen para aprobar las asignaturas.

Conduje hasta la casa, no sin antes hacer una parada en Starbucks por un par de cafés y algunos muffins para ganar energías mientras empacábamos, el chico de la caja no paraba de mirarme no recordaba haberlo visto alguna vez, cuando me entrego mis cosas me guiño el ojo, bueno no era tan mal parecido a lo mejor trabaja allí para pagarse sus estudios, si tan solo Rose lo hubiera visto uhm creo que cumple con sus estándares.

Llegué a la casa y aparqué en el garaje, al entrar vi a Rose corriendo por toda la casa, buscando sus cosas al parecer le había dado un ataque de pánico, siempre se ponía así cuando no encontraba algo.

"Hey Rose" – pregunté – "¿Qué te pasa?, por qué tienes cara de que estoy al borde un colapso nervioso"

"Bella, al fin estas aquí" – contestó, "No encuentro mis pendientes favoritos, se que los deje en algún lado cuando regresé de mi cita con Edward"

"Pues no los he visto. ¿Con quién saliste?" – pregunté confusa, "¿Y ese, donde salió?"

"Es un chico que conocí por un amigo" – respondió, "es bastante simpático, me cayó muy bien"

"Ah…Uhm… ¿Y qué volverás a salir con él?" – inquirí buscando que mi amiga me soltara todo sobre su cita la noche anterior con el tal Edward.

"Pues no sé, no lo creo, ya veremos" – dijo encogiéndose de hombros.

"Malvada" – dije, "¿No le darás falsas esperanzas?"

"Como se te ocurre jamás" – dijo, "pero eso no importa en este momento, quiero mis pendientes"

Hubo un silencio corto entre ambas, ella aún estaba desesperada por encontrar sus pendientes, me extrañó que no me haya contado nada de su cita se supone que nos contábamos todo una a la otra, pero esta vez prefirió callárselo todo, me preguntó donde estudiará ese Edward, ¿Quién es? ¿Por qué tanto misterio?, ya tendré tiempo de averiguarlo tarde o temprano…

Terminé de empacar mis cosas mientras Rose estaba en lo suyo, total nunca me dijo que le ayudara, en mi maleta no había empacado demasiadas cosas solo lo necesario si necesitaba algo simplemente iría a comprarlo, al final tenía tres maletas con la suficiente ropa, zapatos y accesorios nunca se sabía que podría pasar en un viaje a la playa.

Tomé una ducha caliente para ayudarme a descansar, me puse mi pijama y me metí a la cama, dejé que el sueño se llevara el estrés que había pasado en el último día de clases, ya que mañana me esperaba las mejores vacaciones de mi vida.

Sentí una luz entrar por mi ventana, era una luz cegadora me di cuenta que ya había amanecido supuse que no era muy tarde aún, me volteé a ver mi despertador y marcaba las 7:05 AM debía despertar a Rose. Me desperecé y salí de la cama con ganas de seguir durmiendo unos tres días seguidos pero al recordar que hoy empezaban las vacaciones de verano y era hora de irnos de esta ciudad, fui hasta su cuarto a despertarla era demasiado dormilona. Salte hasta su cama y empecé a gritar.

"Rosalie levántate, hoy nos vamos para la playa"

"Bella, ¡qué diablos haces saltando en mi cama!" – dijo

"Pues que crees, jugando al guitar hero" – contesté sarcásticamente, "no es obvio levántate que nos tenemos que ir de esta ciudad, además recuerda que tenemos que estar en el aeropuerto temprano"

"Si lo sé"

"Bueno entonces mueve tu trasero y apúrate te quiero abajo en medía hora" – dije

"Está bien, lárgate" – masculló

"Ok, ok me largo" – contesté y salí de la habitación.

Fui al baño tome una ducha rápida y me vestí con unos vaqueros azules y una blusa escotada por la espalda de color blanco me puse unas sandalias blancas a juego, tome mis cosas y las baje hasta el piso de abajo. Rosalie aún no había bajado ¿por qué rayos se dará tanta bomba?, hoy es nuestro día por dios, se me nota que estoy desesperada por irme ya mismo a la playa.

Me esperaba el sol, la arena, el mar y muchos chicos guapos, si mi mejor amiga no se apura en este instante, juro que me voy a ir sin ella, empezaba a contar los minutos si en dos minutos no bajaba, iba subir y bajarla arrastrada por los cabellos.

"Rosalie tienes 5 segundos para bajar o me voy sin ti" – amenacé.

"Ya voy Bella deja el desespero, los chicos no se van a ir de la playa si eso es lo que estas pensando" – dijo desde el piso de arriba, rodé los ojos ante la afirmación.

"Rayos, no me vengas con esa Rose" – contesté, "No es por eso que quiero llegar rápido"

"Ah no y entonces ¿por qué es?" – preguntó mientras bajaba las escaleras

"Bueno, porque quiero aprovechar todo el sol estos días" – dije pagada a mi misma.

"Si, si claro como no" – manifestó

"Shh calla, agarra tus cosas y vámonos" – declaré, "¿iremos en mi auto o en el tuyo?"

"En ninguno de los dos" – dijo, hice una mueca al escuchar eso, "¿acaso vamos a pie o qué?"

"Eres una tonta, como pretenderás que vayamos a pie hasta el aeropuerto, he llamado a una limosina para que nos venga a buscar" – anunció

"Eres lo máximo Rose" – dije abrazándola.

"Obvio, claro que lo soy" – contestó, adoraba ser el centro de atención.

En eso llaman a la puerta, salí a abrir allí estaba un chofer, detrás de él una hermosa limosina negra esperando por nosotras, saludé al chofer con un Buenos Días mientras sacábamos nuestro equipaje, él muy amablemente nos ayudó y subimos para irnos hasta el aeropuerto donde nos esperaba un viaje hasta Curazao a pasarla fenomenal.


Hola a todas he aquí una mini historia que se me ocurrió durante mis vacaciones en la playa, empiezo a creer que el sol me afecta demasiado…y bueno me he decidido subirla. Las fotos de los carros están en mi perfil.

Espero que les haya gustado el capi, dudas, sugerencias y demás cosas notifiquen con un review.

¡Besos y Abrazos!