Hola!!! ACLARACIÓN: AUTORA ORIGINAL: NORIKO KYODA, NO ME PERTENECE LA HISTORIA YO SOLO LA PUBLICO EN ESTA HISTORIA...les llegue con otra historia tan genial como la otra...la de contrato=¿amor?... Denle una oportunidad...y no se arrpentirán :P...La autora sigue estando inspirada y esta historia me parecio tan buena como la otra...es un sasusaku...les encantara...ahora...los dejo leer...

Y SI TENGO PERMISO DE LA AUTORA :P


Scene 1: Sin esperanza

Los rayos del sol se colaban entre el follaje de los árboles del bosque iluminando el lento e indiferente andar de Sasuke, su rostro no reflejaba expresión alguna, parecía como si conociera de memoria el camino que recorría en ese instante. Al entrar a un claro rodeado por árboles de cerezo recién florecidos se percató de su presencia, ahí estaba ella dándole la espalda, los mechones rosados de su cabello se movían al ritmo del viento al igual que los pétalos de las flores a su alrededor, la contempló en silencio. Entonces se giró hacia él, de nuevo pudo ver esos hermosos ojos verdes mirándolo, el sutil sonrojo en sus mejillas enmarcando esa tierna sonrisa dedicada a él mientras se acercaba a la chica.

Cuando por fin estuvo frente a ella, Sakura levantó su rostro para seguir mirándolo, él pudo ver su reflejo en aquellos ojos de color y belleza igual a la del jade, cerró los suyos por una milésima de segundo en un intento por grabar la imagen del dulce rostro de Sakura en su memoria, cuando volvió a abrirlos Sakura seguía parada frente a él, sin embargo, su mirada lucía totalmente distinta, el brillo que había en sus ojos se iba desvaneciendo lentamente mientras seguían fijos en él, un pequeño hilo de sangre salió de su boca y corrió desde su labio inferior hasta su barbilla. Sasuke bajó la mirada un poco más y entonces vio su mano derecha sosteniendo la katana que atravesaba el abdomen de Sakura, volvió a centrar su mirada en el rostro de la chica, poco a poco iba perdiendo su color al tiempo en que sus ojos se iban cerrando y entonces pudo escuchar un último susurro: "Sasuke-kun".

Abrió los ojos intempestivamente sentándose de golpe en la cama, su respiración era agitada y su cuerpo se hallaba cubierto por una fina capa de sudor. Comenzó a mirar detalladamente donde se encontraba, era su habitación en una de las fortalezas que pertenecieron a Orochimaru, no había nadie en el lugar, respiró profundo y pudo sentir una aguda punzada en su interior, miró su cuerpo y se percató del vendaje que traía puesto a la altura del abdomen

_ Así que después de casi dos semanas por fin despertaste... -dijo Suigetsu que se encontraba recargado en el umbral de la puerta- ... ¡Vaya que fue un gran golpe, Sasuke!... por poco te perdemos, es un milagro que ese chico no te matara, aunque ese era su objetivo... lástima que aquella chica no haya corrido con la misma suerte que tú... -el pelinegro lo miró extrañado- ... en fin... -dijo en un suspiro- ... te dejaré para que descanses... no te preocupes, no le diré a Karin que has despertado así que puedes quedarte tranquilo y dormir... -en ese momento salió del lugar y cerró la puerta tras de si.

Sasuke estaba realmente confundido, cerró los ojos tratando de encontrar algo en sus pensamientos y así lo hizo, cientos de imágenes de lo que parecía haber sido una batalla pasaron vertiginosamente por su cabeza, luego vio una escena en la que Naruto estaba en el piso con el cuerpo inerte de Sakura entre sus brazos, entonces se puso de pie dejando delicadamente a la chica en el piso y comenzó a caminar hacia él mirándolo con los ojos del demonio. "¡¡La mataste!! ¡¿Cómo pudiste hacerlo?! ¡¡TU LA MATASTE, SASUKE!!" gritaba una y otra vez el chico mientras las lágrimas corrían por sus mejillas a la vez que lo atacaba con toda su furia. Lo último que recordó fue a él mismo recibiendo el Rasengan de Naruto sin siquiera hacer un intento por defenderse luego, todo se volvió oscuridad.

_ [Así que eso pasó... yo... la maté...] -pensó mientras una segunda punzada aún más dolorosa que la anterior invadía su cuerpo. Al fin lo había hecho, al fin había matado a una de las personas para las que él había sido importante, había asesinado a la persona que una vez confesó sentir amor por él, no podía creer que hubiera sido capaz de cruzar esa delgada línea, de llegar a tal extremo, una voz comenzó a resonar como un eco dentro de su cabeza "Detente!... no lo hagas Sasuke! por favor!" -era la voz de ella suplicándole... ¿acaso su alma estaba tan podrida como para ya no sentir cariño ni piedad hacia los demás?... definitivamente se había convertido en el ser más despreciable que hubiera pisado la tierra, sólo vivía para causar dolor y desgracia en las personas que alguna vez consideró importantes para él... el simple hecho de su existencia era como una maldición... su destino definitivamente era estar siempre solo...

Lejos de ahí, en la aldea de Konoha, Tsunade entró a la habitación de cuidados intensivos del hospital, en la cama yacía Sakura y Naruto estaba sentado a su lado completamente dormido. La rubia se acercó a él, colocó su mano sobre el hombro del chico y comenzó a moverlo ligeramente a la vez que le hablaba

_ Naruto... Naruto despierta... Naruto... -finalmente el rubio abrió los ojos con pesar

_ ¿Qué sucede Tsunade-sama? -dijo mientras frotaba sus ojos. La mujer no pudo ocultar su sorpresa al escuchar al ojiazul hablarle de esa manera, definitivamente debía estar muy afectado como para que se olvidara de las otras maneras en las que se dirigía a ella

_ Otra vez te quedaste aquí dormido cuando te ordené explícitamente que te fueras a tu casa a descansar... -respondió seriamente- ... si sigues así pronto tendrás que dormir aquí en el hospital pero por agotamiento físico

_ Lo...lo lamento... no pude evitarlo... tengo miedo de que si no estoy Sakura-chan se vaya definitivamente... -la mujer no pudo evitar enternecerse al ver al chico con esa expresión en su rostro

_ Sabes que el daño que recibió fue enorme... sus órganos internos resultaron sumamente lesionados, es un milagro que no estallaran en su interior... gracias al cielo que se encontraron con el equipo de Shikamaru para que Ino lograra estabilizarla mientras conseguían llegar a la aldea, si no probablemente ahora Sakura ya estaría muerta... hemos hecho hasta lo imposible por salvarla... todo depende de ella ahora, Naruto...

_ Lo sé... -respondió en un suspiro. Inmediatamente las imágenes de lo que había hecho Sasuke pasaron por su cabeza ¿cómo pudo haberse atrevido a intentar matarla?

_ Debes irte a descansar Naruto... es una orden y no quiero excusas... -dijo seriamente la rubia- ... no quiero verte aquí hasta dentro de seis horas... y si se te ocurre desobedecerme prohibiré tu entrada al hospital ¿te quedó claro?... -el rubio asintió y salió de la habitación, no sin antes dirigirle una última mirada a su amiga.

Naruto iba caminando por las calles de Konoha hacia su apartamento, Sakura llevaba inconsciente en el hospital dos semanas. No podía evitar sentirse culpable por lo sucedido, si él hubiera llegado a tiempo hubiera podido salvarla del ataque de Sasuke, no entendía por qué el que consideraba hasta ese momento su mejor amigo pudo haber hecho algo así, siempre pensó que a pesar de esa personalidad que tenía, en el fondo tanto él como Sakura eran tan importantes para Sasuke como él lo era para ellos pero se equivocó, le dolía darse cuenta que para Sasuke nunca existieron ni existían personas importantes, su personalidad egoísta llegaba al extremo de no importarle por quien tendría que pasar sólo para cumplir sus objetivos y ahora por culpa de aquel por el que hubiera arriesgado su vida sin pensarlo dos veces, la única familia que tenía se estaba debatiendo entre la vida y la muerte.

Iba metido en sus pensamientos hasta que escuchó que alguien mencionaba su nombre detrás de él

_ Na...Naruto-kun... ¿có...cómo te encuentras? -preguntó tímidamente la chica a sus espaldas. El ojiazul se giró para mirarla, ella pudo darse cuenta que su pregunta no tenía sentido- ...go...gomen ne Naruto-kun... no debí preguntar

_ Tranquila Hinata-chan... no tienes por qué disculparte... ¿se te ofrece algo? -la chica negó con la cabeza

_ Estoy bien... ¿a... a dónde vas Naruto-kun?

_ A mi casa... la oba-chan me ordenó descansar... aunque creo que primero comeré algo

_ Si... si quieres... yo puedo prepararte algo... -el chico sonrió levemente

_ No es necesario Hinata-chan... mejor acompáñame a comer un poco de ramen ¿quieres? -la ojiperla se sonrojó- ... ahora mismo me haría bien un poco de compañía... -después de que ella asintiera, ambos se dirigieron al puesto de ramen. Luego de varios minutos, Hinata acompañó a Naruto a su apartamento, en el camino no dijeron absolutamente nada, la ojiperla pudo darse cuenta de que el chico se encontraba realmente devastado por lo que estaba ocurriendo, no sabía que podía hacer o decir para reconfortarlo aunque fuera sólo un poco. Cuando llegaron a las escaleras, ambos se detuvieron- ... gracias Hinata-chan... aunque en las citas se supone que el chico es el que acompaña a la chica a su casa... -la ojiperla se sonrojó

_ ¿Cita?

_ Eh... perdón Hinata-chan... ya estoy diciendo puras tonterías... muchas gracias por soportarme sé que en estos momentos no soy la mejor compañía para nadie...

_ E...eso no es cierto Naruto-kun... es lo único que puedo hacer por ti ahora... -desvió su mirada hacia un lado- ...lamento no poder ser más útil... -entonces sintió los brazos del rubio a su alrededor

_ Arigato, Hinata-chan... -susurró, luego se separó de ella y se dirigió a su casa. La ojiperla se quedó parada ahí por varios minutos, ¿en verdad Naruto acababa de abrazarla?... no pudo evitar sentirse contenta pero en seguida pensó que tal vez había sido simple agradecimiento, no debía hacerse ilusiones, hasta donde sabía, Naruto siempre estuvo enamorado de Sakura y si no quería salir lastimada debería de tener eso muy presente.

Todo era completa oscuridad... ¿acaso estaba muerta?... era lo más probable, tal vez lo mejor. Aún podía escuchar el sonido de sus entrañas crujiendo en su interior, podía sentir la mirada penetrante de Sasuke fija en ella, aún podía sentir esa katana en su abdomen despidiendo una corriente eléctrica que recorría de manera sumamente dolorosa todo su cuerpo. Jamás había pensado que llegaría el día en el que quisiera estar muerta hasta que volvió a encontrarse con él. Creyó que esta vez si podría hacer que regresara a su lado pero se equivocó, realmente se sentía una estúpida al haber pensado de manera tan ingenua.

Siempre creyó que después de algún tiempo Sasuke regresaría a la aldea, al verla le diría que ella había sido el motivo de su regreso y a partir de ese día iban a poder compartir el resto de sus vidas juntos en completa felicidad, de nuevo, qué estúpida al pensarlo. En vano fueron todas aquellas noches en las que lloró frente a su ventana abrazando la única imagen que tenía de él, rogándole al cielo porque volviera a ella; en vano fueron todas aquellas veces en que arriesgó su vida tratando de hallar algún indicio que le indicara donde se encontraba; en vano todas aquellas veces en las que le rogó a Naruto que lo llevara de regreso a la aldea; en vano haber guardado todo ese amor que sentía por él pensando en la mínima posibilidad de que tal vez algún día regresara y pudiera expresárselo de todas las formas posibles... en vano... todo aquello había sido completamente en vano... ¿ahora qué era lo que le quedaba?... nada... ahora que se dio cuenta de que no pudo cumplir la promesa que se hizo a si misma de proteger a las dos personas más importantes para ella, ya no tenía razón para seguir viviendo... ya no había más... nada más... Empezó a sentir un enorme dolor en su cuerpo, ¿acaso no estaba muerta?... todo parecía indicar que no...

Lentamente fue abriendo los ojos, cerrándolos fuertemente de vez en vez debido a la molestia que le causaba la luz. Hubiera jurado que realmente estaba muerta pero ahora que veía donde se encontraba y volvía a sentir dolor sabía que desafortunadamente seguía entre los vivos. El primero en darse cuenta de su regreso del mundo de los muertos fue Kakashi, inmediatamente les avisó a los doctores y fue la propia Shizune quien evaluó el estado de Sakura. Minutos más tarde, todos sus amigos y su familia se encontraban en su habitación felices por su despertar, incluso algunos como Ino y Naruto lloraban. No sabía que pensar, incluso llegó a creer que era fastidioso todo aquello ¿cómo podían celebrar que ella seguía con vida si era una verdadera inútil?... no podía entenderlo

Los días siguientes fueron un inmenso tormento, no tenía ganas de nada, no quería hablar con nadie, no quería comer, no quería sonreír, en realidad ya no quería vivir. Cada vez que se encontraba sola comenzaba a llorar, esa mezcla de dolor físico y emocional se hacía presente cuando miraba por la ventana y lo primero que recordaba era la imagen de Sasuke. ¿Por qué no podía odiarlo? ¿por qué no pudo simplemente seguir con su vida como él lo había hecho? ¿por qué seguía aferrándose al pasado? Lo único que quería hacer era dormir, dormir y no despertar nunca más, toda esa fuerza y determinación que sintió alguna vez en su interior se desvanecieron en sólo un instante y sabía que nunca más volverían. De nuevo había vuelto a ser la niña miedosa que siempre veía las espaldas de aquellos que la protegían, ahora que lo sabía ya no podía seguir luchando... ya no podía seguir viviendo

A pesar de los múltiples métodos que utilizaron Naruto, Ino y Tsunade para intentar levantarle los ánimos a Sakura, nada parecía funcionar. La chica se había encerrado en una burbuja de tristeza y soledad de la que no quería salir sin importar lo que le dijeran. Luego de una semana, Sakura lucía completamente demacrada, tenía unas enormes ojeras opacando sus ojos verdes, estaba sumamente delgada, ahora parecía un simple cuerpo sin rastro de alma, se estaba dejando morir y no había nada ni nadie que pudiera evitarlo. Finalmente, un día, Tsunade se reunió en su despacho con Kakashi, Naruto, Ino, Sai para explicarles la situación

_ Es obvio que todos nos hemos dado cuenta del estado de depresión en el que Sakura se encuentra hundida... no ha comido nada en cinco días, su peso ha disminuido de una forma alarmante y a pesar de que ya está en su casa no ha habido mejoría alguna... es obvio que sus ganas de vivir ya no existen y si sigue así, en un par de semanas a este ritmo su corazón se debilitará lo suficiente como para que deje de funcionar.

_ ¿Y no hay nada que puedas hacer oba-chan? -preguntó totalmente desesperado Naruto- ...debe de haber algo que puedas usar para que Sakura-chan se mejore ¿no?... no por nada eres la hokage... debe de existir la manera de que Sakura-chan pueda salvarse

_ Naruto tiene razón Tsunade-sama... -comentó Kakashi- ...debe de haber algo que podamos hacer ¿no es cierto? -la rubia guardó silencio por un par de minutos para pensar su respuesta.

_ Me temo que la única forma en que podríamos hacer algo para ayudarla es... si la hacemos olvidar... -respondió seriamente la mujer causando sorpresa en todos los presentes.

***

"Await for me to be dead..."


Dejen RR para saber si les gusta, y yo continue con esta historia :)...Nos vemos en el siguiente capitulo...;)