Disclaimer: Nada de lo que reconozcas es mío y bla, bla, bla...


When she smiles

Suspiras mientras observas, nuevamente, todos los grupitos de personas que allí hay. Ves una y otra vez a los alumnos que ríen y bromean, a pesar de que hace más de una hora que tienes un libro abierto en tu regazo. Y es que te resulta inevitable mirarlos ya que, desde donde estás, en uno de los ventanales que dan al patio, se ve todo con mucha claridad.

Hay veces, como esta, en la que te gustaría tener más amigos. Tener a alguien con quién compartir tus problemas y pensamientos. Contar con alguien con quién desahogarte.

Cierras tu puño con fuerza, enojado por no ser más sociable y abrirte más a las personas. Luego recuerdas que no lo haces porque sabes cómo son en Hogwarts, sabes que te juzgan por el oficio de tu padre. Y vuelves a tu idea de que es mejor estar solo.

—Bien dicen que es mejor estar solo que mal acompañado —murmuras.

Bajas la vista, intentando concentrarte en la lectura. Lees la primera línea sin entenderla, regresas al principio y vuelves a comenzar. Repites el mismo procedimiento siete veces. Al final, das un hondo suspiro y lo das por perdido. Cierras el libro y lo metes sin ganas a tu mochila.

Vuelves a examinar tu alrededor, todo sigue tan alegre como hace diez minutos. Fijas tu vista en el claro del bosque, y se queda estancada allí, porque has reconocido la figura que se está moviendo con pasos danzarines. Es Luna Lovegood. Seguramente está buscando nargles, piensas, y una sonrisa se asoma en tus labios.

Y es que no puedes evitar sentir ese curioso cosquilleo en el estómago cada vez que la ves. Con su cabello suelto y despeinado, su varita sostenida detrás de su oreja, su collar de corchos, sus pendientes de rábanos y esos ojos, siempre soñadores.

Te quedas algo ensimismado, viéndola. Recuerdas que no es que hables siempre con ella, pero te consuela saber que se llevan bien. Ella no te juzga y te atreverías a decir que se divierte cuando está contigo.

De pronto ella se voltea, talvez sintiendo tu mirada tan penetrante sobre ella. No estás seguro del todo, pero crees haber visto formarse una sonrisa en su rostro. Observas, más animado que antes, que levanta la mano para saludarte desde lejos.

Una gran sonrisa se extiende en tu rostro y levantas la mano también, devolviéndole el saludo. Y, experimentando aún aquél cosquilleo, piensas que cuando Luna Lovegood ilumina tu camino, te sientes menos solo.


Es la primera vez que escribo algo parecido a un Theodore/Luna, pero creo que ha quedado decente. Gracias a Rose que me beteó y me ayudó con el título :)

Un fic con reviews es un fic feliz ;)