ClaireXQuil.

Disclaimer: los personajes no son mios son de autoria de SM.. XD

Ehm hola!! les presento mi nuevo hijito!! jaja insipracion express!!... siento ternura de esta pareja *-*. espero les guste el fic tanto como me gusto escribirlo. Me encanta Twilght.

1...

2...

3...

Accion!!


Capitulo 1: "Cambio de Concepto."

POV Quil

Habían pasado ya 11 años desde que me imprimé y, en verdad, resulta extraño y hasta depravado enamorarse de una niña pequeña, casi bebé, pero no pude evitarlo. No pude evitar que mi mundo dejara de girar alrededor del sol físico, el real, y cambiara su rumbo a esta pequeña niña.

Mi niña.

Mi pequeña.

Claire.

Mi propio sol.

Ella ya tiene 16 años y yo me he mantenido joven, por ella, cambiando de fase constantemente. Soy el único junto a Jacob que seguimos con el cambio de fase. El por motivos obvios, estar imprimado de una medio vampiro tiene sus sacrificios. Todos los demás ya han encontrado su alma gemela y están viviendo una hermosa vida juntos.

No los envidio…mucho.

Cuando Claire esté lista y podamos envejecer juntos, ese día dejaré que cambiar. Entre tanto soy lo que ella necesita; primero su juguete y luego su amigo, su confidente y paño de lagrimas. Todavia lo soy y créanme que tengo pacencia. He tratado de apoyarla en lo que más puedo, pero a veces me pregunto cuando cambiara nuestra relación.

No debería pensar asi.

Estoy estudiando, de nuevo, mientras la espero y eso me mantiene un poco ocupado. No quiero invadir tanto su privacidad y parecer metiche, me interesa todo de ella pero su espacio es su espacio.

Aunque no puedo evitar protegerla siempre.

Yo sé que algún día ella corresponderá mis sentimientos y llegaremos a pertenecernos. Yo de verdad lo espero.

Lo necesito...

Pero, ¿Que haré si ella me rechaza? Todos los chicos me han dicho que eso es casi imposible viniendo de una humana como serle casi imposible resistirse a tal grado de adoración de mi parte… pero no puedo evitar tener la duda.

Me carcome cada día, cada segundo y hay veces que no lo soporto. Y es entonces cuando me separo de ella por unas horas… me doy mi espacio y le respeto el de ella. Ahí respiro, lleno mis pulmones de aire y cambio de fase.

Corro por el bosque y dejo que los pensamientos fluyan en su curso natural. Jacob me decía que esto era relajante para pensar las cosas con claridad y ¡vaya que tenía razón!... hay veces en las que corremos juntos y podemos conversar, aprecio sus consejos.

El tiempo ha hecho de él un buen líder. Un buen Alpha y un buen amigo.

Cuando vuelvo ella esta durmiendo, sus padres me han estado esperando para que la acompañe mientras ellos van a una de sus reuniónes de no se que cosa. Ellos confían en mí y saben que no hay mayor guardián para su hija que yo. Pues claro, saben todo el rollo de la imprimación y que yo no le haría daño alguno a su hija pues la quiero más que a mi propia vida.

Y es cierto. Tan cierto que a veces me asusta. ¿que harán cuando seamos algo mas que guardián y protegida? ¿Ellos creerán que es demasiado pronto como para que eso suceda?

Y es cierto. Tan cierto que a veces me asusta. ¿Qué harán cuando seamos algo más que guardián y protegida? ¿Ellos creerán que es demasiado pronto como para que eso suceda?

Ellos se van y yo me quedo solo en la sala de estar. Me dirijo intuitivamente a su habitación y ahí la veo. Tan tranquila, tan dulce, tan bella. Me encanta verla dormir, es tan relajante.

Me encantan sus pestañas largas y negras, su pelo liso y oscuro que le llega hasta los hombros. Su piel lisa y tersa, sus pecas juguetonas, tanto en sus mejillas como en sus hombros. Su cuerpo menudo y sus largos dedos.

Nadie la conocía mejor que yo, estaba seguro que nadie se fijaba tanto en ella como yo lo hacía. Por que era hermosa, muy hermosa.

Nadie sabía que le gustaba untar las galletas en la leche cada mañana antes de ir al colegio o que tenía un tic con su cabello.

O que al dormir se movía, como ahora.

No me sorprende verla girar sobre su propio cuerpo hasta quedar totalmente destapada. Está con su pijama favorito: una polera sin mangas y unos pantalones con cintas en los talones. A pesar que estamos en invierno, ella suele usar cosas desabrigadas. Siempre la regaño por eso, ni tonto quisiera que se enfermara...es tan frágil.

Y ella siempre me responde con lo mismo y a veces me hace hasta sentir culpable: "Es que estar cerca de ti es tan calentito, que no necesito chalecos". Bueno, no es que me moleste abrazarla, pero ¿que sucede cuando yo no estoy para abrigarla?, no puedo estar con ella en el colegio, por ejemplo.

¡Diablos! Parezco un padre regañón.

Me acerco a ella para taparla con la colcha que botó al piso. Se ve tan graciosa con su mano colgando a un lado de la cama. Sonrío para mí y noto que me invade una tranquilidad desbordante y mis latidos a pesar que son lentos, acompasados y regulares, están llenos de sentimientos hacia esta personita. Amplío más mi sonrisa.

Tomo la colcha y me agacho para quedar a la altura la cama y así poder taparla mejor. Tomo su mano con la mía y se la acomodo en la cama - cuidando de no tocar nada - . Casi me da un infarto cuando no me soltó, pensé que estaba despierta o algo, por que no hizo amago de soltar mis dedos. Hice un intento fallido de zafarme sin resultado.

No quería despertarla, así que como pude le saqué sus dedos de los míos y ocurrió lo inevitable.

Despertó.

POV Claire.

Algo extremadamente caliente tocó mis manos. Se sentía tan bien que era imposible no reconocer la fuente de ese calor.

Quil.

Cuando sentí que el calor se esfumaba de mis dedos, no pude evitar abrir mis perezosos ojos. El estaba de rodillas frente a mí y me miraba sorprendido. Eran tan alto que el estar arrodillado no lo hacia menos gigante.

¿Esto era un sueño? Por que era muy parecido a los que tenía con frecuencia.

Balbuceé algo sin sentido y logré que él sonriera. Tomó mi colcha rosada y la colocó sobre mí. La verdad tenia un poco de frio, pero siempre vestía ligera sólo para que el me abrazara. Eso no era jugar limpio, lo sé, pero no podía evitarlo. En sus brazos me sentía tan segura, tan querida, tan extremadamente feliz, que no podía evitar sentir la necesidad de tenerlo cerca.

No quería que me abrigara nada más que su calor. Así que me saqué la manta y quedé como al principio. El frunció el ceño y me volvió a tapar. La típica pelea de siempre: el quería que yo hiciera algo y yo quería todo lo contrario. ! Era peor que mi papa¡ odiaba eso de el.

- Claire, no te destapes ¿si?, puedes coger un resfriado - me dijo suavemente y yo bufé aún media dormida.

- En mis sueños no eres tan mandón - dije sin pensar.

Era verdad, en mis sueños el no me contradecía y todo era perfecto. Sueños de adolescente, en los que caminábamos por la playa de La Push, conversando y riendo. Eran sueños lindos e inocentes.

- ¿Sueñas conmigo pequeña?- dijo medio sorprendido, medio alegre.

- Como cualquiera que te conociera Quil, mis amigas siempre me comentan eso.

- Bueno, no me importan tus amigas... ahora puedes dormirte que ni siquiera puedes mantener tus ojos abiertos.- su sonrisa me dejo embobada.- No te preocupes yo te cuidaré así que duerme tranquila. - puso su mano en mi cabeza y la acarició con su enorme mano. Era lo mejor del mundo ¡Lo juro!

- A mi tampoco me importa lo que piensen o sueñen - "Por que sé que eres mío"

Tomé su mano con las mías y me senté en la orilla de la cama, quedando frente a él. Acaricié desde su antebrazo hasta llegar a la palma de su mano, donde cerré mis dedos tratando de retenerla. Tarea imposible contando que su mano era mucho mas grande que la mía, pero no me importó, solo quería tenerla cerca. Guié su mano desde mi cabeza hasta mi mejilla derecha, donde la dejé reposar y cerré mis ojos, disfrutando su calor.

¿Desde cuando mi corazón latía tan rápido con su roce? Siempre habíamos estado juntos, siempre habíamos estado unidos por un lazo mágico, por la imprimación. Yo lo sabía, sin embargo no podía dejar de ser un poco escéptica, siempre lo he sido.

Nunca he visto a Quil en fase, por que él me lo ha prohibido terminantemente. Nunca he tenido una conversación amplia del tema con las otras chicas imprimadas tampoco, pues todas o la mayoría (sin contar a Nessie) son mayores que yo, muy mayores.

- Duerme pequeña...- me insistió. Y yo aun no quería soltar su mano y menos abrir mis ojos.

- Aún no... sólo un poco más - supliqué.

- Mañana tienes escuela... no querrás quedarte dormida... y-

- Shhh... -

Solté su mano y me acerqué como me lo dictó el instinto. Puse mis manos sobre su cara, en el borde de su mandíbula, para quedar más cómoda. Y posé mis labios sobre los suyos, con los ojos cerrados y mis latidos a full.

Él estaba estático, no se lo esperaba ni yo tampoco esperaba hacerlo, solo sucedió.

Estaba tan quieto que pensé que estaba muerto, que había dejado de respirar o algo por el estilo. Abrí mis ojos de forma tortuosamente lenta, no quería encontrarme con su mirada de reproche, por no detener mi impulso. No detener mis traicioneras hormonas.

Entre nosotros jamás hubo algo mas que un abrazo y es que estaba segura que el aún me veía como una niñita pequeña, la cual necesitaba cuidados y protección. No me veía como la mujer en la que me había convertido - y en la que me convertía día a día -

Me separé de él, y lo miré. Traté que mi mirada fuera la de una ovejita para evitar el regaño.

Pero ¿una oveja ante un lobo?

No, no iba a funcionar.

Sus ojos estaban nublados y su respiración se había vuelto rápida y superficial. En realidad sus ojos no me estaban mirando a mí, a pesar de estar en mi dirección.

¡Rayos! ¿Qué le hice?

No alcancé ni a preocuparme mucho, por que apenas mis manos se dirigían a sus hombros para mecerlo un poco y hacerlo reaccionar, el arremetió contra mi, capturando mis labios como yo, en un principio, había hecho con los suyos. Mis manos quedaron en su pecho, pude sentir sus latidos golpear fuerte y claro a través de sus costillas.

Estoy segura que él sintió mis suspiros en su boca.

Cuando nos separamos, después de unos segundos, nuestras respiraciones estaban entrecortadas, nuestros labios húmedos e hinchados y nuestros ojos aun no se animaban a encontrarse.

¡Lo había besado! ¡Lo había besado por dios! ¡¡¿¿Como en una remota posibilidad YO lo besé a el y después el me correspondió??!!

¡Mierda! ¿Qué había hecho?

Subí mis pies a la cama y me arrastré hasta que mi espalda tocó la pared. Noté como él me miraba confundido y, al instante, comprendió mis sentimientos.

- Lo siento... yo no debí.- dijo ocultando su rostro tras una de sus manotas.

- No... fui yo... lo siento... per... - respondí como pude, aún no creyendo mi reacción ¿De verdad estaba asustada?

- Está bien - se levantó sin siquiera verme a la cara, ni a mis ojos.- fue mi culpa.-

- ¿Te arrepientes? - pregunté en un arranque de valentía impresionante.

El no me respondió, solo se limito a irse y cerrar la puerta tras de sí. No puedo explicar el dolor que me provocó su silencio. Menos puedo explicar la sensación que aún albergaban mis labios. Y menos aún explicar el cambio definitivo que mi corazón experimentó esa noche.

El ya no era para mí un juguete, ya no era un amigo, sabía que el era Mío, pero algo de ese concepto cambió esa noche.

Y no seria nada fácil reconocerlo, lo sabía.


^^ ¿Que les parecio?... como ya lo dije a mi me gusto mucho esta parejita. La encuentro tan tierna y amorosa. Ademas creo que la sensacion de imprimacion es un sentimiento muy lindo, digno de ser retratado. Quizas tan lindo como el amor en si. Pero a diferencia esto es algo "magico".. pero esperen un momento.. acaso el amor no lo es tambien?. Me enrede solita. XD. Ya llevo escritos 5 capitulos de este fic.. y aun creo que me queda un poco por contar.

Doy agradecimientos en este Fic a:

Karix7 por ayudarme con el titulo y la excelente metafora.. tan metaforica ella XD y por el beteo!!!!! gracias por la pacienciaaaa.

Pequelita por ayudarme con la lluvia de ideas, gracias! ahora si tengo todo ordenado en mi cabeza loca!!

Bueno ya saben.. espero comentarios, sugerencias, tomates y lechugas ah! y si pueden chocolates tambien.. son bien recibidos^^

apreten el botoncito y deje su review!!!

saludos y nos vemos en la prox actualizacion!!

Capitulo dos: "Consecuencias de un beso atrevido"

Quil madura y déjala madurar.-

Jacob nunca me había dicho algo tan sabio, y eso no lo sabría hasta un tiempo después.