Hola esta es mi primera historia, la hago con mucho cariño para todos aquellos fanáticos de Sailor Moon que al igual que yo disfrutan de las historias de amor.

Antes de comenzar, es necesario aclarar que los personajes le pertenecen a su autora Naoko Takeuchi, y esta historia está basada en mi inspiración, es mi primer fanfic, así que acepto sus sugerencias y sus rewievs ya que ellos son fuente de inspiración para mi, les agradezco su tiempo y espero que les guste, esta historia la estoy publicando también en otro foro de sailor moon.

La historia se desarrolla en el distrito de Jiuban Tokio. Es un SEREXDARIEN

****************************S&D*******************************

CAPITULO 1

EL ABANDONO

-Es que ya no puedo más, esto es demasiado para mi, necesito desaparecer, quisiera largarme y no volver es una pesadilla...- se lamentaba sobre una mesa, un hombre, el joven que lo escuchaba con atención pensaba en el estado tan lastimosos en que se encontraba, no daba crédito a lo que sus ojos veían ya que nunca imagino encontrarse con esa imagen y mucho menos de él. Pensando en cómo aliviar un poco sus penas solo atino a decir:

-por favor, no es para tanto, además todos sabíamos perfectamente que lo de ustedes fue por puro interés y si algo no había en esa relación era amor...y discúlpame que te lo diga pero soy tu mejor amigo y te conozco desde hace mas de 10 años Darien y enamorado no estabas eso lo sé muy bien.

-¿que dices?-levantando la mirada vidriosa para unir las cejas en señal de frustración por lo que escuchaba.- ahora te parece que estoy dramatizando, ¡valla consuelo!, será mejor que me largue lo que menos quiero es escuchar tus tonterías vengo a buscar un consejo y mira en que resulta...- levantándose mientras intentaba mantener el equilibrio y acomodaba la corbata la cual ya colgaba de su cuello.

-y ahora te haces la víctima, -abriendo sus brazos y dejándolos caer sobre sus costados-¿sabes? cuándo te pones así eres insoportable de verdad tienes que cambiar ese mal genio hermano si no nunca vas a reencontrar el am...

-¿que dijiste?... fue suficiente eso era lo último que esperaba de ti ...puedes irte olvidando de que existo lo oyes- amenazándolo con el dedo y vociferando un poco lo cual se gano que en aquel lugar voltearan a mirarlo.

-pero Darien, -poniendo sus manos entre su cuerpo para intentar calmarlo-si lo único que yo quiero es que abras los ojos no puedes dejar que algo tan insignificante como esto te derrumbe, ¿cuantos días llevas tomando? es mas ¿desde cuándo tomas? –señalándole la botella vacía que yacía sobre la mesa-te desconozco no tienes que ponerte así...vamos tienes que hacerlo por ella ya que no tiene la culpa de todo lo que ustedes han hecho y de sus errores cometidos

-cállate a ella no la metas en esto- pareció reaccionar

-¿que no la meta? pero si esta en el medio y no por mi culpa créelo- se defendió el rubio

-Andrew... por favor ¿cómo quieres que yo no me sienta así?, -bajando el volumen de su voz y casi murmurando- sabes que lo último que quería era regresar a este lugar y menos de la forma en que lo estoy haciendo –se jalo los cabellos negros como la noche- ¿de que me ha servido todo lo que he hecho para que esta mujer venga y lo destruya? me ha dejado en ridículo frente a toda la sociedad ¿sabes lo que eso significa para mi?

- pues si para el gran doctor Darien Chiba, el todopoderoso y el omnipotente, es abandonado por su mujer, ¡engañado!...¡hombre! no eres ni el primero ni el ultimo ¿que hay de malo en eso?, vamos amigo recobra ese ánimo-dando una fuerte palmada en su ancha espalda.

-¿sabes? será mejor que me vaya a casa, -tallándose el rostro para despabilarse un poco- desde lo sucedido no tengo cabeza para nada mas... nos vemos

-cuídate y te hablare en la noche, en realidad me preocupan mucho ¡eh!, los dos...- siguió con la mirada a su amigo mientras tomaba asiento pensando en si situación.

Un pelinegro salió muy triste del Café Crown, con la mirada perdida y deseando perderse entre toda esa gente y pasar desapercibido; cosa que no logro y es que en realidad las miradas se posaban en el era demasiado conocido y la gente rumoraba a sus espaldas. Cruzo la calle y subió a su corvette C6 color gris plata y arranco a toda velocidad, dejando a su amigo sumamente pensativo y preocupado, así fue como lo encontró la chica que entraba en ese momento en la cafetería...

-Hola amor...¿que pasa?- al momento que rodeaba por el cuello a el rubio que aun mantenía la vista fija hacia aquel punto en el que el pelinegro hubiese desaparecido.

Continuara….

Lo hice con mucho cariño espero que les haya gustado y que me envíen sus sugerencias no se pierdan el próximo capítulo.

RUMORES