Gracias ...miles de gracias por el apoyo brindado a este fic, fue el primero que escribi y ademas ahora que ha terminado no pudevo evitar sentir algo de nostalgia por ello, pero a la vez me llena de alegria ya que pude hacer muchisimas amigas gracias a ello, por eso este epilogo dedicado con muchisimo cariño a todas ustedes, espero que les guste.


EPILOGO

Una fría mañana de invierno en una hermosa casa en las montañas se encontraban, las parejas de esta historia, todos habían acudido para pasar unas merecidas vacaciones después de arduos meses de trabajo, habían pasado 5 años desde aquel trágico dia.

En una de las habitaciones se encontraba hospedada la familia Chiba Tsukino. Pacientemente la madre se estaba arreglando, después de haber dejado lista a sus dos hijas.

-¡Rini por favor no te vallas a ensuciar!- grito mientras se ponía el vestido- ¡Darien, ayudame a subir el cierre del vestido! –decia exasperada

-¡tranquila cielo!- dijo acercándose mientras ayudaba a su esposa a bajar el vestido y a acomodárselo, mientras le subia delicadamente el cierre, lo hizo con tal sutileza que para ella era inevitable no sentir el roce de sus fuertes manos en su piel, las cuales a pesar de las bajas temperaturas, logro que cada poro de su piel se erizara al cntacto-¡parece que alguien esta muy sensible el dia de hoy!- murmuro Darien al oído de Serena, haciendo que todo su cuerpo vibrara

-¡Darien! ¡las niñas pueden entrar!- dijo ella mientras que el varon le daba vuelta para dejarla justo donde quería, tomando su mentón y levantándoselo para besarla.-Serena sentía su aliento y estaba dispuesta a entregarse a esos labios-

-¡mama! ¡Rini se quito los zapatos!- entro la pequeña niña de cabellos negros, vestida con un conjunto negro de pants , su cabello suelto y todo listo para poder salir a la nieve.

-¡ay no! ¡esa chiquilla me va a volver loca!- grito mientras salía de la habitación

-¡dejamela a mi! ¡tu termina de arreglarte! – mirándola con ternura-¡te quiero hermosa eh!

-¡por eso hace lo que quiere por que la consientes demasiado!- se lamento

-¡jeje! – reia la niña que permanecía en la habitación admirando a su madre

-¡mira nada mas! ¡las chicas ya deben de estar listas!- tomando el peine para cepillarselo

-¡mama pero te ves muy linda con esa ropa!- dijo acercandose a ella

-¡y tu mi amor, te ves mas linda! ¡ya casi te estas convirtiendo en una señorita!- mirando a su niña que con sus 10 años ya tenia el porte de una señorita- ¡a ver dime! ¿Cuántos novios tienes?- comenzó a bromear

-¡ay mama! ¡no tengo novio todavía!- dijo la niña completamente colorada

-¿Cómo que no? ¡si eres la mas preciosa de toda la clase!- teminando de acomodar sus rubios cabellos para maquillarse mientras la miraba por el espejo

-¡bueno, ya sabes que el niño que me gusta aun no es mi novio!- decía Hotaru meneándose de un lado a otro mientras cruzaba sus dos manos hacia atrás.

-¿de que chico hablan?- dijo el doctor chiba que llevaba a su pequeña en brazos y tenia un semblante muy serio, ninguna de las dos dijo nada

-¡pues del novio de Hotaru!- respondió la pequeña de 5 años

-¡¿Hotaru es cierto eso?!- la mirada de el, denotaba los profundos celos que sentía, y es que con esas tres mujercitas se le cumplia lo que el doctor Irie hubiera profetizado cinco años atrás.

-¡vas a ver pequeña!- grito ella corriendo hacia donde estaba su papa, mientras que ella se escondia en los fuertes brazos de su padre.

-¡dame a la niña! Rini ¿ya estas lista?- el papa la solto para que ella caminara hacia su mama-

-¡que linda!- le dijo su madre, mirando a la niña quien llevaba un conjunto de pants en color rosa con blanco y sus tenis a juego, de una de las princesas de cuentos, tenia unos hermosos ojos color marron y sus cabellos rosas, era fisicamente igual a Serena, al igual que Hotaru era parecída a su padre.-

-tenemos dos lindas hijas ¿no crees?- recargándose en el umbral de la puerta, mientras admiraba el cuadro que lo llenaba de infinita felicidad. El tenia también ropa deportiva en color negra con azul. Y unos lentes deportivos que llevaba en la cabeza, lo cual lo hacia verse muy sexy y varonil, su cuerpo atlético se dejaba ver en ese conjunto.

-¡mama quiero comer!- grito la pequeña de cabellos rosas

-¡ay no! hijita esperame aun no estoy lista… dame unos minutos

-¡no! ¡yo quiero comer ya!-comenzo a patalear

-¡Rini! No deberías de hacer esos berrinches- reprendió su padre poniéndose serio- entiende que mama esta ocupada, ¡espera un momento!

-¡snif, snif- lloriqueo buscando el regazo de su hermana mayor -¡Hotaru!- mientras acomodaba su cabeza en sus piernas para ser consolada

-¡ven nena! Si quieres yo te puedo servir y dar de comer ¿vienes conmigo?-

-¡sii!- dijo llevándose una mano a su ojo derecho del cual resbalaba una lagrima que luego luego se transformo en una linda sonrisa- Hotaru la llevo en brazos hacia la cocina bajo la mirada de sus padres

-¡Hotaru es tan tierna…- dijo Serena con mirada tierna para luego agregar- y Rini se pasa!- refunfuño Serena -¡no debería de consentirla de esa manera cerrando con fuerza la gabeta de la comoda.

-¡ya dejalas! Sabes que se quieren y no soportan verse llorar la una a la otra

-¿pero viste como es esa chiquilla de astuta? ¡la convenció con unas lagrimitas?- poniéndose el rímel en el ojo

-¡jaja! Miren quien lo dice… ¿y quien es la que me hace un berrinche para que yo le cumpla sus caprichitos?- dijo el abrazandola por atrás y mordisqueando su oreja

-¡Darien!

-¡no cabe duda de que de tal palo tal astilla!-

-¡por eso Hotaru es tan parecida a ti!- le dijo para voltear a verlo

-¿estas lista?- mirando a su esposa la cual llevaba un vestido negro de cuello alto, y manga larga,
debajo del cual se había puesto unos mallones del mismo color, el vestido-blusa llevaba un ancho cinturón rojo, el cual acompaña con una botas en el mismo tono, y accesorios discretos, su cabello lo había recogido completamente debido al viento y dejado unos mechones en el frente, y se puso unos finísimos lentes su maquillaje era sutil-¡te ves preciosa! ¡la verdad es que no pareces la madre de dos niñas! ¡mira nada mas este cuerpo!- dijo pasando sus manos por sus caderas y restregando su cara entre su cuello para besarlo.

-¡Da..Darien! – sonrojada mientras se acaloraba- ¡detente!.. por favor- en eso llamaron las chicas

-¡Darien Chiba! ¿vas a dejar a tu mujercita un momento? ¡debemos ir a esquiar! ¡¿lo olvidaste?!- grito Rai neurótica por su estado

-¡oh no! ¿Por qué tienen que romper el momento?- dijo el haciendo un puchero

-¡ay si! ¿Quién es el de los pucheros ahora? – bromeando mientras salía,- ¿vienes?

-¡claro amor!- tomo las chamarras de las niñas y corrió para tomar de la mano a su esposa.

Mientras tanto muy lejos de ahi...

-¡me las van a pagar! ¡me las van a pagar todos!...- mirando amenazante a los demas pacientes, cuando una enfermera se le acerco ella le dijo- ¡Melissa! ¡corre! ¡corre! ¿que no ves que ellos quieren quitarme a mi hija?- mientras corria a esconderse detras d eun arbol

-¡es hora de sus pastillas señora Setsuna!- tratando de tranquilizarla

-¡no! ¡no soy Setsuna...soy Serena! ¡¿acaso no me reconoces Melissa!

-¡doctor! La paciente esta indispuesta- grito la chica

-¡no! ¡no me hagan daño!- mientras corrian para inyectarle un sedante debido a lo alterada que se estaba poniendo

-¡pobrecita! ¡tan hermosa y com ha terminado! ¿que habra hecho para quedar en este estado tan catastrofico!- decia la enfermera al verla descansar en la cama despues de haber sido sedada

-¡ten por seguro! ¡que tiene lo que merece!- susurro otra- dicen que asesino a otra pobre chica despues de secuestrar a su propia hija- las dos enfermeras salieron de la habitacion dejando a Setsuna en ese estado, debido a su orgullo no resistio la humillacion de verse encerrada en una carce y eso la valio haber perdido la razon, ahora estaba ajena a cualquier realidad, evitandose con esto cualquier ataque hacia Serena, Darien y su pequeña hija.

De regreso a las montañas...

En la sala ya se encontraba Yumiko, acompañanda de Rai y de su ahora esposo Nicolas. El abuelo de Darien había quedado en casa debido a su estado de salud.

-¡cuñada! ¡que linda te ves con esa ropa! ¡tienes una pancita divina!- le dijo Serena a la chica quien lucia una hermosa panza de 7 meses de embarazo.

-¡la verdad es que los achaques apenas han comenzado!-se quejo Nicolas-

-¡no te quejes! Después de todo eras tu el que anhelaba tener un bebe!- le respondió-¡aunque yo también! Pero la verdad es que esto es tan difícil..- se quejo

-gracias por invitarnos a tu casa Nicolas¡no te quejes hermanita! ¿no me digas que no te quedan ganas de otro?- dijo su hermano para molestarla

-¿y a ti Serena? ¿no quieres otro?- dijo la abuela Yumiko

-¡¿Qué?!- dijo abriendo los ojos- bueno es que la verdad con Rini y Hotaru estamos bien- respondió Darien- a lo mejor cuando Rini valla a la escuela nos decidamos a tener otro ¿verdad Serena?-

Ella únicamente se limito a sonreír y muy sonrojada dijo

-¡creo que si! Seria buena idea, ¡quiero tener un niño!-

-¡hola Serena! – dijo la castaña acompañada de su esposo, mientras caminaba muy a prisa, ellos tenían una niña un niño, sus cadenas de restaurants había logrado vender mucho aunque no les daba mucho tiempo ya que tenían que repartirse las labores de chef y cuidar a los niños, afortunadamente Lita era una excelente mujer que había logrado armonizar cada aspecto de su vida -
¡Niños, no toquen nada! ¡Kenia, ven a jugar con Rini!-

-¡hola Darien, Serena!¿ya estamos todos listos? – dijo Andrew mientras que llevaba entre sus brazos a un bebe

-¡aun faltan Amy , Seiya y Mina!- respondió Nicolas

-¡¿y para eso nos llamaron a Serena y mi?!- indago molesto Darien

-.¡hermano, si no te llamábamos ahora! ¡quien sabe cuando se iban a dignar a aparecer! Se tardan horas en bajar! No se que tanto hacen- el comentario de Rai provoco que el rostro de Serena y Darien enrojeciera por completo. Ella para romper la tensión dijo

-¡a ver! ¡dejame cargar al pequeño! ¡mira Darien! ¿verdad que es idéntico a Andrew!- dijo Serena mientras miraba tiernamente al bebe haciéndole caricias y caritas graciosas

-¡si amigo! ¡la verdad es que son igualitos!- dijo – pero porque no salimos, afuera el dia esta perfecto, y ya los niños quieren ir ¡vamos!- todos comenzaron a sentarse en el pequeño pórtico que había en la casa.

-¡mama! ¡Rini quiere montarse en el trineo! ¿puedo?- pregunto la mayor de la familia Chiba Tsukino

-¡ay no se! ¿Darien que crees?- dijo en tono de preocupacion

-¡creo que ya tiene edad suficiente para hacerlo sola! Además todos los niños están ahí, ¡a ver Hotaru! ¡vamos! pero con mucho cuidado y ponle el cinturón.

-¡si papa!- contesto obediente la niña-. ¡ven Rini! Vamos- dijo tomandola de la mano.

-¡no me digan que ya comenzaron la fiesta sin mi! – dijo alguien desde la puerta

-¡Mina! ¡amiga! ¡tu también tardaste mucho en bajar, pero por lo visto aun no eres la ultima! ¿has visto a Amy?- dijo Serena

-¡aca estoy! ¡vamos Taiki!- la pareja entro caminando de la mano, mientras que llevaban a una linda niña de cabellos azules como su madre a la que llamaron Mindy tenia apenas un año y es que como lo habían prometido, después de terminar la carrera y la especialidad lo primero que hicieron fue casarse y tener hijos.

-¡y nosotros también!- dijo Seiya quien venia con sus dos hijos, ambos varones, y de cabellos negros, el mayor de 3 años que se llamaba Uchiki de ojos cafés y el menor de 2 años y medio que traia en brazos Sahori y de ojos azules llevaba el nombre de su papa Seiya.

-bueno pues creo que ya estamos completos, ¿Por qué no comenzamos a caminar?

Así todos iban en compañía de sus familias, mientras platicaban acerca de los proyectos que habían logrado hasta ese entonces. Yaten platicaba que sus modelos se habían vendido y exportado a los Estados Unidos y estaban teniendo muy buena racha.

-¡me da mucho gusto! – contesto Darien

-¡ademas Mina termino el contrato por alla, y comenzó un nuevo contrato con una línea de ropa deportiva-

- ay Mina! ¿y para cuando el bebe?- pregunto Serena, ya que debido a su trabajo, ellos habían ido posponiendo esa etapa de su vida

-¡Serena!- murmuro Darien a sus oídos

- ¡no te preocupes Darien!. La verdad es que, terminando este proyecto, me dare unas merecidas vacaciones, y Yaten y yo….-le cerraba de manera picara el ojo a su esposo mientras se colgaba de su brazo -¡ya estamos listos para dar ese paso! ¡nos hemos preparado! Y le escribimos a la cigüeña con constancia ¿verdad Yaten?- acomodándose en sus hombros, mientras que el hombre casi se ahoga por el comentario de su esposa.

-¡que alegría! Así ya podremos tener a nuestros hijos y salir todos juntos.- dijo Amy

-si hermano, ¡eres el único de la familia que aun no tiene hijos! Hasta Taiki te ha ganado- menciono Seiya.

-¡hemos llegado!- grito Yumiko

Todos se acomodaron bajo un pino y decidieron hacer un dia de campo, llevaron carne y algunas botanas y postres para comer, los mas arriesgados se atrevieron a esquiar únicamente quedaron las mujeres al pendiente de sus hijos, mientras que los niños permanecían jugando en la nieve, todos eran muy pequeños aun, así que Hotaru los entretenía a todos. Estaban muy cerca de ahí por lo que alcanzaron a oír-

-¡a ver niños! ¡vamos a contar un cuento y luego vamos a conocer los colores!

-¡siii maestra!- gritaban los pequeños que hablaban, mientras que los demás, se dedicaban a estar sentaditos. Cuando Serena escucho eso, el corazón se le removió hasta la minúscula parte.

-¡veo que Hotaru esta dispuesta a seguir tus pasos!- se acerco Mina a decirle

-¡creo que será una buena maestra como su madre!- dijo Rai, - siempre juega a lo mismo

-¡chicas! Que me van a hacer llorar- dijo ella apenada

-¡que lejos quedaron aquellos días, en los que tu vida eran un sufrimiento constante!- dijo Lita mirando al cielo mientras se recargaba en sus dos manos

-es cierto gracias a dios, hoy Darien y yo, somos una familia feliz-

-¡no sabes cuanto gusto nos da amiga!- la abrazo Amy quien mecia a su pequeña -¡te mereces esto y mas!

Ella comenzó a dejar caer unas lagrimas al recordar todo lo que había pasado.

-¿me pregunto si, fue necesario que pasara todo eso para tener lo que ahora tengo?...... si es así, con gusto lo volveria a vivir-

-¿Qué le hacen a mi princesa?- dijo Darien quien llego agitado y al ver así a su esposa se acerco a consolarla- ¿Qué paso mi amor?

-¡Darien llego primero!- grito Seiya -¡yo soy el segundo! Jajaja- los hombres venían derrochando adrenalina

-¡apuesto que el ultimo es Yaten!- dijo Nicolas que se perfilaba en el tercer puesto

-o Taiki…-completo Andrew.
Serena al oír eso dijo.

-¡no es nada mi amor! Únicamente recordaba nuestra vida y lo feliz que he sido, desde que te conocí.- dijo acariciando sus cabellos alborotados.

-¿segura?- tomando su mano mientras la besaba con amor

-¡claro!- en ese momento llegaron los demás, quedando en ultimo lugar el doctor Kou, Amy se levanto a recibirlo con un beso y lo abrazo

-¡esto no se vale la próxima vez yo pondré el reto!- se quejo totalmente agitado

-¡no seas tramposo y admite que perdiste!- grito Seiya aventándole una bola de nieve, la cual provoco la inmediata respuesta de su hermano, así se inicio una batalla campal, en la que por los aires volaban, los trozos de nieve, Serena y Darien también participaban en ella.

Darien comenzó a perseguirla provocando que ella corriera y se alejara de el, cosa que no logro puesto que el, aun con los esquís puestos, logro tomarla de la cintura y por la inercia y la fuerza con que se deslizaba cayeron al suelo, ella quedo debajo de el, pero Darien la protegió poniendo sus codos para evitar que se golpeara, ella reia eufórica mientras su esposo la veía feliz.

-¡no lograste escapar!- dijo con la respiración agitada mientras miraba a su esposa.

-¡nunca he podido escapar de ti!- le respondió coqueta, mientras levantaba sus brazos para ponerlos sobre su cabeza, clavo su mirada celeste en la mirada azul del doctor.

-¿he cumplido con mi promesa?- pregunto acercándose mas a ella, quien muy sonrojada respondio con una pregunta

-¿Cuál promesa?- turbada por el aliento de su esposo, su cercanía lo estaba volviendo loca, y a pesar de la nieve, su cuerpo ardia en deseo por tenerlo.

-¿eres feliz?- el no termino la pregunta ya que los labios de serena estaban pegados a los suyos, el mantenía los ojos abiertos aun cuando se dio cuenta de lo que sucedia, los cerro para concentrarse en saborear cada segundo de ese beso, movio su cabeza para seguir el movimiento de ella y acariciaba sus labios con los suyos, logrando sentir la calidez que solo ella lograba transmitirle. No supieron cuando tiempo permanecieron así, puesto que ninguno de los dos quería terminar con lo que había comenzado, pero finalmente se fueron separando lentamente, Darien abrió sus ojos lentamente para ver los de su Serena aun cerrados y conteniendo un suspiro que dejo escapar.

-ese fue un buen beso. dijo sorprendido

-¡esa fue una buena respuesta!- respondió sonriente, para volver a fundirse en los labios ardientes de el, esos labios que ni aun al paso de los años se había cansado de deleitar y que le manifestaban profundo amor.

FIN


¡y ahora si!!!! Por fin mi segundo fic terminado, eso me pone muy feliz, espero en verdad que se hallan resuelto todas sus dudas y que les halla gustado ver como terminaron nueestras parejas, quienes se ven muy felices, sobre todo la familia de Darien, Serena Hotaru y Rini, amigas!! Gracias nunca podre terminar de agradecerles, cada rewiex, cadad palabra de aleitno y cada idea loca que me ayudo con el escrito de este fic, me despido de ustedes esperando poder verlas en mis otras historias y les mando un enorme beso y un abrazo, con cariño su amiga USAKO DE CHIBA.