Disclaimer: Nada es mío.


Cuentos de pokehadas

de Uyuki

Sudocho

Hace mucho tiempo en Suiza...

MISTY.- ¿Sudocho? Disculparás mi ignorancia, pero el nombre no me suena a nada.

UYUKI.- ¿En serio?, creí que era muy claro.

ASH.- ya va a empezar.

UYUKI.- Es Pinocho. ¿estamos?

Como decía en Suiza existía un amable viejecito que era carpintero, su nombre era Elm.

ELM.- Oye, yo nunca te he llevado la contra en los cuentos, es más es la primera vez que vengo a oírlos, sólo porque Oak dice que son… em… novedosos.

UYUKI- ¬¬ ese comentario me suena ofensivo. Está bien, no aparecerás tú. Aparecerá Oak.

TRACY.- menos mal que no está, para que no sepa lo que le espera.

UYUKI.- oí eso Tracy… tal vez deba buscarte a ti un protagónico. Ponerlos a ustedes chicos en los cuentos es más divertido que poner pokemones.

TRACY.- pero yo te caigo bien, a mi si me quieres.

UYUKI.- sí… pero de todas formas… te pondré en algún cuento. Es más, a todos los pondré en algún cuento tarde o temprano.

TODOS.- O_o

*Ejem* Este carpintero, llamado Oak, tenía suficiente dinero para vivir... mas o menos bien, pero anhelaba tener un hijito que cuidar así que empezó a hacer un niño de madera y empezó a tallar y a tallar y a tallar y a tallar y a tallar y a tallar y a tallar...

BROCK.- ¡Oh ya párale con el a tallar, ya comprendimos que talló y talló y talló hasta que se astilló...!

UYUKI.- si no me interrumpieras ya hubiera acabado.

Y seguía tallando y tallando y tallando y tallando y... bueno ustedes ya saben que hizo durante largas horas.

Cuando por fin pudo terminar su niñito de madera (después de tallar y tallar y tallar y tallar y tallar por el resto de los siglos, amén)

ASH.- aaaaméén.

CHIKORITA.- chiiiikooooo.

MEOWTH.- traducción aaaméén.

UYUKI.- ¡oh ya cállense, no estamos en la iglesia!

BROCK.- no, pero a estos se les bota la imaginación en tres segundos.

*ejem* como decía... cuando por fin pudo terminar...

ASH.- estos tienen nombre querido amigo.

BROCK.- no si yo nada más decía, con eso de que tu déficit de atención es grave.

ASH.- ¿cuál déficit?

MISTY.- jajajaja, nunca lo había pensado.

*Ejem* cuando POR FIN pudo terminar su...

ASH.- ¿qué te burlas de mi? Yo puedo ser muy atento… mmm, por cierto… ¿alguien ha visto a Pikachu?

MISTY.- ves, ya ni sabes dónde dejas a tus pokemones.

*EJEM* cuando por fin pudo terminar...

TRACY.- chicos, están logrando que se enfurezca, ya hasta sacó las negritas.

BROCK.- oye es cierto, el otro día también dejaste a charmander abandonado en una roca.

JAMES.- oh claro, yo recuerdo esa anécdota, le tomó media hora acordarse dónde lo había dejado.

ASH.- ¡claro que no! No lo dejé olvidado, es que... que...

MISTY.- vamos Ash, no tienes excusa, admítelo. Eres distraído.

UYUKI.- ¡BASTA! Así no se pueden contar cuentos. YA ME VOY. *se va, se va... se fue*

TRACY.- ven lo que hicieron, ahora ya no tenemos cuento.

MISTY.- pero la conversación era muy divertida.

BROCK.- además, sólo fue un simple comentario, no era para que se enojara tanto.

MEOWTH.- pero bueno, no la estábamos dejando contar el cuento.

ASH.- No se preocupen, yo seguiré contando el cuento, y esta vez, tendrá un final feliz… para mi.

Había una vez un niño muy lindo y hermoso llamado Ash de pueblo paleta que tenía un lindo y hermoso pikachu de madera.

CHIKORITA.- chiko (enojada).

*Ejem* el pequeño Ash pidió un deseo a una estrella fugaz pidiendo que el pequeño pikachu de madera fuera real.

Durante la noche la grande y gorda hada heracross apareció en la humilde choza de Ash y con un toque de su cuerno mágico le dio la vida al lindo y hermoso pikachu de madera.

Al día siguiente cuando Ash se dio cuenta de que su lindo y hermoso pikachu de madera era real lo sacó a jugar con los demás, él fue aceptado y amado por todos los pokemons excepto por los malvado y crueles chikorita y squirtle...

CHIKORITA Y SQUIRTLE.- chikooo... squiiiiir.

MISTY.- ¡Ash eso no es un cuento, es un relato de lo que te pasa a diario!

BROCK.- déjenme intentarlo a mi.

TRACY.- no; otra historia sobre las rocas.

*Ejem*... hace mucho tiempo existió un onix de madera que quería convertirse en un niño de verdad para poder ir a combatir pokemones junto con su mejor amigo, Brock...

TODOS.- ¡A callar!

MISTY.- ¡es mi turno!

TODOS.- ¡NI SIQUIERA LO PIENSES!

MISTY.- ni siquiera saben de qué se va a tratar.

Hacía mucho tiempo existía una joven entrenadora de pokemons que tenía un tentacool de madera. El pobre soñaba con ser un tentacool de verdad, así que la niña pidió un deseo a las estrellas, y al día siguiente tentacool era un pokemon de verdad, y juntos fueron a ganar varias batallas y se hicieron famosos.

JAMES.- no me gusta esa versión del cuento.

TRACY.- yo quiero intentar.

Hace mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho tiempo en la tienda de la esquina había un pequeño marril de madera que lo único que quería era convertirse en un azumarril y ser dibujado por su gran amigo Tracy...

TODOS.- ¡MEJOR NO CUENTES NADA!

JESSIE.- me toca.

Hace mucho tiempo existía una bella niña de madera llamada Jessie que deseaba convertirse en una niña de verdad para poder darle felicidad a sus padres...

BROCK.- bueno, este al menos suena como el cuento de verdad.

Una noche estrellada, Jessie le pidió a las estrellas que la convirtieran en una niña real y en la futura dueña de "Equipo Rocket, INC"...

TODOS.- ¡SILENCIO!

MEOWTH.- voy yo.

Hace algunos años existió un Meowth de madera al que le encantaba jugar con su bola de estambre...

TODOS.- ¡NO, NO, NO!

JAMES.- ahí madre ahí, le va a James, o sea a mi.

Hace mucho tiempo había una sopa instantánea de madera...

TODOS.- ...

Que anhelaba ser una sopa instantánea de verdad para que un niñito muy solitario llamado Jamemememes se la comiera...

TODOS.- ¡CIERRA EL PICO!

ELM.- yo quiero contar algo.

MISTY.- ¡pues empieza ya!

Había una vez hace mucho tiempo un jovencito llamado Oak que le encantaba leer cuentos de hadas, su favorito era el de... "las 3 caperucitas de rizos morados" (¿?) "la cenicienta durmiente", "las 7 habichuelas mágicas", "Ash y los flautista de Hamelin" etc, etc, etc...

BROCK.- olvídalo Elm, tú no sirves para esto.

MISTY.- nadie aquí sabe contar cuentos.

TRACY.- solo Uyuki.

ASH.- pero ella ya se fue.

MEOWTH.- y no creo que vuelva, tal vez ahora sí se cansó de nosotros.

MISTY.- ¿nosotros, kimosabi? Eso me suena a manada.

JESSIE.- sí meowth, yo había estado muy calladita hasta que ustedes comenzaron a discutir sobre el déficit de atención de Ash... por cierto Ash, no has ido a ver a un médico, tal vez haya un medicamento que te ayude.

JAMES.- tú estabas callada porque te aterra que Uyuki te ponga en un cuento.

BROCK.- yo tengo el teléfono de un gran psicólogo si lo necesitas.

TRACY.- (en el teléfono).- ¿hola... Uyuki?... ¿podrías regresar? Nadie aquí sabe contar cuentos.

ASH.- mi déficit de atención no es tan grave.

JESSIE.- no, para nada. ¡Mira un Pokemon!

ASH.- ¿dónde?

UYUKI.- (del otro lado de la línea) ¿prometen no interrumpir de nuevo?

TRACY.- no interrumpiremos tanto…

UYUKI.- de acuerdo.

*Todos siguen hablando cuando Uyuki regresa a escena y sus rostros se iluminan. Al menos no se irán a dormir sin cuento… pero claro, ¿qué tipo de cuento?, eso solo Uyuki lo sabe)

UYUKI.- Ahora, ¿dónde me quedé? Ah, sí.

Cuando por fin pudo terminar su niñito de madera, se fue a dormir con la esperanza de que se convirtiera en un niñito de verdad. Esa noche, cuando una estrella fugaz cayó del cielo, Oak sabía que si pedía su deseo, este podría volverse realidad.

En la hora más tenebrosa de la noche, cuando los fantasmas salen de sus tumbas y los monstruos se asoman por debajo de la cama para espantar niños inocentes…

JAMES.- ¿qué clase de cuento es este?

MEOWTH.- a mi no me gustan los de terror, hacen que mi cola tiemble durante la noche.

BROCK.- donde no salga un Alien a comerse a todos, creo que estamos a salvo.

Un hada (que antiguamente solía ser una profesora que estudiaba la genética de los Pokemon, pero que debido al recorte de empleados tuvo que aceptar un trabajo como hada madrina de medio tiempo, y despachadora de comida rápida el otro medio tiempo)

MISTY.- *susurrando* ¿deberíamos hacer algún comentario? Cada vez se inventa cosas más raras, al rato nos va a salir con que la lámpara maravillosa de Aladino era en realidad un zapato viejo.

TRACY.- *susurrando* tal vez no, qué tal que luego se le ocurre hacer un cuento que se llame, no sé, "Roja nieves y los 7 bichitos".

MISTY.- ¿insinúas que Roja nieves soy yo?

TRACY.- *susurrando más bajo, que Uyuki ya oyó a Misty* tú querías hacer el comentario, ¿que no?

UYUKI.- *sonrisa malvada* adelante Misty, puedes comentar lo que gustes, no te preocupes. Tracy ya me dio material para el cuento de mañana.

MISTY.- *le da un zape a Tracy*

Se acercó al muñeco y con su... em... con su... microscopio último modelo, le dio vida al pequeño sudowoodo.

SUDOWOODO.- sudo woodo woodo woodo.

UYUKI.- ¿qué fue eso?

BROCK.- sonó como un sudowoodo.

ELM.- ¿alguien vio a algún árbol moverse?

El sudowoodo, que ahora podía ver a través de los ojos que el profesor Oak le había tallado, miró al hada con sorpresa. Aquella bondadosa señora le había dado vida, ahora podría ir a jugar con los demás árboles y tal vez, crecerían manzanas de sus ramas.

El pequeño se sentó y de repente, un pequeño meowth se materializó en su hombro... para el asombro del sudowoodo, se trataba de un meowth parlante.

MEOWTH.- me da miedo preguntar, pero... ¿soy yo?

UYUKI.- mmm, deberías ser tú, pero no, esta vez será un meowth desconocido.

MEOWTH.- uf, menos mal.

El pequeño sudowoodo se le quedó viendo al meowth parlante que acababa de aparecer.

- ¿sudo... sudowoo... woooooodo?

- si, soy un meowth parlante, antiguamente pertenecí a un equipo llamado "Meowths caza ratones, con nosotros, usted nunca más se preocupará por los ratones en casa".

- ¿sudoooo?

- pues, parecía ser un buen negocio, pero luego los ratones se convirtieron en rattatas y la gente quería cacharlos como pokemones así que perdimos el empleo y pues ahora aquí me tienes, siendo consciencia de niños de madera que adquieren vida. No paga mal, la verdad.

Cuando meowth terminó de contarle toda su vida al sudowoodo, ya había amanecido y Oak se puso tan contento cuando vio a su creación con vida, que casi se tropieza con un juguete que estaba en el piso.

- mi niñito... ahora es un árbol de juguete.

- sudo.

- ¡oh mi pequeño sudowoodo!... ahora podrás ir a la escuela, como todos los demás sudowoodos.

ASH.- ¿perdón?

TRACY.- creo que dijo que iría a la escuela.

ASH.- no si eso me quedó muy claro.

BROCK.- tal vez quiso decir fábrica de papel.

UYUKI.- no, dije escuela. El sudowoodo irá a la escuela.

MISTY.- ¿y cómo es que… es decir… va a aprender a…? Sabes qué… no importa. Sigue. Es divertido tratar de seguir tus incoherencias.

- ¡sudo sudo!

- lamento interrumpir pero el meowth parlante tiene hambre.

Oak ni siquiera se había percatado del meowth y no le puso la mas mínima atención, estaba tan contento porque su sudowoodo ya tenía vida. Sin esperar más llamó a una escuela y pregunto si podían aceptar a su pequeño hijito.

- claro señor, aquí aceptamos cualquier pokemon.

- a bien, le llevaré a mi pequeño en seguida.

- claro.

Oak y el sudowoodo se fueron a la famosa escuela, pero el pequeño estaba más asustado que una mujer cuando ve un ratón, la profesora le dijo que todo iba a estar bien y que no se preocupara por ser un juguete. Después de todo, sería bien recibido.

JAMES.- claramente las maestras de hoy en día no saben nada del bullying.

ELM.- y que lo digas, yo tenía que huir para que no me quitaran el lunch.

JESSIE.- yo solía robarlo, era más fácil que tratar de huir.

Oak se retiró al ver que la profesora iba a tratarlo muy bien, después de media hora la clase había comenzado.

- muy bien alumnos, un nuevo pokemon estará con nosotros desde hoy.

Los alumnos estaban muy impacientes por conocerlo y cuando el pequeño sudowoodo entró todos se empezaron a reír, aquel no era un Pokemon de verdad. El pobre estaba tan triste. La maestra los hizo callar con una mirada de muerte y le indicó al pequeño donde sentarse.

MEOWTH.- ¿cómo un árbol puede sentarse?

UYUKI.- yo que sé, ¿por qué no le preguntas?

MEOWTH.- pero es solo un cuento.

UYUKI.- he ahí tu respuesta a tu primera pregunta.

MEOWTH.-...

Para cuando las clases iban a terminar, el sudowoodo se sentía tan mal porque todos se burlaban de él que decidió que al día siguiente no asistiría. No le gustaba que se burlaran de él como si fuera un animal.

ASH.- pero es un animal.

UYUKI.- es un árbol.

ASH.- pero canta.

UYUKI.- eso no le quita la cara de árbol.

Cuando las clases finalizaron, Oak regresó para recoger a su hijito, sin embargo, no lograba verlo por ningún lado. Preocupado, se acercó a la maestra.

- ¿y mi pequeñito profesora?

- Oh profesor, traté de llamarlo pero nadie contestaba en su casa. Me temo que escapó.

- ¿Qué?

- justo lo que escuchó, se escapó.

- ¡oh rayos!

Oak estaba muy enojado con el pequeño sudowoodo, tenía que encontrarlo pronto, antes de que alguien decidiera que era una excelente fuente de papel.

Pero para entonces, el sudowoodo ya se había ido muy lejos de la casa de Oak, quién estaba como desesperado por encontrarlo, conducía a 150 kilómetros por hora con taquicardia... por miedo a que fuera demasiado tarde y que su hijo ya estuviera en una fábrica de madera.

La realidad era que el pequeño sudowoodo estaba en la calle tan campante, ignorante a todos los peligros del mundo exterior.

ELM.- yo imaginaría que un Pokemon sabría cuidarse sólo.

MEOWTH.- uno pensaría lo mismo, pero en los cuentos de Uyuki, ser el pokemon protagonista puede ser lo más peligroso del mundo.

JAMES.- además, hay que considerar que es un árbol. Tantas referencias a papel y fábricas de madera me hace pensar en cómo va a acabar este cuento.

UYUKI.- aww, me agrada saber que ya se están acostumbrando a las masacres en mis cuentos.

En su camino, se encontró con un kadabra y un alakazam vestidos con capas y sombreros negros muy sospechosos. El sudowoodo no tenía forma de saberlo (apenas tenía menos de 24 horas de vida), pero ambos eran asociados del malvado… em…

BROCK.- oh oh… yo conozco esa cara, está pensando en un nombre.

JAMES.- tal vez debamos huir…

ASH.- o sugerir a alguien.

Del malvado jardinero que secuestraba pokemones para usarlos como esclavos en su granja…

ELM.- uf, nos salvamos.

MISTY.- al menos por ahora.

Ambos Se acercaron al sudowoodo, lo examinaron cuidadosamente y decidieron que sería un excelente espécimen para la granja.

-¿qué hacer por aquí pequeño sudowoodo?, ¿estás perdido?- dijo alakazam

-sudo *negando con la cabeza.*

-¿no te gustaría ir a un parque de diversiones? – dijo kadabra

-sudo…

-es muy divertido… podrás comer muchos dulces.

- esta muy cerca, ven con nosotros, te divertirás en grande.

El sudowoodo acepto la oferta y se fue con ellos, estaban a punto de entrar a un parque de diversiones cuando el meowth parlante apareció en su hombro.

-¡Sudowoodo! Es peligroso que vayas con estos dos, tienen pinta de maleantes.

-sudoooo.

-no, nada de parques de diversiones, debes regresar a casa, Oak está preocupado por ti. ¿O quieres terminar convertido en un libro de matemáticas?

Aquella amenaza fue suficiente para asustar al sudowoodo, y de inmediato echó a correr para buscar el camino de vuelta a casa... pero como no había aprendido geografía ese día, el pequeño se pierde en el bosque...

JESSIE.- una preguntita.

UYUKI.- ¿si?

JESSIE.- ¿cómo se perdió en el bosque si estaban en la ciudad?

UYUKI.- ¿no puede haber un bosque saliendo de la ciudad?

JESSIE.- pues sí, pero me imagino que estará lejos.

UYUKI.- tal vez un poco, pero la velocidad del sudowoodo era incomparable.

JAMES.- No, no me convences.

UYUKI.- está bien, está bien.

El pequeño se perdió en la cuidad y acabó en el muelle. Un muelle abandonado, donde al atardecer, los fantasmas salen de sus tumbas y los monstruos se asoman por entre los callejones para espantar a los niños perdidos…

MISTY.- esa sensación de deja vu…

TRACY.- y de que me están contando la historia de Peter Pan.

Sudowoodo temblaba de miedo… este lugar no lo conocía. Caminó con cautela hasta que algo hizo que la sangre se le helara.

BROCK.- ¿sangre, en serio?

UYUKI.- vale pues.

Que hizo que las hojas se le helaran... había visto un enorme monstruo comerse a varios troncos para depositarlos en una banda que los llevaba al interior de una gran casa de ladrillos. Sudowoodo caminó un poco más y vio que del otro lado salían puros libros de física. ¡Era una fábrica de papel, para hacer libros de preparatoria!

JAMES.- ¡oh por Dios!

ASH.- ¡el horror!

Tenía que huir de ahí, quiso correr, pero aquel monstruo (que era un vehículo en realidad) ya lo había visto y se dirigía a él. Nunca le había tocado un árbol que huyera, pero es no sería un obstáculo.

Oak, que casualmente pasaba por ahí, alcanzó a escuchar los gritos de su hijo mientras trataba de escapar de las fauces de aquel monstruo. Detuvo su coche y fue al muelle, pero era demasiado tarde. El monstruo había atrapado a su hijo.

Oak tendría que actuar rápido… se lanzó contra la máquina y todo se volvió negro. Cuando la luz regresó…

ASH.- el sudowoodo saltó a los brazos de su padre. Fin.

JESSIE.- el sudowoodo acabó hecho cenizas. Fin.

JAMES.- no; se prendió fuego solo. Fin.

MEOWTH.- se convirtió en sopa instantánea. Fin.

TRACY.- se convirtió en un niño de verdad. Fin.

MISTY.- encontró a una bella entrenadora llamada Misty y vivieron muy felices. Fin.

ELM.- el sudowoodo volvió a escapar y nunca lo encontraron. Fin

UYUKI.- em… no exactamente.

Oak se dio cuenta que no había llegado a golpear al monstruo, sino que se había golpeado la cabeza, se puso de pie pero se dio cuenta que su pequeño hijo ya estaba en la banda, trato de correr para sacarlo pero no llegó a tiempo. Al cabo de media hora, su hijo salió del otro lado de la fábrica, convertido en una serie de 500 libros de química.

TODOS.- me gusto más mi final.

UYUKI.- bueno, todos dieron su final, así no habrá discusiones, adiós.

FIN