CAPITULO 6: " LA VERDADERA CARA DE VIKTOR KRUM "

He buscado en mi corazón algún rincón donde no estés y no lo he encontrado. He buscado por todos los rincones de mi alma algún sitio donde no estés y no lo he encontrado.

Había salido de la cabaña llevando lo mismo con lo que había entrado: su mochila, sólo que ésta vez la había llenado de algunas provisiones por si se perdía una vez más. Sabía perfectamente que cuando lo encontraran, a él y a Hermione, volvería a reponer todo lo que se había comido.

Muchas horas sin saber de Hermione lo volvían loco. No tenía idea lo que pasaba. ¿Acaso sólo se había marchado sin él? ¿Lo había dejado solo?

- No, ella no es así - Dijo el pelirrojo mientras caminaba entre los árboles buscando una señal.

El cielo se había oscurecido, y esa noche la luna se veía inmensa, iluminaba gran parte del bosque. Aún así Ron no se separaba de la herencia que le dejó Dumbledore.

Caminaba sin rumbo fijo entre los inmensos árboles, nunca pensó perderse en él... Sabía que tenía que buscar a Hermione, algo le decía que ella estaba en peligro y que debía llevar lo más rápido posible.

Y de pronto pasó.

A lo lejos se divisó una cabaña, más grande de la que habían encontrado anteriormente. Se acercó más para saber que pasaba, algo le decía que tenía que ir. Pudo ver dos siluetas en el patio y escuchar algunas voces.

- Hay, amorr mío, al fin estamos juntos ¿No?, perrro...que pena que tenga que usarrr magia contigo - Dijo una voz de hombre, luego de soltar una risa.

Esa voz... -Pensó Ron.

Esa voz la conocía, pero ¿De donde?

Se asomó un poco más para poder ver quien era y se dio cuenta. También estaba Hermione ahí parada, sin poder hacer nada.

- ¿ Tú ? - Dijo Ron sin poder creerlo. No supo medir su voz cuando el hombre habló de nuevo.

- ¿Quién está ahí? - Preguntó.

Ron se escondió detrás del árbol más cercano, sin querer ser visto por el mismísimo Viktor Krum.

- Tiene a Hermione... - Dijo Ron en un susurro. Y la rabia lo invadió. ' Estás jugando con lo más importante que tengo, Viky ' - Dijo en su mente el pelirrojo. Apretó su varita fuertemente y de ella salieron chispas verdes. Se sobresaltó a tal acto, ¿Cómo es que ahora sí se puede ocupar magia?

Y luego se puso a pensar... ¡Tenía que rescatarla! Obviamente Hermione estaba bajo la maldición Imperius.

Las figuras de Viktor y Hermione ya no estaban en el patio de la cabaña, seguramente habían entrado. Ron aprovechó para acercarse más hasta llegar a la puerta de ésta, y pudo escuchar a Krum hablándole a la castaña.

- Amorr irré cambiarrme de rropa para que tengamos una cena especial ¿Qué te parrrece? - Preguntó sin tener una respuesta alguna - ¡Dije ¿QUE TE PARRECE? - Gritó y Hermione le respondió debilmente.

- M-me parece b-bien...

- Así me gusta... Que mal que no quisiste querrerrme, Herrrmione, te lo adverrtí, perro tú no hiciste caso...No... Prreferriste quedarrte con ese pelirrojo estúpido - Rió ante ese comentario. Y luego se escucharon pasos.

Ron miró por la ventana y vio a Hermione sentada en un sofá muy afligida, pero de pronto ella lo vio a él y su cara cambió a sorpresa y miedo. Trató de decirle que se marchara, que su vida era primero, que ella saldría de esto pero que él se fuera... no podía hacerlo. Y como conocía muy bien a Ron, sabía que él no se iría fácilmente.

- Alohomora...

El pelirrojo entró a la cabaña silenciosamente, y se acercó a la castaña.

- ¿Por qué saliste sin mi? Sabía que te había pasado algo... Vámonos, Herm - Le susurró siempre estando alerta por si Viky aparecía.

Hermione negó con la cabeza mientras una lágrima caía de su mejilla.

- ¡Vamos, Hermione, por favor! - Le suplicó para que se levantara y se fueran lo más rápido de ahí.

La castaña lo miró suplicante y le dijo.

-Vete, Ron...

- No, no me iré sin tí - Dijo Ron secándole la lágrima de la cara de Hermione con su mano - Vamos, pronto volverá ese idiota y...

Pero no pudo terminar ya que una voz en su espalda lo interrumpió.

- Weasley, al fin llegas... Herrmione y yo te estabamos esperrando - Dijo Krum con una sonrisa, y antes de que Ron pudiera hacer algo él levantó la varita y dijo: - ¡Crrucio!

Inmediatamente Ron sintió una descarga eléctrica en su cuerpo, cayó al suelo y comenzó a moverse. No, no quería gritar no quería mostrarse débil, por ninguna manera.

- Crrucio - Volvió a pronunciar Krum, y luego rió burlonamente.

Se acercó a Hermione quien seguía llorando, la rodeó con sus brazos y le dijo:

- ¿No te gusta verr a este estúpido asi verrdad?... Descuida, amorr, no lo verrás más - Y luego la besó.