Inoue esta preocupada porque su novio no la atiende como es debido, rukia intenta animarla, y le dice a orihime que las dudas que tiene de que su novio la engaña, se las tiene que sacar porque esta segura que no es asi, pero al llegar a la casa rukia se lleva una sorpresa con su novio.

¡hola!

bueno u.u aca estoy devuelta escribiendo un one shot se podria decir, esto lo escribi a pedido de una amiga a la que adoro, queria escribir un yaoi lemmon pero no me salio, no pude simplemente y salio lo que salio que espero que sea de su agrado :).

con respecto a mis otras dos fics las tengo que empezar a reescribir porque estuve durante un mes y medio sin pc porque se me habia roto del todo y ahora estoy con una nueva, asi que por no guardarlos en algun cd o algo se me perdieron todos los capisu.u, pero las voy a continuar u.u aunque seguro que muchos dejaron de leerlas ¬¬ por lerda jajajaja

aca va el cap.


¡una gran sorpresa!

Dos amigas entraban a una heladería para refrescarse un poco en un día bastante caluroso, se dirigieron al mostrador donde pidieron un helado y un exprimido de naranja para después sentarse en unos sillones muy cómodos, el lugar era perfecto con el aire acondicionado, lo que hacia que él local estuviera lleno de gente.

- me fascina la fresa- comento rukia a su amiga con una sonrisa mientras saboreaba su helado.

- de eso no quepa duda- acoto Inoue mientras probaba su exprimido de naranja.

- ¿y bien Inoue?- pregunto la morena.

- ¿y bien que Kuchiki san?- la miro desentendida.

- ¿Qué te preocupa?- miro fijamente a la chica de pelo naranja.

- ¿a mi? Na…nada ¿Qué puede preocuparme a mi?- desvió la mirada y bebió de su jugo pero tanto era el nerviosismo que tenia, que absorbió bruscamente del sorbete que se ahogo.

- eres una patética mentirosa- le dijo rukia mientras le daba una servilleta a su amiga para que se limpiara la boca.

- si… – tosió – tienes razón- completo la frase con una risita nerviosa.

- di entonces…- le inquirió la morena.

- es que…- lo que estaba por decir la apenaba mucho – veras… lo que me preocupa es… que… - jugaba con el sorbete del exprimido- kuchiki san no quiero que pienses nada malo de mi… me cuesta contar esto… lo que me preocupa es… ¡hay que vergüenza! La verdad es que…- sonrió nerviosamente.

-¡podes decirme de una vez!- la ponía nerviosa que su amiga diera tantas vueltas – prometo que no voy a pensar nada malo- suspiro – ahora habla de una vez ¿si?

- es que Uryuu ya no me hace el amor como antes – confeso la chica de cabello naranja en un tono de voz elevado, provocando que algunas personas ajenas a la morena y ella escucharan la confesión.

Rukia había quedado con la boca abierta, estaba impactada. – yo sabia que algo te tenia mal- comento la chica de ojos azulados saliendo del trance.

- antes lo hacíamos todos los días casi- suspiro – y ahora cada vez que quiero… bueno ya sabes que… me dice que le duele la cabeza – hizo una mueca de disgusto.

- esa parece mas una excusa de mujer ¡que idiota!- comento molesta al ver lo deprimida que estaba su amiga.

-¿pero es que soy fea? ¿O gorda? ¿Es que cocino mal? ¿Qué es lo que pasa?- se hacia miles de preguntas la chica de ojos color plomo.

- no eres fea ni nada… ¿Qué hombre no querría estar contigo? A no ser que sea gay… yo creo que cualquiera, además de lo físico, inoue eres muy inteligente – trataba la shinigami de animar a su amiga aunque a veces no se note tu inteligencia.

-¡gracias!- sonrió inoue a su amiga.

- ¡de nada!- ella también sonrió.

El celular de la morena comenzó a sonar, la chica busco en su bolso y lo abrió al teléfono.

- ¿un hollow?- pregunto preocupada orihime.

- ichigo…- le contesto rukia y atendió el llamado.

- ¡rukia!- se escucho la voz del shinigami sustituto del otro lado de la línea.

- ¿Qué pasa Ichigo?- pregunto la morena.

- quería saber donde estabas – respondió él.

- estoy en un heladería con Inoue- respondió con un suspiro - ¿para eso me llamabas?

- ¿vas a tardar mucho en volver?- pregunto impaciente.

- no sé -

- ¿si o no? -

- si, voy a TARDAR- respondió haciendo hincapié en la ultima palabra - ¿Por qué?

- por nada enana…. Quería saber que hacías nada mas…- respondió él, pero cuando rukia lo estaba por empezar a insultar colgó.

Miro a su amiga con una expresión de incredibilidad – me colgó, ¡idiota! Quien se cree para cortarme- bufo molesta.

- Kurosaki-kun esta muy pendiente tuyo, nada que ver con Uryuu – comento con tristeza, ocultando su mirada tras el flequillo.

- ¿pendiente? Ja- respondió con ironía al comentario de su amiga – es enfermo de celos, tanto que me acompaña a comprar la ropa y me juzga todo lo que me pruebo ¡es un fastidio! ¿Me podes decir donde quedo el descerebrado que conocí hace 5 años?- pregunto al aire.

- a mi me gustaría que uryuu estuviera así con migo- bebió lo ultimo que quedaba en su vaso de exprimido, haciendo ruido con el sorbete.

- pareciera que se hubieran invertido los roles- dijo entre risitas la morena- los dos son raros – afirmo.

Ambas chicas se miraron y asintieron, cuando de la nada apareció una señora bastante mayor que se acerco despaciosamente y las miro.

- se sienten culpables, seguro que les están poniendo los cuernos- les hablo la anciana mujer mientras se ponía sus anteojos.

Salto exasperada rukia del sillón donde estaba sentada - ¡YO NO SOY CORNUDA! ICHIGO Y YO TODOS LOS DIAS…- se detuvo cuando noto las intensas miradas de todos en el local.

-¡que envidia querida!- acoto la anciana mujer, para después mirar a inoue – pero tu querida creo que no corres la misma suerte, él te engaña- le dijo convencida, provocando que la pobre de orihime comenzara a derramar lagrimas.

- ¡señora! Podría aprender a callarse la boca- dijo ofendida rukia - ¡vamos Inoue!- la tomo del brazo y salieron del local.

Apareció otra señora y la tomo del brazo a la anciana - ¡mamá! Deja de andar diciendo al todo el mundo que es cornudo- suspiro – nadie tiene la culpa de que papá halla sido el rey de los "piratas de la noche"- se la llevo.

Rukia e inoue caminaban ahora por el parque que estaba a una cuadra de la heladería, mientras la joven de cabello anaranjado no lograba contener sus lágrimas.

- ¿tu crees que me engaña? ¿Qué seria capas?- preguntaba mientras se atragantaba con un algodón de azúcar.

- no él no te engaña- le afirmo la morena – ellos serian incapaces de hacernos eso y nosotras lo sabemos bien, no le hagas caso a los delirios de una anciana- la abrazo dándole contención.

Mientras tanto en una habitación en penumbras, dos cuerpos sudorosos se deleitaban mutuamente, se podían apreciar varias colillas de cigarrillo en un cenicero que se encontraba sobre la mesa de noche que temblaba al compás de la cama, debido a las embestidas de dos amantes.

- tenemos para un rato mas – decía una voz en medio de la oscuridad.

- no sé… es que podría llegar en cualquier momento…- decía jadeante otra voz.

- no te preocupes dijo que tardarían…- le susurro en el oído para depuse mordisquear el lóbulo de la oreja.

El hombre de cabello negro se encontraba recargado sobre el cuerpo de su acompañante, deslizo una mano por debajo del cuerpo del chico y comenzó a estimular su miembro provocando quejidos de placer. El chico de cabellera naranja se encontraba pasmado ante la estimulación, solamente se dedicaba a aceptar el placer brindado, hasta que el liquido impregno la mano del moreno y esté llevo su mano a la boca para degustar su sabor. Ichigo se sentía algo apenado con respecto al acto que estaba llevando a cabo con Ishida, y pesar que todo había empezado porque él quería que su amigo le ayudara a hacer un conejo chappy de peluche que termino en una noche de borrachera y de pasión debido a la abstinencia de dos semanas de no ver a sus respectivas novias que estaban de viaje, que como resultado dio que su gusto por el mismo sexo aflorara, y ahora se encontraba siendo sometido a unos apasionados y profundos besos propinados por el quincy, sus lenguas danzaban juntas en una explosión de placer, acompañadas de carias suaves y suspiros acallados, sus cuerpos sudorosos por el ajetreo que estaban teniendo mas el sofocante calor que hacia ese día, hicieron que las sabanas quedaran completamente húmedas. Cuando las caricias y besos estaban por pasar al siguiente nivel, la puerta del lugar se escucho, y todo acto de penetración fue frustrado.

- ¡ichigo llegue!- se escucho por la residencia kurosaki. – que raro no esta…- se dirigió a las escaleras.

- ¡que olor a cigarrillo!- se quejo la morena cuando subió a la planta alta -¡ichigo!- lo llamo otra vez parándose frente a la puerta de la habitación.

Adentro de la habitación ichigo estaba sentado en la cama observando como el picaporte se movía, mientras ishida lo veía divertido, pronto ambos serian descubiertos infragantes.

¡Rukia! Por una vez que algo te salga mal en la vida y no puedas abrir esa puerta, ¡por favor mama, ayuda a tu hijo esta vez y traba esa puerta! pensaba ichigo -¡RUKIA NO ABRAS!- grito al abrirse la puerta, pero tarde, la puerta estaba completamente abierta y en el umbral la figura de una morena con el rostro inexpresivo, el ambiente quedo sumergido por un breve silencio, hasta que ichigo trago saliva y susurro el nombre de la pequeña shinigami.

- rukia….- la llamo pero no obtuvo respuesta de la chica – rukia…- la volvió a llamar pero la mujer no emitía palabras, cansado de que la chica no le respondiera tomo aire para gritarle pero ishida lo detuvo.

- Kurosaki yo no haría eso…- le aconsejo con temor al ver la sonrisa psicópata que se dibujaba en el rostro de la morena.

-exactamente… I C H I G O – hablo rukia con una voz cargada de ira – porque no le haces caso a tu… a ver…. ¿me podrían explicar que son? ¿Novios? ¿Amantes? ¿Mejores amigos con favores?- preguntaba mientras hacia ademanes con las manos - ¡ICHIGO SOS UN MALDITO DESGRACIADO!- grito a toda potencia alertando a todos los vecinos de lo sucedido - ¿COMO PUDISTE? DE ISHIDA ERA DE ESPERARSE, SE NOTABA A DISTANCIA PERO… ¡TU! QUE PARECIAS TAN PERO TAN MACHO. EL QUE LE MOVIA EL PISO A TODAS DESDE ARRANCAR HASTA SHINIGAMIS, ¿Cómo ME HICISTES ESTO? – Comenzó a sollozar mientras seguía gritando - ¿ME PODES EXPLICAR QUE HAGO CON TODA ESTA LENCERIA QUE ME COMPRE?- le mostró la bolsa que había quedado en el piso cuando se callo al entrar rukia a la habitación por el impacto de ver a su novio en esa situación.

- Rukia yo…- quiso explicarse.

- ¡yo nada!- le respondió revoleándole la bolsa por la cabeza esparciendo la lencería por el lugar, ishida intento decir algo pero rukia lo miro furiosa y le dijo - ¡no te metas! ¡Tendría que darte vergüenza! Inoue esta sufriendo por que no le haces el amor hace días, tienes que ser hombre… ¡perdón! Digo… tienes que decirle a inoue de tu sexualidad, ella no se merece que la engañes.

Ishida agacho la cabeza en señal de arrepentimiento, hoy cuando llegara a casa hablaría con su novia y le diría la verdad.

-y tú- volvió a mirar a ichigo – ¿me podes decir descerebrado como le digo a nii- sama que mi novio es gay? – adopto un semblante pensativo - ¡ya se! ¡NII SAMA SABES QUE DESPUES DE DESOBEDECERTE Y QUEDARME CON ICHIGO LO DEJE PORQUE RESULTO QUE MI NOVIO ES GAY ¡Y ES MAS! LO ENCONTRE EN NUESTRA CAMA CON ISHIDA EL QUINCY- lo miro con los ojos lleno de lagrimas - ¿Qué tiene él que no tenga yo? ¿Cocina bien? ¿Dibuja bien? ¿Es mejor que yo?– los vecinos estaban atentos a todo lo dicho, que el hijo del Dr. Kurosaki resultara homosexual seria la comidilla del lugar por vario tiempo

- bueno para ser sincero…- empezó a responder ichigo.

- no me respondas idiota…- le dijo indignada – me voy ichigo, me vuelvo a la mansión Kuchiki junto a mi hermano- dijo con la voz entrecortada mientras se daba la vuelta para marcharse, ichigo se levanto de la cama para detenerla pero ella lo amenazo – si no quieres que te meta a sode no shirayuki por ahí es mejor que no hagas nada- se rió irónicamente - ¡ah no! Cierto que ahora no te molesta eso…. ¡sayonara ichigo algún día te vas a arrepentir!- salio corriendo de la habitación.

- rukia nada de esto es lo que parece…- dijo en un susurro ichigo.

- eso no te lo crees ni tu kurosaki- lo miro de reojos Ishida.

- ¡te digo que no! ¡yo la amo!- sus ojos se aguaron- rukia….

Rukia corría por las calles de Karakura mientras llamaba a Byakuya para anunciarle su regreso.

- hola…- atendió su celular Byakuya.

- ¡ni sama!- grito ella al escuchar la voz de su hermano.

-¿Qué pasa Rukia?- pregunto preocupado, era raro que su hermana lo llamara.

- es largo de explicar pero… vuelvo a vivir en la mansión- respondió ella.

-¿Qué te hizo Kurosaki?- pregunto molesto.

- lo que no te imaginas Nii- sama, cuando llego te cuento todo- respondió la morena.

- te espero entonces- dijo el moreno finalizando la llamada.

-¡Renji!- llamo al hombre que estaba dormida a su lado.

- ¿Qué sucede?- pregunto somnoliento el chico de cabello rojo.

-Rukia vuelve a casa… ¡no nos vamos a poder ver frecuentemente!-le anuncio el moreno.

- maldición…- refunfuño el aludido.

¿fin?


si les gusto diganmen que la continuo :) que ya tengo final para esta fic, sino la dejo como one shot ¬¬

gracias por leer y por favor dejen rewies se los agradeceria :D