Esta es la primera historia yaoi que he escrito. Despues de leer mucho me picó la curiosidad. He escogido esta pareja, aunque resulta, rara pero es que las historias que hay sobre ellos dos me gustan.

A veces creemos tener nuestra vida controlada y sin embargo un hecho cualquiera puede llegar a descolocarnoslo todo y descubrimos que no nos conocíamos todo lo bien que creíamos.

Disclaimer: Los personajes de "Naruto" no son de mi propiedad, son de Masashi Kishimoto, yo solo los he cogido prestados y sin ánimo de lucro.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La persona a la que siempre he esperado.

- Shikamaru ¿Qué es el amor?

Naruto, sentado en el borde de su cama, cabizbajo, ni siquiera le miraba. Shikamaru, en pié frente a él le miraba con las manos metidas en los bolsillos. Había acudido a su casa extrañado de no verle en todo el día, sabía que no estaba en ninguna misión, tampoco estaba entrenando, así que, preocupado por su estado de salud había decidido visitarle, era algo que le molestaba, siempre había considerado que esas cosas son propias de mujeres, pero en fin, allí estaba él, mirándole, parecía bastante decaído y no sabía como animarle, definitivamente eso eran cosas de mujeres.

- ¿Tú sabes lo que es el amor? - repitió el rubio

Shikamaru suspiró

- No Naruto, no sé lo que es realmente el amor ¿Por qué te preocupa tanto?

- Tú... tus padres...

- Ah ¿Te refieres a esa clase de amor?

- No, me refiero al amor en general

Shikamaru se sentó a su lado

- Supongo que el amor es algo difícil de definir, es algo que nace dentro de tí y no tiene explicación ni lógica ninguna

- Yo... - la voz de Naruto sonaba temblorosa - Le declaré mi amor a Sakura

Shikamaru se quedó esperando una continuación a aquella frase. Viendo que no se producía optó por hablar él

- ¿Y que te ha respondido?

- Me ha dicho que no es verdad, que yo de quien estoy enamorado es de Sasuke y que solo la utilizo a ella como pantalla de humo ¿Te lo puedes creer? No sé ni lo que significa eso, ¡dattebayo!

- ¿Y por eso te deprimes tanto? Deberías estar acostumbrado a los desplantes de Sakura

- ¿Pero es que no te das cuenta? ¡Dice que estoy enamorado de Sasuke, dattebayo!

- ¿Y?

- ¡Pero Sasuke es un chico como yo! ¿Cómo voy a estar enamorado de un chico?

- El amor no entiende de esas cosas, te enamoras de una persona y da igual que sea mayor que tú, feo, guapo, o de tu mismo sexo... se supone que el amor es eso... amor

Naruto le miró con los ojos muy abiertos

- ¿Crees que estoy enamorado de Sasuke?

- Pues yo no puedo saber eso

- ¿Y que pensarías de mí si eso fuera cierto?

- ¡Ah! - Shikamaru chasqueó la lengua - Quitando el detalle de que Sasuke, y no te ofendas, no parece tener intención de volver a Konoha y tampoco ha te ha demostrado demasiado apego... no veo nada extraño. Me daría pena por ti, creo que Sasuke terminaría haciéndote daño y no te mereces eso

Se miraron directamente a los ojos y sin saber por qué ambos se sintieron repentinamente incómodos. Shikamaru hizo en gesto para levantarse, Naruto le detuvo poniendo una de sus manos sobre su antebrazo. No quería que se marchase, se sentía muy cómodo teniéndole allí, a su lado, siempre encontraba consuelo en Shikamaru y en sus palabras.

- ¿Crees que alguien llegue a amarme alguna vez?

Los ojos de Naruto eran tristes y desconsolados.

- Pues claro Naruto, tú no sufras por eso, mucha gente te quiere

- No, no, no me entiendes, yo quiero que me amen, ¡dattebayo!

- Mendokusei... ¿Por qué no iban a amarte?

- Porque soy un monstruo Shikamaru, porque soy un demonio, un monstruo horrible

Shikamaru cogió a Naruto de ambos hombros y le obligó a mirarle

- ¡No digas eso Naruto! ¡Nunca digas eso! ¡Tú no eres un monstruo!

- ¡Sí lo soy! ¿Olvidas lo que vive dentro de mí?

- ¿Cuántas veces te tengo que decir que tú eres tú: Naruto Uzumaki, el amigo en el que todo el mundo puede confiar?

- ¡Eso no cambia lo que tengo dentro! La gente tiene miedo de mí y yo también ¿y si no sé controlarme? Sabes que a veces me cuesta retenerlo, que llega a dominarme, cuando me enfurezco, cuando me dejo llevar por las emociones... él intenta... ¿Y si cuando...

Naruto respiraba agitadamente, se notaba que no era la primera vez que se había planteado ese problema y Shikamaru lo entendía, entendía que tuviese miedo, seguramente pensaba que si se dejaba llevar por emociones básicas no pudiese llegar a controlar sus instintos, al fin y al cabo ¿Quien sabía como podía reaccionar esa cosa? Si era capaz de querer controlarle cuando la ira le dominaba ¿quien no decía que no lo haría en otras circunstancias?

- Es normal que la gente me tenga miedo, todo el mundo me tiene miedo, he visto ese miedo en los ojos de todo el mundo

Shikamaru no supo porqué lo hizo, simplemente lo hizo. Quizás fueron los ojos llorosos de Naruto, su gesto entristecido, aquel chico siempre se desvivía por los demás, siempre estaba allí, animando, apoyando a todo el mundo, ofreciendo todo lo que tenía, aquel chico siempre sabía sacar lo mejor de las personas y cualquiera encontraba cobijo en él, no era justo que tantas personas le juzgaran sin conocerle, no debía ser fácil vivir sabiendo que tantas personas te tenían miedo... Llevó sus manos al cuello de Naruto y lo atrajo hacia él, posó un suave y temeroso beso en aquellos temblorosos labios, pensó que Naruto se apartaría gritando como loco, pero no, Naruto permaneció quieto, casi sin respirar. Ahora Shikamaru no podía apartar sus labios de él, siguió poniendo pequeños besos en ellos, tenía miedo, sí, miedo de ofenderle o molestarle, pero no... Naruto no le rechazaba de ningún modo, le sentía relajado y tranquilo.

Naruto no podía moverse, no sabía lo que le estaba pasando, aquel chico le estaba besando y él disfrutaba de aquel contacto, no le daba asco, no le parecía repulsivo, al contrario, sentía que aquella era la demostración de afecto mas bella que había sentido en su vida. Shikamaru no tenía miedo de él, ni de sus reacciones y esa era su forma de demostrárselo. Comenzó a responder tímidamente, asustado de la reacción de su amigo, asustado de su propia reacción, pero no podía, no quería apartarse de esos labios. Entreabrió los suyos incitando a Shikamaru a profundizar el beso, un calor parecía extenderse por todo su cuerpo y un miedo horrible a no saber contenerse se apoderó de su mente. Suavemente se separó de él

- ¿Por qué lo has hecho? - le preguntó aún a milímetros de sus labios

Shikamaru frunció el ceño

- No lo sé, todo es muy problemático, solo sentí que quería hacerlo. Yo no te tengo miedo Naruto, yo...

No pudo terminar su frase, Naruto se abalanzó de forma posesiva hacia sus labios. Durante unos segundos Shikamaru sintió miedo pero también sentía temblar a Naruto, probablemente tendría miedo de sí mismo. Aprovechando un momento en que Naruto se separó algo de él para recuperar el aliento puso un par de dedos en sus labios.

- Chisst - le dijo suavemente - Tranquilo, no me voy a ir a ningún sitio

Naruto pareció relajarse. Volvió a besarle de una forma mas suave pero igualmente apasionada. Shikamaru comenzó a responder a aquellos besos, tenía que demostrarle que no le tenía miedo ¿era esa la autentica razón? No importaba, la mente de Shikamaru estaba empezando a dejar de funcionar lógicamente, solo se dejaba llevar.

- No sabía que te gustara besar a un hombre - dijo entre suspiros

- Si ese hombre eres tú, creo que me encanta ¿Y tú? ¿Desde cuando besas a otro hombre?

- Es la primera vez que lo hago

Durante unos minutos ambos lucharon por ver quien dominaba. Aquello empezaba a parecer una batalla campal en la que ninguno estaba dispuesto a ser el dominado. Al final fue Shikamaru el que optó por rendirse y dejar a Naruto tomar el control, era demasiado trabajoso y problemático seguir con esa lucha.

Naruto llevó sus manos hasta la coleta de Shikamaru deshaciéndosela y enredando sus dedos en aquel sedoso cabello, se sorprendió al descubrir ese tacto, siempre había pensado que el pelo de Shikamaru era tieso y duro, pero no, sentía su suavidad entre los dedos. Le miró y se conmovió al verlo, Shikamaru era maravilloso, sus rostro ligeramente sonrojado, su pelo enmarcando su cara, sus facciones masculinas, hasta su gesto aburrido le parecía enormemente atractivo. Mientras volvía a juntar sus labios le empujó suavemente con su cuerpo hasta recostarle en la cama, cogió las manos de Shikamaru y entrelazó sus dedos situándolas a ambos lados de su cabeza. En ese momento Shikamaru supo de aquello ya no tenía marcha atrás, sabía perfectamente lo que iba a pasar y tenía miedo, mucho miedo, pero no a Naruto, no al kyubi, tenía miedo a lo desconocido.

Naruto pasó a besar su cuello con una pasión que él mismo desconocía, que no podía controlar. Un gemido surgió de los labios de Shikamaru, sí, eso le molestaba, quería haberlo reprimido pero no pudo evitarlo, era vergonzoso, ahora gemía como una mujer. Sin embargo aquel gemido no hizo más que incitar todavía más a Naruto, aquello le volvía loco, no podía imaginarse que los gemidos de un chico pudieran resultarle tan maravillosos, quería oír más, más gemidos de Shikamaru y quería saber que se los provocaba él.

Cada vez era todo más problemático, estaba claro que Shikamaru se estaba convirtiendo en el uke de aquella situación, ¡dios, que problemático era! Nunca se había planteado tener nada con un hombre pero vamos, de hacerlo, nunca se habría imaginado que él sería el uke... Sin embargo tenía que reconocer que eso era lo más sencillo, no tenía que hacer nada, solo dejarse querer, la iniciativa debía tomarla el otro, eso le evitaba improvisar en una situación totalmente nueva y desconocida.

Naruto no había perdido el control de sí mismo, él era él, de eso estaba seguro, era él, Naruto, no el kyubi, Naruto, el que conducía sus labios y sus manos, lo hacía porque quería, no porque el kyubi le dominase. Era él el que deseaba tocar la piel de Shikamaru, él, el que empezó ansioso y alocado, como siempre hacía todo, a quitar aquella ropa que le apartaba de lo que deseaba... necesitaba tocarle, necesitaba sentirle cerca de él, lo más cerca posible.

¿Cómo podía estar pasando esto? La mente de Naruto había bloqueado cualquier otro pensamiento, cualquier otra sensación que no fuera el calor del cuerpo de Shikamaru, el hormigueo que recorría su cuerpo cuando sus labios se juntaban, su piel rozando aquella piel, nada importaba en el mundo, nada existía, solo Shikamaru y aquellas sensaciones, ya no había ni pasado ni futuro, solo aquel momento y un deseo tremendo de fundirse en él, no sabía lo que hacía, solo se dejaba llevar, de alguna manera su cuerpo sabía que hacer.

Shikamaru no pudo evitar que un grito de dolor escapara de su garganta. Sabía que aquello iba a doler pero no imaginó que tanto. Agarrado a las sábanas apretó los puños y los ojos fuertemente y trató de relajarse lo máximo posible. Naruto le miró lleno de temor y preocupación

- ¿Te he hecho daño? Lo siento soy un bruto - Se apresuró a acariciar su rostro - Si quieres lo dejamos...

Shikamaru negó con la cabeza, total, ya estaba hecho, ahora le quedaba descubrir si realmente podía ser tan placentero como algunos decían. Naruto le besó suavemente cada centímetro de su cara, sus párpados, su nariz, sus mejillas, sus labios...

- Te quiero Shikamaru - susurró - Te amo, no me había dado cuenta de lo que te amo, siempre has estado a mi lado, siempre escuchándome, siempre apoyándome... déjame demostrarte cuanto te amo, déjame darte todo de mí... yo, siento que necesito entregarte todo de mí, no sé como decirte que soy todo para ti... ahora me doy cuenta de que eres más importante que mi vida... mi mejor amigo... mi amor

Shikamaru aceptaba todo lo que Naruto quisiera darle, él se limitaba a dejarse llevar, a dejarse querer. No sabía en que momento se había perdido el control de su cuerpo, en que momento la lógica había dejado paso a aquella locura, Naruto era su amigo ¿Y qué estaba haciendo él? Aceptaba sin ningún tipo de reparo las caricias y besos y se los devolvía, aquello no era normal, ni lógico, ni nada, pero no podía resistirse, su cuerpo y su mente se habían rendido a ese calor que le abrasaba por dentro y parecía devorarle. Ya no reprimía ningún gemido, se entregaba completamente a Naruto y lo recibía del mismo modo, dejándose arrastrar en un torbellino de sensaciones que creyó terminarían por romperle.

Naruto se dejó caer al lado de Shikamaru tratando de normalizar su respiración mientras le veía respirar agitadamente, con los ojos cerrados y el cuerpo brillando por el sudor.

- Te quiero – susurró casi sin aliento y volvió a besarle suave y lentamente, un beso dulce y limpio, lleno de todo su amor

Shikamaru le rodeó con un brazo y llevó su cabeza hasta su pecho. Su mente aún no podía pensar con lógica, ni siquiera era capaz de procesar racionalmente lo que acababa de pasar.

- Descansa – dijo pesadamente mientras sentía como un dulce sueño llegaba hasta sus ojos

Naruto se despertó abrazado a Shikamaru, apoyado en su pecho. Este aún dormía. Le observó, tenía una expresión tranquila y relajada, sin ese ceño fruncido que solía tener siempre, sin esa expresión aburrida... De pronto tuvo miedo, un miedo horrible ¿y si a Shikamaru le sucedía algo en alguna misión? Si a Shikamaru le pasase algo... solo de imaginarlo ya sufría... no, no podía ser... Se abrazó fuertemente a él, aterrado ante tal idea.

Shikamaru empezó a despertarse. Abrió los ojos y vio a Naruto abrazado a él, sollozando débilmente

- ¿Que te pasa? ¿Estás llorando?

- No me abandones nunca Shikamaru, júramelo, júrame que nunca, nunca me abandonarás

Shikamaru no sabía que contestar. Los ojos de Naruto estaban llenos de lágrimas, le miraba realmente desesperado, con la cara totalmente enrojecida

- Pero...

- Sé que lo nuestro no va a ser fácil, pero somos ninjas, estas relaciones son bastante normales, yo sé de muchas parejas... si ellos son aceptados nosotros también lo seremos... Dame una oportunidad, por favor...

- Esta bien, está bien pero no grites... solo que...

- ¿Que? Yo te amo Shikamaru, te amo más que a nada en el mundo

- ¿Me dejarás algún día ser el seme?

- ¡No te burles de mí, dattebayo! ¡Estoy hablando en serio!

Shikamaru intentó sentarse. Una punzada en su parte baja le advirtió que todo lo que acababa de pasar había sido real, muy real

- Mendokusei - murmuró

Naruto se sentó en la cama y nerviosamente comenzó a mover sus dedos

- Espero que no me digas que tú no sientes nada por mí y que lo que ha pasado no...

Los labios de Shikamaru sellaron los suyos con un dulce beso que él aceptó llenando de alegría su corazón

- Mi dulce kitsune - acarició sus rubios cabellos - eres tan inocente y te entregas tanto a los demás que me asustas, me da miedo defraudarte

- ¿Te avergüenzas de mí? Es normal, no soy una chica y claro...

- No es eso, no me avergüenzo de ti, eres una persona maravillosa y para mí es un honor que me ofrezcas tanto cariño. Tú lo has dicho, somos ninjas, estas situaciones son normales entre camaradas, vivimos siempre al borde de la muerte, no sabemos si al dar un paso la encontraremos, la nuestra o la de un compañero, tenemos que estas preparados para enfrentarnos a ella, para matar... por eso la sociedad nos permite tener estas relaciones, no es que se trate de amor, se trata de confianza, de confianza en tu camarada, al fin y al cabo, a veces tu vida está en sus manos, nadie mejor que él para comprenderte, para animarte cuando tu fuerza desfallece, para...

Naruto se abrazó a él apretándole fuertemente. Naruto siempre era así, no tenía medida, o amaba apasionadamente o igualmente odiaba. Cogió la mano de Shikamaru y la puso sobre su pecho

- Sé lo que siento, de pronto me he dado cuenta de que eras tú, la persona a la que siempre he esperado, la persona que llena mi vida, eras tú ¿no te das cuenta? Tú eres esa persona amable, que me has dado tu amistad sin pedirme nada a cambio. No me importa que seas un chico, no me importa nada, mi corazón me dice que eres tú

- Naruto ¿cómo voy a ser capaz de responder a tanta pasión?

- Tú no tienes que hacer nada, sé que sería muy problemático para ti, solo déjame a mí, yo puedo querer por los dos... solo quédate a mi lado... siempre

- ¡Ahhhh! Chico problemático... Es muy tarde, tengo que marcharme, mis padres se mosquean bastante si no les aviso de... ¿Naruto? ¿Estás enfadado conmigo?

- Acéptame, por favor, acéptame, déjame demostrarte de lo que soy capaz

Shikamaru dio un largo suspiro

- Naruto, mañana parto de misión, regresaré en 7 u 8 días. Cuando vuelva te prometo que hablaremos sobre nuestra relación, mientras tanto tómate un tiempo para pensar, hemos pasado un momento muy intenso, a veces es fácil confundir nuestros sentimientos, debemos estar muy seguros de lo que somos el uno para el otro

Naruto le besó con toda la ternura que fue capaz de reunir en sus labios.

- Espero que sea verdad lo que dices porque… creo que te quiero, Naruto

Y su nombre, pronunciado de aquella frase produjo, una descarga que estremeció todo su cuerpo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Y ahora qué? Es imposible que actúen como si nada hubiese pasado. Naruto está muy convencido de sus sentimientos pero ¿Y Shikamaru? Para él no es tan sencillo. En el siguiente capítulo Shikamaru reflexiona y...

Si habeis tenido la paciencia de llegar hasta aquí, gracias por leer.