Hola!!! Este es mi primer fic… mi interés nació a partir de que mi hermana pukichick se decidió a escribir uno y yo termine escribiendo algunas cosas que ha publicado y a muchas les ha gustado… Incentivada por ella y mi gran amiga awner! POR FIN… después de muchas suplicas y ruegos me decidí!

Honestamente estoy un poco asustada por como lo reciban, soy bastante creativa aunque pueda llegar a ser perversa o pervertida jajaja… tengo algunas ideas en mente pero quisiera saber que opinan acerca de esta historia, este primer capítulo es para ubicar en el contexto en el cual se desarrollará todo. Espero opiniones o expectativas…

Espero disfruten tanto como yo imaginándose las situaciones y momentos… Si logro hacerlas hiperventilar o dejar de respirar momentáneamente a lo largo de mi fic creo que me daré por satisfecha!

Sin más preámbulos empecemos…

Como ya saben los personajes no me pertenecen son obra y arte de la magnífica Stephenie Meyer que logró atraparnos con sus libros.

******************

Bella POV

Mi nombre es Isabella Marie Swan, tengo 24 años, vivo en un pequeño apartamento en California y me ofrecieron trabajo como maestra en un preescolar, a mi parecer esta muy bien para empezar, adoro a los niños. Cuando me mude deje a todos mis amigos en Phoniex, tuve la grata sorpresa de enterarme que los hermanos Hale habían venido a vivir a la misma ciudad, habíamos sido amigos desde pequeños. Me sentía un poco sola pero a la vez estaba pasándola bien siendo independiente totalmente de mis padres.

Jacob, mi mejor amigo que se podría decir es como mi hermano, consiguió trabajo en una revista de deportes, como reportero. Había alquilado el apartamento continúo al mío, era bastante sobre-protector y todas sus novias me odiaban. Hasta un día me propuso perder mi virginidad con el porque no quería que nadie me lastimará… imagínense!!!

Apenas llegué a la ciudad, Jasper y Rose decidieron darme una bienvenida, armando una ida a la playa donde él me presentaría a su novia y a unos amigos. Me encanta el mar desde pequeña, esa era una invitación a la que nunca podría decir que no.

Esa noche estaba un poco triste, apenas unos días que me había mudado y aún me estaba adaptando. Llame a Jacob pero no contestó, supuse andaría con algunas de sus conquistas porque el si que no perdía tiempo. Cuando me di por vencida tome un libro una botella de vino y comencé a leer hasta que el sueño me venció.

-Bellaaaaaaaaaaaaa!!!! Buenos días amiga!!! Muero por verte… levántate que en media hora te pasamos buscando- dijo Rose en una nota de voz a mi Blackberry.

Anoche había dejado todo listo, me vestí con mi bikini blanco estampado con flores de colores, un short blanco, una camisa de tiras, recogí mi cabello con una cola dejando unos mechones sueltos, me coloque mis lentes y tome mi bolso blanco. Me di una última ojeada al espejo

No seré adicta a la moda pero primero muerta que sencilla… Pensé

Me gusta estar bien vestida, aunque nunca le llegaría a los talones a Rose pero me hacia sentir bien verme arreglada o al menos combinada, supongo que tanto años con Rose de asesora sirvieron para algo.

Rose repico mi celular, traduciéndose eso en que ya estaba abajo. Bajé lo antes rápidamente y me encontré a Jacob entrando al edificio, con ropa de disco supongo había tenido una larga noche.

-y tu adonde vas? Así…- dijo Jacob con los ojos como platos.

-Voy con los Hale, te acuerdas de ellos? y unos amigos de ellos a la playa – dije muy tranquila pero casi podía ver como le hervía la sangre.

-BELLSSSSSSSSSSSS…!!!!- vino Rose a abrazarme apenas me vio – ah… hola perrito!- dijo cuando se dio cuenta de la presencia de Jacob

-Hola barbie…- dijo Jacob con cara de pocos amigos- podría dejar de gritar que me duele la cabeza y quienes más van aparte de ustedes?

-Mmm muchos hombres de donde podrás escoger Bells!- dijo Rose con la única intención de molestarlo, porque ya sabía como se ponía.

-Solo cuidate… ok? Nos vemos cuando llegues…- dijo Jacob cuando Rose me arrastro al auto.

Jasper tenía una camioneta 4runner blanca algo blin blin, aunque no exagerada porque no sería su estilo. Apenas nos montamos, el y yo nos saludamos con cariño! Es una de las mejores personas que he conocido en mi vida con toda honestidad.

-Bells!!! Te extrañe tiempo sin verte…!!!- dijo Jasper

-y yo a ti Jazz!!!- dije con una sonrisa

-Ahora vamos a encontrarnos con mi novia y unos amigos de ella en la gasolinera para comprar lo que nos falte e irnos a la playa - dijo Jazz mientras arrancaba el auto.

Cuando llegamos, Jazz y Rose bajaron inmediatamente del auto mientras llenaban el tanque de gasolina del auto, yo me quedé adentro no sabía que hacer de verdad no era buena en las primera impresiones. Hasta que una chica asomó su cabeza por la ventana de adelante.

-Hola Bella! Como estás? Yo soy Alice, la novia de Jasper – dijo con una sonrisa muy sincera. Me baje del auto para saludarla.

-Es un placer conocerte Alice!- dije tendiéndole la mano pero ella me abrazo muy amistosamente, a lo que ambas reímos. Nos acercamos adonde estaban los demás.

-Ya conociste a Alice! Mira Bells te presentó a Edward…- dijo Jazz apuntando a un chico de gafas negras, cabello cobrizo algo despeinado pero perfecto, tenía unas bermudas blancas de cuadros con una franela negra, no podía negar que era atractivo pero tenía un aire de prepotente increíble, y antes eso no podía ser otra cosa que igual de prepotente.

- Hola… mucho gusto Bella- dije estrechando su mano.

-Mucho gusto Edward…- dijo para luego seguir hablando con Jazz- de acuerdo nos vemos en la licorería entonces- Pude ver como nos dirigimos al auto de Jazz esta vez con Alice y Edward a su Jeep donde estaba otro amigo de él hablando por el celular.

Cuando llegamos a la licorería, todos nos bajamos. Los chicos comenzaron a discutir que tomarían en la playa, Alice nos siguió a Rose y a mi que fuimos directo a lo que siempre tomábamos… Vodka Tonic! Tomamos el vodka, aguaquina (soda con limón), unos manís y nos dirigimos a la caja. Pude ver como de reojo me miraba Edward algo asombrado.

-Súmelo a todo esto, es la misma cuenta…- dijo Edward con tono prepotente.

-No… nosotras pagamos nuestras cosas- dije mirándolo con los ojos abiertos. El cajero hizo caso omiso de lo que dije y comenzó a marcar el resto de las cosas. Metí en una bolsa la botella y demás cosas para salir de la tienda con Rose y Alice aguantando al risa detrás de mí.

-Al parecer alguien encontró la horma de su zapato…- comentó Alice a Rose y yo las ignoré. Que se creía ese hombre, seguramente todas se le tiraban encima pues conmigo estaba más que equivocado.

Por el camino escuchamos Jack Johnson, donde todos nos sabíamos las canciones y Alice preparo en uno de los vasos térmicos un trago para tomarnos por el camino. El camino fue largo, es decir, al llegar ya estábamos un poco "happy" mientras Jazz se burlaba de nosotras mientras cantábamos a todo pulmón.

Cuando llegamos a la playa, comenzamos a bajar las cosas y pude ver detallar al amigo que venía con Edward en el auto, era ENORME pero parecía bastante amigable, así como un gran perro que ladra pero no muerde, me reí sola antes la comparación que estaba haciendo.

-Hey! Mucho gusto, soy Emmett!!! Que es tan gracioso?- dijo alborotando mi cabello.

-Heyy no hagas eso! Gigante verde…!- dije en broma mientras me peinaba, el simplemente me limitó a carcajearse.

-Creo que nos llevaremos bien… chiquilla!- dijo eso último con voz tipo terminador y guiñándome un ojo, no pude evitar reírme.

-No creo que tus encantos funcionen con Bells- dijo Jazz riéndose mientras tomaba las cosas.

-Rayossssssss….!!!- dijo Emmett fingiendo decepción- y tu no saludas? – le dije a Rose mientras la abrazaba.

-Hola Emmett… será que me bajas? Es que acaso no sabes saludar normal a alguien?- dijo Rose simulando indiferente pero a mi no me engañaba.

-Uy que humor! Ya casi se me olvidaba que es tu estado natural…- dijo Emmett soltándola

Tomamos un puesto en la arena, extendimos nuestras toalla, Edward puso música en su auto y dejo la maleta abierta para que todos escuchásemos, nos servimos tragos cada quien en su vaso y nos sentamos a hablar sobre trivialidades.

-Emmett y yo vamos a dar una vuelta ya venimos…- dijo Edward. Seguramente iban a ver que loba necesitaba encontraban por ahí.

Nosotros bromeando ignorando la ausencia de esos dos, al rato Rose al parecer se había quedado dormida tomando sol, mientras Jazz y Alice estaban en su burbuja. Yo me recosté a tomar sol y me coloque mis audífonos y comencé a cantar en voz alta sin darme cuenta.

But I wont hesitate no more

No more its can not wait I´m yours

Well open up your mind and see like me

Open up your plans and then you are free

Looking to your heart and you find love, love, love...

- Jason Mraz?... al parecer te gusta la buena música- dijo Edward sentándose a mi lado en la toalla, supongo no había encontrado nada lo suficientemente bueno para él en toda la playa.

-Amo esta canción, I am yours, sabes?- dije sentándome para tenderle un audífono, cosa que totalmente sobria no haría.

-Claro, presta para ver que más tienes en tu ipod- dijo tomándolo de mi mano.

-Noooooooo la cambies!!!!! – dije tratando de arrancarle al ipod, entre tanta disputa termine encima de su espalda sin darme cuenta. Conste que todo era por quitarle lo que es mío.

-Puedes dejar la intensidad…?- dijo riéndose de mi.

-Bells lo vas a matar…- dijo Jazz reprimiendo la risa

-Dudo que él oponga resistencia- dijo Emmett carcajeándose en la arena.

-Cállate! Que aún no me has visto intensa… ok?- dije sin saber lo que decía, pero bueno el me estaba jodiendo entonces yo también podía hacerlo.

-Ah si? Como es eso?- dijo enderezándose y quedáramos bien sentados, podía ver curiosidad en su mirada y yo no sabía que decir.

-Puedes dejarme en paz!!!- dije tomando mi ipod y dándole la espalda para hablar con Rose.

-Pero respóndeme anda…- dijo aún divertido a mis espaldas.

-Rose me puedes poner esto en la espalda, porque sino no duermo…- dijo Emmett pasándole un protector

-Ah? Y tu me viste cara de masajista? Pídeselo a cualquiera alrededor que seguramente no tendrá problemas- dijo Rose sin mirarlo.

-Desde cuando andas pendiente de quien me mira y quien no? Celosa?- dijo Emmett. Primero lo miro con ganas de asesinarlo y luego sonrió maliciosamente y tomó la crema.

-No… Rose mejor déjalo así!- dijo Emmett con miedo, esto sería divertido.

-No mi amor querías que te pusiera protector… no?- Rose prácticamente escribió con la crema del protector "PUSSY", luego para disimular lo hecho le hecho solo un poco de protector alrededor.

-Ya?...- dijo Emmett que estaba esperando que le hicieran algo muy malo.

-Si mi oso… que esperabas?- dijo Rose besando su mejilla y acariciando su cabello- porque no vamos a caminar por la orilla?

Todos decidimos ir, Rose iba adelante con Emmett, más atrás Alice y Jazz y de últimos Edward y yo que no podíamos caminar de reírnos por la cara de todos al ver la espalda de Emmett.

-Se va a morir cuando se enteré…- dijo Edward tratando de dejar de temblar de la risa.

-Como puede ser tan tonto?- dije sonriéndole- mira el atardecer...

-No lo sé, las mujeres tienen el efecto de dejarnos idiotizados- dijo Edward mientras veía el atardecer- Me encanta el atardecer…

-A mi también, es como un momento mágico… no crees?- dije ensimismada.

-Conozco un lugar muy lindo para ir a verlo, algún día vamos?- dijo y parecía sincero, quizás no era tan prepotente como creía.

-Por que no? Como amigos…- dije y eso último fue porque no quería que creyera que estaba babeada con el como todas a su alrededor.

-Claro Bells!- dijo colocando su brazo en mi hombro de manera divertida mientras seguíamos caminando muy atrás de los demás.

Edward POV

Mi nombre es Edward Anthony Cullen, tengo 26 años, soy hijo único y mi madre murió cuando hace 8 años. Tengo un consultorio junto con mi padre el Dr. Carlishe Cullen, ambos somos cirujanos plásticos, en realidad soy su asistente porque aún no he culminado mi especialización. En mis tiempos libres me encanta el surf… me relaja muchísimo, he ido a un par de competencias y para ser un hobby no se me da tan mal, fue ahí donde conocí a Emmett y nos hicimos mejores amigos, el trabaja en una revista deportiva pero eso si es un hobby para él.

-Si?- dije atendiendo mi teléfono

-Donde estabas?- dijo Victoria

-Ah? Desde cuando yo tengo que darte explicaciones a ti… que es lo que quieres?- dije con tono indiferente

-Necesito dinero porque el lunes tengo cita con el pediatra de Mathias- dijo simulando autoridad.

-Hace una semana te deposite la mensualidad en que quedamos, pero esta bien, ahora te hago una transferencia. Recuerda que el próximo fin estará conmigo- dije todavía con un tono indiferente

-Prefiero que me lo des personalmente…- dijo Victoria. Ella aún no asumía que estábamos separados y yo no tengo ninguna intención de reconciliarme con ella, espero que en algún momento desista de eso.

-No, ya te dije que te haré la transferencia hoy estoy ocupado- dije fríamente- tengo que arreglarme porque voy a salir, adiós…

Ya se que cualquier pensaría que soy un inescrupuloso, pero es porque no la conocen, esa mujer está loca. Mientras menos alas le de mejor, es de esas que se arma películas mentales con mucha facilidad. Desde que terminamos nuestra relación hace un año, he salido con algunas chicas pero más que todo para matar el tiempo nada estable ni tengo ningunas intenciones de tenerlo.

Tengo un hijo, Mathias Carlishe, tiene 4 años y es mi príncipe! Es lo más importante en mi vida, lo adoro y lo amo con locura… me dejaría matar por él. Se podría decir que es la viva imagen de mi, excepto por el cabello, que es rubio como el de la madre, pero sus ojos, sus facciones, hasta sus gestos… son como yo. Victoria siempre trata de manipularme con él, es difícil teniendo en cuenta que se juega con lo que es más importante para mi, por eso soy tan frío con ella. Las mujeres normalmente se alejan cuando se enteran que tengo un hijo y más cuando ven la loca que tiene por madre. En eso se resume mi vida prácticamente.

Alice es mi mejor amiga en la vida, nos conocemos desde niños y hace un par de meses se hizo novia de Jasper, al principio hubo un poco de tensión producto de celos pero luego cuando comprendimos que había lugar para ambos en la vida de Alice, nos hicimos buenos amigos. Su hermana Rose era una mujer más que hermosa, parecía una diosa, pero ya de esas he tenido muchas.

Jasper me llamó para invitarme a la playa, ya se había hecho una rutina, mínimo una vez a la semana íbamos. Esta vez se uniría a nuestro grupo, una amiga de su infancia, que recién se había mudado a la ciudad. Le dije a Emmett, buscamos a Alice y llegamos al lugar de encuentro.

Cuando la vi caminando con Alice hacia donde estábamos los demás, me dio la impresión de ser una chica tímida pero en cuando estuvimos cara a cara pude ver lo prepotente y pretenciosa que era aquella mujer, obviamente no pensaba malgastar mi energía en una mujer como esa.

En la licorería, la vi desenvolverse con soltura, no era de esas típicas mujeres que esperaba que un hombre hiciera todo y escogiera todo por ella. Fue con seguridad a tomar lo que llevarían y se dirigió a la caja sin ni siquiera mirarnos mientras discutíamos que llevar, son detalles pero claramente era una mujer de las que no dirían a todo "si, mi amor"

-Hey! Edward… puedes decir que es lo que quieres? Porque sino pasaremos acá todo el día, a mi me da igual así que tu decides- dijo Jasper

-No sé… Whiskey?- dije por decir algo. Ambos tomaron dos botellas y nos fuimos a la casa, llegué justo al tiempo que Bella estaba abriendo su billetera para pagar.

-Súmelo a todo esto, es la misma cuenta…-dije ignorándola por completo, pude reírme por dentro al ver de reojo sus ojos chocolates mirándome con reproche. Tomo sus cosas y se fue cual niña malcriada.

Una vez en la playa, fui con Emmett a ver si había alguien conocido en la playa, era algo normal para nosotros. Vimos a un par de gente conocida pero nada que realmente llamará mi atención, cuando regresamos, Alice y Jazz estaban hablando muy cerca algo alejados de las chicas que estaban tomando sol. Me causo gracia ver a Bella cantando a todo pulmón una de mis canciones favoritas, la observe un rato hasta que Emmett comenzó a burlarse de mi mientras se servía un trago, le pregunté que escuchaba y se levantó a ofrecerme un audífono, me sorprendió su amabilidad probablemente la primera impresión que me dio era únicamente una coraza, total yo también era así.

Rápidamente comenzamos a bromear, con confianza y terminó encima mío intentando en vano quitarme el ipod. Me dejo nuevamente desconcertado con lo que dijo, despertando en mi gran curiosidad, definitivamente esta chica tenía una lado travieso, más allá de la niña malcriada que era.

Luego fuimos a caminar por la playa para exhibir la broma que Rose le había jugado a mi amigo. A simple vista, daba la impresión que íbamos por parejas, Rose y Emmett de primeros, Alice y Jazz más atrás y nosotros de últimos. No podíamos parar de reírnos, al ver la cara de todos, Bella y yo veníamos apoyados el uno en el otro de la risa.

Sin darnos cuenta nos detuvimos a ver el atardecer, me encantaba que a ella le gustará tanto este momento del día como a mí, inmediatamente me provocó llevarla a mi lugar favorito donde siempre me relajaba, una casa que teníamos en la playa tenía una terraza donde había una increíble vista. La visión de nosotros ahí, inesperadamente me parecía bastante agradable y con mi pequeño príncipe, supongo que como amigos hay una pequeña posibilidad que eso sucediera.

Seguimos caminando muy atrás de los demás cuando observe a Victoria rodeada de cinco hombres riendo muy feliz mientras mi hijo jugaba con su niñera en la arena. No me mal interpreten era una buena madre pero supongo que el hecho de ser madre apenas a sus 18 años hizo que ahora que estaba soltera no pudiera ver un hombre que llamará su atención porque perdía la perspectiva. Quería correr hacía donde estaba mi hijo pero sabía que si me acercaba y Victoria veía a Bella iba a armar una escena delante de mi hijo y de TODO el mundo.

Pude ver como Alice a lo lejos volteó a mirarme y con la mirada me lo dijo todo, definitivamente me preguntaba que iba a hacer. Ella detestaba más que yo a Victoria, y sabía de lo que era capaz también.

-Flashback-

Uno de los fines de semana que me tocaba estar con mi hijo, fuimos con Alice a comer a un restaurante. Estábamos comiendo y riéndonos, cuando apareció Victoria.

-Qué se supone que es esto? Intentas meterle a mi hijo por los ojos a otra madre que no sea yo? QUE TE PASA EDWARD? ACASO POR ESTO FUE QUE ME DEJASTE…. ABANDONASTE A TU FAMILIA!- dijo apuntó de llorar, era una increíble actriz.

Me levanté bastante molesto y la tomé del brazo.

-Te calmas o te calmo, entendiste? Alice es mi mejor amiga… y yo puedo presentarla a mi hijo a quién a mi me de la gana- dije mirándola a los ojos y escupiendo cada palabra

-Maty no merece el padre que tiene… Te odio Edward!- dijo antes de irse y llevarse al niño. Paso un mes sin que me dejará verlo, fue cuando la amenace con ir a un juicio que logramos entendernos. Ella es una persona sumamente bipolar, cuando no anda peleando conmigo anda tirándoseme encima.

-Fin del Flashback-

Bella parecía ser una buena persona, amigable y amable. No quería que pasara un mal rato y mucho menos que mi hijo lo viera. Como pude me las ingenie para alcanzar a Alice, con una mirada, gracias a Dios entendió y insistió en que volviéramos.

-Vayan recogiendo yo ya voy…- dije con tono indiferente. Cuando estaba dando la vuelta, no deje pasar la mirada de reproche de Bells, seguramente creería que iba en plan de conquista con alguien debo admitir que fue algo agri-dulce porque al parecer no le era del todo indiferente pero no quería que pensará que era así, de verdad esa chica me caía bien creo podríamos ser amigos de verdad.

Bueno… aquí voy!