Todos los q no superamos el final de la serie del libro más bueno de todo el mundo, esta es la historia q deberían leer… (Con la nueva generación) Y Rose y Scor (q amo esta pareja)

------------------------

I

¡Aléjate Slytherin!

-¡vaya! No puedo creer que tu padre sea Ronald Weasley- admiro por tercera vez la chica de cabellos castaños.

Y sintió enrojecer sus mejillas de nuevo

Rose estaba acostumbrada a los halagos de la gente, solo por tener el apellido Weasley… estaba un poco cansada de las admiraciones que recibía continuamente, después de todo… ella no tenia ni idea que habían hecho sus padres a su edad, solo por anécdotas navideñas y libros de historia mágica moderna que continuaba comprando su madre… pero no había sido un logro de ella y no entendía porque por donde caminara la seguían miradas de asentimiento, como si ella hubiese ayudado a derrotar al mismo Voldemort…

-¿y has tocado la cicatriz de Harry Potter?- de pronto la saco de sus pensamientos la castaña

Rose comenzó a reír -¿para que iba a tocar su cicatriz?-

La otra niña bajo la mirada con timidez

-soy Rose- añadió rápidamente ofreciéndole la mano para no hacerla sentir mal… Lo último que quería era ahuyentar a posibles amigos…

-Amy Thompson- dijo tomando su mano con una sonrisa

Amy la había visto despedirse de su familia, por lo que la siguió admirada al vagón del expreso Hogwarts llenándola de preguntas algo embarazosas de los Weasley y los Potter. Sus primos la habían dejado sola –cosa que prometieron ante sus padres que no ocurriría-

Rose resoplo recordando la espalda de Al y James marcharse entre la multitud del pasillo.

-¿Y es verdad que Hermione Granger ha sido la mejor estudiante que ha tenido Hogwarts?-

-¿en que casa quieres quedar?- pregunto con rapidez, no quería pasar el viaje charlando de su familia.

-Mi padre era de Ravenclaw- sonrió Amy orgullosa –pero mi madre perteneció a Hufflepuff así que… estoy indecisa-

-yo definitivamente no quiero nada con Slytherin- dijo Rose sintiendo como se le colocaba la piel de gallina con tan solo imaginarlo

-no quedaras… ¡vamos! Ningún Potter o Weasley pisaran esa casa- sonrió

Y Fue cuando a Rose le agrado mas esa chica

La puerta del vagón se abrió en ese momento y la despeinada cabellera negra de James se asomo.

-¡Rosie!-

-¡¡Rose!!- corrigió ella arrugando la nariz

-como sea primita ¿has visto a Al?-

-pensé que se había ido contigo- alzo los hombros mientras añadía una nota mental de agarrar a su primo a calabazazos por haberla dejado sola.

-si, es que me encontré con Tabatha y comenzamos a charlar para ponernos al día y…-

-y perdiste a Al- termino la frase de su primo

-algo así- sonrió el despeinado James

-si lo ves, recuérdale que existo- dijo Rose dándose un aire de enojada

-seguro esta con Victoire- dijo sin preocupación –si me necesitas para algo estaré con Tabatha-

-pensé que buscarías a…- comenzó a decir Rose, pero James cerro la puerta.

-¡vaya! Era el hijo de Harry Potter- dijo Amy con entusiasmo

Y Rose puso los ojos en blanco resignada a pasar su primer viaje en el expreso de Hogwarts charlando de su familia…

La señora del carrito de comida paso varias veces por su compartimiento y Amy, entusiasmada compro ranas de chocolate para compartirlas con Rose.

-puedo comprarlas- insistió ella, pero Amy negó con su cabeza.

-estas van por mí…-

Duraron un rato charlando del momento en que recibieron la carta de aceptación en Hogwarts…

-siempre tuve miedo de ser una Squib- comentaba Amy mientras destapaba la quinta rana de chocolate –aunque he hecho magia desde pequeña…- alzo los hombros y contemplo el cromo -¡oh mira!- dijo mientras se le iluminaban los ojos y le ofrecía el cromo a Rose –me ha salido tu padre-

Rose observo el rostro pecoso de Ron

-le encanta coleccionarlas- admitió recordando a su padre orgulloso por salir en los cromos de las ranas de chocolate

-tengo seis de el- dijo Amy dándole un bocado a su rana –y siete de tu madre… me considero con suerte porque esas son difíciles de que salgan-

Y las mejilla de Rose se tornaron rojas por tercera vez esa tarde

-Albus las colecciona- comento

-¿Albus?-

-mi primo, es nuevo también- explico Rose un poco nostálgica… Siempre se había imaginado que hacia ese viaje por primera vez con su primo favorito…

-quien sabe donde diablos anda metido- resoplo

-¿es hijo de Harry Potter también?-

-si y de mi Tía Ginny-

-¡fantástico!- la sonrisa de Amy se agrando –por cierto ¿ya leíste historia de magia?-

-¡no!- Rose frunció el ceño mientras recordaba a su madre insistiéndole una y otra vez que lo leyera, mientras que su padre se burlaba diciendo que hacerlo seria perder el tiempo.

-yo si lo leí- comento Amy con naturalidad, Rose se sorprendió

-de seguro te encantaría conocer a mama…-

Los ojos de Amy se abrieron con alegría

-¿conocer a Hermione Granger? ¡¡Que honor!!-

Rose torció la boca –en serio deja de hacer eso, es medio molesto-

-lo siento- añadió rápidamente –aun así, he escuchado que Hogwarts tiene muchos lugares ocultos que no salen en el libro-

-James siempre dice que sabe de varios pasadizos secretos, pero realmente no le creo-

-¿pasadizos secretos?- la sonrisa de Amy se amplio -¡seria genial encontrarlos!-

Y Rose asintió con la cabeza, realmente la idea de recorrer Hogwarts –incluyendo lugares no aptos para todos los alumnos- le emocionaba…

El tren se detuvo en ese momento, sacando a Rose de sus imaginaciones que incluían a ella y a Amy de hurtadillas en pasillos estrechos que llevaban a sitios inimaginables…

Buena hija de papa. Pensó.

Pero inmediatamente se arrepintió al imaginarse el rostro de decepción de su madre.

Entonces negó con la cabeza como queriendo borrar el sentido de aventura que podía bajarle puntos a su futura casa...

Se dio cuenta al mirar por la ventana, que caía una ligera llovizna

Y sintió algo en su estomago revolverse –supo que no era por el frio-

Estaba por ver a Hogwarts… Después de tantos relatos de su familia… El castillo finalmente estaba por volverse una realidad concreta, no una imaginación borrosa formada de retrasos que le iban describiendo.

¿¡Y donde estaba Al?!

La cabellera rojiza de Rose se asomo por la puerta y se coloco de puntillas para hacer el vago intento de divisar el revoltoso azabache de Al, o sus lentes redondos.

-¿Buscas a tus primos?- pregunto Amy mientras se acomodaba la túnica

-solo a uno, pero da igual- Rose se apresuro a imitar a Amy, y ambas niñas salieron del vagón del tren con apuro y empujones…

Rose jamás había visto tantos alumnos vistiendo el uniforme de Hogwarts, sonriendo y charlando animadamente, observo las diferentes corbatas.

El Verde y plateado de Slytherin la hicieron estremecer…

Pero inmediatamente aquel sentimiento paso por uno de entusiasmo al ver a lo lejos una figura familiar con abundante barba negra…

-que grande- susurro Amy en su oído

Pero Rose salió corriendo para darle un gran abrazo.

La sonrisa de Hagrid la recibió calurosamente.

-¡Rose! ¿Cómo ha ido tu viaje?-

-¡¡Fantástico!!- admitió ella –aunque no tengo ni idea de donde se ha metido Albus- gruño

Hagrid levanto la mirada, aunque no lo necesitaba realmente para ver por encima de todos los alumnos.

-seguro no ha bajado, es que Hogwarts cada vez parece tener más estudiantes-

En ese momento una cabellera larga y castaña se puso junto a Rose. -¿lo conoces?-

-Oh, Hagrid ella es Amy- dijo la pelirroja de manera muy educada –también viene por primera vez-

-Hola Amy- le guiño un ojo, lo que hizo que la niña le sonriera -espérenme aquí, buscare a todos los de primer año- y se alejo

Rose se llevo el cabello un poco mojado por la llovizna detrás de sus orejas.

Y espero paciente a su primo, para después reprenderlo fuertemente por haberla dejado sola… Aunque tenía que admitir que la compañía de Amy no le desagradaba, la niña, ahora trataba de adivinar como seria la canción del sombrero seleccionador ese año.

-¡Rose, Rose!- dijo una chica con voz melodiosa a lo lejos, y las niñas vieron saludar a una rubia de cabello platinado con emoción.

-¡vaya!- admiro Amy.

-tiene familia Vela- explico Rose rápidamente, ya estaba acostumbrada a que la gente dijera la misma palabra cuando la veía.

Su prima Victoire se acerco luciendo el uniforme en perfectas condiciones y la abrazo con fuerza cuando estuvo junto a ella.

-¡no puedo creer que ya estés en Hogwarts!- dijo mientras se le iluminaban los ojos

-¡Victoire! ¿Has visto a Al?- pregunto rápidamente

-no, Rose… pero escucha no puedo quedarme a charlar soy prefecta y tengo que ayudar, nos vemos en el castillo ¡te encantara el primer viaje en bote!- con rapidez le dio un beso en la mejilla y se marcho.

-¡conoces mucha gente ya!- dijo Amy sonriendo

-solo familia, es algo numerosa- alzo los hombros

Pronto apareció Hagrid junto a un grupo de pequeños chicos que se miraban con nerviosismo y emoción.

Rose se puso de puntillas por segunda vez, pero inmediatamente tuvo que caminar por un sendero pues el grupo de niños la guio a ese lugar impidiéndole seguir buscando con la mirada a Albus.

Y entonces su primo se le olvido por completo, cuando divido al comienzo del lago pequeños botes que estaban alumbrados con lámparas flotantes.

Noto que todos sonreían alegremente y ella se incluía en este grupo… Su fantasía estaba a punto de hacerse realidad…

Hagrid les pidió que subieran en los botes. Amy y Rose se apresuraron en montar uno.

Mientras se acomodaban sus Túnicas por el frio que se sentía en el lago…

No paso mucho tiempo cuando Rose lo divido a lo lejos. Sintió que su corazón dio un vuelco mientras se ensanchaba su sonrisa.

Era perfecto, incluso más de lo que se había imaginado…

El castillo de Hogwarts se divisaba al final del lago alzándose en unas rocas.

La luz de la luna le daba un toque de misterio y tranquilidad

Y tuvo el impulso de hechizar el bote para que llegara mas rápido… no podía esperar entrar.

-¡quiero ver que darán de cenar!- murmuro un chico pecoso que estaba en un bote cerca del de ella.

-es fantástico- dijo Amy mirándola

-¡es hermoso!- sonrió

Y cuando llegaron al otro extremo del lago, al pie del castillo, Hagrid les pidió a todos que bajaran la cabeza cuando alcanzaron el peñasco, fueron a un túnel oscuro que parecía conducirlos justo debajo del castillo, hasta que llegaron a una especie de muelle subterráneo que tenia una enorme puerta, Hagrid la abrió sin dificultad.

Rose bajo del bote con rapidez, notando que la sonrisa no se le quitaba del rostro.

Hagrid los hizo subir por una escalera de piedra. Apenas ingresaron al castillo sintió el ambiente cálido y se dio cuenta que su cabello ya estaba bastante mojado por la lluvia, seguramente de la emoción no había notado que el clima había empeorado.

-quiero ya la selección- murmuro Amy en su oído.

Lo que hizo que Rose recordara a su primo…

Una bruja rechoncha de cabello corto que vestía con una túnica verde apareció con rapidez luciendo una amable sonrisa, Rose la saludo con la mano, la bruja le hizo un gesto de cariño.

-¡Bienvenidos a Hogwarts!- dijo con alegría mientras se colocaba un gorro puntiagudo –soy la profesora Sprout la subdirectora, gracias por traerlos Hagrid- añadió con cariño –yo me encargo desde aquí… mejor ve y te secas para ir al banquete-

Hagrid le guiño un ojo a Rose y desapareció por el vestíbulo.

-el banquete comenzara en pocos minutos- dijo mientras miraba las apretujadas cabezas que se encontraban reunidas –pero como ya deben saber, primero se hará la selección para sus futuras casas que son Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin cada una es especial a su manera y requiere de una serie de…-

Pero la profesora Sprout no pudo terminar la frase pues fue interrumpida por dos risas estridentes que se encontraban al final del vestíbulo.

Rose se puso de puntillas… Y se sorprendió al ver a su primo Albus muerto de la risa, con otro chico al que no veía bien. Frunció el ceño ¡hasta que había aparecido el condenado! Y por lo que se veía… El chico parecía no importarle que –su prima favorita- no estuviese con el.

La profesora Sprout alzo una ceja.

-¿ocurre algo señor Potter?-

-¡n-nada!- dijo Albus con rapidez mientras el chico junto a el se tapaba la boca con su mano en un intento fallido de ahogar la risa. Rose hizo un gesto de desaprobación… ¿¡que era tan gracioso?! Pero debido a la mención del apellido de Al, el vestíbulo se lleno de murmullos y susurros de asombro y todos se levantaron para verlo, lo que impidió que Rose pudiera seguir viendo la compañía de su primo.

-basta- dijo con calidez la profesora Sprout –es hora de entrar-

-Tu primo es igual a Harry Potter- admiro Amy junto a ella mientras caminaban.

Y Rose resoplo.

Al llegar al final del vestíbulo –cosa que le pareció una eternidad pues nunca había estado en un lugar tan grande- Se encontraron con unas puertas dobles de madera.

Inmediatamente una sensación de estar en casa la invadió…

Era un lugar fuera de cualquier alcance de la imaginación.

Lo primero que vio, fueron las velas flotando en su cabeza, seguidas del cielo nocturno lluvioso en el techo.

Las cuatro mesas de las casas se encontraban repletas de estudiantes que los contemplaban en silencio mientras ellos desfilaban hasta el frente de la mesa larga de profesores. Un pequeño taburete se encontraba en la mitad.

Los alumnos nerviosos de primer año se colocaron en orden esperando indicaciones, la profesora Sprout no tardo en comenzar a charlar, todo parecía estar en silencio excepto por un murmullo el cual Rose no sabia de donde provenía. Las palabras de la profesora Sprout se perdían gracias a este.

Rose distinguió la cabeza de James en la mesa de Gryffindor sonriéndole con ánimo.

Lo que hizo que su estomago se retorciera. Y busco la mirada verde de Al.

Le sorprendió darse cuenta que el murmullo provenía de el, junto con el otro chico, que charlaban animadamente.

Y fue cuando abrió la boca con impresión.

¡¡Era el mismo chico que había visto en la estación!! ¡¡El mismo chico el cual su padre le dijo que le ganara en todo!!

Scorpius… podía recordar su nombre con una facilidad increíble.

Observo su cabello rubio, mas abajo de sus orejas, y su nariz perfilada… había algo en el que hizo que frunciera el ceño con desaprobación… ¿Y Al estaba con el?

-Rose Weasley- la saco de sus pensamientos la voz de la profesora Sprout. Su corazón pego in brinco hasta algún lugar cerca de su garganta…

-suerte- le susurro Amy en su oído. Y Rose no supo si le respondió… Su madre había pertenecido a Gryffindor… Su papa también… Sus tíos… su primo… Si ella llegase a quedar en otra casa… ¡inmediatamente la piel se le puso de gallina!

Noto que las rodillas le temblaban cuando tomo asiento en el taburete…

Millones de ojos curiosos la miraban... Busco la mirada de Al, verde esmeralda tras sus gafas redondas… le sonreía con un cariño impresionante, y a ella se le olvido si estaba molesta con el, también le devolvió la sonrisa…

La profesora Sprout le coloco el sombrero en su cabeza… Y paso un segundo, quizás dos…

¡¡¡Gryffindor!!! Y Rose jamás había estado mas contenta en su vida…

Inmediatamente tomo asiento junto a su primo James…

-¡¡sabia que quedarías en esta casa Rosie!!-

-¡¡Rose!!- corrigió ella sonriendo

-¡Oh!- dijo con emoción James tocándose su cabello -¡ella es Tabatha!-

Una chica con mejillas rosadas y cabello rizado se asomo junto a el…

-¡¡Hola!! Que bueno que estas en esta casa, tienes que ganar muchos puntos, para reponer un poco los que pierde James…- dijo ella riendo, pero el chico frunció el ceño

-¡tu también los pierdes!- protesto

Rose comenzó a reír pero callo inmediatamente para continuar viendo la selección.

Ahora un niño regordete estaba sentado con cara de nerviosismo… Parecía que estaba a punto de vomitar, y Rose suplico por no haberse visto de la misma manera que el.

¡¡¡Ravenclaw!!! Y la mesa estallo en aplausos.

-Terrance Mckansey- llamo la profesora Sprout

Era el mismo niño pecoso al que había visto en los botes

¡¡Hufflepuff!! Y más aplausos se escucharon de fondo…

-Amy Thompson-

Y la niña con la que había estado durante todo el viaje tomo asiento en el taburete...

¡¡¡Gryffindor!!!

Todos aplaudieron, pero nadie mas que ella… Le había agradado muchísimo que ella estuviese en la misma casa… A la castaña también le había parecido esa noticia en hora buena, porque con aire de superioridad y alegría se sentó con ella.

-¡¡Vaya!! Ahora si le podemos ir al mismo equipo de Quidditch- murmuro, y por extraño que pareciera, ese comentario le agrado bastante.

-Scorpius Malfoy- llamo con voz dulce

Inmediatamente Rose frunció el ceño y le lanzo una mirada rencorosa –que Scorpius no noto- Observo como caminaba hacia el taburete con pasos nerviosos, era uno de los más altos del grupo de niños de once años.

También, por la mención de su apellido, se produjo murmullos en el comedor…

El chico pareció notarlos, pues cerro los ojos con fuerza como tratando de hacerlos desaparecer.

¡¡¡Slytherin!!!

Esta vez nadie aplaudió, Scorpius con la cabeza baja se fue a la mesa de su nueva casa.

-era de esperarse- susurro Amy en su oído… Pero Rose no comprendió.

Miro la mesa de los verdes con plateado…

Scorpius se había sentado en un rincón… Se sorprendió encontrarse con sus ojos grises, jamás había visto una mirada tan fría… Se obligo a girar su cabeza hacia el taburete

-Albus Potter- Los murmullos ya no le extrañaron.

Su primo –que era idéntico a su tío- subió al taburete.

De nuevo… solo pasaron dos o tres segundos.

¡¡¡Slytherin!!!

Rose ahogo un grito.

¿Había escuchado bien? ¡¡Pero no podía ser!! Sintió que su corazón latía con fuerza

-¿Qué? Pero… no puede…- decía Amy sorprendida

Rose miro a su primo Albus… Sus ojos verdes esmeraldas le brillaban…

-¡James!- dijo la pelirroja inmediatamente

-Rosie papa dice que es una buena casa- alzo los hombros

Ni siquiera se molesto por corregirle su nombre.

Observo a su alrededor...

-pero es el hijo de Harry Potter-

-¡el que se parece a el!

-es increíble-

-que extraño es tu primo- dijo Amy que lo observaba fijamente

Al sonreía mientras caminaba contento y con paso firme a su nueva casa ¿acaso se había vuelto loco? ¡¡Toda la vida habían hablado de cuando estarían los dos juntos en Gryffindor!! Y ahora… ¿Cómo había…?

El chico tomo asiento junto a Scorpius y comenzaron a charlar animadamente.

¡¡Así que todo había sido por el!! Seguro este niño recién llegado le había llenado la cabeza de cosas…

¿Se podría repetir la selección? ¡Podía alegar que Albus no estaba cuerdo cuando le colocaron el sombrero!

Las copas y platos vacios se llenaron de pronto por arte de magia… Justo después de cuando McGonagall termino de dar unas palabras que Rose no escucho por enfocarse en su primo.

Y todos parecieron olvidar el asunto de que había un Potter en una casa equivocada…

Se sirvió un poco de puré y pollo que le pareció realmente delicioso…

Pero no disfruto la comida como había pensado que lo haría. Lo único que quería era charlar con Albus.

Su prima Victoire se levanto junto varios chicos que también usaban insignias de Prefectos y comenzaron a llamar a todos para ir a la sala común.

-¡Ross por aquí!- dijo amablemente

-Ya voy Victoire, solo quiero…- comenzó a decir, pero se interrumpió cuando vio que Albus se marchaba, corrió tras el.

Logro alcanzarlo cuando estaba apunto de irse a unas escaleras de piedra.

-¡¡Albus!!-

El pelinegro dio media vuelta

-¡Ross!- dijo con alegría, a ella le dieron ganas de darle un puñetazo para quitarle esa sonrisa -¿Quién lo diría no?-

-¿¡quien lo diría?! Al, estas en la casa equivocada-

Unos ojos grises se asomaron detrás de Albus… a Rose le dieron escalofríos…

-¡el es Scorpius!- lo presento con alegría al ver que Rose lo observaba fijamente

Dudo varios segundos en saludar… no sabia si debía o no…

-un placer- dijo amablemente ofreciéndole la mano, pero Rose no se la tomo

-eh, si… Al tenemos que decir que te repitan la selección-

Ambos chicos comenzaron a reír, Rose arrugo la nariz

-¡primita! No seas dramática mañana nos veremos en clase, es solo una casa- y le guiño el ojo mientras se marchaba.

-----------------------------------------------------------------

Tengo ya varios días con este fic en la cabeza y ya tengo varios cap hechos q ire subiendo a medida q m dejen reviews =P espero q les guste, Solo son dos cap de primer año, de resto ya van a estar grandes…

Porfa dejen Reviews con su opinión ;) La verdad la necesito para q m den ánimos d seguir!!

Desde q leí el 7 libro me imagine a Albus en Slytherin… es interesante ver a un Potter en esta casa…

Ahhh x cierto me encantaaa esta pareja =)

y Al también tiene protagonismo en mi historia