Disclaimer: Nada, absolutamente NADA me pertenece, los personajes le pertencen a Meyer y lo demás... a Tamack. Bueno tal vez un poquito *roda los ojos*

Recuerden que es una parodia de la PELÍCULA, vale?

*Gracias por sus rewies!!! Y aquí esta el capi prometido ^_^ Espero que les guste (esta demasiado gracioso), y podrán notar que es puro diálogo, pero como había dicho... Trato de no modificar mucho el trabajo original :( O si quieren que ponga más narración, pues que más da... diganmelo ^^ y me esforzaré.

Merci

Annika

P.d: Por cierto... ¿Ya vieron el teaser de New Moon???Lo acabo de ver y (ash, siempre tarde)... emocione muchisimo ahhh!!! Ya la quiero ver xD

Autora: Tamack


La Push


— ¡Que día del asco! —dije muy enfadada cuando llegué a casa y deje mi mochila en la cocina.— Estúpido Edward.

— Hum, vaya, parece que estas de muy mal humor —comentó Charlie, me había escuchado.

— Papa, ¿qué no pudiste limpiar? ¿crees que soy tu sirvienta? —dije ignorandolo, y quejandome por el cochinero que tenía en la mesa.

— Deberías ir a masturbarte, a ver si te alegras —me dijo, mientras recogia los trastos y lo llevaba al fregadero para lavarlos.

— Ay, papa es que me volví a gastar las pilas.

— ¿Qué? ¿Otra vez? —dijo el sorprendido.

— Tres veces anoche —confirmé, mientras bebía un vaso de agua.

— Vaya, debería comprarte un adaptador —comentó el.

— Si, lo he estado pensando.

— ¿Y... porque lo estas haciendo tan seguido?

— Es que no se papa, si me compras un adaptador gastare mucha luz, lo intentare con las manos —dije evadiendo su pregunta, muy incomoda por cierto.

— Vaya, salió igual a la madre —no se si en verdad dijo Charlie eso, porque salí de la cocina en ese mismo momento, pero esperaba que no fuera así, porque...

***

— Oh si, podemos ir a La Push para masturbarnos —escuché decir a Mike cuando llegué a nuestra mesa en el almuerzo.

— La Push nena —me dijo Eric, cuando me vio. ¿Que carajos era La Push?

— ¿La Push? —dije sin comprender nada.

— Si, La Push. Es la playa donde vamos seguido a masturbarnos —contestó Mike.

— SI, siempre gozamos mucho —agregó Jessica.

— SI, y también surfeamos —dijo Eric muy emocionado. Mike se subió a la mesa e hizo como que estaba surfeando.

— Hey, bajate maricón —le dijo Tyler, tirando de su brazo.

— Ve Bella, vamos amiga. Es La Push, La Push —dijo quien sabe cuantas veces el chinito.

— Esta bien ire si dejas de dejas de ser tan pendejo chino maricón —le dije en broma, aunque en parte era cierto.

— Oh, me dijo chino maricón —dijo riendo. Negué con la cabeza riendo, y me fui para servirme algo de verduras. Estaba haciendo estúpideces en mi plato donde me había servido cuando se me resbalo una manzana.

— ¡Oh! —dije, intentando detenerla, pero antes de que cayera al suelo regreso por arte de magia a unas manos muy pálidas, ¿de nuevo el? Efectivamente, era Edward.

— Bella —dijo el, como saludo. Me limite a mirarlo.

— ¿Sabes? De verdad estas loco, deberías dejar de meterte esas cosas —dije cuando me recupere.

— Te entiendo a veces Bella, no me acerco a ti porque no quiera, sino porque es peligroso —dijo el sombriamente.

— ¿Qué quieres decir? —dije sin entender nada.

— Yo... podría pasar mis limites. Y podría buscar tener sexo contigo —me advirtió, vale, eso me dejo muy sorprendida. ¿Sexo conmigo? Wow.

— Vale, ¿y no has pensado que quizas yo quiera tener sexo contigo?

— En el principio no lo había pensado.

— Bueno, es que podemos intentarlo, después de todo somos jovenes adolescentes pubertos y calenturientos —dije timidamente.

— Bella, es que no se puede... Mi pene no entra en ningún condon.

— Oh, no... no sabía que era tan grande —dije sin poder contener mi asombro, de repente el se me acerco mucho, observandome, me sonroje ¿qué otra cosa iba a hacer?

— ¿Estas excitada, verdad?

— Hmm, si un poco... —admití avergonzada, coño.— ¿Qué tal si probamos el sesenta y nueve? Sexo oral o... tocarnos un poco.

— Vaya, eres creativa —dijo el riendo.

— Trato de... hacer lo posible. O podemos ir a la playa; a la Push. Es divertido —sugerí.

— La Push..., es que no vamos seguido allá —dijo el algo incomodo.

— ¿Por qué? —pregunté curiosa y confundida.

— Es que los indios nos tienen rabia, porque Carlisle no los quizo operar y dejarlos tan lindos como nosotros —me contó el, me limité a mirarlo con cara de quien sabe que, ¿Operarlos? Que mierda. — Bueno, tengo que irme. Que te vaya bien, Bella.

***

Ya estabamos en La Push, los chicos se estaban poniendo sus trajes para ir a surfear, yo no. Hacía algo de frío y la verdad es que yo era tan torpe que seguramente iba a terminar ahogandome. Mejor les ahorraba la molestia de tener que ir a sacarme después.

— Me voy a encoger con esa agua flía —dijo Eric mientras se cambiaba.

— Vamos, chino maricón —dijo Mike burlandose.

— Bella, amiga mía ¿que tienes? Te veo triste, ya sabes me preocupas —me preguntó Ángela preocupada.

— Mi vibrador se quedó sin pilas —contesté.

— Comprate un adptador.

— Si, lo he pensado, pero la luz saldrá muy cara —me lamenté. Ugh.— No quiero que Charlie tenga más dudas. Y entonces vi como unos chicos se nos acercaban, reconocí a uno de ellos, como el primo de Pocahontas; Jacob. Venía con otros dos chicos. ¿Qué serían ellos?

— Hola, Bella —me saludó Jacob cuando nos alcanzo.

— Hola, amigo ¿como estas? Te presento a unas amigas —dije señalando a Jessica y a Ángela.

— Oh, vaya si que estan buenas estas zorritas.

— Si, no las pasamos un rato bien. ¿Y qué haces aquí tan cerca?

— Vine a mas... a morbosearte un rato, sabía que ibas a venir a nadar un rato

— Oh, yo no, no me baño los domingos, soy una cochinona —aclaré.

— Ustedes pueden quedarse con ella, podrían hacerle buena compañia —sugirió Jessica.

— ¿Quedarse con ella?

— Si, podemos hacer canticos locos.

— No se, no quiero bañarme...

— Tranquila. Cuidado y las tocas, son nuestras —dijo Mike.

— Si claro, pendejote —dijo uno de los chicos que no conocía.

— ¿No nos tocaran, verdad? —pregunté, pero no me contestaron. Empezaron a hacer sus cantos locos.

— Estan locos locos —comentó Jacob algo avergonzado. Me aburrí de ver sus danzas y cantos extraños, así que le pedí a Jacob que fueramos a caminar por la playa, para desaburrirme un poco.

— Tus amigos estan bien locos, ¿que son esos cantos locos? —comenté una vez que nos alejamos de los indios dementes.

— Ah, es que a veces fuman demasiada pipa de la paz y verás se les sube a la cabeza —dijo Jacob riendo.— ¿Qué quieres saber?

— Es que quiero saber que pasa con los Culle, ¿por qué no viene acá? —le pregunté.— Prometo mamartela si me lo cuentas —agregué rápidamente.

— Vaya, no sabía que fueras tan regalada —se sorprendió el.— Pero si es así, si, de acuerdo. Verás, es algo extraño...

— Vamos, lo haré bien —lo animé.

— Verás los Cullen son un poco raros. ¿Te has dado cuenta de que parecen supermodelos?

— Si, ¿realmente crees que son supermodelos?

— Bueno, nosotros decendemos de una clan de lobos y ellos descienden de un clan así como...

— ¿Ustedes son lobos? —pregunté incredula.

— Vamos, Bella no seas bruta, escucha por favor —dijo Jacob exasperado.— Luego me mamaras la polla. Ellos son algo así como decendientes de un clan de supermodelos top, ya sabes, esos que desfilan. Así que nosotros los descubrimos cazando en nuestras tierras, e hicimos un pacto. Ellos se irían de nuestras tierras, no se robarían a nuestras inditas y nosotros no los acosaríamos por cirugías gratis.

— Vaya, entonces ustedes quieren verse tan guapos como ellos —dije sorprendida.

— Si, nosotros somos unos perros que olemos un poco... humedos —comentó.

— Oye, ¿y has intentando con un cirujano plastico o en otro lugar?

— No, Bella, nosotros estamos felices siendo lo que somos. Solo queríamos sacar una cirugía gratis del doctor Carlisle —dijo el riendo.— Ven tonta.


POR FAVOR pasense por este forito, necesitamos ayuda!!!!

h t t p : / / paraunbuenfic . foroactivo . net/portal. h t m