En guerra avisada no muere gente. Así que desde ahora les aviso esto es un fic cien x ciento yaoi. Además tiene Mpreg=Embarazo Masculino.

Así que no me vengan después con comentarios del tipo, que asco dos hombres juntos o es una monstruosidad los hombres no pueden quedar preñados, ect por que ya están advertido de que todo eso estará en este fic, así que si no te gusta nada de esto ni te molestes en leerlo ahórrate un disgusto y dale a tu botoncito de atrás y sal de aquí ^^

Ahora si después de las pertinentes advertencias quieres seguir leyendo.. Bienvenido ^^

Los personajes son de Tite sama ^^

Capitulo 1

Gin Ichimaru tomo a Rangiku Matsumoto por el cuello alzándola y estampándola contra la pared, los ojos ya cansados de la mujer rubia lo miraron sin fuerza, sus brazos caídos a los lados la teniente del décimo escuadrón ya no tenía fuerzas para seguir luchando.

-Perdóname Toshirou, ya no puedo más.

Pensó la rubia con sus últimas fuerzas. Gin el ex capitán del tercer escuadrón y segundo al mando de Aizen levanto su espada, pero cuando iba a dar la última estocada a la fiel Matsumoto, la voz de cierta persona lo detuvo.

-¡Matsumoto!

Exclamo Hitsugaya, agitado por la carrera abriendo los ojos espantado al ver el estado en que estaba su segunda y fiel teniente Matsumoto. Matsumoto quien era como una hermana mayor para él.

-Suéltala Ichimaru.

Grito Hitsugaya tomando con fuerza su espada. Estaba cansado y herido, después de haber peleado y matado a uno de los espada, pero no permitiría que Gin matara a Matsumoto no mientras en su cuerpo aun quedara aliento.

Gin sonrió mirando al pequeño peliblanco y con la espada aun en la garganta de Matsumoto y, agarrándola bien, habló.

-Vaya, vaya pero si es el pequeño Shiro-chan.

Dijo burlonamente con esa odiosa sonrisa que nunca borraba.

-Suéltala Ichimaru, no pude evitar que tu y Aizen lastimaran a Hinamori, pero no permitiré que lastimen más a las personas que quiero, suelta a Matsumoto o te juro que lo lamentaras.

Dijo el peliblanco menor muy molesto.

-Liberación Prohibida ¡Daiguren Hyōrinmaru!-Exclamo Hitsugaya utilizando su impresionante Bankai.

Gin ni se inmuto ni borro su sonrisa.

-No, no Shiro-chan, tranquilito o Rankiku se muere.

Le advirtió. Hitsugaya se detuvo de inmediato, sabía que en la posición que ahora estaba su sub-capitana podía ser asesinada por Gin sin problemas.

-Eso es Hitsugaya termina con tu liberación prohibida.

Le ordeno, sin más opciones el peliblanco más pequeño asintió volviendo a la normalidad y mirando preocupado a la rubia.

-¿qué estás dispuesto a hacer para evitar que mate a la linda Matsumoto?

Pregunto Gin realmente divertido. Hitsugaya apretó los dientes furioso mirando con odio al peliblanco más grande.

-¿qué quieres para dejarla ir Ichimaru?

Le pregunto molesto.

-Simple te quiero a ti Hitsugaya, sin tu zanpakuto y sus poderes.

Toshirou abrió los ojos algo impresionado y algo confundido, no se había esperado eso.

-No, aceptes capitán, no acepte.

Dijo con la voz cansada la rubia. Toshirou apretó su espada tenso, Gin sonrió sabiendo que tenía en sus manos al pequeño peliblanco. Toshirou soltó su espada aun tenso dejándola caer al suelo.

-No capitán, no.

Le suplico Matsumoto recurriendo a sus últimas fuerzas al ver que su capitán soltaba la espada y quedando inconsciente.

-Tú siempre me has cuidado Matsumoto ahora te cuidare yo a ti, mi fiel hermana.

Pensó Hitsugaya cerrando sus ojos un segundo. Gin metió la mano en su bolsillo y le lanzo un frasquito a Toshirou a los pies. Hitsugaya lo miro sin entender.

-Tómalo, se que sabes usar las artes demoníacas, así que toma eso.

Toshirou se inclino tomando el frasquito lo miro sin hacer nada.

-¿qué sucede Shiro-chan? ¿Acaso quieres que mate a tu querida Matsumoto?

Pregunto divertido. Hitsugaya lo miro con odio.

-Capitán Hitsugaya para ti-le dijo fríamente antes de destapar el maldito frasquito y beberlo de un tiro, lo dejo caer al suelo, sintiendo un dolor horrible en el vientre y pensó que Gin tal vez lo había envenenado mientras su mirada se oscurecía y caía inconsciente al suelo.

Gin sonrió dejando en el suelo a la inconsciente rubia y acercándose a Hitsugaya, el capitán en cuerpo de niño estaba inconsciente en el suelo y su semblante mientras estaba inconsciente era dulce y tranquilo, nadie pensaría el poder tan grande que había en el. Gin lo tomo en brazos sin dificultad internándose con él en brazos hacia dentro del castillo de las noches.

----

Zaraki, Orihime, Ichigo, Nell y Yachiru, las últimas dos sobre la espalda de Zaraki, llegaban corriendo a toda prisa cuando vieron a Matsumoto en el suelo inconsciente, Orihime corrió a auxiliarla, mientras Zaraki reconocía la zanpakuto en el suelo.

-Esa es la espada del capitán Hitsugaya.

Decía el capitán del decimoprimero escuadrón.

-Es cierto.

Asintió Yachiru.

-¿Entonces donde está el?

Pregunto Ichigo.

-¿quién?

Pregunto Nell a su nueva amiguita peligrosa sin saber de quién hablaba, Yachiru le sonrió y de inmediato se puso a explicarle quien era Hitsugaya.

Matsumoto despertó cuando Orihime la curo y les explico lo que sabia y lo que Hitsugaya había echo por salvarla.

-Y justo ahora que teníamos a Orihime y nos podíamos ir.

Dijo Ichigo, sabiendo muy bien que no se podían ir... No sin Hitsugaya.

-No podemos dejarlo aquí.

Dijo la rubia ansiosa.

-Por supuesto que no, hay que avisar a los demás, para buscar a Toshirou antes de que lo lastimen.

Asintió Ichigo.

Continuar...

¿Qué pasara a Hitsugaya ahora?