Los personajes pertenecen a Stephenie Meyer... bueno a excepción de algunos de mi invención.


Capítulo 2. El primer día de clases

Bella POV

- Bella, ya despiértate o llegaremos tarde – oí la voz de Alice y poco a poco abrí los ojos – Buenos días dormilona

- Buenos días Alice – respondí algo adormilada mientras me frotaba los ojos y bostezaba - ¿dormiste bien?

- Sí ¿qué tal tú?

- Excelente, gracias – le sonreí a mi amiga y vi que ella ya traía el uniforme puesto.

Salimos de la habitación, Alice fue a la suya a poner sus cosas en orden mientras yo entraba al baño, me lavaba la cara y los dientes. Mi cabello no estaba tan mal así que lo dejé suelto después de que me lo cepillé. Salí a mi habitación y me puse el uniforme, me sentía ridícula, pero consideré que era lo mejor. Así nadie me criticaría por mi ropa, por lo menos no en las clases.

Cuando estuve lista, tomé mi mochila y mi horario para salir con Alice hacia el comedor. Alice y yo desayunamos solas en una mesa y después consultamos nuestros horarios. Yo tenía matemáticas y ella tenía biología, sin embargo, quedaban cerca así que Alice se ofreció a acompañarme hasta el salón.

- Suerte Bella, te veo en el almuerzo – me dijo Alice

- Claro, gracias Alice – le respondí a mi amiga y entré al salón.

La clase aún no empezaba, pero ya había algunos alumnos adentro. Todos ellos platicando con sus amigos y al entrar, todos me miraron fijamente. Yo que justamente odiaba ser el centro de atención. Me senté en una banca hasta el fondo del salón y saqué un cuaderno algo incómoda por las miradas. El salón era grande y las bancas cómodas y espaciosas. Yo trataba de hacer todo con tal de ignorar todas las miradas que recibía.

- Hola, soy Mike – un chico rubio de ojos azules se me acercó sonriendo

- Bella – me presenté y vi que varios chicos miraban a Mike divertidos

- ¿De dónde vienes Bella? – Mike me preguntó sentándose en la banca de enfrente

- De Phoenix – le respondí

- Pues bienvenida a Seatle – me dijo y yo sonreí un poco

- Gracias

- ¡¡Señor Newton!! Deje de estar ligándose a cuanta chica se le pase por enfrente – no me había dado cuenta de que el profesor había llegado.

El maestro Varner me entregó mis libros y me firmó el comprobante de asistencia, afortunadamente no me hizo pasar al frente a presentarme. Mi primera clase no fue tan mal, las matemáticas jamás habían sido mi fuerte pero me defendía. Sin mencionar que todo mundo me miraba y eso me incomodaba bastante.

Al terminar la clase, guardé mi libro y mi cuaderno en la mochila para luego revisar mi horario, tenía historia. Mike se ofreció a acompañarme y yo acepté, más que nada porque no conocía la escuela y no deseaba llegar tarde a ninguna de mis clases. Al llegar al salón de historia sucedió lo mismo que en matemáticas, todo mundo me miró, pero ya sabía que eso iba a pasar. Había un grupo de chicas en una de las esquinas que me miraban burlonas, yo las ignoré. Mike siguió platicando conmigo, era simpático.

- ¡¡Señor Newton!! Haga el favor de acomodarse esa camisa – la profesora entró y regañó a Mike, al parecer siempre era el blanco de los maestros.

- Si señorita Barnes – Mike se metió la camisa a los pantalones y fue a sentarse a su lugar.

- Clase, este semestre tendremos a una alumna nueva, su nombre es Isabella Swan y espero que todos sean cordiales con ella – la señorita Barnes me miró con una sonrisa – bienvenida señorita Swan

- Muchas gracias

Así pasaron mis primeras clases hasta que llegué a Educación física, ése iba a ser mi tormento. Al entrar al gimnasio el entrenador Clapp me ordenó ir a buscar un uniforme así que esa clase no hice nada y me quedé sentada junto a otra chica.

- Hola, soy Angela – se presentó tímidamente

- Bella

- ¿Difícil ser la nueva eh?

- Como no tienes una idea – le respondí y ella rió

- Bueno, al menos entraste al inicio del semestre, si hubieras entrado a la mitad sería aún peor – me dijo intentando darle un lado positivo al asunto

- Sí, me imagino – coincidí con ella.

Angela era una chica tímida como yo, pero me cayó muy bien y al acabar la clase, me fui con ella al almuerzo. Vi a Alice sentada con sus amigas así que decidí que no quería importunarla, fui a sentarme con Angela a una de las mesas más apartadas, observando todo lo que ocurría en el almuerzo.

Podía darme cuenta de que había grupitos regados por todos lados, era un hervidero de personas y supuse que así sería siempre, en el almuerzo todo mundo venía a la misma hora. Me sorprendía la cantidad de cosas que podías comprar para el almuerzo, pizzas, paletas, helados, papas fritas, galletas…muchísimas cosas. También pude darme cuenta de que Angela y yo éramos de las pocas que se sentaban solas, la mayoría tenía ya un grupo establecido, pero nada como ver las dos mesas más largas, las dos mesas más pobladas, más llenas de gente. Pero ambas mesas estaban separadas por un gran trecho, a pesar de que ambas estuvieran justo al centro.

- Son las mesas de los populares – Angela comentó al notar mi mirada

- ¿no se supone que sólo hay una mesa de populares? – le pregunté, así solía ser en mi escuela en Phoenix, sólo una mesa de populares, las demás, de perdedores como a ellos les gustaba decirnos

- Aquí no, ellos son los deportistas y las porristas – Angela señaló al grupo de la derecha – y ellos son los ricos populares

- ¿Los deportistas no son ricos?

- También, pero los de acá son populares porque hacen alguna actividad que nada tiene que ver con los deportes, es algo complicado

A juzgar por la lejanía de ambas mesas y las miradas hostiles que se dirigían algunos de sus miembros me di cuenta de que había una gran rivalidad entre ambos grupos. Ambas mesas tenían en proporción la misma cantidad de chicos que de chicas, y a pesar de que muchos se reían y disfrutaban del tiempo juntos, no podían evitar mirar hostiles a los del otro grupo.

- Supongo que se odian – comenté

- Sí, en especial Emmett y Royce – Angela me dijo – Emmett es el capitán del equipo de Fútbol – me señaló al chico más musculoso del grupo de los deportistas – y Royce es el "jefe" de los populares del otro lado – me señaló a un chico rubio de ojos azules de la otra mesa – no se llevan nada bien

Me alegraba ser una chica normal, no pertenecer a ningún grupo y yo sabía que jamás pertenecería a ningún grupo de los populares, uno, porque no era rica y dos, ni era deportista ni tenía ninguna otra cualidad que pudiera ser considerada interesante.

Sin embargo me fijé en ambos grupos, en el de los deportistas podía ver a Emmett, que estaba al lado de una chica rubia y cada que podían se besaban apasionadamente, vi a Mike entre ellos, platicando y riendo con algunas chicas. A Espaldas a mi habían otros chicos, pero me llamó la atención un chico que tenía el cabello cobrizo y también abrazaba a una chica rubia rojiza. Se notaba que todos se divertían en esa mesa, seguramente era divertido estar entre los populares.

Del otro lado, también vi que había varias chicas y chicos, vi a dos pelirrojas hablando con Rosalie, la chica nueva. En ese momento me acordé de Jasper y comencé a buscarlo con la mirada. Vaya, no había notado que estaba con los deportistas.

- ¡¡Hola Bella!! – Alice llegó y se sentó con nosotras en la mesa – Hola Angela

- Hola Alice – respondimos las dos

- Creí que te vendrías a sentar conmigo – me dijo Alice "con reproche"

- Lo lamento, pero te vi con tus amigas y me quedé con Angela – le contesté

- Está bien, bueno chicas, las veo al rato

Acabando el almuerzo me dirigí a Biología, tenía laboratorio junto con Angela así que me guió mientras me explicaba varias dinámicas de la escuela. Al llegar al laboratorio Angela se fue con su compañero y yo fui con el profesor, que me dio mi libro y me indicó el lugar donde tenía que sentarme.

La clase comenzó y el profesor empezó a dar su tema, respiración celular, tema que ya había visto, pero que aún así tomé apuntes. Yo no quería apartar los ojos de mi cuaderno, porque sabía que me toparía con un par de ojos excesivamente curiosos, o tal vez dos o tres…, sacudí mi cabeza intentando no pensar en ello y enfocarme a lo que el profesor decía. Yo iba tomando apuntes mientras él explicaba, en eso tocaron la puerta.

- Señor Cullen que bueno tenerlo por aquí – el profesor dijo en tono sarcástico

- Lo lamento profesor, estaba en la dirección – respondió una voz

- Bien, pase a su lugar por favor

Entonces alcé la mirada y me quedé atónita al ver al chico que se dirigía justo al banco junto al mío. Era el chico de cabellos cobrizos del comedor. Pero verlo de frente era impactante, tenía un hermoso rostro y tenía los ojos verdes más hermosos y brillantes que yo jamás había visto. Sin mencionar lo guapo que se veía con la camisa desfajada y el suéter arremangado hasta su codo.

Se sentó a mi lado sin prestarme atención y se pasó una mano por sus cabellos desordenándolos aún más y suspiró con aburrimiento. Después de que el profesor terminara con el tema y nos explicara lo que haríamos ese semestre, nos dijo que éramos libres pero que no podíamos salir del salón. Yo guardé mis cosas en mi mochila tardándome más de lo necesario.

- Hola – me dijo el chico a mi lado con una voz tranquila y musical – Soy Edward Cullen. Tú debes ser Bella Swan

Yo asentí sin saber qué decir ¿Cómo sabía quién era? Estaba confusa y la cabeza me daba vueltas. Después de ignorarme casi toda la clase ahora se comportaba con amabilidad, pero no podía apartar la mirada de esos hermosos ojos verdes.

- ¿Cómo sabes mi nombre? – le pregunté evitando tartamudear

- Ah…Mike me lo dijo, al parecer te molesta que te digan Isabella ¿o me equivoco?

Yo negué con la cabeza aturdida por lo hermosa que era su sonrisa. Yo no sabía qué más decirle, me había quedado muda. A estas alturas ya sabía que Edward era uno de los deportistas populares, que tenía una novia porrista y que seguramente, nadaba en dinero, por todo esto me sorprendía que me dirigiera la palabra. Ya estaba acostumbrada a que todos los populares me ignoraran y que las porristas me tiraran mis libros sólo por diversión, esto sí era nuevo.

- ¿Y por qué decidiste venir a esta escuela? – me preguntó después de unos instantes de silencio

- Porque me gané una beca y mis padres creyeron que una oportunidad así no la podía dejar pasar – le respondí y él asintió comprensivo. - ¿Tú eres el hermano de Alice cierto?

- Sí ¿conoces a la enana? – me preguntó y yo reí un poco, enana era un apodo que definitivamente le quedaba a Alice, sólo que no lo diría

- Sí, es mi compañera de habitación – le contesté

- ¿Ya te invito de compras este fin de semana?

- Sí, ¿debería asustarme?

- Aterrorizarte – me contestó y ambos reímos, causando que muchas cabezas giraran a nuestra dirección

- Bueno, puedo alegar que estoy enferma

- A no ser que tengas 40 grados de temperatura y delires, no creo que puedas zafarte

Ahora sí comenzaba a preocuparme, ¿qué demonios me haría Alice en esa ida de compras? Qué importaba si en ese momento estaba hablando con el chico más guapo y hermoso que en la vida había visto. Pero ya no pude pensar en eso porque la campana sonó.

- Nos vemos luego Bella, fue un gusto conocerte – Edward se levantó y me sonrió cordialmente, yo me quedé sin aire ¿de verdad había sido un gusto?

- Sí, igual – le respondí y me colgué mi mochila al hombro.

Antes de irme, revisé mi horario, tenía Química. Me reuní con Angela en el pasillo y ella me dijo que tenía Salud, como los salones estaban juntos, ella me guió. Los pasillos siempre estaban llenos de gente, vi a muchas parejas besándose descaradamente, algunos grupos de chicos riendo y platicando, incluso vi a un grupo de chicas leyendo "Twilight".

- ¿Has pensado si vas a entrar a algún taller? – Angela me preguntó

- No, ¿es obligatorio?

- Pues no, pero te dan muchos créditos para tu currículum – Angela me contestó

- ¿Qué talleres hay? – pregunté sin verdadera curiosidad

- Teatro, música, danza, algún deporte, el modelo de las Naciones Unidas, fotografía, creación literaria, anatomía, informática, electrónica…hay muchísimas – respondió Angela

- ¿Tú estás en alguno?

- Sí, en fotografía, deberías ver la feria, es el viernes después de clase, todos los presidentes de los talleres están en el patio y te puedes inscribir a los que quieras – me contestó Angela mientras llegábamos a los salones

- Genial, nos vemos al rato

- Sí, nos vemos Bella

Mi primer día terminó, estaba exhausta así que me fui directo al dormitorio, no tenía hambre así que fui a mi habitación. Pensé en muchas cosas, la actitud de Edward para conmigo, mi nueva amiga Angela, la rivalidad que había entre los populares de la escuela. me alegré de ser una chica sencilla, así pasaría desapercibida, no me metería en problemas con nadie, nada podía ser mejor en una escuela como esta, en la que todos estaban enterados de todo lo que les ocurría a los populares: qué quién había sido novia de quién, que no sé quién se metió con alguien en una fiesta…bla, bla, bla. Me acosté en mi cama y me dormí un rato.

Rosalie POV

Mi primer día de clases, sonó el despertador y me levanté totalmente descansada, salí de mi habitación y entré al baño para darme una ducha. Cuando salí Tanya estaba en la salita con sus cosas listas para meterse al baño. Me vestí, como odiaba el maldito uniforme. Me arreglé un poco y salí de mi habitación, me sorprendió ver las faldas de Tanya y Lauren, no podían ser más cortas.

- Buenos días – las saludé

- Buenos días – me respondieron ambas

Salí de la habitación y me fui al comedor a desayunar algo. Al parecer era muy temprano porque no había casi nadie ahí. Tomé un yogurt, un poco de fruta picada y un café mientras miraba mi horario y el mapa de la escuela. Tenía Literatura a primera hora, seguida de matemáticas…lo olvidaba, tenía que elegir algún taller si quería puntos en mi currículum. Miré el mapa, las instalaciones de esta escuela definitivamente estaban geniales: canchas, gimnasios, alberca, salas de recreación, laboratorios, etc.

- Ya te dije que yo no fui – escuché la inconfundible voz de Nicole y sonreí mientras alzaba la mirada para ver a Nicole con Lyla, ambas con sus uniformes

- No, seguro que el cepillo se movió solo – Lyla repuso mientras ambas se acercaban a donde estaba yo – Hola Rosalie ¿qué tal tu noche?

- Bien gracias – les sonreí, pero no parecía que ellas estuvieran de buenas

- Lyla no me ignores, ya te dije que yo no tuve la culpa – Nicole se sentó junto a mí – Rosalie dile que no me ignore – me pidió y yo reí

- ¿Puedo saber qué pasó?

- Sí, Nicole tomó mi cepillo y lo dejó botado y ahora no sé donde está – me respondió Lyla

- Te compro otro – ofreció Nicole, pero Lyla la volvió a ignorar – está bien ya no te compro nada

Nicole se levantó y se fue. Lyla rió y sacudió la cabeza, cada vez podía darme cuenta de cómo era cada una y como se complementaban. Nicole era una niña en muchos sentidos y a veces necesitaba un tirón de orejas por parte de Lyla, en cambio, Nicole lograba siempre…o casi siempre, hacer reír a Lyla.

- Es una berrinchuda de lo peor, yo tengo el cepillo pero quería que se diera cuenta de que tiene que tener más cuidado – Lyla me dijo y yo reí, pobre Nicole – en fin Rosalie, ¿Cómo vas con tus compañeras?

- Pues, la verdad no me quejo, prefiero no meterme con ellas – le respondí

- Es lo mejor que puedes hacer, pero bueno yo te iba a invitar a que pasaras la tarde con nosotras, bueno si Nicole deja sus berrinches…

- Me encantaría – respondí riendo

- Genial ¿Qué clase tienes ahora Rose?

- Literatura

- Mmm…te puedo acompañar, yo tengo historia del arte y no está lejos

Caminé al lado de Lyla por los pasillos mientras íbamos a nuestras clases, muchos chicos iban a saludar a mi acompañante y ella me presentaba con sus amigos, no podía negar que me sentía complacida al ver como los chicos me miraban con deseo, eso era algo a lo que estaba acostumbrada. Cuando llegamos a mi salón, Lyla se despidió de mí y me prometió que me esperaría para mi siguiente clase que era Matemáticas y que, al parecer compartiría con Nicole y con Zach, el novio de Lyla.

Mi clase de Literatura empezó, me pidieron algunos libros así que apunté los títulos y decidí que ese fin de semana iría a comprarlos a alguna librería cercana. Tal vez les preguntaría a Nicole y a Lyla que me acompañaran. Acabando mi clase, salí y me reuní con Lyla en el pasillo. Le pregunté acerca de la librería y me prometió que ella y Nicole irían conmigo. Era genial contar con esas dos como amigas.

Entramos al salón de Matemáticas y vi a Nicole sentada en la paleta de una banca y un chico estaba ahí sentado escuchándola, era increíblemente guapo, de cabello oscuro y le caía en sus ojos grises de manera elegante. Él estaba mirando a Nicole y se reía con todo lo que ella decía.

- …Es en serio Zach no te burles, deberías decirle algo – oí a Nicole y yo reí un poco

- ¿Qué quieres que le diga, Nicky? – le preguntó él también riéndose

- Que sea más cuidadosa con mis cosas – Lyla replicó y ambos voltearon a verla

- ¡¡Mi amor!! – Zach se levantó y casi tira a Nicole de la banca

Zach fue a abrazar a Lyla y se besaron con infinita dulzura. Yo desvié la mirada y vi a Nicole arreglándose la falda. Al pararse Zach, había desequilibrado la banca y Nicole casi cae al suelo, de no ser porque la banca se quedó atorada en la de atrás. Se arregló el cabello y volteó a ver a Zach, enojada. Al verlos besarse bufó y se acercó a mí.

- He aquí la pareja más "amorosa" del colegio – me dijo y yo reí un poco con ella – que asco me da verlos, me empalaga – Nicole fue a sentarse a su lugar y sacó un espejo de su mochila – ven Rosalie, siéntate aquí

Dejé mis cosas en la banca que estaba delante de la de Nicole y voltee a ver a Lyla, ella seguía besando a su novio sin importarle nada más, se veían bastante enamorados. Al parecer verlos besarse era común para todos, pues nadie dijo nada ni se les quedó mirando. Yo me senté delante de Nicole y ella se dedicó a observar su reflejo en el espejo mientras se acomodaba su flequillo.

- Oigan ya ¿párenle no? – Nicole los regañó molesta, después de unos momentos y Lyla se separó de su novio

- Deja que te vea con Julian y verás como no te va a gustar – la amenazó Lyla y tomó la mano de su novio – mi amor ella es Rosalie, Rosalie él es mi novio Zach

- Hola, es un gusto conocerte, Rosalie – él me extendió su mano y yo la estreché

- Gracias, igualmente

- Rosalie es nueva y tiene la mala fortuna de estar con Lauren y Tanya – Lyla dijo – así que nosotras la vamos a librar del grupo de las porristas

- Me parece perfecto – Zach sonrió y volvió a besar a su novia

- Ay por Dios – se quejó Nicole

- Ya los verás a ella y a Julian, Rosalie, eso si es perturbador – Lyla le dio un último beso a Zach y le sacó la lengua a Nicole– nos vemos al rato chicos

Acabando mi clase de matemáticas salí con Zach y con Nicole, él había resultado ser una persona muy simpática y podía deducir porque él y Lyla estaban juntos. Ambos eran apasionados de la música, y él tocaba la guitarra y su novia cantaba. Sin mencionar que Nicole se llevaba bastante bien con Zach y no se me hacía nada extraño porque ella y Lyla eran como hermanas.

Fui a mi siguiente clase, que era Redacción y afortunadamente, la compartía con Nicole y Lyla. El profesor nos llamó la atención varias veces por estar platicando.

- Pero si el año pasado eran un dúo de cotorras, ahora al parecer tendremos un trío – nos dijo sonriendo

- Nosotras le amenizamos la clase profe – dijo Nicole con una sonrisa inocente

- Me la interrumpen – replicó el profesor y las tres reímos.

Cuando terminó la clase, por fin era hora del almuerzo. Lyla y Nicole me condujeron hasta la fila de la comida, nos servimos y luego nos fuimos a sentar a una mesa…a una mesa con muchas personas. A juzgar por el aspecto de todos, pude darme cuenta de que era la mesa de los populares. ¡¡Pero que escondido lo tenía ése par!!

- Chicos, ella es Rosalie Hale, es nueva y es muy buena onda – me presentó Lyla y todos me miraron

- ¿Quién es buena onda? – una voz a mis espaldas me hizo estremecer y me di la vuelta

- Royce, ella es nuestra amiga Rosalie – Nicole le dijo al chico que estaba detrás de mí, sus ojos azules y su rubios cabellos desordenados, combinados con esa sonrisa, me hicieron estremecer

- Hola Rosalie, es un placer tenerte con nosotros – respondió Royce besando mi mano

- Gracias, el placer es mío – le dije yo con una sonrisa seductora

Royce fue a sentarse justo al medio de la mesa y comenzó a platicar con los chicos cerca de él y de vez en cuando me miraba con una sonrisa. Yo no podía evitar devolverle las miradas y las sonrisas.

- Vaya, vaya, la condenada de Rosalie ya se ligó al rey – Nicole me miró pícaramente

- ¿De que estás hablando? – le pregunté

- Cariño, si hay alguien en esta escuela que pueda tener el título de rey, es Royce King – Lyla me respondió – digo, hasta en el nombre

Yo sonreí complacida, haber atraído la atención del chico más popular de la escuela era un gran logro. En eso voltee a ver a la mesa que estaba justo del otro lado de la nuestra, también era una con bastantes estudiantes, al ver a Tanya y a Lauren ahí me hizo darme cuenta de quienes eran, los deportistas y los chicos que las estaban abrazando debían ser los capitanes de los equipos deportivos.

Ellas me miraron con algo de…no sé como definirlo, pero no fue una mirada agradable.

- No puedo creer que te haya tocado con ese par de brujas – Lyla dijo mirándolas con recelo, ambas dejaron de mirarme

- No importa, estaré bien, ¿qué pueden hacerme? ¿golpearme con sus pompones?

Nicole y Lyla estallaron en carcajadas después de mi comentario y yo me uní a ellas. Pero hubo algo que me dejó sorprendida, Jasper, mi hermano estaba sentado con los deportistas ¿Qué demonios estaba haciendo él ahí? Ojalá y eso no cambiara nada por que si no… En ese momento vi que un chico se aproximaba hacia donde estaba Nicole, Lyla lo miró con complicidad y él puso un dedo sobre sus labios. El chico tapó los ojos de Nicole con una mano y con la otra sacó una rosa. Ciertamente mis nuevas amigas tenían unos novios impresionantemente guapos, podía adivinar que este chico se trataba de Julian, era alto, distinguido, con ojos azules y el cabello negro y rizado.

- ¿Quién soy? – le preguntó él a Nicole en el oído y ella sonrió visiblemente

- No lo sé, ¿de pura casualidad serás el chico que dejó a su novia toda la mañana sola y hasta ahora se aparece? – Nicole dijo con "enfado" y Julian le destapó los ojos y ella sonrió al ver la rosa frente a ella

- Lo lamento, amor, pero lo del modelo me tiene hasta el gorro – Julian se sentó al lado de su novia y la abrazó - ¿me perdonas?

- Sí – Nicole sonrió y lo besó – mi amor, ella es Rosalie, es nueva y va a unirse al club de teatro, Rosalie él es Julian, mi novio

Miré a Nicole, yo jamás había dicho eso. Ella me miró inocentemente, jamás había mencionado nada del club de teatro, ahora ya me daba cuenta de lo que la condenada de Nicole hacía, te engatusaba para hacer lo que ella deseara. Voltee hacia Julian y sonreí

- Hola Rosalie es un placer conocerte

- Igualmente Julian

- ¿Así que te unirás al club de teatro? – me preguntó mientras pasaba un brazo por los hombros de Nicole – debo advertirte que Nicky suele ser algo gritona como directora…y como novia – yo reí y Nicole vio feo a su novio – es broma mi amor, no hay novia mejor que tú

- Ay qué cursis ¿eh? – Lyla le dijo a Nicole con una ceja levantada – además Rosalie no se va a meter al club de teatro, ella va a unirse al grupo ¿verdad que sí?

Miré a ambas chicas, el club de teatro, el de música, Nicky, Lyla, ¿qué sería peor? Además no quería herir a ninguna de las dos, no ahora que apenas comenzaba a considerarlas mis amigas. Entonces se me ocurrió la mejor solución.

- La verdad no tengo pensado entrar a ningún grupo por ahora chicas, pero puedo ayudarlas a ambas – les respondí con una sonrisa

- Es para suavizarte la negativa Lyl – Nicole tomó una manzana y la mordió – nadie quiere cantar contigo

- Que actuar una de tus obras… - Lyla le respondió a Nicole

- Mis obras son buenas – se defendió Nicole mientras Julian le quitaba la manzana y le daba una mordida – tan es así que tú las has ido a ver

- Sólo por cortesía – respondió Lyla mientras Zach la abrazaba y le besaba el cabello escondiendo una sonrisa – no es porque en realidad quiera ir a verlas

- A Zach si le gustan mis obras ¿verdad que sí Zach? – Nicole miró al chico tiernamente

- Claro que sí, Nicky – él respondió y su novia le pegó

- Eres un traidor – yo reí y Zach volvió a abrazar a Lyla

Había estado tan absorta en la plática con mis amigas que no me di cuenta de que Royce no paraba de mirarme. Ciertamente era el chico más apuesto que yo había visto en toda la escuela, ni Julian ni Zach podrían comparársele. Volví a mi almuerzo, mientras los demás seguían discutiendo.

- ¿Así es siempre? – le pregunté a Julian mientras él volvía a morder la manzana de Nicole

- Ah sí – me respondió él – a veces es peor, pero ¿qué te digo? Lyla y Nicole no pueden vivir separadas la una de la otra

- Julian ¿puedo hacerte una pregunta?

- Ya la hiciste – me dijo él sonriendo y yo reí – pero puedes hacerme otra

- Hace un momento dijiste algo de un modelo ¿qué tipo de modelo?

- Julian es presidente del modelo de las Naciones Unidas – respondió Nicole mirando a su novio con orgullo – es como un foro de debates, es muy interesante oírlos a todos… en especial a él

- Gracias, mi amor – Julian besó a Nicole – espero que algún día puedas darte una vuelta y ver cómo funciona

- Claro me encantaría

Por fin terminó el almuerzo, todos nos levantamos de la mesa y yo tomé mi mochila, me dirigí al laboratorio. Esta era una de las clases que no compartía con ninguna de las chicas o con sus novios. Hubiera sido bueno tenerlos como compañeros, ahora subiría a ver quiénes estarían conmigo como compañeros.


¡¡¡Hola chicos!!! Heme aquí dejando mi segundo capi, espero que les haya gustado. ¿Cómo vieron a Edward con Bella? En el próximo capítulo verán un poco más de ellos. ¿Quiénes creen que sean los compañeros de Rose en el laboratorio? eso también lo sabrán en el próximo capítulo.

Besitos a todos y gracias por sus 37 reviews, para ser mi primer capítulo estuvo super bien chicos 1000 gracias.

Dayan Hale