Esta es una historia larga y "viva", quiero decir que aún no la he terminado y los personajes van evolucionando a lo largo de ella, con lo que, algo que parece evidente al principio puede terminar siendo incomprensible al final.

Universo Alterno.

¿OOCs? No son ninjas, son chicos normales y ha habido algunos cambios. Por ejemplo, Naruto no tiene el kyubi dentro de él y vive con sus padres, por lo tanto no puede ser igual que el Naruto original, aunque he intentado mantener la personalidad de cada uno hay cosas que te influyen ¿o no? ¿O es lo mismo que tu hermano mate a toda tu familia a que no lo haga? Pues no, aun así he buscado alternativas.

¿OCs? Los hay y muchos porque hay padres, madres, hermanos... pero los más importantes son cuatro chicas, ninguna es una Mary Sue ni soy yo (pero ni remotamente) Eran necesarias para la historia, porque a mi me sirven para enlazar historias y me son más fáciles de manejar que los personajes originales..

En realidad no cuento una historia, son 20 historias, una para cada personaje, cada uno tiene la suya propia que suele entremezclarse con las de cualquier otro, cada uno tiene su pequeño o gran secreto, sus deseos, sus problemas, dudas, ilusiones... Cada uno vive su historia personal a su manera, con humor, con esperanza o con drama, a veces ríen y a veces lloran, se desilusionan, odian y cometen errores.

Aunque parezca lenta al principio es para ir presentando a los personajes, pero aseguro que poco a poco se va liando todo y aunque dé la impresión de que algunos personajes no tienen protagonismo, no hay que alarmarse, a todos le llega su momento, porque todos, todos, tienen su historia.

Disclaimer: Todos los personajes que he cogido prestados del manga "Naruto" son propiedad de Masashi Kishimoto, a quien tengo que agradecer que los creara y con los que no tengo ningún fin lucrativo, solo de divertirme.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

El mejor equipo aunque no queramos

¿En qué momento comienza una historia? Siempre hay una circunstancia que creemos importante, algo que cambió nuestra vida, pero ¿y cuando son muchas historias las que quieres contar? Para los chicos de la clase 2-2 de secundaria superior, su historia había comenzado de manera distinta, pero lo que no había duda es que ese año sus historias se entremezclarían y todo empezó aquel lunes de mayo, aquel lunes de aquella primavera que cada uno estaba viviendo a su manera, unos alegres, otros llenos de amargura, unos con esperanzas, otros con el corazón roto; y ese día fue el comienzo directa o indirectamente de algo en sus vidas, fue el primer eslabón de una cadena.

A primera hora de la mañana, antes de comenzar las clases, mientras iban llegando los alumnos y esperaban al profesor de turno, siempre había bastante revuelo, sobretodo si era lunes y tenían que contarse lo que habían hecho durante el fin de semana.

Neji, el delegado de la clase 2-2, miraba a todos con bastante paciencia. Le molestaba que armaran tanto jaleo, eran, a su entender, la clase más escandalosa de todo el pabellón, pero ya estaba resignado, no había forma de tranquilizarlos.

Naruto, sentado encima de una mesa, hablaba haciendo aspavientos con los brazos, alguna tontería diría porque Sakura le acababa de meter un gran capón, eso parecía haber dolido.

Dejando a parte el capón que había propinado a Naruto, Sakura discutía con Ino, era algo habitual en ella, eran muy competitivas la una con la otra, sobretodo cuando el objeto de la competición era llamar la atención de Sasuke. Este permanecía callado, sentado frente a su mesa, con los codos apoyados en ella y las manos cruzadas delante de su boca, postura habitual en él, no hablaba, ni parecía reaccionar ante nada, solo mantenía la mirada en algún punto de la clase.

No muy lejos de ellos, Sai, sentado en su sitio, mataba el tiempo dibujando en silencio mientras miraba de hito en hito hacía un animado grupo compuesto por Kiba, Ten-Ten, Kankuro y Sumire, una chica delgadita de pelo moreno, corto y alborotado y ojos color violeta que, hablaba gesticulando sin parar, al grupo se unió Jisei, la extraña chica de aspecto bohemio, hoy llevaba su negro pelo recogido en dos abundantes trenzas y sus ojos eran oscuros y penetrantes.

Rock Lee entró atropelladamente y saludó muy alegre a Neji.

Hinata miraba disimuladamente a Naruto, pensando si acercarse a decirle algo o no, mientras movía nerviosamente sus dedos, ajena a que, a su vez, estaba siendo observada por los ojos de Gaara, sentado en las filas del final, serio y callado como era normal en él.

En las primeras filas, Shikamaru, parecía dormitar apoyando la cabeza en su mesa, a su lado Chouji hablaba con Ryuko, una chica bajita, de pelo castaño claro y ojos dorados y Temari.

Detrás del asiento de Chouji, observando a todo el mundo por debajo de sus gafas, unos ojos turquesas, los pertenecientes a Akane, la chica de pelo naranja que había decidido convertir en pasatiempo analizar las distintas reacciones de sus compañeros y aquel momento era perfecto porque el ambiente era totalmente espontáneo.

De pronto, una voz a su espalda la sobresaltó.

- ¿Qué haces tan sola?

Akane se giró y se sorprendió al ver, de pronto, a Shino inclinándose muy cerca de ella.

- Te asustas fácilmente.

- ¿Estás tonto? ¡Casi me da un infarto!

- ¿Qué mirabas tanto? ¿A Sasuke?

- No, solo miraba la escenita que había montada.

- Es la de siempre.

Shino usa gafas, unas gafas de esas cuyos cristales se oscurecen según la intensidad de la luz, en el exterior eras oscuras, en los interiores se esclarecían pero siempre conservaban algo de color y Akane nunca, nunca le podía ver bien los ojos, cosa que le provocaba una curiosidad casi malsana. Con Shino se llevaba bien, casi era con el que mejor se llevaba de toda la clase...pero ahí estaba, como siempre, hablando casi en un susurro y acercándose mucho, demasiado para el gusto de Akane.

- Tengo algo nuevo en mi colección

- ¿Otro bicho?

Claro, entre sus muchas rarezas Shino era un gran coleccionista de insectos, era algo que le apasionaba.

- Si ¿Vendrás a verlo?

Shino se acercó aún mas, era esa manía de invadir su espacio vital lo que más incomodaba a Akane "menos mal que no le huele el aliento", pensó, y en ese momento una mano que se le antojó enorme se interpuso entre los dos, empujando la cara de Shino hacia atrás

- ¡Eh, eh! Hay que respetar las distancias mínimas - dijo una voz perezosamente.

Akane sintió que toda la sangre se le acumulaba en las sienes, no le hizo falta ni mirar al dueño de esa voz.

- ¿Tú no estabas durmiendo ciervo del demonio? - gritó levantándose y encarándose al chico que tranquilamente bostezaba.

- ¡Ah! ¿Por qué gritas tanto? ¡Que problemáticas sois las mujeres! - dijo el chico mientras se auto masajeaba los hombros.

- ¡Y tú eres insoportable! - volvió a gritar Akane

- No te enfades, no te enfades - dijo Lee acercándose - ¡él solo quería salvarte cual noble guerrero de las pinzas del escarabajo mutante!

- ¡Deja de decir tonterías! - exclamó Ten-Ten a la vez que le daba una sonora colleja - Por cierto ¿Dónde está Shino?

No estaba lejos, pero Naruto se había subido prácticamente a su espalda

- Naruto - decía Shino, como siempre en voz baja, mientras soportaba el peso con dificultad - haz el favor...baja de mi chepa.

- Vamos Shino, si es que eres mi amiguete del alma.

- Naruto, no voy a pegarme con Shikamaru, si es eso lo que temes puedes bajar sin miedo.

- Anda Shino, no te enfades.

- No me enfado pero baja ya, so plasta.

- Pues yo te hubiera partido la boca - aseguró Kiba dando una palmada a Shikamaru - Mira que haces cosas raras.

- ¡Eh, eh! - gritó Lee desde la puerta - ¡Ya viene! ¡Todos a sus puestos!

Los grupos de deshicieron y cada uno se sentó en sus sillas. Akane miró retadora a Shikamaru sentado por delante de Jisei que ocupó su sitio a la derecha de Akane, cerca de la puerta; éste a su vez se rascó la cabeza y la miró torciendo la boca en una media sonrisa, ¡Uy, cuanto odiaba Akane ese gesto! Mecánicamente agarró el borrador y se lo lanzó con toda su rabia: no era la primera vez de hacía algo así, Shikamaru siempre lo esquivaba, levantó la mano y desvió el borrador hacia la puerta del aula. En ese momento entraba la profesora, con lo cual, el borrador fue a estrellarse contra uno de sus hombros. Un gran silencio de hizo en ese instante, parecía que todos esperaban el estallido. Anko, la profesora, lanzó una mirada hiriente a Shikamaru, éste, sintió esa mirada clavándose en el fondo de sus pupilas, se sentó algo mas recto en su asiento y chasqueó la lengua tratando de disimular.

- Nara - habló - ¿Se puede saber qué pretendes?

"Malo, pensó el chico, cuando Anko llama a alguien por su apellido nada bueno nos espera"

Anko terminó de entrar en el aula y dejó las carpetas que llevaba ruidosamente sobre su mesa. La verdad es que no estaba enfadada pero le encantaba desconcertar a esos chicos.

- Esto, sensei - dijo el chico mientras se ponía en pié perezosamente - ha sido un accidente, yo...

En medio del silencio un susurro llegó a oídos de Akane.

- ¿No deberías hacer algo? – había dicho Ryuko

Akane dio un profundo suspiro y se puso en pié.

- Sensei, la goma la he lanzado yo.

- ¿Tú? ¿Y con que propósito te dedicas a lanzar objetos?

- Pues...yo...quería...no sé, lo siento, ha sido un arrebato, se me cruzaron los cables...lo siento Nara.

Shikamaru también suspiró, por supuesto no iba a dejar que una chica cargase con toda la responsabilidad.

- Yo la provoqué sensei, la culpa es mía, supongo que me merecía el gomazo.

- Bueno - Anko miró a ambos y sonrió - ¡Tampoco es para tanto! Anda, sentaos, pero deberíais controlaros un poco, llevamos poco más de mes de curso y ya estáis como siempre...Bueno, chicos, hoy tenemos una sorpresa.

Un murmullo se dejó oír por la clase.

- A ver - continuó hablando Anko - ¿Alguien, a parte de Sakura, ha tenido la idea de preparar el tema de hoy? - los alumnos, que hasta ese momento seguían murmurando, quedaron en silencio - Bien, así me gusta, en nuestra linea… de todas formas hoy no vamos a tener clase, va a ser algo más…

- ¡Anko-sesei! - interrumpió gritando Naruto - ¿No nos harás un examen sorpresa, verdad?

- ¡Naruto, no grites! Aquí la única que grita soy yo ¡Kiba, haz el favor de sentarte como las personas!

De nuevo se hizo el silencio.

- Sois, sin duda, la pero clase que tengo, que he tenido y que tendré nunca, pero he apostado por vosotros.

- ¿Nos has apostado, sensei? - gritó Lee levantándose.

La mayor parte de los alumnos no pudieron evitar una risita, Anko tampoco.

- ¡Lee siéntate y escucha cuando hablan! No, no os he apostado a vosotros, he aportado POR vosotros. Como deberíais recordar tenéis una sanción pendiente.

- ¡Y yo que pensé que se habían olvidado, dattebayo! - refunfuñó Naruto.

- No Naruto, no nos hemos olvidado, pero ha costado mucho decidir que sanción merecíais y puesto que todos estáis implicados de alguna manera, más los de 2-1, no ha sido nada fácil encontrar una solución.

- Sensei - Sasuke se levantó de su asiento - Disculpa sensei, pero creo que el principal culpable de aquellos incidentes fui yo, debería ser el único que cumpliese un castigo.

- A ver Sasuke, todo esto está ya más que hablado; puede que todo se iniciara contigo y con tu empecinamiento y también con la terquedad de Naruto ¿Me estás escuchando Naruto? Porque sin duda yo diría que tan culpable como tú lo fue aquí tu amigo el rubito.

- Pero sensei… - se quejaba Naruto.

- Naruto es un cabezón - reiteró Anko - con buena fe, pero cabezón… y luego los demás, absolutamente todos y cada uno de vosotros tenéis parte de responsabilidad en los incidentes del curso pasado, incidentes que perjudicaron al instituto, por no hablar de a vosotros mismos, a vuestras familias y a los profesores, y creerme, a mí personalmente me molestó bastante. Todos os implicasteis ¿verdad, Sakura? ¿a que sí, Shikamaru? ¿Quién pecó de imprudente, Lee? Sin mencionar vuestras grandes ideas y como liasteis a algún profesor… pero esto ya está dicho, comentado, hablado y debatido ¿es que no ha quedado claro vuestra responsabilidad? ¿queréis que volvamos a discutir sobre las consecuencias de vuestros actos? ¿creéis que podéis hacer cualquier cosa en nombre de lo que consideráis "lo mejor" y salir inmunes? A ver, creo que tuvisteis un "juicio" más que justo y que admitisteis que merecíais una sanción. No seas ingenuo Naruto y no pienses que lo íbamos a echar en saco roto.

En esos momentos el silencio en el aula era algo que podía cortarse con un cuchillo.

- Vale, basta de charlas, ahora vais a escuchar vuestra condena… ¡No os podéis imaginar la ilusión que me hace veros así, tan calladitos y quietecitos! A lo que iba, el claustro de profesores nos hemos reunido y hemos decidido que los más adeduado era obligaron a hacer una actividad en común, una actividad que, de paso, tuviese algún beneficio para el instituto, vamos, una especio de "trabajo social para la comunidad"

- ¿algo como encargarnos la limpieza del instituto? - preguntó algo asustada Sakura.

- Je, je, no creas que eso también se propuso, pero no. Vosotros y los de d-1 vais a organizar una especie de festival, unas… no sé cual sería la palabra…

- ¿Pero juntos? - preguntó aterrado Naruto, esa era la pregunta de todos tenían en mente.

- No, juntos no, si os pusiésemos a cooperar daríais más problemas, no, bastante tenemos ya. Se trata de una representaciones que se harán a finales de curso, en honor de los graduados.

- Pero si llevamos poco más de un mes de curso ¡Aún queda mucho! - se oyó decir a Kiba.

- Si, pero vosotros tenéis mucho trabajo por delante. Esa actividad no va a ser solo una actividad extra, no. Vais a tener que dar lo mejor de vosotros mismos, si no lo hacéis así, si no os esforzáis, si el resultado, ya sea personal o en conjunto de la clase no es satisfactorio, puede que lleguéis a suspender varias asignaturas y lo digo muy en serio.

- ¿Quieres decir que el aprobado depende de una actividad como una canción o algo así? - preguntó Akane.

- Eso mismo. No, no cuchicheéis tanto. A ver si sois capaces de comprender lo que digo: debéis tomaros esto muy en serio, tenéis que participar TODOS y lo más importante TRABAJAR EN EQUIPO. Los demás profesores y yo vamos a ver si estáis tan unidos como nos habéis hecho creer, queremos ver si sois capaces de trabajar juntos por un mismo objetivo, cooperar, ayudaros, organizaros, dejar vuestras diferencias a un lado, tratar de conseguir un bien común porque el trabajo y la dedicación de cada uno repercutirá en los demás ¿se me entiende?

- Creo que quedó muy claro que somos capaces de trabajar en equipo - habló Ino - por eso tenemos que cumplir este castigo.

- Si, si, sois muy buenos amigos pero… nosotros lo tenemos que ver, ahora no se trata de salvar a un amigo de las manos de una mala persona, ahora se trata de hacer algo no os apetece porque solo es un castigo y sin embargo deberéis hacerlo lo mejor posible, con ganas o sin ellas.

- ¿Y que tendremos que hacer? - preguntó Sakura.

- Habrá dos representaciones, una vuestra y otra de 2-1. Serán un recital de música y una representación teatral. Lo hemos echado a suertes y os ha tocado la obra de teatro. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes; ventajas que tenéis: no tendréis que aprender a cantar, ni tocar instrumentos… inconvenientes: tendréis que aprender a actuar, hacer decorados… cosas así.

- ¿Qué obra? - interrogó Ino.

- Eso lo decidirán los directores.

Anko cogió dos cuadernos, se acercó a la mesa de Shikamaru y dejó uno, luego se dirigió a la de Akane.

- Nara, Kumoyuki, tenéis el honor de haber sido escogidos directores.

Akane y Shikamaru se quedaron mirando aquellos cuadernos como si fueran la cosa más insólita que hubieran visto nunca.

- Pero sensei… - se quejó Shikamaru.

- ¿Por qué ellos? – Protestó Ino - ¿No has dicho que sería un trabajo en grupo? Deberíamos decidirlo todo entre todos.

- No creas que es porque sí… ¡Kiba, que te sientes bien! Es la decisión que hemos tomado el claustro de profesores, la única decisión que vamos a tomar por vosotros ¿Y por qué? Porque en algo tenemos que imponer nuestra dictadura, porque sí, ya lo he dicho, esto es así: nosotros mandamos y tenemos la sartén por el magno y no vamos a dejar que organice algo tan importante el descerebrado de Naruto… por ejemplo. Bien, ésta actividad se realizará en horas extraescolares

- ¿Extraescolares? ¿Pero de qué vais? – se oyó protestar a Kankuro.

- No, si os parece bien dejamos de dar las clases y nos dedicamos solo a eso. Vamos a ver, cerebros de pez, que esto es una sanción no un premio. La actividad la realizareis por las tardes, a vosotros os ha tocado martes y jueves, dos horas cada día – los murmullos aumentaron considerablemente – Y no se puede faltar, las faltas de asistencia, si las hubiere, deberán estar justificadas debidamente por vuestros padres y nos os preocupéis por como lo averiguaremos porque lo haremos, os lo aseguro. Semanalmente, vuestros directores presentarán un informe de cómo va el asunto, escrito, que para eso son los cuadernos, y oral; esto se hará en alguna clase de Gai- sensei, donde podréis exponer vuestros problemas, dudas, sugerencias o quejas, que se pasarán al profesor que pueda ayudaros.

- ¡No! – exclamó muy trágicamente Lee - ¡Las clases de Gai-sensei no!

- ¡Lee, por dios, a callar! ¡Silencio todo el mundo!

Anko volvió a su sitio y miró divertida las caras de asombro de todos, en especial las de Shikamaru y Akane que ojeaban aquellos cuadernos en blanco.

- Todos los profesores, hemos estado de acuerdo en esta sanción y todos están dispuestos a ayudaros si vieran que os esforzáis y realmente lo necesitarais. Entre todos hemos decidido que Nara y Kumoyuki serían los directores y también los directores de 2-1 los hemos escogido nosotros. Es la única condición que ponemos, los dos han sido escogidos teniendo en cuenta las aptitudes de todos, pero debo reconocer que he influido mucho en esta decisión porque quiero que todo salga perfecto. Con ésta obra yo también me la estoy jugando, he puesto en juego mi honor y mi orgullo al asegurar que seríais capaces de hacerlo y que el resultado no defraudará a nadie. Shikamaru es un vago, todos lo sabemos, no tiene motivación para nada, antes de empezar cualquier cosas ya se está quejando pero es inteligente y también sabemos que no dejará tirados a sus compañeros, compréndenos Shikamaru, si no te diésemos el trabajo de director ¿qué habrías hecho?... Pues lo menos posible, para ti todo sería "un rollo" ¿o no? Habrías sabido escaquearte de cualquier cosa… pero aquí tiene que cooperar todo el mundo y así tendrás que trabajar aunque no quieras, ya te darás cuenta: además está Akane, una gran organizadora, quizás una de las mejores organizando y supervisando a varias personas, aunque ni ella lo sepa, pero que nunca quiere mojarse, pues bonita, aquí te vas a mojar, vas a sacar esa capacidad tuya y la vas a poner a trabajar porque hay mucho que organizar, eso, sin contar el pique personal que tienes con Shikamaru, que ya está bien de esa guerra personal que os habéis montado, a ver cooperando juntos firmáis una tregua y nos dais algo de paz al resto del mundo. Los dos os ocupareis de todo, repito, de todo. Escogeréis la obra, los actores, el decorado, vestuario, maquillaje… ¿Y he dicho que todo el mundo tiene que participar? Si no se tiene talento para actuar que se dedique a… coser los trajes.

- ¿Y tenemos que escoger la obra? – preguntó Akane.

- Si, entre los dos ¿Me escuchas Shikamaru? He dicho entre los dos, no quiero escaqueos de ningún tipo y eso va por todos. Deberéis colaborar entre todos o esto no saldrá. Shikamaru, Akane, ese trabajo es para que anotéis el trabajo de cada uno, para que hagáis una especie de diario de cómo va el proyecto, ya avisé que se revisará semanalmente y lo quiero lo más detallado posible.

"Entre todas las chicas de la clase tenía que ser Akane… preferiría colaborar con cualquier otra… maldita sea" se lamentaba Shikamaru.

"¡Será posible! ¡Con Shikamaru! ¿Es que no hay otro? ¿Tiene que ser con él? También se quejaba mentalmente Akane.

- Se me olvidaba – continuaba Anko – Deberéis conseguir que el trabajo de cada uno sea equivalente al de los demás; me explico: colaborar con un papel pequeñito que a penas si se ve, o hacer cualquier tontería no vale, todos han de trabajar lo mismo. Vosotros veréis como compensáis el tema.

- ¿Esto es una especie de castigo personal por algo? – preguntó Akane casi con miedo.

Anko la miró y sonrió maliciosamente.

- Me encantan vuestras caras de pánico. Por cierto, la obra debe ser un clásico.

- ¿Un clásico?

- Si, un clásico, que sea considerada una obra clásica, no importa de donde sea, ni la época, pero que esté valorada como clásico. Podréis adaptarla, cambiarla, hacerla más actual o lo que queráis pero siempre y cuando se haga con respeto… y se pueda reconocer el original, claro; son las órdenes de Kurenai, creo que ella también tendrá en cuenta a la hora de repartir positivos… o negativos.

- ¿Kurenai sería capaz de hacernos eso? – se alarmó Kiba.

- Y no solo ella, cualquier profesor que considere que cualquier cosa tiene que ver con sus enseñanzas.

- ¡No me lo puedo creer! – Exclamó Naruto - ¡Esto no es justo, dattebayo!

Anko disfrutaba con el caos que había creado, se notaba en su cara.

- Una cosa más Akane, esto a título personal, como Sumire no estuvo el año pasado, este año está algo perdida con los temas, quiero que te ocupes personalmente de ponerla al día.

"Esto es una venganza personal contra mí" pensaba Akane.

- ¿Es que te molesta, Akane? – inquirió Anko.

- No, no. No hay problema, ayudaré a Sumire.

- Estupendo. Y como os veo muy entretenidos comentando todo esto, os voy a dejar solos que tengo algo que hacer. Neji, ocúpate de que no alboroten demasiado.

- Si, sensei.

Y Anko, sin más, recogió sus cosas y se marchó.

No pasó un segundo cuando todos comenzaron a hablar entre ellos sobre la sanción que les habían impuesto. Algunos se quejaban comentando lo duros que habían sido los profesores y lo injusto que era todo, mientras otros decían que habían tenido mucha suerte y podía haber sido peor.

Ino, se levantó de su asiento y se acercó a Shikamaru.

- Oye Shika, cielo, tu sabes que yo siempre te he considerado uno de mis mejores amigos ¿verdad? – dijo sentándose en la mesa del chico.

Temari también se acercó.

- Ino, monina, baja tu enorme trasero y compórtate como una señorita.

Shikamaru frunció el ceño.

- Esto si que va a ser problemático – murmuró mientras Ino y Temari se miraban desafiantes.

- Chicas relajaos un poco – intervino Chouji.

- ¡Tu no te metas! – bufó Ino.

- Mirad – dijo Shikamaru – Creo que voy a nombrar a Chouji mi secretario personal, hablad con él y olvidaos de mí

- ¡Tú no puedes hacer eso, bambi! – gruñó Akane

- ¿Me estás vigilando, pecosa?

- Esas cosas tenemos que decidirlas juntos.

- Es algo mío, un problema personal mío.

- Un problema de tu idiotez, por supuesto.

- Que tú te organices muy bien y no necesites ayuda no quiere decir que los demás seamos igual.

- No, por supuesto, la prueba eres tú

- Vale, vale – dijo Temari – Tiempo, vamos a dejarlo ya ¿ok? ¿Ves la que has organizado, rubita?

- ¿Yo? Creo que ha sido tu envidia la que ha empezado todo.

Akane, a la cual Kiba y Naruto estaban atosigando, se levantó y se dirigió a la mesa del profesor.

- A ver ¡Escucharme todos! – gritó dando un golpe seco.

Todos la miraron.

- A ver, como podéis suponer, si Shikamaru, ni yo, tenemos idea de la obra que representaremos y menos aún de lo que haréis cada uno, así que, si a mi "socio" no le parece mal, propongo que cada uno escribáis en una hoja que es lo que os gustaría hacer, cual es, según vosotros, vuestro talento y la obra que creéis es la más apropiada para representar y…

- Perdona Akane – habló tímidamente Ryuko – Esto va a ser muy engorroso para vosotros, deberéis tomar muchas decisiones y creo que necesitaríais una especie de ayudante o algo así para eso, para ayudaros a organizaros, llevar… bueno que yo me ofrezco como ayudante.

- No es mala idea.

- Pero tu sola no puedes decidir – habló burlón Shikamaru.

Akane estaba a punto de soltar una barbaridad ¿cómo se las apañaba ese chico para decir siempre la frase perfecta para sacarla de sus casillas? Respiró hondo y trató de no dejarse llevar por el mal humor que Shikamaru le despertaba.

- Tienes razón Shikamaru,. Pero creo que n ayudante no nos vendría mal, piensa en tooodas la decisiones que debemos tomar, obra, actores, escenario, maquillaje, vestuario y en toooodas las personas que tendremos que dirigir, organizar y …

- Vale, vale, me has convencido, es más ¡creo que la necesitamos ya!

- ¿Alguien a parte de Ryuko se ofrece? ¿Nadie? Pues yo creo que Ryuko no es mala candidata, es ordenada, cuidadosa… ¿a ti se te ocurre otra persona, "socio"?

- No sé, yo había pensado en Chouji…

- Ryuko es mejor – intervino Chouji.

- No… - también intervenía Ryuko – Chouji será estupendo.

- ¡Que tonteria! – Gruñó Naruto - ¿Y por qué no los dos? Si no, nos tiraremos así toda la mañana ¡vaya que sí!

- Pensar en que es mucho trabajo – habló Neji – Sin contar que habrá que buscar los materiales del decorado, comprar telas…

Shikamaru se dejó escurrir un poco en la silla.

- ¡Menudo rollo! Esto es una verdadera lata.

- Está bien, que sean dos – propuso Akane – Chouji y Ryuko, así no nos pelearemos.

- Haz lo que quieras… que lo decidan ellos.

- Me esforzaré en ayudaros todo lo que pueda – dijo Ryuko.

- A mi me parece bien, yo… cooperaré con Ryuko con mucho gusto.

- Si, seguro que sí – susurró Shikamaru, conociendo a Chouji y lo coladito que estaba por Ryuko lo que le sorprendía era no verle dando saltos de alegría.

- Ala, pues ya está una cosa resuelta – resolvió Akane – Escribir vuestras ideas en un folio y entregárselas a Ryuko o Chouji, mira que bien, así ni me dirás que es una lata que te los den a ti, ni me llamarás mandona si me las dan a mí ¿eh, socio?

- Pues si, va a ser una buena idea.

- ¡Eh, eh, eh! – gritó Kiba acercándose dando saltos a la mesa del profesor y sentándose encima – Escuchad chicos que he tenido una idea. Que digo yo que llevamos ya más de un mes de curso ¿no? Y el año pasado Sumire no estuvo con nosotros, aunque nos ayudó mucho no estuvo aquí y todos nos alegramos de que esté aquí.

- ¿A dónde quieres ir a parar? – habló Ten-Ten.

- Que no hemos celebrado que Sumire está otra vez con nosotros, que es nuestra amiga e incluso va a tener que hacer la sanción y digo yo que no hemos celebrado que estamos todos juntos y que ya va siendo hora.

- Al grano Kiba, al grano – le dijo Sakura.

- Pues que podíamos ir esta tarde al WacDonalls y celebrar que ya estamos todos, que Sumire nos ayudó muchísimo y…

- ¡Si! – Gritó eufórico Naruto – Hoy no tenemos eso del castigo ¡Que buena idea! Yo digo que vayamos.

- No es mala idea – añadió Ino – Todavía no hemos estado juntos y tenemos mucho que contarnos.

- Va a ser un año muy duro – decía Sakura – Pensar que es para darnos ánimos.

- Cualquier excusa es buena para vosotros – habló Neji.

- ¿Estamos todos de acuerdo? – Dijo de nuevo Kiba - ¡Bien! ¡Esta tarde fiestuki!

- Pero tenemos que ir todos – comentó Sakura – Todos. Tienes que venir Sai, tú también eres parte de este grupo.

- Bueno… iré.

Kankuro se acercó a Sumire.

- Por supuesto tú vendrás ¿no? – le dijo sonriendo.

- Claro, además así os conoceré mejor.

- ¿Tú quieres conocerme?

- Eso quisieras tú – dijo Jisei poniéndose en jarras delante de él – Kankuro, tu aura tiene un color como... lujurioso.

- ¿Que color es ese?

- Como turbio.

- Ya, porque tú lo digas, en mi vida he oído decir que "las aguas vienes lujuriosas"

- Kankuro no me líes.

Jisei era una chica extraña, solía decir que podía ver "las auras" de las personas y conocer sus sentimientos y lo más inquietante de todo es que solía acertar, a Kankuro le daba muy mal rollo, no es que creyese en esas cosas pero mejor no la hacía enfadar, no fuera ser que le echase un "yuyu malo" como ella solía decir.

Esa era la clase de 2-2, una clase curiosa, escandalosa… en apariencia compuesta por unos chicos normales, con sus sueños, sus esperanzas y sus secretos.

Durante aquel curso las historias de todos se entrelazaron y todo comenzó aquel día.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Bueno pues aquí se puede decir que acaba esta especie de prólogo, aunque todavía hay muchas cosas que explicar. Poco a poco nos vamos a ir enterando de cosas.

Como veis, la historia ya está comenzada, pero no hay que apurarse, poco a poco se van explicando cosas.

No creo que haga falta que lo diga, pero bueno. Akane llama a Shikamaru "ciervo del demonio" en referencia a su nombre (shika = ciervo) y lo hace varias veces (ciervo, cervatillo, venado, bambi, etc).

Si lo has leído hasta aquí, gracias, y no lo dejes, dale una oportunidad, de veras que luego todo se va enredando.