Después de haber leído mucho y haber visto varias veces algunos capítulos de DC para poder construir mi historia, les presento mi segundo fic sobre este personaje que, personalmente, es uno de mis favoritos. Esta vez habrá drama y romance, pero también muchas aventuras y misterios que resolver. No soy una gran escritora de misterios, pero sobre la base que estableció el autor, espero construir mis teorías personales y mostrárselas como parte de esta historia.

Respecto a la historia en sí:

1) Necesariamente debo incluir personajes conocidos por ustedes (Shinichi Kudo y sus amigos) por lo que daré en el gusto a quienes son fans de Detective Conan.

2) He establecido un orden de los capítulos de DC y MK para darles coherencia. Al comparar los distintos mangas y serie (ova, pelis, serie en si) algunas historias aparecen un poco desordenadas. Por esta razón en algunos capítulos haré mención o aludiré a ellos con el fin de mantenerlos en el orden temporal.

3) Por más que me he debanado los sesos pensando, sólo se me ocurre pensar que Kaito es mayor que Shin por un año de lo contrario las fechas no me cuadran para nada. XD (Por lo que Aoko, que parece más chica es mayor que todos O.o ) Bueh... patinada mental. Mejor asumí que es solo una historia y hay cosas que pueden pasar por alto.

4) Aclaraciones: Aoko Nakamori tiene 17 años y es 11 meses mayor que Kaito (lo dice el manga), en uno de los tomos de MK se dice que están en 2º curso de preparatoria, pero en vista de que pasaron una navidad juntos la historia comienza cuando Kaito tiene sólo 15. DC parte con un Shin de 16 años (No 17 como dicen por ahi). En DC Kaito se muestra cada vez más maduro. Asumí esto y lo integré a mi obrita. En conclusión, Kaito y Aoko (incluyendo a todos los personajes adolescentes de DC) van en 3º de preparatoria y en un marzo próximo egresarán del sistema escolar obligatorio. (Dejarán de ser menores de edad y la ley podrá caer con fuerza muajaja)

Enjoy!

Declaración: Estos personajes pertenecen al mangaka Gosho Aoyama. Espero que Arthur Conan Doyle y Maurice Le Blanc nos perdonen desde el más allá. ^_^. También integraré a otro personaje más adelante, del cuál no soy creadora pero que ya tengo permiso para usar.


CAPITULO 1: Aprendiendo a besar.

"El día más anhelado, a la hora que menos esperas

Una dama doble recibiremos

Noble, seductora y en silencio

Con ella pecaremos".

Kaitou Kid

Sonoko vio la silueta del ladrón después de de haber captado el brillo en su monóculo.

Era justo como drácula: elegante, misterioso, seductor y peligroso.

Ella miró al mago y quiso que algo pasara para no seguir en aquella embarazosa situación. ¿Qué la llevó a ocultar la carta de aviso?

El mago avanzó hasta uno de sus cajones y sin que ella pudiera mover un solo dedo para evitarlo, el joven ladrón tomó la cajita en la que estaban guardados "los labios de Afrodita": Dos perfectos rubíes que había recibido la rica heredera hoy, el día de su cumpleaños. Ambos aretes resultaron de un solo enorme bloque de rubí llamado simplemente "Afrodita".

Kaitou Kid los sacó del estuche y los acercó a la ventana, para poder admirarlos bajo la luz nocturna. Sonoko se dio cuenta de por qué a este fascinante ladrón le decían "El mago de luz de luna". Siempre que él aparecía y robaba alguna joya había luna.

El ladrón dio media vuelta una vez que observó a través de las joyas y se acercó a Sonoko.

Ella se apoyó en la puerta de su cuarto sin saber qué hacer.

- Señorita, nos volvemos a ver, aunque en extrañas circunstancias.

- No te acerques, Kid.

- Me parece que fue usted misma quien provocó esta situación. Me ha quitado el placer de ver irritado al inspector Nakamori ¿por qué?

Sonoko sabía que Kid le haría la inevitable pregunta.

Unos días atrás ella había recibido inexplicablemente la carta de aviso del ladrón. La había encontrado en su cartera, después de haber ido con Ran al centro comercial. En ese momento su amiga se encontraba aún en el baño, por lo que nadie más que ella se enteró del asunto ¿En qué momento había pasado? Sólo recordaba haber tropezado con el chico que se parecía a Shinichi y que había visto en una oportunidad junto a Ran y Conan. ¿Sería él?

Quiso salir de dudas, o tal vez quiso otra cosa… lo cierto es que en vez de dar aviso a la policía quiso dejar que el tiempo pasara para saber más sobre el enigmático ladrón que había conocido en aquella velada memorable de abril y desde que la había burlado como el mago aficionado del chat. Ahora que Makoto no estaba, ella tuvo la posibilidad de estar frente a frente con un chico que sin duda le fascinaba, pero sólo en ese momento descubrió por qué había dejado pasar el tiempo, y había esperado tan ansiosamente este día.

Trató de encontrar los ojos del mago, pero sólo pudo ver el reflejo de su monóculo. "Mucho mejor" pensó ella.

Dio rápidos pasos y se acercó al ladrón. Kaito sólo alcanzó a dar un paso hacia atrás. De un pequeño salto Sonoko le estampó un beso al ladrón.

Fue corto y no correspondido.

Sonoko se avergonzó de inmediato por lo que había hecho, pero ciertamente ella lo quiso desde que lo conoció. Se preciaba de ser más arrojada y decidida en cuestiones de amor que cualquiera de sus amigas, pero este pequeño acto de valentía la dejó en demasiada evidencia frente al delincuente. ¡Y era un delincuente! ¡Y estaban solos en su cuarto y nadie sabía que él estaba allí!

Kaito por su parte, agradeció la complicidad de las sombras, porque sin duda esto lo dejó perplejo y avergonzado. Él siempre era dueño de la situación. Las mujeres solían rendirse a sus encantos, pero nunca antes ninguna mujer se había atrevido a tanto. Estaban solos en medio de la oscuridad y el anonimato, y él no era de fierro.

- Lo… lo siento…

Eso sí que lo dejó aún más perplejo. La chica le estaba pidiendo perdón.

Kaito había sentido los tibios labios de Sonoko a pesar de lo corto del momento. Muchas veces el había besado las manos de las mujeres, intentando ser cortés y caballeroso, pero esta era la primera vez que besaba a alguien de verdad. Ni siquiera a Aoko se había atrevido a besarle la mejilla, y ahora una chica casi desconocida se atrevía a robarle un beso. Era cierto que le gustaba mirar a las chicas en los vestidores. Era cierto que le gustaba mirar la ropa interior (¡Era tan excitante!), pero nunca antes había tenido la oportunidad de besar a alguien, y esta, su primera experiencia fue tan sorpresiva que no supo que pensar ni qué hacer. Tal vez como él era un ladrón tan famoso, esta chica pensaría que él tenía mucha experiencia. Nada más lejos de su realidad. Pensó en Aoko e intentó recordar sus labios. No supo cómo eran ni por qué pensó en ella. ¿O tal vez sería que él…?

Ruborizado hasta el último pelo de su cabeza agradeció la oscuridad, y pensó que tal vez podría aprender a besar. Aunque tenía una sola cosa clara. Sólo sería un beso:

- Qué clase de cosas se le ocurren a usted señorita. Ahora entiendo por qué no quiso avisar a la policía. Pero le advierto que estamos solos y que nadie sabe que estoy aquí. Tal vez podría aprovecharme de la situación…

- Kid… Tú no harías nada de eso. Lo sé.

Entonces no me explico porque una señorita de tan alta categoría se fija en un ladrón como yo para atacarlo con la única arma para la cual no estaba preparado- se sinceró Kaito.

- Yo… yo quería besarte, Kid. Pero sólo eso… - Sonoko se sinceró también al ladrón, pero con la mirada suplicante.

- ¡Ja, ja, ja, ja, ja! Así veo, Señorita. Veo que quería besarme… no, no me mire de esa manera que con esos mismos labios tan tibios y bonitos me está defendiendo de mis propias palabras. ¿Por qué quería que la besara?

Sonoko se puso roja como un tomate. ¿Por qué quería ser besada por Kaitou Kid? ¿Existía una razón en especial?

- Tal vez podríamos aprender juntos, So-no-ko – chan.- Kaito se acercó a Sonoko.

Ella quedó rígida como una estatua. ¿Había escuchado bien? ¿Kaitou Kid no sabía besar? Bueno, ella demostró que tampoco sabía. Sintió a Kaito acercarse. El corazón le latía a mil por hora.

Kaito trató de mostrar seguridad, pero la verdad es que estaba hecho un mar de nervios. El rostro de Aoko seguía estando presente en su mente, pero ciertamente esta chica le ofrecía sus labios sin nada a cambio. Siendo un ladrón era más fácil, y había decidido que aprendería a besar ese día. Avanzó hasta la chica y levantó su barbilla. "Cara de póquer, actitud de póquer" pensó para sus adentros. Miró los labios de Sonoko y luego fijo su mirada en los ojos de su compañera de aprendizaje. Decidió mostrarse más sincero y, con su otra mano, se quitó el sombrero y evidenció su nervioso rostro.

Al acercarse sintieron sus respiraciones y su proximidad les hizo notar que temblaban.

Kaito notó que debería ladear unos milímetros su cabeza, y fijándose en los labios de Sonoko se decidió a unirlos a los suyos.

Lo primero que notó fue lo blando de aquellos labios, luego su humedad, tibieza y suavidad. Era como apretar con los labios una fruta tierna o un pétalo de rosa pero tibios. Luego notó el temblor de su compañera y el suyo propio. Decidió apretar levemente el labio inferior de Sonoko, pero al hacerlo su propio movimiento le resultó incómodo y se separó de ella. Lo que vio le asustó y dio tres pasos rápidos hacia atrás. No había visto el rostro de la chica, sino el de Aoko.

- Adiós.

- No te vayas. No tienes nada que perder… y yo tampoco…

- ¿De verdad crees que no tenemos nada que perder? – Dijo susurrando el mago.- ¿De verdad no tienes miedo de estar a solas conmigo en tu cuarto?- Kaito se apresuró a corregir.-

- Creo que estás casi tan asustado como yo.

- ¿Es tu primer beso? ¿Valen tus labios el valor de "Los labios de Afrodita"?

En ese preciso momento Sonoko notó que el ladrón sabía que a ella le regalarían esos pendientes en el día de su cumpleaños. Había sido tan claro como el agua en aquella nota ¿Cómo lo había averiguado?

- ¿Cómo lo supiste?

- No importa. Te los devuelvo. No son lo que busco.

Kaitou Kid dejó el pequeño cofrecito en el mismo lugar de donde lo había tomado. Avanzó hasta el ventanal de la habitación y abrió lentamente el pestillo. Sintió la presencia cercana de Sonoko y se dio vuelta notando al instante la preocupación en Sonoko. Sacó una rosa blanca de debajo de su manga y comentó:

- Gracias por le champagne, mademoiselle Suzuki.

Ella recordó al mesero tan guapo con el que había coqueteado unas horas atrás, en la gala de su cumpleaños, y cómo ella le había invitado un sorbo para brindar por ella misma.

- Sin duda lo que hoy pasó será un grato recuerdo para este ladrón, pero recuerde que un caballero no tiene memoria, así que puede estar tranquila, mademoiselle. Mi silencio será mi regalo de cumpleaños para usted.- Sonoko tomó la flor que Kaito le ofrecía.

- Kid… Estaré muy agradecida si nadie se entera de…

Sonoko de pronto se encontró con que la rosa estaba atada a una cuerda hecha de toda su ropa interior. El mago-ladrón saltó por la ventana y extendió sus alas delta riendo sonoramente, mientras Sonoko lanzaba improperios al desvergonzado ladrón que, sin duda, siempre jugó con ella y que, de seguro, no guardaría su secreto.

&&&&&

Al rato Kaito notó que la policía lo seguía.

- Puede que finalmente me hayas denunciado, pero yo no traicionaré nuestro secreto porque me avergüenzo de lo que hice. Algún día tal vez deje de robar, pero seguro que no dejaré de pensar en las chicas.

Ciertamente la imagen de Aoko en lugar de Sonoko no abandonaba a Kaito, ni tampoco lo haría cada vez que se enfrentara a sus nuevos robos.

Bueno… Después de yenes* y 152 joyas robadas debía robar algo que realmente valiera la pena. Pobre corporación Suzuki… Lo malo es que junto a esta chica siempre está ese idiota detective cerca… Bueno, ya veré como manejo eso, ahora al "Huevo de los Recuerdos".


* 19.600 millones de pesos chilenos.

------

Uf, qué cansador!!!! espero que les haya gustado *_*

Ya tengo 11 capítulos listos de esta especie de novela, pero no en orden correlativo, así que si me llego a demorar será por los capítulos de misterio.

Fue muy dificil decidir el nombre de esta historia, pues abarcaré muchos temas. Lo considero más una continuación muy personal de la historia de MAgic Kaito, pero no es posible ponerle igual que la obra original. También fue muy dificil crear el 1º capítulo. dudé entre este, uno de aventura u otro que tengo listillo, pero ganó este porque daba pie a un orden cronológico más sencillo de entender. Este primer capítulo se ubica entre "El último mago del siglo" (DC movie 3) y "El ojo dorado" (MK tomo 4).

En algún momento escribiré cosas muy fuertes, pero avisaré. (Uy!, espero que sepan perdonar a esta seudo-escritora de telecebollas XD)

Por fis, dejen reviews! Necesito saber que tal está mi obrita. Sean críticos, no me enojo, pero también dejenme aliento para seguir ¿De acuerdo? Por otra parte... espero que esta historia no deje de ser mía ¬¬U

Con cariño para todas las fans del mago - ladrón más encantador del mundo, Lady Paper.