Declaración: ningún personaje me pertenece todos son de la Gran escritora Stephenie Meyer (sí, GRAN es muy difícil escribir) yo solo juego con ellos.

Summary: Edward deja a Bella, aunque tres años después, por exigencia de Alice, los Cullen están de vuelta en Forks. Pero Edward sólo encuentra de Bella una carta dirigida a él, ¿Cuál fue el destino de Bella?

Quiero agradecer a mi Beta MacPulli por la correción del fic.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: LA FALTA DE TÍ ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Capitulo 1 … Desiciones

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Siento una gran angustia, aún no me perdono, no sé como ¡Yo! Alice Cullen pude haber dejado abandonada a Bella. Todavía pienso que debí haberle abierto los ojos a Edward; darle otras opciones, buscar soluciones, más el cabeza dura de mi hermano no atiende razones, no cuando trata de la seguridad de Bella.

Siempre es lo mismo: el bien de Bella, la seguridad de Bella… ¿Qué pensará Bella? Me pregunto que pasaría si él, mi hermano cabeza-hueca-indiscreto-y-manipulador pensara un poco en su propio bien: No, señores, Edward Cullen no piensa en sí mismo. Cree que si no está Bella, él no merece vivir. Oh… la seguridad de Bella. Si tan sólo supiera que lo mejor para Bella –y he repetido tanto su nombre que ya me empiezo a marear- es él, no la hubiera dejado; Bella es un imán andante para cualquier peligro (o problemas) a diez millas a la redonda. Mi angustia crece día a día, porque Edward me prohibe ver el futuro de Bella. Edward, Edward, Edward…

Cuando volteo a mi derecha veo sentado a Jasper, que me mira atentamente. El sabe que no la estoy pasando bien: noto sus ojos interrogativos por la angustia que me consume. A él no le gusta verme así y yo intento contenerme para no angustiarlo a él, pero ya no puedo más. Tengo que hacer algo. Cualquier cosa.

Todavía recuerdo cuando un día después del cumpleaños de Bella, Edward nos rogó- literalmente- que nos marcharamos de Forks. Protesté, pero el sólo decía que era lo mejor para Bella, que "si la quieres, lo entenderás". Idiota.

Y así nos fuimos. Primero Rosalie, Emmett y Jasper; luego Carlisle y Esme y por último Edward y yo. Fue completamente doloroso. Mis padres habían perdido una hija, mis hermanos, una hermana y Edward al amor de su vida, sólo por su terquedad de mantenerla a salvo. El no entendía que Bella solamente quería estar a salvo con nosotros.

Con el tiempo la extrañamos mucho. Edward me prohibió vigilar el futuro de Bella, aunque a veces desobedecía, sólo para ver a Bella entrando al instituto o en su defecto, salir de el. Y Edward… parecía un muerto en vida, mientras se encerraba en su cuarto escuchando melodías románticas, sin poder llorar su dolor, sin darse cuenta que toda la familia sufría. Cuanto dolor por mantener la humanidad que ni Bella deseaba.

Hace poco tiempo, no más de dos años, sentí que algo malo había pasado con la novia de mi hermano, más cuando intenté ver su futuro, no logré ver nada. Me rebané los sesos intentando encontrar una razón lógica para eso, pero no pude, además que Edward ya empezaba a sospechar que le ocultaba algo: traducir novelas al japonés tradicional no era lo mejor cuando estaba cerca de él. Y como estaba enpeñado en la seguridad de Bella, no me dío la valentía necesaria para encararle.

Pero hoy si la tengo, y no voy a dejar que él (¡él!) ponga en peligro la vida de Bella. Esta vez no perderé. Necesito regresar y ver que está con todas sus extremidades en su sitio.

Y lo necesito ahora.

—¡Edward! — Grité con toda la fuerza de mis pulmones— Necesito hablar contigo, ¡ahora!


De ahora en último, me he dado cuenta de que Alice necesita regresar a Forks. Como hace tres años que salimos de ahí y Alice todavía no se calma, cada día está más alterada, y si no fuera por Esme, mi adorable esposa, estoy seguro que le habría saltado encima a Edward para darle sus buenas tortas para que entre en razón.

— ¡Edward!— Y ahí estaba mi pequeña duende, usando sus pulmones— Necesito hablar contigo ¡ahora!

Salgo de mi estudio para dirigirme a la sala, donde seguro habrá pelea.


—¡Edward! — Mi pequeña retoño grita a su hermano. Tendré que castigarle por gritar dentro de la casa…— tengo que hablar contigo ¡ahora! — podría quitarle el auto…

Alice no entiende que no hay necesidad de gritar, ni que por un par de gritos Edward cambiará de opinión. Aunque quizás…

Creo que va siendo la hora de regresar a Forks.


—¡Edward! — El duende se mete con el lince… ¡Pelea!— necesito hablar contigo ¡ahora!

¡Pasteles voladores! ¡Esa enana si que sabe gritar! Espero que atice bien a Edward, para que su cerebro vuelva a funcionar, aunque si no lo hace… encantado lo haré yo.

Mmmm, parece que Rose se ha puesto un conjunto nuevo…


—¡Edward— Otra vez Alice— necesito hablar contigo ¡ahora!

Otra vez no… creí que cuando Edward abandonara a esa humana –que a propósito no le encuentro ningún atractivo- se acabarían las peleas, pero ¡no! Me equivoqué, y mi familia se ha visto afectada, sobretodo Alice. Me da tanta pena verla así.

Quizás es hora de volver a Forks solo para que Edward se deje de lloriquiar por las esquinas.

Hmmm, creo que será mejor que me vaya de la sala, ya que parece que a Emmett le ha gustado mi ropa nueva.

Y salí corriendo por la puerta.


Cada vez que veo a Edward me siento culpable. ¡Si tan solo me hubiera podido controlar en la fiesta de Bella!... quizás mi familia no estaría en este caos. Pero sobretodo Alice no estaría sí de angustiada ni confundida: me duele verla así. Sé que Alice necesita regresar, así que para enmendar mi error, pienso apoyarla en todo lo que decida.

Alice se levantó de la silla, tomó aire y gritó.

— ¡Edward! — Realmente no me sorprendió, ya que desde hace un momento que se sentía bastante decidida— necesito hablar contigo ¡ahora!


Han sido tres largos años de tormentos, en los que me pregunto siempre ¿Qué estará haciendo? ¿Seguirá con vida, tal cual me prometió? Y la más importante… ¿Seguirá pensando en mí?

Y cada vez me respondo a mi mismo: no seas idiota, que lo más seguro es que ya habrá echo su vida con algún humano común y silvestre.

-¡Edward! — ¿Qué querrá Alice? — necesito hablar contigo ¡Ahora!

La verdad es que és la última parte la que me sorprende: después de buscar a Victoria en Sudamérica, tengo todo el tiempo del mundo. Que ironía. Y lo pero es que Alice no entiende que estar separados es lo mejor para Bella…

Me dispongo a bajar para otra amena charla con mi hermana, donde me ofrecerá un té y pasteles antes de lanzarme granadas. Por eso es grande mi sorpresa cuando bajo y me doy cuenta que están todos reunidos… y pensando en recetas de cocina, el vestido nuevo de Rosalie (Emmett, por favor contrólate) y cosas varias. Odio cuando me bloquean sus pensamientos, bueno, a excepción del oso de Emmett.

—Alice, ¿que deseas?

—Edward, estoy segura que sabes mejor que yo que es lo que deseo.

Así que Alice está de nuevo con trabalenguas. Por supuesto que sé lo que quiere Alice. Quiere poner en peligro a Bella "por su seguridad". Yo sé lo que seguro para Bella. Y Alice no está ahí.

— ¿Es que no entiendes que no eres precisamente— y hago énfasis en la palabra— lo mejor para ella, Alice?

El duende hizo una pausa mientras me miraba a los ojos.

—Edward, escucha lo que tengo que decirte —mas la corté antes de que pudiera decir nada más.

—Este tema está zanjado. Por favor, no quiero más discusiones de este tipo que no llevan a nada.

—Creo que deberías escuchar lo que dice Alice, cariño— la dulce voz de mi madre me sacó de mis pensamientos. Acaso ¿había visto Alice… algo? "Por favor", repitió mi madre en su mente, que no estaba ocupada ahora en libros de cocina.

—Habla rápido.

Alice tomó aire y habló al modo vampírico. O sea, muy rápido.

—Hace dos años tuve un presentimiento sobre Bella, Edward— me informó Alice— y traté de ver en su futuro. ¡Nada, Edward, nada! He tratado a diario, pero— hizo una pausa dramática que duró menos de un segundo— no hay futuro.

Estaba anonadado. Por supuesto que entendía lo del no-futuro. ¿Es que acaso Bella estaba… muerta? Sabía que eso significaba, pero no quise enterderlo. Por alguna razón, no podía formular las palabras "Bella" y "Muerta" en una oración sin el "no está" en el medio.

— ¿Porqué no me lo habías dicho antes?

— Edward, tu no se lo permitías— dijo Jasper, como siempre, protegiendo a Alice— era por "el bien de Bella".

Realmente me molestaba que citaran mis argumentos en mi contra, pero en ese momento no me molestó. ¡Bella estaba muerta! O… ¿era una treta de Alice para volver a Forks, ir a la casa del jefe Swan mientras su adorable hija hacía la colada, tocar la puerta y abrazarnos y ser todos felices hasta la eternidad? Pero me dí cuenta que Alice no era tan malvada como para hacerme sentir que el pecho me estallaba, de ir a Italia a correr desnudo en la fiesta de San Marcos a plena luz del día, ni de gritar a los cuatro vientos mi dolor.

—Escucha Edward, no me importa si me crees o no, pero tú vas a regresar conmigo a Forks aunque te tenga que llevar amarrado— me apuntó con el dedo índice— porque yo igual extraño a Bella.

— Ella tiene razón, Edward— la voz de Jasper me interrumpió antes de que pudiera decir algo—, nosotros también extrañamos a Bella. Y yo prometo comportarme.

—Además, nosotros te ayudaremos a amarrar a Edward si es necesario, enana— Emmett se puso de pie e hizo un gesto con el puño cerrado.

—No irá sola, Edward— esta vez Carlisle me miraba a mí— todos la acompañaremos..

Y en ese momento, todos, incluidos Rosalie, expresaron su apoyo a la idea. Regresaríamos a Forks.

— ¡Regresaremos a Forks! — gritó Alice.

Amén.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: N/A:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Bueno despues de armarme de mucho valor decidí subir el primer capitulo, este fic se basa en el oneshot que escribí anterior mente. La pueden encontrar en mi profile, así que espero que me regalen un RR

:

:

RR

:

:

\\//

\/