Los personajes son de Stephenie Meyer y la historia original es de vampiressbella2009. Yo solo traduzco bajo el permiso de la autora.

Resumen: Secuela de Taboo. ¡Bella y Edward han estado felizmente casados por un año ahora! Ahora ellos se han mudado a Montana. Si pensaban que Forks estaba lleno de criaturas mitológicas ¡se llevarán una sorpresa! Además, ¿qué pasará cuando viajen las noticias de los poderes de Bella y los Vulturis lo descubran?

Disclaimer: Soy dueña de cuatro perros, cinco gatos, un conejo, seis tortugas, y mis diseños, pero no soy dueña de la rana que tomó refugio en nuestro estanque, Twilight, o el resto de la saga. Stephenie Meyer es dueña de los libros… la Madre Naturaleza es dueña de la rana a la que llamé Kermit.

(N/T: ¡Tenía que poner ese disclaimer! Además, por si no lo saben, Kermit es en realidad la Rana René, de los muppets).


Capítulo uno

Sucesos extraños

La piel es la cubierta para nuestra inmortalidad. – Ever Garrison.

Todo iba bien para Edward y para mí. Habían pasado casi dos años ahora y estábamos en nuestra habitación. Estaba jugando con mis poderes y decidí intentar algo nuevo. De pronto mi corazón empezó a latir en mi pecho y Edward se puso rígido desde su lugar en la cama. "¿Bella?".

"¿Sí, Edward?" pregunté antes de jadear. ¡Incluso mi voz estaba diferente! Aún seguía teniendo los poderes de un vampiro como siempre pasaba cuando hacía mis transformaciones.

"¡Tu corazón está latiendo!" exclamó Edward mientras caminaba hacia él. "Hueles a humana nuevamente". Sonreí avanzando lentamente hasta la cama y sobre Edward antes de tocar su mano en un intento por calmarlo. "¡Eres cálida!". Entonces mi agarre se hizo más apretado en su mano para mostrarle que seguía siendo fuerte.

"Éste es solo otro de mis talentos. Pensé que quizá te gustaría otra oportunidad conmigo como humana" dije sintiendo el rubor en mis mejillas.

"Había extrañado tu rubor" dijo Edward mientras acariciaba mi mejilla. "Y tu calidez".

"Yo no extraño nada de esto" dije tomando la mano de Edward con las mías. "Me gusta ser una vampira, ser tu igual".

"Yo no me arrepiento de hacerte como yo" dijo antes de besarme.

Había olvidado qué se sentía hacer el amor con Edward como humana. La sensación de mi cuerpo amoldándose al suyo. Su piel helada contra mi carne acalorada. La diferencia estaba que incluso aunque era esencialmente humana, seguía teniendo la fuerza de un vampiro y mi cuerpo podía resistir más que la primera vez que hice el amor con Edward en nuestra luna de miel. Dormir era probablemente la sensación más extraña que había sentido como vampira de todas formas. Como humana podía dormir y soñar.

Cuando me desperté Edward estaba tumbado a mi lado jugando con mi cabello y viéndome dormir. Lo vi y le sonreí. Esperaba que mi cuerpo se transformara de vuelta a mi cuerpo vampiro como normalmente pasaba después de un par de horas. Nunca había permanecido por más de un par de horas. "Buenos días, amor" dijo Edward con su sonrisa torcida.

"Buenos días" dije con una sonrisa antes de besarlo suavemente.

"Había extrañado verte dormir, amor. Sigues hablando dormida después de todo este tiempo" dijo antes de besarme nuevamente.

"¿Qué dije?" pregunté tratando de acordarme del sueño que había tenido. Cuando lo hice, estaba sorprendida de recordar al niño que estaba ahí tan vívidamente.

"Dijiste que me amabas" dijo. Entonces su expresión se volvió dolorosa y me pregunté qué más pudo haber escuchado. "Entonces sonaba como si estuvieras teniendo una pesadilla".

"¿Una pesadilla?" entonces más del sueño vino a mí y me di cuenta de que realmente había tenido una pesadilla. Entonces decidí que no quería adentrarme más en ello y pretender que no recordaba nada. "De cualquier forma, la escuela inicia hoy. Debemos irnos".

"¿No vas a regresar a ser vampira?" preguntó.

"¿Por qué? ¿Si vamos a ir a la escuela no debería tratar de encajar?" pregunté.

"Supongo que estás en lo correcto. Ven, amor" dijo tomando mi mano y llevándome a nuestro guardarropa donde Alice había escogido ya nuestras ropas del día. Aparentemente íbamos combinados hoy. Ambos teníamos vaqueros – de diseñador por supuesto – y tenía una blusa blanca tipo baby doll y una chamarra de mezclilla que iba con unos tacones negros. Edward tenía una camisa de vestir blanca y un suéter que combinaba con sus zapatos negros de vestir. Alice incluso especificó cómo maquillarme y qué usar además de una fotografía de mi peinado del día. Tomé mi ropa sólo encontrando una pequeña bolsita con mis accesorios para el atuendo.

Mi brazalete con el escudo de los Cullen, el collar de Esme, y una cadena para poner mi anillo de bodas y mi anillo de compromiso y así poder usarlos. Edward hizo lo mismo, pero su cadena era más gruesa. Además tenía un reloj parecido al de Edward pero más fino y aretes. "Bueno, al menos me dejó arreglarme el cabello yo misma y maquillarme… o algo así" dije tomando la bolsita y el maquillaje mientras me dirigía al baño con un risueño Edward no tan detrás de mi.

"Conoces a Alice" dijo con una sonrisa. Después de tomar una ducha y vestirnos fuimos abajo donde Carlisle estaba diciéndole a Toby las reglas de la preparatoria una vez más. Él pretendería ser el mellizo de Alice ya que tenía mucha energía. Ellos iban a empezar el 7mo grado mientras Edward y yo estaríamos en 8vo grado y Emmett, Rosalie y Jasper serían estudiantes de primer año. (N/T: 7mo grado sería como 1er año, 8vo sería como 2do año y, estudiantes de primer grado, sería como de universidad).

"Buenos días a todos" dije mientras me sentaba a un lado de Toby.

"¡Hey Bella! Tienes un latido" dijo Toby en asombro. "Y te ves humana".

"Es sólo otra de mis habilidades" dije encogiéndome en hombros.

"Quizá no deberías presionarte Bella. Te sugiero que regreses a tu forma de vampira" dijo Carlisle en un tono que no daba pie a discusiones. Así que hice lo que me dijo.

Pronto estuvimos en la escuela y la gente nos veía fijamente. Toby se veía abrumado por la atención, pero Edward, Alice y Jasper no estaban preocupados todavía así que me imaginé que él estaba bien. "No puedo creer que sigo teniendo que ir a la escuela" dijo Toby mientras caminábamos a través del estacionamiento de la escuela.

"Si te hace sentir mejor esta es mi segunda vez" dije enrollando mi brazo en sus hombros. "Sin mencionar cuántas veces los demás han tenido que ir a la preparatoria y a la universidad. ¿Has visto todas sus togas y birretes?"

"No" dijo Toby.

"Bueno, como no terminaste la preparatoria la primera vez, ahora tienes que hacerlo otra vez. Será más fácil para ti ahora" dije con una sonrisa.

"Eso es lo que crees" murmuró.

"Tienes memoria fotográfica ahora" dije mientras entrábamos a la escuela.

"Sí, ya sé, he pasado toda la noche leyendo algunos de los libros de Carlisle" dijo. "Recuerdo la mayoría. Si no es que todo".

"Eso es bueno" dijo Edward favorablemente. Una vez en la oficina le dijimos a la recepcionista nuestros nombres y ella nos dio nuestros horarios. Resultó que Alice, Toby, Edward y yo teníamos clase en el mismo salón. Además resultó que Edward y yo teníamos casi el mismo horario, pero él tenía gimnasia en el segundo semestre y yo en el primero. Así que mientras yo estaba en gimnasia el iba a llevar salud. Estaba segura de que iba a ser algo bueno. Después de todo estaba bastante segura de que ellos enseñaban educación sexual a octavo grado… a profundidad. Edward y yo no nos veríamos afectados por esa clase como los adultos maduros que somos en realidad.

"Que mal que no tengamos gimnasia y salud juntos" dije despreocupadamente. Era algo de cierto, pero también estaba agradecida.

"Sí, lo es. Realmente quería ver tu cara cuando nos enseñaran sobre reproducción también" dijo Edward con un malévolo brillo en sus ojos. Alice soltó una risita y supe que probablemente estaría tomando salud con Edward el próximo semestre. Pronto estábamos parados frente a nuestro salón así que nuestro maestro – llamado Sr. Raynard – nos presentó.

"De acuerdo clase, estos son Tobías Cullen, Alice Cullen, Edward Cullen e Isabella McCarty. Son hijos del Dr. Cullen y se nos unirán así que háganlos sentir bienvenidos" dijo. Entonces tomamos nuestros asientos al final del salón y vimos que todos se nos quedaban viendo por la presentación que nos hicieron y el Sr. Raynard nos pasó algunas boletas y nos dijo que nuestros padres las llenaran y se las regresáramos el viernes.

Entonces sonó la campana y Edward y yo nos separamos de Alice y Toby para que pudiéramos ir a nuestra clase de pre-álgebra. Cuando íbamos caminando todos en el salón se detuvieron de lo que estaban haciendo para mirarnos. "Buenos días. Ustedes deben ser Isabella y Edward" dijo una mujer que estaba parada en frente del salón. "Mi nombre es la Sra. Gregory. Bienvenidos a pre-álgebra".

"Por favor llámeme Bella" dije.

"De acuerdo, Bella entonces. Ustedes dos tomen un asiento, pero tengan en mente de que independientemente de lo que elijan, sus asientos serán asignados hasta que yo lo diga" dijo. Asentimos y Edward me guió a los dos asientos a mitad del salón.

"La Sra. Gregory le gusta elegir favoritos, así que fíjate bien" dijo Edward lo suficientemente bajo para que yo lo escuchara.

"¿Cómo los elige?" pregunté.

"Prefiere a las chicas, pero si estas involucrada en actividades extra escolares – especialmente en los deportes – le gustarás más".

"Tendré eso en mente" dije justo cuando la campana sonó y la clase empezó. Pre-álgebra era sencillo igual que el resto de mis clases, hasta que me tocó gimnasia. El entrenador quiso empezar en la pista inmediatamente mientras el clima fuera cálido. Así que después de decirnos las reglas y el horario de la semana fuimos libres de hacer lo que quisiéramos. Nunca me involucré en gimnasia así que tomé asiento en una de las bancas y leí el libro que me había comprado.

"¡Señorita McCarty!" gritó el entrenador causando que lo viera rápidamente. "Necesita ponerse en movimiento a menos de que quiera una 'F' en su primer día de gimnasia".

"Sí señor" dije poniendo mi libro a un lado y caminando hacia la pista del gimnasio. De pronto una chica caminó hacia mí sosteniendo un balón de baloncesto.

"Hola, ¿eres Isabella, cierto?" preguntó tímidamente.

"Bella" le corregí.

"Mi nombre es McKenzie. ¿Te gustaría jugar baloncesto con mis amigas y conmigo?" preguntó ruborizándose.

"Seguro" dije con una sonrisa antes de seguirla hasta las otras tres chicas que estaban esperando.

"Ellas son Stella, Serenity y Jade" dijo McKenzie.

"Un gusto en conocerlas a todas. Soy Bella McCarty" dije con una sonrisa.

"Hola" dijo Jade con una enorme sonrisa.

"Vamos a jugar dos contra dos" dijo Stella.

"Yo voy a ser árbitro y McKenzie tomará el puntaje" dijo Serenity mientras McKenzie me daba el balón.

"Y tu estarás en mi equipo" dijo McKenzie con una sonrisa. Asentí y de pronto el gimnasio estaba vacío. Para entonces McKenzie y sus amigas habían escrito sus teléfonos en mi brazo y así podría llamarles para salir algún día después de clases. Estuve de acuerdo y dejé el gimnasio para encontrar que Edward estaba esperándome con una sonrisa en el rostro.

"Parece que hiciste algunas amigas hoy" dijo.

"Sí, pero hay algo con ellas cuatro…"

"¿Crees que es algo peligroso?" preguntó.

"No, pero tengo el presentimiento de que sabré qué es pronto" dije.

Fin del capítulo.


(N/T) Sí, seguramente se preguntarán qué diablos es esto. De acuerdo, este es el primer capítulo de la secuela de Taboo, se llama Sucesos Extraños y pueden encontrarla en mi perfil. Sino, pueden hacerlo copiando y pegando este link (además de quitar los espacios)

h t t p : / / w w w . f a n f i c t i o n . n e t / s / 5 3 6 0 2 4 2 / 1 / S u c e s o s _ E x t r a n o s

Decidí colgarlo aquí ya que me tiene sorprendida que esta historia está en casi 54 favoritos y 91 reviews y su secuela únicamente tenga 13 reviews (aunque esté en 14 favoritos). Algo está pasando: ¿o no les llama la atención o simplemente no saben de su existencia? Espero que sea la segunda opción, ya que a pesar de llevar pocos capítulos, la historia promete ser igual o mejor que la primera.

En fin, ojala se den una vuelta por la secuela y me digan qué les pareció.

Un beso :D

carliitha-cullen