HINKO

El metal fundido corría libremente por los pasillos de la fundidora, la maquinaria se derretía por la base conforme el magma avanzaba.

Valkiria evitó recurrir a su modo alterno... esquivar esa cascada de metal era mucho más divertido... y letal...

La cazadora del clan del garañón una vez más demostraba por qué su clan había ganado la guerra entre clanes.

Valkiria saltaba de maquinaria en maquinaria, de pilar en pilar, de andamio en andamio de una manera tan ágil y veloz que hubiera sido díficil para cualquier criatura intentar seguirla con la mirada.

Ahora no solo era el deseo de terminar la cacería, de hacerse de un trofeo, no... ahora era el deseo de venganza, de hacerle pagar a ese Vulpini el estado en el que había dejado a Mesala...

Sí, el deseo de hacer pagar a Anubis era lo que realmente movía a Valkiria...

:_:_:_:

¿Qué pensaría su Okaasan si lo viera en este momento?

Alud no retiraba ni su espada ni su mirada escarlata de Anubis, éste parecía haberse dado por vencido finalmente.

Una vez más vino la pregunta a su procesador ¿qué pensaría su Okaasan si lo viera en este momento?

Alud siempre había visto a Nightbird como una ninja, la ninja silenciosa, el mismo doctor Fujiyama le había dicho en cierta ocasión que esa había sido la idea al crear a la Okaasan del joven Alud...

Los ninjas tenían sus propios métodos para terminar con sus misiones, Alud no estaba del todo de acuerdo pero entendía que no importa el cómo la misión siempre debe terminarse...

Ahora los cazadores con su marcado sentido de la cacería se presentaban ante él mostrando que lo más importante es terminar con la cacería, eso le había mostrado Mesala...

Entonces ¿cúal era el problema?

El problema no era actuar como un cazador o como un ninja exterminando al culpable de todo esto, al responsable de los destrozos en el territorio autobot, el que provocó las heridas de Mesala y el maltrato de los corgojais... el problema era el recuerdo de aquel al que Alud no había conocido...

¿Qué diría su Okaasan si lo viera en este momento? " Has lo que tengas que hacer... pero antes, piensa en lo que él haría..."

Ese frío brillo de determinación decepticon desapareció en ese momento de la mirada carmín de Alud... "Ser más astuto que una zorra" se había repetido desde el primer momento intentando encontrar una forma de detener a Anubis, ahora que lo había conseguido, no sería él quien diera el último golpe... su creador no lo hubiera hecho de esta manera, tal vez su creadora sí, y sin dudarlo... pero tanto ella, como Alud... hubieran acatado lo que el ferrari testarrosa hiciera de haber estado presente.

Honor...- musitó de pronto Alud

:_:_:_:_:

¿Por qué el Alfa se había detenido? ¿Por qué no daba el golpe? ¿Dudaba?

Tormenta avanzó mucho más rápido hacia lo alto del andamio donde Alud y Anubis se encontraban.

Las alarmas y señales de peligro sonaban de manera insistente por toda la fundidora, sí iban a hacer algo era ahora o nunca.

Suficiente Anubis- Alud bajó su espada- serás juzgado por los autobots...

Anubis pareció reaccionar de pronto, justo en el momento en que el ferrari le ataba las manos por detrás de la espalda.

¿Qué?- preguntó el Vulpini.

Lo que escuchaste- dijo Alud- serás juzgado por todo lo que has hecho y por todo lo que has lastimado a mi clan...

Tormenta escuchó todo a unos pasos antes de llegar con Alud, la cazadora pareció decepcionada por un momento, su creador no hubiera reaccionado de esa forma, Mesala no hubiera..., un cazador no hubiera...

¿Y qué hubieras hecho tú, Tormenta?- escuchó de pronto en su procesador- ¿Qué te han enseñado los autobots en todos estos ciclos? ¿Acaso no te enseñaron nada? ¿Tempestad estaría orgulloso de ti?

Sin poder evitarlo Tormenta bajó su mirada de obsidiana, sí, los autobots no veían bien la venganza, y por mucho que quisiera negarlo, el matar al Vulpini cumpliendo la regla de los cazadores solo era una forma de ocultar el deseo de venganza... La cazadora negó ligeramente con la cabeza "A mis tíos no les gustaría, tal vez a papá sí pero finalmente aceptaría que tío Prowl tiene razón"

Vishirius cybertronians- sonrió mientras de un último salto se colocaba junto a Alud.

:_:_:_:_:

Con un sonoro estallido la fundidora colpasó, ahora no había nada que detuviera que toda la producción de metal escapara al exterior.

Valkiria llegó a la parte central, desde su posición podía ver claramente a los dos jóvenes cazadores y al Vulpini en la parte alta de esa sección.

Al momento el modo alterno de la cazadora del clan de la zarpa se hizo presente para librar la distancia entre ella y el andamio.

Alud aun no había visto a Valkiria, el ferrari spider estaba terminando de sujetar a Anubis.

Eres un cobarde, chico- gruñó Anubis- no eres más que un vil esclavo jugando al cazador...

Te equivocas- intervinó Tomenta- es un Alfa por excelencia, de lo contrario ya no tendrías cabeza...

La creación de Tempestad, ¿acaso no te enseñó nada tu padre?- Anubis había sido despojado de sus gumias.

Sí, me enseño a hacer lo correcto- Tormenta le sonrió al Alfa- y lo correcto es obedecer a tu Alfa...

Conmovedor- intervinó alguien más de pronto.

Hasta ese momento Alud reparó en la presencia de Valkiria.

Conmovedor- continuó la cazadora cruzándose de brazos- pero tenemos otros problemas de los cuales encargarnos... Tormenta los corgojais... Alfa...

Entendido- Alud asintió- intentaré detener el metal antes de que escape de la fundidora...

Por eso eres el Alfa- dijo Valkiria en un susurro- yo vigilaré a nuestro prisionera...

Era tal la fríaldad de la cazadora que Alud en ningún momento sospecho las verdaderas intenciones de Valkiria, aun le faltaban cosas por aprender al joven Alfa.

Anubis conocía mejor a los cazadores del clan del garañón, pero ya que la muerte era mejor que soportar lo indigno de ser juzgado por los autobots no dijo nada.

ALFA- Anubis detuvo a Alud cuando éste estaba a punto de retirarse junto con Tormenta.

Alud se giro para ver sin saberlo por última vez al Vulpini.

Alfa, el clan Vulpini te reconoce como Alfa- Anubis sonreía con esa extraña sonrisa- Anubis del clan Vulpini te reconoce como Alfa... mis armas son tuyas...

Anubis del clan Vulpini- dijo Alud asintiendo- hablaremos cuando todo esto termine...

:_:_:_:_:

El Alfa y Tormenta se alejaron corriendo.

Pudiste engañar al Alfa, pero no a mí- dijo Anubis aun amarrado- ¿al menos podré defenderme?

Valkiria había sacado su disco.

El Alfa es joven... pero será grande... lo sé, lo veo en sus ópticos- dijo la cazadora liberando a Anubis- pero aun no sabe que hay reglas que deben cumplirse no importa si los vishiriu cybertronian no lo entienden... Te metiste con mi Mesala...

Anubis se levantó en toda su estatura.

Y pensar que tu clan juró eliminar a todo miembro del clan de la zarpa- Anubis mostraba su extraña sonrisa.

Y lo hicimos...- dijo Valkiria lista para el ataque- pero ahora el clan de Alud se levanta... y los antiguos clanes quedan solo en el recuerdo...

Ya no eran necesarias más palabras. Anubis y Valkiria se lanzaron al ataque sin importar el mar de lava corriendo bajo sus pies, protegidos solo por la altura que disminuía según crecía el flujo de metal fundido...

En una sola embestida Valkiria demostraba por qué era la única sobreviviente del clan del garañón, con un solo movimiento de muñeca al lanzar su disco establecía su supremacía como cazadora.

Con un último lanzamiento de su disco Valkiria se hizo de un importante trofeo... la cabeza del cazador Vulpini. El estructura gris de Anubis cayó irremediablemente a la corriente de magma que ya amenazab con alcanzar el andamio donde se encontraban.

Valkiria tomó la cabeza de Anubis entre sus manos mientras mostraba una sonrisa maligna.

No... no puedo conservarla- se dijo de manera inocente- ¿qué diría el Alfa? ...- Acto seguido la cazadora arrojó la cabeza al metal para que se perdiera en el olvido- solo Mesala lo sabrá...

:_:_:_:_:

Los corgojais gimoteaban asustados, gruñían y mordían intentando liberarse, en la confusión parecía que los habían dejado abandonados a su suerte, el metal fundido ya se olía en su loca carrera hacia ellos, si alguien no hacía algo terminarían como un mal recuerdo sepultados por ese magma ardiente.

Entre el escandalo de todos los corgojais un extraño sonido llamó su atención ¿qué podía ser?

El ferrari spider llegó derrapando marcando los neumáticos en el suelo.

Los corgojais guardaron silencio.

Tienes su atención- dijo Tormenta llegando con su arco listo.

Alud se transformó.

Espero que esto funcione- se dijo el joven Alfa.

Al momento Tormenta y él comenzaron a cortar el metal de la jaula que los aprisionaba, la espada y el disco de la cazadora trabajaban sin descanso, era necesario sacarlos antes de que el metal les enterrara a todos.

Finalmente después de encargarse de la prisión los animales zatoovianos estuvieron libres, pero extrañamente... no se movían, era como si esperarán que les dijeran que huyeran, que...

¡CORGOJAIS, MI NOMBRE ES ALUD HIJO DE AVALANCHE, ALFA DEL CLAN...- Alud se detuvo ¿Clan? giro a ver a Tormenta, la cazadora asintió- ALFA DEL CLAN HINKO- continuo- Y LES ORDENO AVANCEN, AHORA!

Los corgojais se encabritaron y gruñeron, pero en lugar de atacar al ferrari se lanzaron en loca carrera por el pasillo que reconocían llevaba a la salida de ese infernal lugar.

¿Hinko?- preguntó Tormenta colocándose al lado de Alud.

Tú me diste la idea- dijo el Alfa deteniendo a un corgojai que pasaba junto a ellos.

¿Yo? ¿Qué tengo que ver con "Hinko"? ¿Qué significa Hinko?- la cazadora seguía sin entender.

Te lo explicaré después, ahora- Alud la tomó por la cintura subiéndola al lomo del corgojai- necesito que te vayas, me enargaré del magma... Me hubiera encantado poder pasar más tiempo contigo...

Antes de que Tormenta pudiera protestar Alud la hizo callar con un beso, solo separarse de la cazadora dio tal golpe en el anca al corgojai que éste se lanzo en loca carrera tras el resto de la manada de corgojais.

¡CONTINUA ADELANTE, ES UNA ORDEN!- gritó el Alfa.

:_:_:_:_:

Valkiria llegó astrosegundos después de encargarse de Anubis.

Alfa- dijo solo verlo.

¿Dónde está Anubis?- preguntó Alud, antes de que Valkiria contestara ya sabía la respuesta solo verla a los ópticos- Valkiria, soy Alfa de este clan... espero no vuelvas a desobedecerme...

Y por primera vez en toda su programación Valkiria bajó la mirada, descubierta en in fraganti como si de una pequeña sparkling se tratara.

No se repetirá... Alfa- se sorprendió a si misma contestando.

Ahora lo importante es que cierres todos los accesos- ordenó el Alfa.

¿Qué?- preguntó Valkiria sin poder creerlo.

Necesito que los cierres cuando estés en la parte exterior- dijo Alud- yo me encargare de todo desde adentro...

La cacería siempre debe terminarse- asintió Valkiria- el clan del garañón te reconoce como Alfa- después la cazadora sonrió, como solo lo hacía con Mesala- Valkiria del clan del garañón te reconoce como Alfa...

No eran necesarias las despedidas, Valkiria sabía que el Alfa saldría de esa.

:_:_:_:_:

Alud no espero a ver como Valkiria salía de la fundidora para hacer lo que se le había ordenado, el ferrari spider corría a toda velocidad intentando encontrar algo que pudiera servirle para detener que el metal continuara corriendo, Anubis había dicho que no había forma de detenerlo pero, vamos, hasta los humanos siempre tenían presente un plan de contingencia para estas emergencias...

¡Sí!- Alud dio tal salto de alegría que por un momento volvió a ser el sparkling que jugaba en la Tierra hacia años terrestres.

Ahí estaba lo que necesitaba, un panel de control para manejar las compuertas que llevaban a los ductos de las bodegas.

Si tan solo encontrara un aspersor o algo para invertir el flujo del metal...

No lo necesito- se dijo a sí mismo- un camino será más que suficiente.

El metal ya estaba prácticamente sobre él cuando reparó en una especie de aspas de metal.

Justo lo que buscaba- Alud sonrió.

Con una aspa utilizada a manera de tabla de surf, el joven Alfa comenzó a remontar las olas de metal como si se encontrara una vez más en la Tierra, el camino que necesitaba lo fue formando con su espada y bloques de metal que cortaba por todas partes forzando a la marea de magma a seguir el camino que él le marcaba.

Finalmente todo el metal fue mandado a los ductos que había encontrado.

Y el toque final- se dijo mientras sacaba un dispositivo metálico que recordaba una especie de disco- al menos esto destruira este lugar junto con los explosivos que Anubis colocó... espero funcione, es la primera vez que utilizó un detonador térmico...

Solo lanzarlo sobre la tapa del ducto, Alud no espero a ver la destrucción de ese lugar, tenía que encontrar una forma de salir de ahí ¡Ojalá le hubiera dicho a Valkiria que dejara una salida libre para él!

:_:_:_:_:

Valkiria solamente se encargo de ir destrozando todos los paneles de control de los accesos conforme iba corriendo hacia la salida siguiendo el rastro de los corgojais que también intentaban escapar.

Sí, esto debe ser suficiente- se dijo mientras alcanzaba a montar un corgojai que corría prácticamente al final.

Valkiria- escuchó su nombre a unos corgojais adelante- ¿dónde está Alud?

Se está haciendo cargo en este momento- informó Valkiria mientras saltaba de lomo en lomo de los corgojais- una vez afuera tenemos que encargarnos de las salidas.

¿Y cómo va a salir él?- Tormenta encendió sorprendida los ópticos.

Es un Alfa, siempre tienen un truco bajo la manga- dijo la cazadora adelantando a Tormenta.

Cambio de planes- dijo la cazadora de negros ópticos- tú los corgojais, yo el Alfa.

¿Pero la puerta?- preguntó Valkiria dejando de saltar.

¡Destruyela!- ordenó Tormenta bajando del corgojai- ¡Yo esperaré a Alud!

- Un cazador nunca abandona...

:_:_:_:_:

Todos los accesos estaban cerrados, en mal momento Alud se había dado cuenta de su error.

¿Y ahora cómo se supone vas a salir antes de que esto explote, Alud?- se reprendió a si mismo.

Tal vez con mi ayuda- Tormenta le ofreció su mano para que subiera a donde se encontraba- ¿qué pensabas al intentar alejarme? Uno, soy una cazadora y tú Alfa te metiste en mi camino sin aviso; dos, estoy en deuda porque me ayudaste a recuperar a mi Monsoon y tres...

Ahora fue Tormenta quien le dio un beso a Alud.

¿Cómo vamos a salir de aquí?- preguntó Alud reaccionando después del beso de Tormenta.

- De eso me encargo yo

:_:_:_:_:

Después de lo que sintieron una eternidad, por fin la élite de Prime había llegado a las coordenadas dadas por la cazadora.

¿Alguna señal de movimiento?- preguntó Prowl solo transformarse.

Nada, pero... ¡Esperen un momento!- Jazz señaló hacia la fundidora.

- ¡Corgojais!

Había tantos que nadie podía creerlo, Monsoon estaba ahí esperando al resto con Mesala inconsciente sobre su lomo, Mirge se acercó a ver como se encontraba.

El resto de los corgojais llegaron junto con Valkiria.

Optimus Prime nunca antes había visto una especie como esa, Prowl no dejaba de busca con la mirada a Tormenta.

¿Dónde está?- le preguntó a la cazadora.

Pero antes de que ésta pudiera contestar, toda la fundidora voló más alto que un cometa de Calipsia justo como había dicho Anubis.

No, no puede haber caído- mustió Prowl.

Vamos, Prowl, es Tormenta...- Hound intentaba sonar seguro sin conseguirlo.

Optimus Prime adelantó unos cuantos pasos. Algo había llamado su atención.

Entre las columnas de humo provocadas por la explosión, una figura apareció, al principio lo que había llamado la atención del Prime habían sido los ópticos rojos del desconocido, pero una vez que el humo dejó de elevarse, su asombro fue mayor, Optimus Prime había recordado a alguien solo ver al chico que llevaba en brazos a una femme de color azul marino.

Pensé que no podías teletransportarte- musitó Alud.

Tormenta sonrió mientras Alud la continuaba protegiendo entre sus brazos.

No estaba segura... pero teníamos que intentarlo- musitó.

No puede ser...- Alud había reconocio a Optimus Prime.

Era la primera vez que veía al líder autobot, era tan grande y magnífico como el doctor Fujiyama le había dicho, en ese momento Alud se dio cuenta de que el Prime también le miraba.

Te pareces mucho a alguien que conocí una vez- dijo el Prime antes de que sus hombres llegaran a donde se encontraban.

Tormenta- había tal alivio en el vocalizador de Prowl.

Lo lamento, tío Prowl, no quería preocuparte- dijo la chica abrazando al táctico- te extrañe.

¿Y tú quién eres?- preguntó Hound solo ver a Alud.

Mi nombre es Alud- informó el ferrari.

Es un Alfa- intervinó Tormenta- es nuestro Alfa...

¿Y tu clan?- preguntó Mirage.

- Mi nombre es Alud del clan Hinko...

:_:_:_:_:

Ya no era necesario seguir en la fundidora destruida.

Los corgojais estarían a cargo de los autobots en lo que los cazadores les transportaban de nuevo a Zatoova, Hound se había ofrecido a cuidarlo por un tiempo lo que provocó que Monsoon no se separara de él en ningún momento pidiendo con insistencia le rascaran la peluda cabeza.

Solamente el corgojai parecía molesto cada vez que Tormenta abrazaba a Alud.

Creo que quiere comerme- dijo el joven Alfa.

Lo que pasa es que es un celoso de primera- bromeó Tormenta.

Optimus Prime y Prowl se encargaron de buscar a los aristócratas responsables de contratar a un cazador para sus oscuros planes.

Valkiria se encargó de Mesala personalmente en las reparaciones y no fue más que cuestión de unos cuantos ciclos para que el cazador del clan de la zarpa reaccionara con la nueva de que tenían un Alfa.

El clan de la zarpa- musitó Mesala con su marcado acento cuando por fin estuvo en línea y sabía todo lo que había pasado después de haber quedado inconsciente- Mesala del clan de la zarpa te reconoce como Alfa...

Y así sin haberlo buscado, Alud, hijo de Avalanche se volvió Alfa del clan Hinko, Tormenta se ofreció a llevarlo a la cripta después de que Optimus Prime autorizará que el joven ferrari fuera a dar sus honores al mausoleo de los caídos durante el funesto Ragnarok antes del regreso del Prime.

:_:_:_:_:

Alud- Tormenta se giro a verlo.

Ya no faltaba mucho para que arrivaran a la cripta autobot.

¿Sí?- preguntó Alud dejando de ver el espacio.

En la fundidora...- Tormenta parecía no saber que decir- dijiste...

Que me hubiera encantado pasar más tiempo contigo- finalizó Alud-¿Por qué?

Porque es justamente lo que quiero- dijo la cazadora pasando su mano por la mejilla de Alud.

Yo también lo quiero- Alud acarició con sus dedos la mano de la femme- pero primero quiero saber todo lo que pueda sobre mi creador, saber mi origen... para poder disfrutar de mi presente y mi futuro contigo...

Tormenta sonrió.

- Sí eso es lo que deseas, Alfa... cuenta conmigo para ayudarte en tu búsqueda... bueno, conmigo y con todo el clan...

Alud solo asintió, la imponente cripta autobot ya se veía por la ventanilla de la nave insignia de la cazadora de negros ópticos...

Fin...