Declaimer: Ninguno de estos personajes me pertenece, yo solo me dedico a escribir marihuanadas por pura diversion sin ningun animo de lucro. Todos pertencen a Meyer.

Summary completo: Un nuevo chico entra el instituto que va Edward, al principio le parece un poco extraño, pero al paso del tiempo se le hace alguien agradable y se convierte en su mejor amigo, pero ¿qué pasará cuando empiece a sentir cosas extrañas por el y se sienta... algo gay? ¿Qué secretos esconde ese chico?

Una idea muy locaa, lo se xDDD

P.d: Este capítulo es algo estúpido.. disculpen n_n

P.d: El summary esta sujeto a cambios ;)

P.d: Los títulos de los caps, no tienen nada que ver, solo son nombres de canciones que me gustan mucho :D


Algo que tal vez solucionaría un poco mis problemas. Entonces me vino a la mente lo que había dicho mi hermano; "A veces para cumplir tus sueños tienes que romper las reglas" ¡Claro!

Me metí la mano en el bolsillo del pantalón y saqué mi celular. Marqué el número que ya me sabía de memoria. Esperé impaciente a que contestara.

— ¿Diga?

— Alice, necesito hablar contigo.


Capítulo 3

For the Damaged


— ¡Ay, Bella! ¡Ya casi voy a llegar al colegio! —se quejó ella.

— No importa Alice, esto es más importante, por favor —le dije. Demasiado importante.

— ¿Por qué no vienes tú?

— Ash, no. No tengo ganas de regresar a ese lugar. ¡Ven tu!—repliqué.— Te recompensare, vamos —añadí rodando los ojos. Maldición.

— Hum... Esta bien. Pero con lo que yo quiera, ¿eh? —replicó Alice.

— Si, si, si. Lo prometo, pero ven —rodé de nuevo los ojos al decir esto. Ya sabía que me iba a pedir, compras. Ir de compras, lo que más odiaba en esta vida.

— Bien, voy para allá —dijo y cortó. Cerré el celular y lo aventé a la cama, yo también me avente y suspiré. Había muchísimo que hacer.

— ¿Con quién hablabas, querida? —me preguntó mi madre desde abajo.

— Ehh... ¡Con Alice! —contesté.— Va a venir un rato.

— Oh, esta bien —dijo Renee contenta. A ella le agradaba mucho Alice, pues como a Renee, le encantaba la ropa. Esperé un ratito a que Alice llegara, la verdad es que no tardo mucho debido a la velocidad con la que conducía. Me paré cuando escuché que tocaron la puerta, cuando iba saliendo de la habitación oí como Renee abría la puerta y recibía a Alice. Fui a mi habitación mientras ella subía, y justo me sentaba cuando entró a mi habitación.

— ¿Y bien? —dijo ella sentandose en la silla que estaba junto al escritorio.

— Tengo un plan —dije simplemente. Ella me miró confundida.

— ¿Un plan? ¿para qué?

— Ya sabes, para lo del fútbol —respondí, ella levantó una ceja.— Voy a hacerme pasar por mi hermano —dije sin rodeos. Ella me miró por unos instantes, pensativa.

— ¿Qué...? ¿Estás hablando en serio? —me preguntó incrédula. Asentí.— ¿Acaso has enloquecido? ¡Si la tomas controlala! —añadió y la miré indignada por lo último.

— Ya basta de bromas, enana. Estoy hablando completamente en serio —ella me miró molesta por lo enana, y le sonreí.

— Es que... me refiero a que, ¿qué pretendes ganar con esto? ¿para que lo haces?

— Pues... —me rasqué la barbilla, pensando.— Es obvio, me hago pasar por mi hermano, entro al equipo de fútbol de esa escuela, y puedo jugar al fútbol de verdad y por ahí mejoro mis técnicas. Y a lo mejor, puede que que haya un campeonato o un concurso o algo así, y tal vez me enfrente a esos idiotas y les de su merecido —Alice me miró perpleja.

Era un plan demasiado estúpido, loco y peligroso, pero me encantaba. Además de que era la mejor solución que tenía; solo mejorando mis tecnicas en el fútbol y dandoles su merecido a los idiotas de mi escuela... podría volver a tener mi equipo de fútbol. Todo era muy fácil, las clases del colegio de mi hermano iba a empezar dentro de dos semanas, yo tendría el tiempo suficiente como para cambiar mi apariencia y convertirme en mi hermano —algo que no era muy difícil— al fin y al cabo en esa escuela nadie lo conocía y no habría ningún problema. Todo era absolutamente fácil, solo tenía que cambiar de apariencia y que mi comportamiento se asimilara al de un hombre, solo esperaba que no fuera demasiado afeminado.

— ¿Y qué quieres que haga yo? Si quieres que...

— No, solo quiero que me ayudes a transformarme —dije haciendo una mueca. Ella sonrió.

— Pues, no será muy difícil transformarte físicamente, porque te pareces mucho a tu hermano pero... —empezó ella, pensativa.

— ¿Pero qué?

— ¿Estás segura Bell? Me refiero a que, ¿qué tal si te descubren? ¿qué tal si no puedes hacerlo y te arrepientes demasiado tarde?¿qué tal si te pasa algo?

— Al, puedo hacerlo. ¡Solo ayudame! Conoces a muchas personas que tal vez podrían cambiar mi apariencia, o tu misma podrías hacerlo —le supliqué.

— Si conozco, pero no le veo el chiste a todo esto —replicó frunciendo el ceño.—Está bien, pero... ¿como empezamos? —dijo mientras me observaba. De repente empezó a reírse como loca, mientras me señalaba.

— ¿Qué? ¿qué hay de gracioso? —cuestioné molesta ¿¡Porque se reía de mí!?

— Es que... no puedo imaginarte de chico —contestó riéndose. Ja, ja. ¿qué tenía de gracioso todo eso?

— Ja, ja —dije. Entonces me volví hacia mi espejo, viendo como podía cambiarme, volví a tomar la foto de mi hermano y me comparé con él.— Tendré que cortarme el cabello y...

— ¿Cortarte el cabello? —cuestionó incrédula.

— ¿Si? —respondí, era lo más obvio, ¿no?

— Dios Bell, tienes un cabello muy bonito como para echartelo a perder cortandolo.

— No me lo echaré a perder, por que tu me lo cortarás —le dije.

— ¿Yo?

— Vamos, tu puedes hacer todo. Tomaste esas clases de belleza y recuerdo muy bien que te enseñaron eso, ¡además todo lo relacionado con la belleza te queda bien!

— Si, pero no se... —se rascó la barbilla; pensativa.— ¿Estás segura?

— Sí. Sabes que una peluca no serviría, ni tampoco es segura. ¿Qué tal si se me atora o...?

— Las patillas esas pueden ayudarte —sugirió Alice.

— Quiero que sea creíble, ¿vale?

— ¿No crees que exageras un poco? ¡Solo será por unas semanas Bella! ¡Cuando termine todo esto te vas a arrepentir! —tenía mucha razón. Eso de cortarme el cabello era demasiado extremista. Creo que una buena peluca bastaba.— Bien, entonces compremos una peluca.

Y así lo hicimos, le mentimos a Renee diciendole que ibamos a tomar un cafe, fuimos al centro comercial preferido de Alice, y la verdad es que no fue muy difícil encontrar una tienda donde vendieran pelucas, obviamente escogimos una del mismo color de mi cabello y de cabello natural, intenté que fuera parecida al cabello de mi hermano. No tardamos demasiado en comprarla —muy cara por cierto—.

— Bien, creo que es todo —dije.

— No, creo que faltan esos detalles —replicó Alice, y señaló mi pecho. Oh, claro. Demonios.

— Pues... podría ponerme vendas —dije después de unos minutos de estar pensando. Alice lo pensó por un momento:

— No lo creo. Sería demasiado incomodo y peligroso —dijo— ¡Que necesidad de vendarte todo el torso!

— ¿Se te ocurre algo mejor?

— Sí. Conozco algo así como ropa que podría ayudarte —contestó. Por supuesto— Hay fajas, no son específicamente para eso, pero podrían ayudar.

— ¿Fajas? —me quejé.— Sería mucho más incomodo, demasiado apretada y además... ¡Se siente!

— Sera mientras te acostumbras, y además es mucho más seguro, ¿qué tal si se te cae la venda? —replicó.— Y puedes ocultarla poniéndote mucha ropa. —la miré con reproche.— ¿Quién es la que quiere hacer esto? ¡yo solo te estoy ayudando! ¡Tú eres la que quieres sufrir!

— Si, pero es por algo demasiado importante.

— Entonces no te quejes —replicó ella con una sonrisita.

No me gustaba nada eso de usar faja. Eso era para ocultar la panza. Y yo estaba absolutamente plana. Además de que sería demasiado incomodo, y me asustaba la idea de que alguien notara que la usaba ¿qué pensarían de un chico que usa faja? Aunque vendarme el torso entero tampoco era una buena elección. Se me podría caer de repente sin que me diera cuenta y la andaría arrastrando por todos lados, y podrían descubrirme. Ni pensarlo.

— Bien, ¿pero en donde compras esas cosas?

Esto era tan aburrido, todas las porquerías esas eran demasiado grandes para mí. Lo peor es que casi no había lugares en donde vendieran ese tipo de cosas, y que fueran de mi talla. Al final, para mi alivio, llegamos a un lugar donde encontramos una justita, me quedaba un poquito grande así que tendría que apretarla muy bien. Después nos dirigimos de nuevo a mi casa, para esa entonces ya era casi de noche, escondimos las cosas en una bolsa que había llevado y subimos rápidamente a mi habitación.

Fui a mi tocador para buscar una pinza o una dona para amarrarme el cabello, mientras que me lo amarraba fuertemente, Alice sacó las cosas que habíamos comprado. Miré no muy convencida la peluca color marrón que tenía en la mano. Dios Mío. Me senté en mi cama para que Alice me alcanzará y entonces ella me colocó la peluca encima, no se porque pero mientras hacia esto cerré los ojos.

— Creo que ya esta —dijo después de unos minutos. Abrí los ojos y ella inmediatamente se paró enfrente de mi para observarme.— ¡Eres identica! —aplaudió contenta. Pero luego frunció el ceño.— Aunque... te ves algo afeminada —añadió.

Agarré un espejo de mi mesita y me miré, me parecía demasiado a él, era practicamente un chico, pero... Alice tenía razón. Me veía un tanto afeminada, y se estarían burlando de mi.

— Solo hace falta cambiar un poco tus cejas, son demasiado delgadas y... creo que con eso bastará —me observó detenidamente y luego asintió. Me sentía demasiado ridícula. Me volví a mirar y de repente sentí que todo esto era demasiado estúpido, que no iba servir para nada, que no tenía sentido. — Ahora te enseñaré a ponerte esto —añadió. Aún no podía ponérmelo por mi misma, además de que tenía que estar muy apretado.

Ella saco esa porquería de la bolsa, lo desabrochó y entonces me quite mi chaqueta, luego mi blusa azul hasta que quede con una blusita blanca de tirantes, era delgada así que decidí dejarmela. Tomé la cosa esa que Alice me extendió y entonces me la pusé con algo de trabajo, parecía como si fuera muy pequeña.

— ¡Carajo! —me quejé cuando Alice me la cerró por atrás, apretaba demasiado, era casi como el corset, no me quitaba la respiración pero como estaba un poco proporcionada de ahí, pues apretaba un poco y el chiste era ocultar todo lo posible.— Es demasiado incomodo, no creo soportarlo —dije mientras me sobaba.

— Te acostumbrarás —dijo ella con simpleza. Me volví a colocar mi blusa azul y entonces me volví hacia el espejo de pie. Pues... la verdad es que esta porquería hacia su trabajo, menos mal.

Aunque todavía faltaban muchas cosas por hacer. Esto apenas era el comienzo.

No esperé mucho para quitarme esa porquería, era demasiado incomoda, pero ya tendría tiempo para acostumbrarme a ella. Ahora había cosas un poco más importantes. Mi comportamiento ¿cómo aprendería a ser un chico? No sabía demasiado sobre su comportamiento y sus costumbres, nunca les ponía demasiada atención. Pero era algo en lo que tenía que trabajar si quería durar en ese lugar más de dos días. Aparte de que arrunaría la reputación de mi hermano. Todos pensarían que era él el afeminado.

— Bueno, todavía faltan muchas cosas que hacer, pero creo que es mejor mañana, ¿no? —dijo Alice. Le dí la razón, el día había sido un poco estúpido pero ya estaba un poco cansada ¿la razón? Ni yo misma sabía.

— Supongo que si.

La acompañe abajo, Renee estaba hablando por teléfono. Alice se despidió con un gesto de la mano y Renee hizo lo mismo. Abrí la puerta de la entrada y salí detrás de Alice. Afuera estaba bastante iluminado así que podía ver bien todo. Fuimos hasta su auto patito, y entonces ella se paró a lado de el y se volvió hacia mi.

— No creas que estoy muy conforme con todo esto —me dijo.— Te complací porque quería verte de chico , y quería ver si podía funcionar, pero no me convence del todo.

— Alice, si parezco un chico.

— No es de que parezcas o no. Es solo que... no lo se, podría pasar algo de imprevisto, la falsedad nunca trae nada bueno, Bell.

— ¿Falsedad?

— Si, la mentira.... No lo se —sacudió la cabeza y luego le dio la vuelta al auto y se subió.— De todas formas le diré a Rose.

— ¿Qué? ¿A Rose? —repetí sorprendida.

— Sí. Quiero su opinión de todo esto, a ver si entre las dos te convencemos de que es una locura —replicó ella entornando los ojos. Gruñi y negué con la cabeza. Ella hizo lo mismo pero sonriendo.— Bueno, me voy o si no mi madre me mata —añadió.

— Si, claro.

Ella arrancó, observe como se alejaba y me quedé parada ahí afuera por unos minutos, escuchando los extraños ruidos de la noche. Miraba hacia ningún lado, solo pensaba en esta idiotez que se me acababa de ocurrir. Fue entonces cuando volví a la realidad y regresé al interior de la casa.


Nota de Autor:

Guten Nacht!

*Pues como dije, este capítulo no me gustó mucho que digamos... me pareció un poco tontito, pero ustedes dirán. Lo escribí a lo "loco" —en un momento de inspiración— la verdad n_n

* Cómo podrán ver no se habló mucho del tema, ahorita solo fue algo superficial, pero pronto se hablará un poco más.

*También siento que sea corto, ¡pero actualicé pronto! Espero no tardarme demasiado con el proximo. Y será más interesante!!!

*Aunque puede haber una pregunta: ¿En verdad les gustó? Si no es así, diganmelo, juro que no me los comere ^^ Si es así, para reescribirlo y no quedarme con la duda por favor.

* Y bueno, no lo había aclaro antes —lo olvide u_u— pero la peli a la que me refería era a la de She´s the man o She's the boy, o conocida como Ella Es El Chico, Una Chica En Apuros, blablabla. Y pues, me siento un poco apenada de que el fic y la peli sean identicos, ¡pero no puedo evitarlo? Es película me encanta tanto que la he visto un millón de veces y ya me la aprendí de memoria! Así que cuando escribo el fic no puedo evitar acordarme de ella y pues... sale lo mismo :D

Intentaré cambiar de ahora en adelante todo lo posbile, ¿vale?

¡Espero que sigan leyendo, plizz! Siento si los decepciono con el fic, ¡¡pero no me dejen!! jajaja Sino me iré shorar a mi rincón.

Y grax a todos por sus reviews!!! Los adoro!! ¡¡Son lo maximo! xD

*Mmm, creo que no tengo nada más que decir, a lo mejor si, pero ya lo olvide. Así que los dejo (si es que llegaron hasta acá) Y... ya saben la palabra ¡¡Reviews!! ¡¡Vamos aprieten ese boton verdecito que es grátis!! Y si no... pues que mal por ustedes, no los querré. :(

Auf Wiedersehen

Leon