Nada de esto me pertenece, los personajes son de la gran Meyer, la historia de Little Miss Whitlock, yo solo me adjudico ésta humilde traducción.


One Step at a Time

By: Little Miss Whitlock

Traducido por: The Little Cullen


Regalo de cumpleaños para Bella.

"¡Sorpresa!" gritaron unas voces familiares que había amado y extrañado tanto.

Luché contra las lágrimas que amenazaban con salir mientras sentí a una cálida mano tomar la mía. Giré la cabeza y miré a Alice a mi lado, tenía una gran sonrisa en la cara.

En medio de la habitación, estaban en grupo, frente a mí, mi papá: Charlie, Carlisle, Esme, Emmett y Rosalie, todos sonriendo. ¡No podía creer que todos estuvieran en mi casa! Miré enfrente de Carlisle y ahí estaba Edward en su silla, la mano de Carlisle descansaba orgullosa en el hombro de su hijo. Edward me miraba fijamente, su boca estaba ligeramente abierta.

Emmett fue el primero en correr hasta mí, por supuesto, me atrapó en uno de sus famosos abrazos de oso. "¡Feliz cumpleaños, Bells!" Su cuerpo sacudía al mío por su risa.

"No muy fuerte, Emmett, vas a romperla en dos." Reconocería esa voz en donde fuera. Sonreí mientras Emmett me soltaba y Rosalie inmediatamente tiraba sus brazos a mí alrededor. "Te ves tan sexy Bella. ¡Edward ni siquiera sabe que hacer consigo mismo!" susurró en mi oído, una pequeña risa siguió a sus palabras.

Luego estaba mi papá. Él sonrió. "Bella, te ves genial. Feliz cumpleaños, cariño."

Sonreí, aún estaba en shock. "Gracias, papá."

Esme me abrazó. "Bella, querida, te extrañamos tanto."

Carlisle me dio una de sus sonrisas cálidas y también un abrazo. "Es bueno verte de nuevo."

"¡Y ni siquiera es Navidad!" Soltó Emmett. Escuché un golpe que solo puedo asumir provino de Rosalie, seguido de un 'ouch' el cual asumo que vino de Emmett.

La única persona a la que quería escuchar aún no decía nada. Vi como Emmett le daba un pequeño sacudón a la silla de Edward, moviéndolo un poco y sacándolo de su trance. Vino hacia mí, y tomando mis manos gentilmente entre las suyas, les dio un beso. "Bella, te ves… increíblemente hermosa."

"Gracias," dije sin aliento, mirándolo. Él, también, se había vestido para la ocasión, vestía una elegante camisa gris, unos pantalones negros y unos zapatos para salir. "Tú tampoco te ves mal."

Miré de regreso al resto de nuestra familia. "¿Cómo están- cómo sucedió? Quiero decir…" no podía hacer una coherente oración, aún seguía en shock.

"¿Qué? No creerás que dejaríamos que Alice y Jasper tuvieran toda la diversión el día de tu cumpleaños, ¿o sí? Bells. ¡No podía dejar a Edward con el Sr. Guerra Civil todo el día!" Emmett parecía estar orgulloso de sí mismo.

Esme sacudió su cabeza. "Tendrás que personarlo, estoy muy segura que fue atacado por un oso cuando era un bebé." Todos nos reímos.

"Los invite para cenar, Bella, espero que este bien. Sé que dijiste que querías cenar en casa de mis padres, y esto no lo es exactamente…" cortó, nervioso porque estuviera decepcionada.

"¡Oh, Edward, es perfecto! ¡No me importa si tenemos que cenar aquí!" Le dije.

"Bueno, querida, ese no era el plan," comenzó Esme.

Levanté una ceja hacia Edward. "¿Cuál era el plan?"

Vi a Edward tomar un gran respiro. Sabía que él me estaba dando mucho solo con dejar venir a si familia. "Bueno, Bella, vamos a salir a cenar"


No podía creer lo que acaba de oír. Espera, ¿oí bien?

"¿Sa-sa-salir?" tartamudeé.

Carlisle asintió, confirmándolo. "Es cierto. Tenemos reservaciones para las 6. Así que es mejor que no apuremos."

Miré a Edward. "¿Estás de acuerdo con esto?"

Él asintió. "Te lo mereces. Es lo mínimo que puedo hacer después de todo lo que has hecho por mí."

"¡Oh, Edward, gracias!" Dije mientras me tiraba a abrazarlo. Sus brazos me rodearon cálidamente, dándome un vistazo del viejo Edward que todos solíamos conocer.


Carlisle hizo reservaciones en un pequeño lugar italiano, lo cual era muy bueno para mí. Mientras menos abarrotado este, más como sería para Edward. Emmett insistió en ir con Edward y conmigo, y Rosalie también se nos unió. Alice y Jasper irían con Carlisle y Esme. Por supuesto, Emmett no había cambio, siempre sería Emmett.

"Así que, ¿quién está emocionado de que Edward salga al pueblo esta noche en su nueva silla?" Bromeó, tratando de aliviar el incómodo silencio. No había notado que estaba sosteniendo mi respiración, esperando a que alguien dijera algo.

Rosalie lo golpeó en el hombro. "Emmett, realmente eres afortunado de que me haya casado contigo, sino, ahora tendría segundos pensamientos acerca de ti. Deja de ser tan ridículo."

Edward se rió levemente. "Es bueno saber que algunas cosas no han cambiado. Está bien, Rose. Creo que he extrañado los tontos comentarios de Emmett."

Emmett infló su pecho. "¿Lo ves Rose? A Edward le gusta."

Miré al espejo retrovisor al tiempo en que ella rodaba los ojos. "Edward, no lo animes. La cena va a ser muy larga si lo haces."

Le sonreí cálidamente a Rosalie, quien me vio y me regresó la sonrisa. "Oh, Bella, ¡deberías haber visto tu cara cuando entraste a la sala! ¡No tenía precio! ¡Estabas tan sorprendida!"

"Bueno, es que no me lo esperaba. Cuando Alice me obligó a vestirme, pensé que solo extrañaba a su Barbie. Pero debí de haber sabido que tenía otros motivos." Miré a Edward y sonreí.

"No, ella no tenía otros planes, era yo," anunció triunfante. "Vale la pena pasar toda una tarde con Emmett con tal de ver tu sonrisa."

Emmett hizo un sonido, por el cual Rosalie le dio un golpe en la nuca y le dijo. "Cállate."

Llegamos al restaurant, fue bueno haber venido con Emmett, porque él ayudó a Edward a salir del auto y a subirse a su silla. Los otros ya estaban esperándonos en la mesa. El mesero nos trajo agua y champagne. Charlie alzó su vaso. "Por Bella, feliz cumpleaños, cariño. Estamos tan felices de poder pasar este día tan especial contigo." Fue seguido de una ronda de "¡Por Bella!" y luego el sonido de vasos golpeándose. Un momento de silencio lo siguió mientras todos sorbían del champagne.

Emmett, no queriendo ser opacado por mi padre, alzó también su vaso. "Por Edward, por dejarnos celebrar otra fiesta familiar que no sea navidad." Sentí como Edward se tensaba levente a mi lado, pero aun así alzó su vaso.

El resto de la cena estuvo bien, solo con algunos comentarios de Emmett, pero eran los esperados. Por lo menos hizo la cena lo más entretenida posible.

Después de regreso a la casa, todos me dieron mis presentes. Charlie me dio un libro de cocina. Carlisle y Esme me dieron una tarjeta de regalo de una librería local. Alice y Jasper me dieron unas tarjetas de regalo de algunas tiendas del centro comercial y unas blusas, todas las cuales estoy segura Alice escogió. Emmett y Rosalie me dieron un pase para un spa local, del cual ella, Alice y Esme también tenían uno, así podríamos tener un día de chicas.

Sonreí y los abracé a todos. "No le puedo agradecer lo suficiente, realmente gracias," dije mientras se formaban lágrimas en los ojos, parpadeé intentando alejarlas.

"Bueno, ¿qué te dio Eddie?" preguntó Emmett.

Sonreí. "Él me dio a todos ustedes. Es lo mejor presente que puedo pedir."

Vi a Esme llorar, sonriéndoles a todos. "Sí, gracias Edward. Fue un hermoso regalo para todos nosotros." Puedo decir que realmente extrañaba a su hijo.

Edward asintió, se había quedado callado la mayor parte de la noche. "Bueno, lo que Bella quiere, Bella obtiene…"

"Así que, ¿lo que estás diciendo es que Bella quiere que estés en una silla de ruedas?" Dijo Emmett desde su silla, sus manos estaban en sus rodillas, y comenzó el argumento que esperaba no tener que encarar.

"Emmett." Siseó Rosalie.

Edward alzó una mano. "No, Rose, déjalo hablar."

Emmett continuó. "Dijo, no puedo creer que lo que Bella quisiera es que hayas renunciado a tu terapia. Si tu le das todo lo que ella quiere, ¿no deberías haber superado este obstáculo?"

Podía sentir el enojo vibrar desde Edward, pero él se mantuvo calmado.

"Emmett no es gran cosa," comencé, esperando que la discusión acabase.

"Lo que no entiendes, Emmett, es que esto," con su mano se mostró a sí mismo en su silla, "no es tan simple como parece. No es fácil, y toma tiempo."

Emmett tosió, hablando contra su mano para que nadie lo escuchara. "Como sea."

"Emmett, es suficiente," dijo Carlisle con voz severa. Emmett se amilanó y murmuró una disculpa a Edward.

"Bueno, estoy segura que Edward y Bella están muy cansados. Deberíamos irnos." Y ahí está Esme la pacificadora. Dios te bendiga.

Todos se despidieron y me abrazaron, deseándome más felices cumpleaños. Jasper y Edward hablaron de volver a reunirse pronto mientras Alice me daba un beso en la mejilla. Emmett estaba ahí, parecía un perro con la cola entre sus patas.

"Edward, hermano, siento lo de hace rato. Es solo que," suspiró, puso una mano en su cuello. "es muy difícil verte así cuando se que podrías volver a ser el viejo tú."

Edward solo asintió. "Está bien."

Emmett puso su mano el su hombro. "Entiendo que nos mantengas a todos alejados así no te sientas mal por ti mismo o lo que sea, pero prométeme que no dejarás a mamá fuera de esto. Incluso si no alejas a todos, ella realmente te extraña."

Vi a los ojos de Edward endurecerse. "Gracias, Emmett."

Todos los demás se fueron pronto, dejándonos solos a Edward y a mí. Cerré la puerta principal y caminé de regresó a la sala, donde él estaba mirando fijamente a la puerta de crista hacia el patio trasero.

"Edward, no puedo agradecerte lo suficiente por esta noche, no tienes idea…"

Él se giró y me sonrió. "Bella, sé que he sido un verdadero dolor en el trasero por un largo tiempo. Era lo menos que podía hacer por ti, y por ellos…" cortó.

Ne incliné un poco y le di un beso en la frente. "Eres un buen hombre Edward Cullen."

Él me sonrió. "Debes estar exhausta, primero yendo de compras con Alice todo el día y luego festejando con los Cullen toda la noche. ¿Por qué no te sientas en el sofá y descansas los pies?"

Asentí y me dejé caer en el sofá. Edward se acercó y puso mis pies en su regazo, me quitó mis zapatos y lentamente comenzó a masajear mis pies. Cerré mis ojos y deje que la sensación de relajamiento viniera hasta mí. Pero pronto me comencé a sentir culpable por lo que había dicho Emmett. "Edward, acerca de lo que dijo Emmett…"

Él sacudió su cabeza. "Sabes, para alguien que siempre dice las cosas más estúpidas, por una vez uso la cabeza."

Me le quedé mirando. "¿Qué quieres decir?"

El continuó masajeando mis pies por un momento, ordenando sus pensamientos. "Yo sé que tú nunca me presionarías a hacer algo con lo que no estuviera cómodo, incluso si eso es la rehabilitación. Y sé que me amas mucho como para dejarme cuidarme por mí mismo. Pero Emmett tiene razón: tú no quieres que siga así el resto de mi vida. Ahora solo soy la mitad del hombre que solía ser."

"Edward, de verdad, está bien…"

"No, Bella, no lo está. Y tú no lo ves. Puedes sentarte y decirme que está bien que esté así para siempre, pero sé que internamente no piensas así… lo puedo ver en tus ojos. El placer que sientes cuando me ves intentando la terapia. O como tu cara parece brillar cuando piensas que hice un progreso, incluso si es pequeño. No es justo que te de esperanzas porque sé que es algo que quieres. Y yo siempre querré darte todo aquello que desees. Si tú lo dice, lo haré sin importar lo que cueste, y lo sabes."

Bajé la mirada hacia mis manos que estaban descansando en mi regazo. ¿Tenía razón Edward? Por supuesto, siempre quise que él se esforzara más, no porque lo quisiera de vuelta, sino porque sabía que eso lo haría sentir completo de nuevo. Solo quería que Edward lo intentara para que fuera feliz. Ok, una parte de mi era egoísta y lo quería de vuelta, pero solo porque extrañaba como solía ser. Quería al viejo Edward de regreso, el Edward que era feliz y lleno de vida.

"Bella, por favor, no sé qué estás pensando y eso es frustrante. Por favor, dime lo que quieres. Lo que sea."

Me quedé en silencio un segundo. "Edward tú ya me diste lo que te pedí para mi cumpleaños, incluso más. No te puedo pedir algo más."

"Por favor, déjame darte un regalo más. Solo dime lo que quieres, lo que sea."

Tomé un largo respiro. No sabía cómo lo tomaría. "Edward…"

Él me miró ansioso. "¿Sí, Bella?"

Aquí vamos, pensé. "Quiero que camines de nuevo."


Bueno aquí les dejo otro chap. Solo les digo que se pasen por mis otras traducciones: Fallen Angel, Finding Family y Teddybears, Boogeymen and Bedtime Stories

NOTA: Al dejar review acepta las condiciones, tal como ser visitada en un horario nocturno por un complaciente: Edward, Jasper, Emmett, Carlisle, Sam, Jacob, Seth, Paul, Embry, Quil, Demetri, Nahuel, Félix, Garret, varios o TODOS¡! xD