Disclaimer: Crepúsculo y todos sus personajes no me pertenecen, le pertenecen a la gran, magnifica y sin igual Stephenie Meyer. Yo sólo los tomo prestados para divertirnos un poco.

(N/A):Hola a todos!! Wow q emocion!! Mi primer ff de Twilight! xD Espero que les guste y lo disfruten tanto como yo lo estoy haciendo al escribirlo.

Ahora con ustedes "Con el azote de mi indiferencia" :D

Cap 1. En la sala del hogar Swan

Bella's POV

Estábamos solos en mi casa. Charlie había salido pues le tocaba turno en la delegación y no volvería hasta muy entrada la noche.
Me preparé un sándwich y lo llevé a la sala de estar donde mi perfecto novio ya me esperaba sentado en el sofá.

-¿Encontraste alguna interesante? – le pregunté sentándome a su lado refiriéndome a las películas que revisaba tratando de decidirse por una

-Mmm no, todavía.

-¿Has visto esta? –sugerí mostrándole un DVD que tenía a mi mano derecha

-"Guerra de novias" –leyó- ¿Comedia romántica?

-Creo que sí.

-Bueno, supongo que esa está bien entonces –dijo mientras ponía el disco, aunque sabía que no era muy de su estilo

Me acurruque a su costado para comenzar a ver la película.

Ya estaba bastante avanzada cuando se veía a una de las protagonistas con su vestido de novia, terminando de arreglarse.

Noté que las comisuras de los labios de Edward se curvaban ligeramente hacia arriba.

-¿Qué? –le pregunté curiosa

-¿Uh? Oh nada... –dijo restándole importancia- Es solo que... me imaginaba cómo te verías tu con un vestido así.

-¿En serio? –alcé una ceja- ¿Con un vestido de... novia?

-Claro... y sé que dentro de poco podré verlo ¿cierto?

-Te lo prometo– sonreí tiernamente tomando su rostro entre mis manos y acercándome a él

-Eso quería oír – concluyó terminando con la corta distancia que separaba nuestros rostros.

Sentí sus labios fríos en los míos. Cómo me encantaba esa sensación...

Pasamos unos segundos así, envueltos en ese beso simple, sólo tocando nuestros labios hasta que sorpresivamente la boca de Edward se entreabrió atrapando mi labio inferior. Seguí el juego moviendo también mis labios lentamente mientras bajaba mis manos a su cuello atrayéndolo un poco más. Aun sentado avanzó hacia mí en el sofá colocando delicadamente sus manos en mi espalda.
El beso comenzaba a tomar otras dimensiones. Mi lengua tocó apenas sus labios a lo que él, con una ligera sonrisa, me dio su consentimiento haciendo que se encontraran. Solté una risita tonta al sentir la lengua extremadamente fría de Edward jugando con mis labios.

Suspiré... Oh no... Oh no... Algo se removía dentro de mi... LAS HORMONAS ESTABAN ATACANDO DE NUEVO.

Dos segundos después mis manos viajaban ansiosas por el pecho fuerte de mi novio. Mi cuerpo se arqueó casi imperceptiblemente y sin interrumpir el beso me arrodillé rápidamente en el sillón.

Edward se congeló un segundo mientras yo seguía besándolo con más fuerza. Lo necesitaba... sí, las hormonas ya habían hablado.

Aproveché mi posición para poder ponerme a horcajadas sobre él.

-Bella... –habló entre besos. No le hice caso. Mi cuerpo no estaba más bajo mi control. Aún besándolo acaricié sus piernas de abajo para arriba repetidas veces. Tomé sus caderas y lo atraje más a mi cuerpo sintiendo su... -¡Bella! – exclamó con los ojos abiertos como platos mientras educada pero firmemente me apartaba de él – No – negó con la cabeza.

-Pero, Edward...

-Cielo, ya hemos hablado de esto antes – me alzó con simpleza, como si yo fuera una pluma, y me sentó a su lado – Sabes que no debo arriesgarte. Si llegara a perder el control...

-Podría hacerte mucho daño –repetí de forma aburrida remedando lo que siempre le oía decir cuando la cosa empezaba a ponerse interesante- Por Dios, Edward... ¡no me vas a hacer nada! Ya eres capaz de oler mi sangre sin sentir deseo.

-No estamos hablando de eso, Bella –dijo serio- Sabes bien que hablamos de otra clase de deseo... y no sé si pueda.

- Diablos, Edward – murmuré bastante frustrada cruzándome de brazos con un puchero de pequeña niña resentida mientras Edward me pasaba consoladoramente un brazo por los hombros disponiéndonos a terminar de ver la película.

- - -

Edward's POV

Bella me llamó esa tarde diciéndome que Charlie no estaría en casa y que si me gustaría ir a ver una película. Por supuesto, acepté.

Comencé a ojear los discos cuando Bella salió de la cocina con ese asqueroso sándwich que, esta de más decir, apestaba. Maldita comida humana.

Nos decimos por una comedia romántica: "Guerras de novias".

La película estaba casi para terminar cuando apareció una de las protagonistas vestida de novia. Personalmente me gustó mucho el vestido. Puede que hasta Alice lo hubiera considerado digno... digno de la mujer que se casaría con su hermano... digno de Bella. Sí, pronto sería mi esposa. La vi en mi mente con el traje blanco y un hermoso peinado avanzando lentamente hacia mí. No pude evitar sonreír un poco ante este pensamiento.

-¿Qué? –me pregunto con sus hermosos ojos chocolate brillando de curiosidad

-¿Uh? Oh nada... –dije- Es solo que... me imaginaba cómo te verías tu con un vestido así.

-¿En serio? –parecía algo incrédula- ¿Con un vestido de... novia?

-Claro... y sé que dentro de poco podré verlo ¿cierto?

-Te lo prometo– sonrió y tomándome el rostro me acercó a ella

-Eso quería oír – sin poder contenerme más la besé

Lo digo seguido y lo seguiré diciendo: esta mujer terminará siendo mi perdición. Intente que el beso fuera solo un roce, pero tenerla tan cerca siempre causaba en mi aquel efecto involuntario que me hacia no querer detenerme. Mis labios, con un movimiento suave, atraparon los suyos. Ella también comenzó a besarme de la misma manera mientras colocaba sus manos en mi cuello. Oh, Dios, su calidez era simplemente mágica... Cautivado me acerqué más a ella mientras mis manos viajaban hacia su espalada. La amaba, la quería, la deseaba... Sentí su lengua rozar mis labios y sin dudar dejé que se uniera a la mía. Segundos después sus manos acariciaron desesperadas me pecho. Sentí como se estremecía y luego cómo su espalda se arqueaba. Se arrodillo en el sofá a mi lado sin dejar de besarme y sentí su olor en todo su esplendor. Pude sentir su excitación por lo que me congelé un segundo, sin embargo, no paraba de responder a sus besos apasionados y anhelantes; hasta que sin previo aviso se colocó sobre mí, con una pierna a cada lado

- Bella... – murmuré entre besos. Comenzaba a preocuparme, sabía que dentro de poco ya no podría detenerme. Entonces sentí sus manos acariciar mis muslos. Sin poder evitarlo, mi cuerpo de hombre empezó a reaccionar. Fue aún peor cuando medio segundo después me pegó más a ella tomando mis caderas... Y de repente una visión fugaz de Bella tendida en el suelo en medio de una charco de sangre... - ¡Bella! – exclamé horrorizado alejándola de mi – No – negué con la cabeza, más que a ella, a lo que vi en mi cabeza

-Pero, Edward... - renegó ella con ojos de borrego

-Cielo, ya hemos hablado de esto antes – dije sentándola a mi lado mientras con todas mis fuerzas trataba de calmarme – Sabes que no debo arriesgarte. Si llegara a perder el control...

-Podría hacerte mucho daño –me imitó- Por Dios, Edward... ¡no me vas a hacer nada! Ya eres capaz de oler mi sangre sin sentir deseo.

- "¿Sangre? No tendría por qué haber sangre..." No estamos hablando de eso, Bella –dije tratando por todos los medios ocultar mi dolor- Sabes bien que hablamos de otra clase de deseo... y no sé si pueda.

- Diablos, Edward – se cruzó de brazos algo molesta pero permitió que la abrazara para terminar de ver la película.

No podía arriesgarla. Ella no entendía cuanto daño podía hacerle si me descontrolaba. Me concentré en el televisor intentando no recordar más aquella horrible imagen mental que tuve minutos antes.

(N/A): Hola de nuevo! xD espero que les haya gustado el primer capítulo. Ya lo tengo casi terminado en mi cabecita, solo me falta plasmarlo (: clic en el botoncito verde de abajo para que me digan que les pareció si? Incentivos x favor :B Pronto el próximo capítulo y un nuevo ff. Hasta pronto, besos a todos!