DISCLAIMER:

los personajes son de Steph Meyer, la historia esta algo basada en la obra escrita por Noel Streatfeild, Ballet Shoes. Todo lo demás viene de mi perturbada cabecita :p

SUMMARY: Tres jóvenes. Tres sueños y un sólo destino, en el cual no pueden confiar. Una lucha constante por hacer realidad sus anhelos, pero... ¿Podrán cumplirse ante la inesperada llegada del amor?

SIPNOSIS:

Londres, 1941.

Segunda Guerra Mundial. Una época dentro de un mundo sumergido en la tempestad, donde reina el caos y la desigualdad. No hay lugar para los sueños.

Las hermanas Cullen pasarán por muchos obstáculos y no se darán por vencidas hasta lograrlos. Pero no contaban que en su camino se cruzarán tres soldados norteamericanos, haciéndoles experimentar un nuevo sentimiento llamado amor.

Ahora, ellas tendrán que elegir si seguir luchando por sus anhelos o rendirse ante la guerra. Esa tempestad que destruirá a lo que llaman "hogar", llevándose consigo también sus esperanzas.


Capitulo 1:

Inglaterra 1915

Londres, capital de Inglaterra situada a orillas del rio Tamesis en el sureste de la isla de Gran Bretaña. El golpeteo de las gotas de lluvia retumbaba en las casas del East London, en especial la de la esquina; aquella casa tenia una fachada deteriorada, casi abandonada, en la cual habitaba un hombre de negocios que constantemente se hallaba de viaje. Sin esposa e hijos que reclamaron su tiempo podía darse esos lujos, lástima que no imaginaba que esa lluviosa tarde de 1915 su vida daría un giro de noventa grados.

Toc toc toc

Aro Vulturi levantó la vista hacia la puerta de su despacho e indicó a la asistente que pasara.

-Estaba en medio de un asunto importante - dijo el hombre con acritud -. ¿Para qué se me ha molestado?

-Disculpe señor Vulturi, lo que sucede es que en la sala se encuentra una mujer en compañía de una pequeña niña pidiendo verle.

-¿Y para qué demonios desean verme?

La asistente condujo al hombre ha donde se encontraba la mujer quien esperaba sentada en uno de los sofás con la niña en el regazo.

-Gracias por recibirnos, señor Vulturi - se puso de pie enseguida e hizo una pequeña reverencia -. No sabía a quien mas recurrir.

-Un placer tenerla en mi casa señora. Diga por favor a qué se debe su agradable visita - respondió con caballerosidad.

-Me apena mucho decirle esto. Hace unos meses su hermano Marcus Vulturi y su esposa Didima fallecieron a causa de una enfermedad llamada tuberculosis, dejando huérfana a su pequeña hija Esmerald - explicó la señora y volteó a ver a la niña -. Meses antes de su muerte, el señor Marcus dejó estipulado en su testamento que usted tiene la tutela absoluta de Esme.

-¿Disculpe? - replicó Aro. Tenía el semblante serio y lleno de sorpresa -. No, no…Yo no puedo hacerme cargo de una niña. Por supuesto que no.

-Usted es el único familiar vivo que le queda. Por favor - rogó la mujer -. Solamente ocuparemos dos habitaciones y le prometo nuestra presencia pasara inadvertida.

Aro Vulturi estaba al borde de un colapso, recién se enteraba de la muerte de su hermano menor y de la "herencia" que este de la habia hecho. Iba de un lado a otro meditando su respuesta. Por una parte le apenaba la pobre niña y quería acogerla…Después de todo era su sangre. Pero la otra parte, la egoísta, le recordaba lo mucho que perdería si aceptaba.

bien. Accedo a que se queden - les anunció -. Pero han de cumplir su parte del trato.

-Gracias, de verdad muchas gracias – dijo la nana con la voz entrecortada y abrazó a la niña -. Pierda cuidado. Esme es una niña bastante tranquila.

Aro llegó a encariñarse de manera rápida con su sobrina puesto que era una persona que se daba a querer. Era una niña sumamente inteligente, educada y llenaba de amor a quienes la rodeaban. Eran tan inseparables, normalmente cuando Aro se encontraba en su despacho atendiendo asuntos de negocios Esme le hacia compañía mientras leía un libro. La niña de diez años habia logrado despertar el instinto paternal que se encontraba en su interior.

Octubre 1922

Esme corría escaleras abajo para recibir a su tío que llegaba después de una larga temporada fuera de casa, Esther, su nana la seguía a paso apresurado temiendo que se cayese.

-Ten cuidado cariño. Estas cosas son demasiado peligrosas.

-No soy mas una niña, nana, sé cuidarme sola - replicó.

El hombre apareció de pronto al final de las escaleras bastante emocionado al ver de nuevo a su sobrina "favorita"

-Y vaya que tienes razón…Ya eres todo una señorita - extendió los brazos para ella.

-Era hora que regresaras a casa, no sabes lo aburrida que me encontraba sin ti.

-Perdona querida - dijo alejándose para verle a los ojos -. No tenia contemplado que el viaje se alargara tanto y mucho menos que el barco se hundiera.

-¿Tuvo un accidente?- preguntaron las dos mujeres a unísono.

-Si, pero gracias a un navío que se encontraba cerca pude ser rescatado, fue una verdadera lástima que algunos pasajeros murieran.

La muchacha contempló a su tío con ojos asustados, los dos sabían el temor de ella a quedar sola y con solo mencionar la palabra muerte su piel se erizaba y un calosfrió le recorría todo el cuerpo.

-He sido egoísta al estar molesta por tu retraso.-suspiró-. Me alegro que hayas regresado sano y salvo a tu casa con tu familia.

-Yo también…hum - El hombre carraspeó -. Pero…no he venido solo, he traído compañía.

-¿Qué quiere decir?

-Peter, Harry tráiganlas por favor.

Los hombres entraron por la puerta dejando a Esme y a su nana mudas de la impresión. Estaba claro que ninguna de las dos imaginaba el tipo de compañía con la que Aro llegaría. Cada uno de los hombres traía un bebe en brazos. Peter llevaba consigo a una hermosa bebe rubia de ojos azul mientras que Harry cargaba a una recién nacida de cabello caoba y ojos profundo de color café chocolate.

-La rubia de ojos azul es la mayor y responde al nombre de Rosalie - anunció mientras se la entregaba a Esther -. La recién nacida de ojos chocolate se llama Isabella, un nombre que para ser honestos le queda como anillo al dedo.

-¿De…de dónde las sacaste?- preguntó Esme, temerosa, mientras tomaba a Isabella en brazos.

Cualquiera que viera su cara podría decir con claridad la angustia que la rodeaba. Su mente maquilaba un millón de ideas sobre las bebés. ¿Y si su tío las habría secuestrado? No eso era absurdo.

-Quita esa cara chica. Los padres de Rosalie murieron en el hundimiento del barco al igual que el padre de Isabella, mientras que la madre de la niña fue una de las pocas personas de las que fuimos salvadas. Lástima que murió al dar a Luz.

-Oh, pobrecillas…

-No podía dejarlas solas en este mundo tan cruel. Es por eso que decidí traerlas a casa en donde recibirían tanto amor y atenciones como una vez lo hice contigo.

-Claro que si, yo te ayudare a cuidarlas con la ayuda de Esther ¿verdad?

-Por supuesto, señor Vulturi – corroboró la nana.

-No esperaba menos de ustedes.- respondió un Aro bastante alegre.

Mayo 1924

-Rosalie, ven acá cariño - llamó una amable mujer de cabellos color caramelo y rostro en forma de corazón

-No, yo quelo gugal un ploqlito más, mami.

-Lo siento, mi amor, pero no podemos - Extendió su mano para que la pequeña se la tomara -. Recuerda que hoy regresa Tío Aro y por lo que escuché... nos trae una sorpresa – le dijo a la pequeña en tono confidencial.

-¿Solplesa? Yupi - dijo dando pequeños saltitos -. Yo quelo una munequitla neva.

-¡Ja! ¿No te basta con la pobre de Bella?

En estos últimos años las niñas habían crecido bastante al igual que Esme sentía por ellas, a sus cortos diecinueve años se habia hecho cargo de ellas y no le molestaba que la llamaran mamá, inclusive la gente llegaba a pensar que de verdad lo eran. Rosalie tenía tres años, sabía caminar y hablar aunque su vocabulario costaba un poco entenderlo. Isabella en unos meses cumpliría las dos años, era una bebé bastante tranquila. Solamente lloriqueaba cuando quería su mamila, su pañal se ensuciaba o cuando Rose la fastidiaba

Si, Bella era la muñeca favorita de Rose. Esme le habia tratado de explicar un centenar de veces a la pequeña que Bella no lo era, pero la niña se negaba a creerlo. Las dos mujeres regresaron a la enorme casa de la avenida East London con las niñas en el cochecito para bebés y se llevaron una grata sorpresa al vislumbrar un "taxi negro" estacionado frente a la casa, señal de que tío Aro había regresado.

-¿Tío Aro…dónde estás?- preguntaron en cuanto entraron a la casa.

-En el despacho, querida - se oyó la voz grave del hombre -. Necesito que Esther, tu y las niñas vengan. Estoy seguro que les agradara la sorpresa.

Hicieron lo indicado por el hombre y se encaminaron rumbo al despacho con las niñas en brazos para una mejor comodidad, pero se quedaron heladas al contemplar la "sorpresa" durmiendo en brazos de Aro.

-¿Qué…qué significa esto, Tío? - exigió saber Esme.

-Querida, pensé que eras más observadora.- dijo riendo por las caras de las mujeres -. Es una bebé, su nombre es Alice.

-¿Otra más?- Ésta vez fue Esther la que preguntó.

-Si, otra más, Esther.

-Y ahora que ocurrió, ¿Un temblor? ¿Un incendio? - volvió a preguntar.

-Oh no, nada de eso. Su madre es bailarina de ballet y no puede hacerse cargo de ella por lo que me pidió que yo lo hiciera – explicó Aro. Movió la cabeza en señal de gesto negativo -. La conocí en un musical que se presentaba en Francia. Al principio me negué, pero cuando conocí a la pequeña acepte gustoso. ¡Es tan alegre y vivaz! Nadie creería que solo cuenta con seis meses.

La joven Esme entregó a Bella a Esther quien a su vez deposito a Rose en el piso. Para poder así cargar a la bebé que yacía en brazos de su tío. Aro Vulturi tenia razón. Alice era una pequeña sumamente observadora y vivaz, sin mencionar que tenía una belleza única. Su cabello era de un negro azabache mientras, que su piel era extremadamente pálida y sus ojos…sus ojos eran de un dorado hermoso mientras que sus rasgos eran muy finos.

-Bienvenida a la familia, pequeñita - dijo mientras la mecía.

-Ya vlez mami, mi tlío Allo me tlajo una muñequitla neva.

La pequeña Rosalie daba saltitos emocionada provocando las risas de los mayores, en especial la de Esme.


Notas de la autora:

Antes que nada gracias a : DarlaGilmore

Por ser mi beta…de verdad muchas gracias mujer!! Haces mejor mi historia.

Aquí les traigo un nuevo fic que ha decir verdad me ha encantado escribirlo, pensarlo etc… no se si se hayan dado cuenta pero no esta demás mencionarlo. Este fic esta un poquito basado en Ballet shoes (para las que vieron la peli saben a lo que me refiero) pero todo lo demás es maquilado en mi cabeza.

Bueno subiré cap cada semana al iwal q los demás fics solo que esta vez tardare un poco mas. Ando en exámenes finales esta y la otra semana. Sin mencionar q tengo una fiesta con los de mi salón y mis amiwos y además el sábado q viene voy a six flags ¡!! Zee convencía mi hermanita de q me llevara ^^

Bien sin mas por el momento me retiro pidiéndoles reviews!!

Tomatazos, felicitaciones mejoras o lo que gusten jeje

de verdad dejen reviews con sus comentarios jeje de eso vivo!!

Ustedes saben el autor de eso vive y mas cuado tiene una hija q mantener. Me voy…