Los personajes son de la saga de Crepúsculo. No me pertenecen… aunque quisiera.

Este drabble es en respuesta al reto "Al César lo que es de César" del foro "El lobo, la oveja y el león". Contrario a lo que siempre he escrito, aquí trato de mostrar a un Jasper más… vampiro, como el reto lo pide.


DESPUÉS DE LA BATALLA

Él aterrorizó a la anciana mujer, quien dio un grito escalofriante antes de que un par de níveas manos la tomaran. Lo sintió claramente cómo si se tratara de él. Pero la impresión duró sólo un instante. Un segundo después la mujer estaba muerta. Un ataque al corazón o el leve 'crac' que se escuchó cuando Jasper aplicó un poco de presión en su cuello. A él no le importó.

"Ja" se burló el rubio vampiro mientras succionaba con sumo placer la tibia sangre que manaba por la arteria carótida hacia sus labios calmando la agonizante quemazón de su garganta, lo cual visto por fuera el más sensual de los besos. "Estúpidos humanos frágiles".

Sólo hasta que estuvo seguro que había consumido hasta la última gota, apartó su rostro del cuello de la mujer y sonrió, mostrando una sonrisa de satisfacción; había cesado un poco el fuego que lo atormentaba. Con cuidado limpió su boca con la costura que la anciana tenía en su regazo, aunque sabía que no había derramado ni una gota. Él ya era un experto en eso.

"Jasper, es hora de irnos" lo apremio María.

Un delirio cruzó por su mente.

Sin ápice de compasión, botó el cuerpo de su última víctima encima de los otros tres que había consumido y corrió detrás de su creadora.

Quería obtener su otra parte de la recompensa, la física, por haber ayudado a conquistar otro estado más.

Al pasar frente al espejo del recibidor de la casa de la familia que había devorado, ni siquiera se fijó en el brillante color escarlata de sus ojos llenos de lujuria.


Fue sencillo imaginarlo. Jasper da una descripción detallada en Eclipse, sin embargo, la idea de imaginarlo con María me resulta de lo más extraña.

Saludos.