(Y pensar que hasta ahora no hago el epílogo...)

(Antiguas) Notas de autora: Con este oneshot termino por fin las historias en el universo de mi primer fic, quiero hacer un epílogo para el fic, pero no ando con muchas ideas últimamente (damnit... grrr...).

(*)Shinobu solía tener un dueño, pero lo abandonó por Miyagi (...me sorprende mi creatividad...xD)


"Es el destino"

Esas fueron las exactas palabras de Shinobu. Ni una más ni una menos. Con esas tres palabras aquel Hybrid Child empezó a infiltrarse en su vida.

- ¡Miyagi!

Persiguiendo, acosando, insistiendo, haciendo girar su mundo, el "terrorista" no se detuvo ante nada hasta conseguir un lugar en su vida.

Al comienzo era insoportable. Miyagi no entendía tanto afán por estar junto a él.

Ese mocoso seguro se aburriría pronto y volvería con su dueño(*), no podía perseguirlo por tanto tiempo, pensaba.

Pero el mocoso nunca se cansó. Semana tras semana, mes tras mes, año tras año insistió, hasta que dejó de ser un mocoso.

Hasta que Miyagi se enamoró de él.

- ¡Miyagi!

- Sí, sí, Shinobu te estoy escuchando – mintió el aludido.

El rostro de Shinobu mostraba claramente que no le había creído nada.

- Viejo mentiroso… - murmuró el más joven.

- No te escuché, ¿dijiste algo? – ¿Acaso lo había insultado?

- No. La cena ya está servida y no me la voy a acabar yo solo…

Desearía que lo hicieras, pensó fugazmente Miyagi.

- …así que ¿vas a venir o no?

- Voy, voy – contestó resignado Miyagi. Tantos años y todavía no se acostumbraba a la comidas de Shinobu.

- Qué amo tan irresponsable… - le reclamó Shinobu.

- ¿Amo? Yo no soy tu amo – Por favor no otra vez, pensó.

- Soy tuyo, tú eres mi amo – contestó rápidamente el castaño.

¡¿Por qué lo hacía sonar tan extraño?

- ¡Miyagi!

-¡¿Qué?

Shinobu lo sorprendió con un fugaz beso en los labios.

- Solo yo te puedo besar porque soy tuyo. Es el destino.

Es nuestro destino.