Nada de esto me pertenece, los personajes son de la gran Meyer, la historia de LAoR, yo solo me adjudico ésta humilde traducción.


Finding Family

By: LAoR

Traducido por: The Little Cullen


1861, Houston, Texas.

BPOV

Suspiré mientras padecía otro típico día caluroso aquí en Houston, Texas, mientras estaba recostada en el claro cerca de nuestra casa, mirando al cielo, intentando ver las distintas formas animales de las nubes. No estaba muy soleado, gracias a Dios, a Mama le daría un ataque si me ve estar en sol sin nada cubriendo mi piel, aunque yo no veía el problema si mi piel nunca estaba más oscura que su clásica palidez. Incluso si pasaría toda una semana en el caliente sol de verano estoy segura que me quedaría igual de palada, como siempre he sido. Pienso que es bueno que nuestra familia tenga un montón de árboles alrededor de nuestra propiedad o nunca me dejarían salir. Supongo que es bueno que lleve un sombrero, así no me podrían decir nada, especialmente Papa; él me deja salir incluso si Mama se molesta.

Cerré mis ojos mientras escuchaba por si había algún sonido proveniente de la casa. Mi hermano Jasper me dijo esta mañana que tenía algo importante que hablar con Mama y Papa y luego me lo diría cuando estemos solos. Jasper es dos años mayor que yo, teniendo él diecisiete y yo quince, pero éramos tan cercanos que daba miedo. Podíamos decir lo que el otro estaba pensando incluso antes de que lo hiciera y amábamos pasar tiempo juntos. ¡Él fue el que me enseño a dar un buen golpe y a disparar un rifle! Oh, nunca olvidaré el día que Mama se dio cuenta que era yo quién se encontraba en el campo disparando con Jasper y no Papa.

Reí por la memoria. Fue solo hace un año y medio cuando fuimos atrapados, pero él me estaba enseñando en secreto desde que tengo trece; dijo que debería aprender así podría mantener a los chicos al margen. Nuestra casa no era una mansión, pero era lo suficientemente grande, teníamos un trozo de campo con muchos árboles alrededor de la casa. Uno de esos campos estaba separado de la casa por una colina seguida de una espesa línea de árboles que daban a un hermoso y verde prado. En este prado es donde mi hermano me enseño como sostener, cargar, apuntar, disparar y limpiar un rifle.

Habíamos estado ahí por cerca de tres horas cuando escuchamos a Mama gritar para encontrar a Jasper y a mí para ir a comer. Desafortunadamente, estaba gritando desde detrás de un árbol cuando me vio apuntando para disparar algunas tarjetas que Jasper había puesto contra un árbol del otro lado del prado. ¡Oh, nunca la había visto tan molesta!

Primero gritó para luego ir a buscarnos y quitarme el rifle de las manos, tirándoselo a Jasper, luego me dio una bofetada en la mejilla y comenzó a gritar "¿QUIERES MATARTE ISABELLA? ¿CÓMO TE ATREVES A TENER LA AUDACIA DE PARTICIPAR EN ACTIVIDADES DE HOMBRES?"

Después, se dirigió a Jasper, "¡Y TÚ! JASPER, ¿CÓMO LA DEJAS HACERLO? ¡SE SUPONE QUE ELLA DEBE SER UNA DAMA!" Aparentemente notando que algunos sirvientes salieron a ver quién estaba gritando, Mama bajó la voz y agregó, "¡Solo esperen a que su padre oiga esto! Ella NUNCA se casará si la sigues enseñando como actuar menos como una dama y ¡más como a un sucio muchacho!"

Afortunadamente, Papa no nos castigo, solo nos advirtió que tendríamos que hacer caso a lo que Mama nos dijo.

Desde antes que terminara su rabieta, que no acabo en casi un mes, estuve llorando. Comencé a llorar en el momento en que me dio la bofetada, y continúe llorando incluso cuando Jasper me abrazó mientras escuchaba sus gritos en el prado. Usualmente cuando él me abraza y entierro mi rosto en su pecho me calmo rápidamente, pero esta vez esta realmente aterrada de que me fuera a casar con alguien.

Fruncí el ceo, mis ojos seguían cerrado mientras recordaba. Eso tenía que ser de lo que Jasper estaba hablado con nuestros padres en este momento; ¡No podía pensar en otra cosa!Encogí los hombros mientras me acostaba en el pasto. Sabía que la mejor manera de arruinar un vestido era acostarse en el pasto, incluso si no era uno de mis mejores vestido; era solo uno azul claro muy simple. Reí ligeramente, el azul era el color favorito de Jasper en mí, decía que me hacía ver menos pálida. Sonreí.

Mi sonrisa fue cortada por lo que sea que escuche que parecía ser Mama gritando. Me paré, y caminé agarrando los bajos de mi falda para poder brincar fácilmente si fuera necesario. No fue como un grito de miedo, era más como si estuviera angustiada. Miré en dirección de nuestra casa, entrecerrando mis ojos y con una mano encima de ellos para que el sol no me molestara. Las grandes y verdes ventanas de manera en contra del color blanco de la casa no proporcionaban la suficiente luz para ver los cuartos o ver a Mama y Papa hablar con Jasper en la oficina de Papa o posiblemente en la biblioteca.

Realmente quería pararme y recorrer la distancia a la puerta para poder ver porque Mama había hecho ese terrible ruido, pero le prometí a Jasper que me quedaría apartada hasta que él viniera a mí. Un terrible vacío estaba creciendo en mi pecho, esto no podía tratarse de mi matrimonio. Mama no haría un ruido así solo porque mi hermano se opusiera a mi matrimonio, más bien ella daría un pisotón justo antes de que su ira tomara lo mejor de ella y comenzara a hacer otro estridente sonido. No me juzguen, amo a mi Mama con todo mi corazón y no podría siquiera imaginar vivir sin ella o sin Papa pero debo admitir que ella es muy explosiva. Yo me parezco más a Papa.

Me giré a mirar a los árboles pero inmediatamente giré mi cabeza al escuchar un golpe y a Mama llorar, "¡NO! ¡Por favor reconsidéralo!"

Jasper nunca gritaba así que me quedé asombrada cuando escuché su voz seguir a la suplica de nuestra madre, "¡¿RECONSIDERARLO?! ¡Ya lo he considerado lo suficiente, gracias! ¡ME VOY!" Después escuché otro golpe. Esta vez fue la puerta.

¿Ir? Pensé ¿Ir adonde? ¿A dónde iba Jasper? ¡¿Acaso mi hermano mayor me iba a dejar?!

El vacío que sentía en mi pecho bajó a mi estomago y se comenzó a tornar en un horrible sentimiento. ¡NO!

¡No! No, no, no, no y no.

Me paré y miré a nuestra casa viendo a la gran y blanca puerta abrirse para revelar a mi hermano. Él era alto, musculoso pero delgado, tenía el cabello rubio y ojos cafés, idénticos a los míos. Yo tenía el cabello color caoba oscuro y más ondulado que el rubio que él poseía.

"¿Jazz?" Susurré, viendo su cara, revelándome que estaba muy molesto.

Él me miró y su expresión pareció relajarse cuando sus ojos encontraron a los míos. "Aquí está mi Bella" Dijo.

Él me hizo una seña con la mano para que me le acercara y lo siguiera a donde asumía que era nuestro lugar especial.

Nuestro lugar especial no era más que un gran peñasco que de alguna manera encontramos cerca de nuestro favorito, muy viejo y muy grande árbol que estaba lejos de casa.

Cuando llegamos a la sombra, él se sentó en una piedra del peñasco y me hizo una seña para que me sentara a su lado. Lo hice. Él miró a la distancia por un momento y luego me miró a mí, parecía que estaba estudiando mi expresión facial.

"Bells" tomó un largo respiró. "Bella, sé que sabes que hay una guerra iniciando, se que lees y escuchas las noticias que Papa trae a casa."

Asentí, "Sí." Mi sentimiento de horror comenzó a crecer.

Él tomó mi mano y se giró para encararme completamente, "Bells, me voy a unir al Ejército Confederado y voy a ir a pelear."

Me quedé viéndolo. Oh, no. Oh, no, no, no, no, ¡NO!

"No." Susurré. "¡No, Jasper! ¡Solo tienes diecisiete! ¡No te dejarán! ¡NO! ¡No puedes!"

Él suspiró, "Sabes que siempre consigo lo que quiero, y quiero ir, así que ellos me dejarán unirme. Así que, sí puedo. Lo siento, Bella. No quiero dejarte, pero si yo no voy, ¿quién lo hará?"

"¡NADIE!" Grité. "¡Nadie debería ir! ¡Papa es muy viejo y tú muy joven! ¿Y si te sucede algo? ¡No puedo perderte Jasper! Eres mi hermano"

El embalse que detenía mis lágrimas se rompió y lágrimas fluyeron por cara, tomé gran cantidad de aire y continué despotricando, "¡No! ¡NO! Por favor, no te vayas"

Mi hermano me miraba con si hubiera hecho una gran injusticia y yo rápidamente esquivé su mirada mientras él me decía, "Bells, Lo siento, lo siento tanto. Pero incluso si decidiera no ir, no tendía elección. Prometo que te escribe tanto cuanto pueda" Intentó apaciguarme. "No puedo prometer que será diario, pero te prometo que haré mi mejor esfuerzo por escribir cada semana. No sé cómo será allá afuera así que no puedo prometer mucho"

Mi cuerpo se sacudía con cada sollozo, de repente corrí hacia mi hermano y lo abracé mientras me daba cuenta que no había nada que lo fuera a detener en su idea de irse. Lo conocía mejor que nadie y sabía que cuando decidía algo lo cumplía. Pero, oh, Señor, eso rompió mi corazón.

"Estás rompiendo mi corazón, Jazz" Susurré.

Él de pronto tembló con un pequeño sollozo, nada grande, después de todo ese no era él, "Lo siento Bella, realmente lo siente. Pero es lo que tengo que hacer, ¿está bien? U adivina que, ningún chico del pueblo se va a meter contigo porque sabrán que soy un militar. Eso es bueno, ¿cierto?"

Preferiría que todos los chicos del pueblo me tiraran rocas y me empujaran al barro con mí mejor vestido del domingo, y me jalarán el cabello a que mi hermano se vaya, pero no se lo diría. Simplemente asentí, como la cobarde que era.

"Esa es mi Bella" Susurró Jasper. "Esa es mi hermanita a la que amo tanto."

Él me abrazó con más fuerza y puso su cara en mi cabello e inhaló. Yo hice lo mismo con su camisa mientras me aferraba fuertemente a él. Tenía un terrible, terrible sentimiento de que él se fuera pero sabía que no me escucharía si se lo dijera.

"¿Cuánto tiempo te irás?" Susurré.

"Regresaré antes de que puedas extrañarme" Dijo entusiasmadamente. Sabía que estaba emocionado por ir a pelear. Él nació para ser algo militar, Papa siempre lo decía. Yo solo había leído en libros lo que los militares se suponían que debían hacer y mi hermano encajaba en esa figura.

"Ya te extraño, Jazz"

Él asintió. Nos sentamos en silencio en nuestro peñasco, no sé cuánto, pero solo nos sentamos en silencio. De pronto, me quité mi sombrero y jalé mi cinta favorita azul de mi cabello. Jasper se quedó mirando a mis risos oscuros caer por mis hombros y cara. Me puse de nuevo mi sombrero y me giré a él, dándole mi cinta.

"No quiero que me olvides" Comencé, pero él se rió ligeramente.

"Bells, yo nunca, nunca te olvidaría. ¿Cómo podría?"

Negué con mi cabeza, "No quiero que me olvides, ni la manera en que mi cabello huele. Dices que mi cabello huele como fresas frescas y tú sabes que este es mi listón azul favorito así que lo utilizo mucho. Huele como mi cabello y yo quiero que lo tengas para que nunca lo olvides." Empujé mi cinta en su mano y luego puse mis manos en mi falda mirando al suelo.

No vi su cara pero me paralicé momentáneamente cuando escuché un pequeño sollozo que dejo escapar antes de encontrarme atrapada en un abrazo, "Gracias, Bella," susurró, "Pero sabes que nunca olvidaría nada de ti."

Alcé la mirada para verlo, "¡Ahora se supone que me debes dar algo tuyo para que lo guarde hasta que regreses!" Sonreí y miré hacia otro lado para que el pudiera, levantar su aspecto de hombre como Papa lo llamaba.

Un momento después él se paro, "¡Tengo la cosa perfecta!" sonrió y tomó mi mano, "vamos Bells, ven te lo muestro."

Caminamos mano a mano, para que él pudiera evitar que me no tropezara con todo y nada. El había guardado mi listón en el bolsillo de su pecho y me prometió que siempre lo tendría con él y que cuando luchará se lo ataría en el tobillo dentro de su bota así nunca lo perdería.

Era una buena idea.

Él me llevó al segundo piso a su estudio. Yo solía pasar horas ahí con él enseñándome como leer o los dos jugábamos con nuestros juguetes, esta memoria me hizo sonreír. Me hizo sentar para esperar por él, prometiéndome que solo le tomarían quince segundos. Los conté.

Quince segundos después, regresó de sus habitaciones cargando una gruesa, azul y dorada frazada que de inmediato reconocí como la frazada que siempre tuvo consigo y que nunca pudo dejar ir. Él me había hecho prometer que nunca les diría a los chicos que tenía por amigos que aún la tenía, y yo prometí nunca hacerlo.

"Es tu frazada 'J'" Grité.

La frazada de terciopelo azul con bordes delgados de seda dorada y con un elaborada 'J' bordada en un azul más oscuro en una esquina. "¡'J' por Jasper!" Siempre gritaba eso cuando aprendí que era la letra 'J' cuando era una niña pequeña.

"Sí," suspiró. "Mi frazada 'J'." Cuidadosamente la desdobló, "Esto es para que nunca me olvides y no se dañe. Sé que la cuidaras muy bien."


El resto de la semana paso con mi hermano preparándose para irse. Lo ayudé empacando lo necesario y él y Papa preparando a su caballo para el viaje. También escondí algunos de los chocolates favoritos de Jasper que había rodaba de cajón de Mama.

Los dos estábamos muy triste de que Mama se rehusara a hablarle desde que él dijera que se iba. Espera que al final pudiera decirle aunque sea un 'adiós' cuando llegara la hora de su partida. Lloré incontables lágrimas desde que había escuchado las noticias de Jasper, aunque él pensaba que las había tomado bien, yo estaba desbastada. Esperaba que él no se sintiera igual. Sabía que Jasper no podía hacer nada si él no se sentía bien emocionalmente. Él estaba bien físicamente, así que podría hacer todo lo que quisiera, si su mente estaba en ello.

Desafortunadamente llego el momento en que se montara en su caballo y se fuera. Salí y caminé con mi falda balanceándose a mí alrededor hasta ponerme a un lado de mi hermano. Miré alrededor y sonreí cuando vi a Mama corriendo hasta Jasper, sus brazos están completamente extendidos y le caían lágrimas por las mejillas.

"Renée," Comenzó Papa, pero ella no lo dejo terminar, "Oh, ¡detente Charles, él es mi hijo! ¡Mi único, y está yendo a la guerra! Oh, Jasper Whitlock debes hacernos estar orgullosos ¿escuchaste?"

Jasper asintió, sonriendo, "¡Por supuesto, Mama!"

Obviamente Papa ya se había despedido de mi hermano así que tomé esta oportunidad y corrí hasta él, lo abracé y pasé mis brazos por su cuello, "¡Te quiero Jasper! Tienes que regresar, ¿entiendes? ¡Escríbeme todo el tiempo! ¡Eres mi hermano favorito!"

"Soy tu único hermano" Su tono sonaba a reproche.

Las lágrimas comenzaron a correr, "exacto," susurré, "así que se cuidadoso y no vayas tras nada sospechoso y, ¡cuídate!" Lo abracé de nuevo, "te quiero"

"Yo también te quiero, hermanita" Susurró. Él se alejó, me estudió por un momento, me miró y asintió hacia nuestros padres y montó a su caballo.

"Adiós. ¡Nos vemos!" Se despidió con la mano y luego se fue.


1863, Houston, Texas.

Han pasado un poco más de dos años desde la última vez que vi a hermano, que fue cuando se unió al ejército. Recibía cada dos semanas cartas de él, así como Mama, Papa y Yo las leíamos con codicia, imaginando todas las emociones que él debería estar experimentando. Estamos tan orgullosos de que él ascendiera rangos tan rápidamente. Papa decía que se debía su carisma y personalidad, y tenía que admitir que estaba de acuerdo. Mama le escribía preguntándole si necesitaba dinero pero él siempre se negaba, diciendo que tenía una vida decente y que siempre se estaba moviendo de un lugar a otro con los soldados.

Estaba sentada en la sala esperando a que llegara el chico del correo en su caballo para que me trajera otra carta de Jasper. Había estado tardando en mandar sus cartas por lo que recibía una al mes, que era demasiado considerando como era Jasper. El sentimiento de inquietud que he tenido desde que supe que él se iba ha estado creciendo en estos dos últimos meses. Sentí un escalofrío.

Mama estaba sentada en la sala conmigo, bordando. Ella ya se había dado por vencida en que yo aprendiera a bordar, por lo que ahora se contentaba con que yo leyera un libro siempre que ya hubiera acabado con todos mis estudios y, para su desánimo, amenazado a todo hombre que viniera a pedir permiso para cortejarme, con ayuda del rifle de sobra de Papa.

Había mejorado mi puntería. Practicaba cada vez que Mama iba al pueblo, que era muy frecuente, y podía decir que le podría quitar su dinero a Jasper en una apuesta. También había estado practicando mis habilidades de tirar un puñetazo con Papa (secretamente por supuesto, Mama nunca lo permitiría).

Miré a la pared y vi el nuevo retrato en el que salía y el que Mama mandado a hacer. Ella compró un nuevo y hermoso vestido rosa con el corsé más apretado que pudo encontrar. Las mangas eran largas igual que la falda. Ella me había forzado a peinarme en rizos adornados con flores y un listón rosa. En el retrato estaba sentada mirando a un lado con mi falda alrededor y en mis manos se encontraba una frazada azul y dorada. Mama trató desesperadamente de que no apareciera igual que el artista insistió que el azul y el dorado romperían la armonía de los tonos rosa del vestido. Yo insistí en que incluyera la 'J' y lo hizo. Era una hermosa pieza de arte, incluso si solo aparecía yo con mi simpleza. Odiaba usar vestido, ¿pero que más podría usar? Suspiré y miré al pequeño retrato de Jasper que estaba al lado. Lo extrañaba desesperadamente.

Todo comenzó cuando escuché el sonido de galopes afuera. Miré a Mama y vi que ella también se había dado cuenta, al mismo tiempo nos paramos y corrimos a fuera a esperar al chico del correo.

Inmediatamente noté que algo andaba mal. Él que veía hacia nuestra casa no era el chico del correo. Solté un grito apagado, oh, Dios. Eran dos hombres del Ejército Confederado.

"Oh, Señor, ten piedad," susurró Mama, "¡Charles!" gritó, "¡CHARLES, RÁPIDO!"

"¡PAPA!" Grité también. Escuché a mi padre bajar las escaleras como rayo y dirigiéndose a la puerta.

"¿Qué? ¡¿Qué sucede?!" Preguntó antes de que me viera señalar a los dos soldados que se acercaban. "Oh, no," susurró, "No."

El mayor de los dos hombres, quién no parecía tener más de veinticinco, seguido del segundo hombre, se bajaron de sus caballos y se acercaron a nosotros. Se quitó su sombrero hacia Mama quién me tenía atrapada en sus brazos, y luego me sonrió antes de dirigirse a Papa, "¿Usted es el padre del Mayor Jasper Whitlock?"

"Lo soy" Asintió Papa una vez.

El primer hombre saludo a mi padre y luego le dio una carta, "Siento decir esto, señor, pero su hijo está perdido."

"¡¿Qué?!" Gritó Mama, "¿Perdido? ¡No!"

"Pero él no está muerto, ¿verdad?" Hablé, asustada, "¡Por favor!"

Él se giró a nosotras, "Señora, lo siento pero no puedo contestar a sus preguntas porque no lo sé. La carta es toda la información que puedo ofrecerles." Se giró de regreso a Papa mientras yo abrazaba a Mama desesperadamente, "Mis disculpas, señor, pero él ha estado perdido por más de un mes. Primero pensamos que se había ido pero después encontramos muchas de sus pertenencias y su equipaje esta tal y como lo dejó la última vez que lo vimos"

"¿Qué estaba haciendo la última vez que fue visto?" Preguntó Papa.

"Creo que estaba ayudando con el patrullaje, señor, pero no estoy seguro. Lo siento, pero nos debemos ir ahora."

Y luego se fueron.

El mundo de repente se comenzó a derrumbar sobre mí, no podía respirar apropiadamente. Y sabía que no era culpa del corsé, nunca me había sentido así. Oí a Papa leer la carta en voz alta, confirmando lo que el soldado había dicho de mi hermano. Me zafé de los brazos de mi madre y corrí a mi habitación, dando un portazo y poniendo seguro a la muerta antes de tirarme a mi cama y llorar.

Lloré durante horas antes de que la noche cayera y mis padres se fueran a la cama. Me paré y revisé mi guardarropa mientras pensaba en el más maravilloso, brillante, y aún así increíblemente idiota y suicida plan que se haya formado en mi cabeza.

Me quité mis zapatos y corrí hasta la habitación de Jasper. Tomé una vela conmigo para ver en la oscuridad y abrí la puerta. Nadie había estado en este cuarto desde que él se fue y yo sabía dónde estaba todo.

Todo lo que él dejo a propósito o por accidente.

Él había dejado un uniforme del Ejército Confederado que Mama le cosió demasiado pequeño para él, por accidente.

Demasiado pequeño para él, perfecto para mí.

La más grande sonrisa se apareció en mi cara, desde que él se fuera. Iba a encontrar a mi hermano, iba a ir a la guerra.


Oh si lo se soy culpable... tardo demasiado en actualizar como para que también añada otra historia a la lista... pero veamos a mi me agrada esta historia... es realmente buena... Así que espero sus REVIEWS...

Creo que no hay mucho que decir... solo pasense por mis otras traducciones... Fallen Angel y One Step at a Time

NOTA: Al dejar review acepta las condiciones, tal como ser visitada en un horario nocturno por un complaciente: Edward, Jasper, Emmett, Carlisle, Sam, Jacob, Seth, Paul, Embry, Quil, Demetri, Nahuel, Félix, Garret, varios o TODOS¡! xD