¡Hola!

Bueno no tenía pensado escribir más de un fanfic a la vez, pero esta idea llevaba metida en mi cabeza algún tiempo, y no veía como conectarla con "Algo para recordar" así que decidí dejarlo para escribirlo cuando acabará con esa primera historia, pero ayer soñé con este primer capítulo (más o menos) y decidí que debía escribirlo.

Como ya sabemos todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer, quizás los modifique un poco, y todo son humanos.

El resumen es muy malo, pero teniendo en cuenta que solo tengo pensados este prólogo y el primer capítulo... pues no sabía que poner, y lo que he puesto básicamente resume lo poquito que tengo planea para dejar encauzada la historia.

"M"... porque en fin, son Bella y Edward y ya sabemos que acabará siendo M, jejejeje

Mi prioridad será "Algo para recordar" y la traducción que estoy haciendo de "Total Eclipse of the Heart" the Ashell-13.

¡Espero que os guste!


*PRÓLOGO*

BPOV

Aún me pregunto como ha conseguido convencerme.

No espera, si lo sé, es Alice, y Alice SIEMPRE consigue lo que quiere. Y es que si no es por las buenas es por las malas. A pesar de ser tan pequeña da realmente miedo cuando se enfada, así que es mejor no llevarle la contraria.

Alice y yo nos conocimos el primer día de clase del jardín de infancia. Lo recuerdo claramente, Jaime Powell, me quitó la pintura con la que estaba coloreando un dibujo y yo me quedé inmóvil mirando como él seguía pintando con mi pintura. Jaime Powell era un niño enorme teniendo en cuenta que solo tenía 5 años, aparentaba por lo menos 8, que iba a decirle, yo la debilucha y torpe Bella Swan… y entonces la pequeña Alice Brown le quitó la pintura de las manos y me lo dio.

-Ella la estaba usando, coge otra. – dijo mirándole fijamente. Jaime Powell volvió a quitarme la pintura y siguió a lo suyo - ¿Perdona? Te he dicho que la está usando ella – dijo saltándole encima.

La Srta. Andrews tuvo que pedir ayuda al bedel para separarles.

Pero yo recupere mi pintura y Alice y yo fuimos inseparables desde aquel día.

Alice mejoro con los años, llegó un momento en que dejó de tener que pasar a los puños, claro que le precedía la fama, todo el mundo sabía que era mejor no meterse con Alice Brown.

Y es por eso por lo que estoy yendo de camino a una encerrona.

Alice lleva varios meses saliendo con un chico, Jasper, al que no conozco, en parte porque nuestros horarios de clase no coinciden y a parte yo tengo un trabajo después de la universidad. Alice estudia decoración y yo filología inglesa, mis clases empiezan temprano y ella entra más tarde, cuando ella sale, yo ya estoy en mi trabajo, y para colmo Jasper al parecer tiene el mismo horario que yo, o más o menos, y también trabaja después de clase, con lo que Alice ha estado los últimos meses dividiendo su tiempo libre entre nosotros dos, y aunque ha intentado presentarnos en un par de ocasiones siempre surgía algún imprevisto.

Lo más fuerte es que Jasper ha estado en nuestro piso cuando yo estaba, algún fin de semana cuando volvían de fiesta y yo estaba estudiando o trabajando en algún texto en mi cuarto, o yo llegaba después de estar en alguna fiesta o algo. Pero digamos que Alice y Jasper tienen una relación muy física que no tengo ganas de ver, ya es suficiente oírles… en fin, por lo menos se que Alice es completamente feliz con él.

Y hoy, hay una fiesta en "El 28", un bar de copas cerca del campus, y tanto Jasper como yo podemos ir. No es que no me apetezca conocerle, ya tengo curiosidad, es que al parecer Jasper también va a venir con su compañero de piso, y Alice opina que somos perfectos el uno para el otro, y eso… es una encerrona, porque en estos momentos no quiero nada con nadie. Claro que Alice tenía respuesta para eso.

-No te estoy diciendo que te tengas que casar con él, pero te caerá genial, sois muy parecidos, en serio, te gustará.

Así que aquí estaba conduciendo en dirección a "El 28" con Alice sentada en el asiento del copiloto, estaba inquieta.

-¿Qué te preocupa más, qué no le caiga bien a Jasper o que él no me caiga bien a mi? – la mire de reojo. Alice miraba su regazo.

-Que no te guste a ti. Se que a él le gustarás, tu Bella eres más… "selectiva", quizás… no sé.

-No creo que me vaya a caer mal, ya lo verás.

Cuando entramos en el bar, Alice en seguida dijo que ya le había visto, la seguí entre la gente.

-¡Jasper! – Alice se tiró literalmente a su cuello y se abrazaron.

-Tu debes ser Bella – dijo Jasper tendiéndome la mano para que se la estrechara. Era muy alto, rubio, unos ojos azul grisáceos muy penetrantes y era muy apuesto. Estreché su mano con decisión y me sonrió.

-Encantada de conocerte por fin.

-Jasper, ¿dónde está…?

-Tenía que terminar unas cosas, pero vendrá, me lo ha prometido.

La siguiente canción era lenta. Me fijé en como bailaban lentamente, y abrazados. Jasper apoyaba su barbilla ligeramente en su barbilla.

Decidí ir a por otra cerveza. Cuando me levanté y di media vuelta para ir hacía la barra me encontré de frente con el cuerpo de alguien. Perdí el equilibrio y me tambaleé hacia atrás, pero me sujeto por lo brazos.

-Lo siento – dijo la voz más increíble - ¿estás bien?
-Si, si… - me soltó y le miré a la cara, para encontrarme con los ojos verdes más intensos que había visto nunca.