Mi primer fic. ¡Qué nervios! Como ya sabreis, es un Yumi/Ulrich que espero, se os haga entretenido. Feliz lectura!


Ulrich se sentó solo bajo el caluroso sol, observando silenciosamente como los otros estudiantes disfrutaban su día en la playa. El profesor de Biología decidió llevar la clase de excursión a la playa. Se situaron en una calita pequeña, lejos del gentío, para realizar un trabajo que consistía en encontrar fósiles, cuantos más mejor. El grupo se instaló al lado de un chiringuito, por si les apetecía tomar algo. Odd, Aelita, Jeremie y Yumi se fueron a bañarse un rato, pero Ulrich, que no tenía ganas (como venía siendo habitual estos días) prefirió tumbarse al sol un rato. Fue solo cuando estaba al borde de la inconsciencia cuando oyó un grito en la distancia. Abrió los ojos. Reconocería esa voz en cualquier sitio…

"¡Quítame las manos de encima!"

Ulrich vio como un chico intentó poner sus brazos alrededor de la delgada figura de Yumi, pero ella le empujaba. La usual indiferencia de Ulrich se convirtió en una ferviente ira. ¿Qué estaba haciendo aquel chaval?

Ulrich se levantó y se dirigió hacia allí y se puso entre ellos, empujando el chico con más fuerza de la necesaria. No se atrevió a tocar a Yumi. Ella estaba empapada, goteando de su baño en el mar, y…

Ulrich sacudió su cabeza. No debía distraerse.

"Vaya, pero si es El Mudo. ¿Qué te pica ahora, Ulrich? ¿Te hemos despertado de tu sueño de cien años, bello durmiente?." El chaval rió a su pésima broma.

"Te dijo que la dejaras en paz. No me toques las nar…"

"¡Puedes hablar!" exclamó el chico, haciéndose el sorprendido. Se giró y llamó a sus amigos. "Hey, chicos, el zombi…"

Ulrich caminó rápidamente directo hacia el chico, y éste, sabiendo la fama de Ulrich con las artes marciales, decidió que mejor se iba y le dejaba en paz. Dejó la escena tan rápido como vino, yendo al paseo y reuniéndose con sus compañeros de clase. Yumi le miró un momento y salió del agua. Ulrich la siguió. Cuando se acercaron, el chico del chiringuito le preguntó a Yumi si estaba bien y Ulrich fue a la parte de atrás del chiringuito. Se encaró con la pared, golpeándola furiosamente. ¿Por qué la tocó de esa manera, le habló de esa manera, la miró de esa manera? Eso le ponía enfermo… Oyó al chico preguntar a Yumi si podría vigilar un momento el puesto y ésta le dijo que sí.

"Ulrich"

Era ella. Se giró. Hacía tiempo que no se daba cuenta de lo guapa que era. ¿Había estado rehuyéndole solo por no enamorarse? ¿Tan estúpido era?

"¿Por qué narices has hecho eso?" le gritó Yumi, con los brazos en jarras.

"¡Te estaba protegiendo de ese imbécil! ¡Pero de nada!" Le contestó.

"No te tengo que dar las gracias. ¿Quién te dijo que necesitaba protección?" la discusión subía de volumen. Se acercó a él para atraparlo contra la pared. "¿Quién te crees que eres? ¡Puedo protegerme sola, ya lo sabes!"

Un simple paso a un lado bastaría para evitar ser atrapado, pero el secretamente quería ser empujado contra la pared por ella. "Lo sé". No había apenas espacio delante o detrás de él. Solo entonces notó que era más alto que ella.

"¿Entonces por qué lo hiciste?" exigió Yumi, empujándolo contra la pared. "Primero me evitas por ninguna razón, y luego apareces pegando a uno de mis amigos"

"¿Dejarías que uno de tus amigos te tocara de esa manera?" preguntó incrédulo, gritando.

"¿Qué…?" preguntó Yumi confusa, caminando hacia atrás lentamente. La perspectiva de él la asustó un poco. Sabía que en el fondo tenía razón.

Yumi quiso dejarlo estar y se giró para irse, pero Ulrich la cogió del brazo y la hizo retroceder, quedando ella ahora en el lado de la pared.

"¿Dejarías que uno de tus amigos te tocara de esa manera?" repitió Ulrich. Dio un paso hacia delante.

"¿Qué significaría eso para ti?" preguntó ella defensivamente. ¿Cuándo se había vuelto tan dominante? Yumi lo fulminó con la mirada, y cuando notó que su espalda chocó contra la pared, sus manos automáticamente se posaron en el torso de Ulrich para no quedar aplastada.

"¿Qué soy para ti?" exigió él.

Ella enarcó una ceja, frunciendo el ceño mientras luchaba por encontrar la lógica en su pregunta. "¿Qué quieres decir?"

Y con eso, él presionó sus labios contra los de ella, poniéndole las manos a los dos lados de la cabeza. Una descarga eléctrica los recorrió a ambos desde los labios hasta la punta de los dedos de los pies. Una agradable sensación se extendió por sus cuerpos. Yumi abrió los ojos cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando. ¡Ulrich la estaba besando!

"¿Soy tu amigo?" murmuró Ulrich en sus labios, sus manos se deslizaban desde sus hombros hasta su cintura. "Dime". Ulrich siguió besándola y Yumi no es que hiciera mucho por pararle tampoco…

Estaba confundida, intentando mantenerse de pié, fallando, por lo que se tuvo que apoyar en él. Solo estaba envolviendo sus brazos alrededor del cuello de Ulrich para mantenerse en equilibrio. Solo eso…

Cuando un gemido escapó de sus labios, supo que estaba perdida.

Ulrich se separó un poco, dejando sus manos en las caderas de ella. Yumi sacudió la cabeza, intentando perder los vestigios del beso. ¿A qué intentaba jugar?

"Dime" repitió jadeando. Yumi se dio cuenta de que el pelo de Ulrich estaba despeinado. Parece que no solo se limitó a enroscarse en su cuello.

"Sí" respondió lentamente después de vacilar, empujándose de la pared, pero continuaba atrapada. Gimió de frustración.

Entonces Ulrich lo hizo otra vez, apretando su cuerpo contra el de ella, besándola lentamente esta vez. Ella enlazó sus brazos alrededor de su cuello, besando libremente, enredando sus piernas alrededor de la cintura de Ulrich. Tenía sed de sus labios. ¿Por qué se sentía tan libre? ¿Por qué él estaba besándola otra vez?

¿Por qué ella le estaba besando otra vez?

Lo que comenzó lentamente se empezaba a transformar en algo intenso, desesperado, se besaban con toda la pasión contenida tanto tiempo. Profundizaron el beso. Ulrich empezó a besar el cuello de ella hasta volver a su boca. Jamás se habían sentido tan extasiados. Siguieron hasta que empezaron a necesitar aire. Se separaron por segunda vez.

"Dejas a ése que te toque porque era tu amigo. Nosotros somos mejores amigos y tú nunca me dejas hacer nada"

"Mi relación con un chico no determina que debe hacer conmigo" Yumi frunció el ceño, dándose cuenta que los brazos de Ulrich estaban apretados alrededor de su cintura. No podía moverse ni aunque lo intentara.

"Al contrario" remarcó Ulrich, besándola en la mejilla. "He necesitado este beso durante mucho tiempo, ahora…" la besa en la otra mejilla "No puedo parar" beso en la frente "No quiero parar".

Yumi cerró los ojos. No quería creerle. Estos últimos días en los que él estuvo prácticamente ignorándola le habían dolido mucho.

"He sido un estúpido." Dijo Ulrich. Yumi seguía forcejeando, intentando escapar de Ulrich. Se empezaba a agobiar por las dudas. "Te necesito. Sin ti, soy nada" admitió Ulrich. Yumi paró, mirando sus verdes ojos. ¿Iba en serio? ¿No estaba bromeando? "¿Yumi, entiendes lo que digo, verdad?"

"Yo…" contestó. Yumi se estremeció cuando los dedos de Ulrich se pasearon vagamente por su espalda.

"Te evitaba porque me estabas volviendo loco y no podía hacer frente a eso. Cuando empezaste a hacer lo mismo, me di cuenta de que necesitaba poder mirarte, oírte, necesitaba abrazarte, reír contigo. Maldita sea, necesitaba besarte hasta no poder más."

Ella enrojeció fieramente y apoyó la cabeza en su hombro. ¿Iba en serio? Esto era lo que se esperaría de alguno de sus admiradores, ¿pero Ulrich? Él era demasiado tranquilo y sereno para hacer algo así; y tampoco bromearía sobre esas cosas. Era realmente contradictorio.

"¿Yumi?" pregunto él preocupado. No había hablado durante un rato.

"¿Sí?" murmuró ella contra su camiseta. Su abrazo se relajó, Yumi le miró profundamente un instante, agachó la cabeza y se fue. No estaba rechazándole. Solo necesitaba tiempo para pensar.

Su corazón continuaba latiendo mientras se tumbaba al sol y recordaba la pasión de sus labios. La relación era platónica. Eso era. No podía haber mas avances. Él tenía que estar lejos de ella.

Se tumbó al sol un rato, intentando no pensar en nada. Sabía que el clon de William haría bien el trabajo de ciencias, y ahora mismo no estaba mucho para más quebraderos de cabeza. Media hora después, una sombra la cubrió, y aguantó la respiración, esperando, pero él se sentó a su lado, quizá demasiado cerca.

"Yumi yo…, lo siento." Se disculpó Ulrich.

"Ulrich, no has hecho nada malo." Dijo Yumi dulcemente. Sin pensarlo, le acarició la cara y se miraron durante un tiempo. Quizá fuera impresión de Yumi, pero cada vez estaban más cerca el uno del otro, sus labios cada vez más cerca. "No deberíamos estar haciendo esto" La proximidad de él la ponía muy nerviosa.

Sus labios se juntaron como atraídos con un imán, por tercera vez, apasionado y lleno de amor, por las dos partes.

"No quiero estropear nuestra amistad, Ulrich, no puedo."

"Yumi…"

"Nos vemos luego" y se fue. No volvieron a acercarse el resto del día. Jeremie, Odd y Aelita no dijeron nada al respecto, puesto que el beso que habían visto era suficiente explicación. Todos realizaron su trabajo y a las cinco de la tarde, volvieron a Kadic.


Bueno, gracias por leer mi fic. Espero haya gustado. Pronto colgaré el segundo cap. Dejad un review si quereis que reciba tomatazos o flores, si creeis que vale la pena que siga o no, si pensais que mañana va a llover.. :)