Holaa! No, no me he muerto. Siento muchísimo no haber podido actualizar antes, pero ya se sabe k en vacaciones... En fin, aquí os traigo el último capítulo :'( más largo de lo habitual. Espero que no sea muy malo. Quiero dedicarselo a todas las personas que lo han seguido desde el principio, que dejaron un review y/o favoritearon (la palabra tiene los derechos resevados xD) esta historia. Gracias por vuestro apoyo.

También querría comentar que si alguien se queire comunicar conmigo mediante Twitter, en mi perfil esta el link. (Si pincháis y veis que está en inglés no os procupeis, también lo uso en castellano.)

Y sin más cháchara comencemos (bueno, continuemos) la historia. Feliz lectura!


La mañana siguiente..

"…y estuvieron discutiendo y al final, cada uno por su lado. Parece que estén condenados a estar separados." Aelita y Odd ponían a Jeremie al tanto de lo que había pasado. Los tres estaban sorprendidos por todo lo que le había ocurrido a la pareja.

"Es increíble. Ya nos podrían haber contado algo antes. Tenían que estar pasándolo fatal." Dijo Jeremie. "Mirad, ahí viene Ulrich." Ulrich iba hacia ellos con el desayuno.

"¿De qué hablabais?"

"Del trabajo de matemáticas." Dijo rápidamente Aelita. "Oh, vaya."

"¿Qué…?" Ulrich la miró extrañado, pero no le dio tiempo a vocalizar palabra. Yumi había entrado al comedor y se dirigía hacia ellos cuando chocó con los ojos de Ulrich, por lo que se sentó con el clon de William. A esto, Ulrich no pudo aguantar y se levantó de la mesa.

"¿Adónde vas?" le preguntó Odd.

"Se me ha pasado el hambre. Nos vemos en clase." Cogió su mochila y se fue. Yumi lo vio irse y reprimiendo las ganas de echarse a llorar, se levantó también y se marchó a su clase.

Odd, Jeremie y Aelita observaron la escena y concluyeron que sería mejor intentar echarles una mano. Tocó el timbre y se marcharon a la escuela.

...........................................................

Pasaron las clases de la mañana y salieron al pasillo.

"Ahhh, por fin un respiro entre tantas letras y números. Ya me estaba mareando." Dijo Odd.

"Sí, será por el esfuerzo que has hecho para contestar a la Srta. Hertz" replicó Ulrich sarcásticamente.

"Pues no hablemos de ti, que parecía que fueses un muerto viviente, ahí sin hacer na'; o mejor dicho un MUERMO viviente."

"¿Queréis parar ya vosotros dos?" pidió Jeremie.

"Díselo al mega-cerebro" contestó Ulrich.

Con la cháchara llegaron a las taquillas. Justo en ese momento, la clase de Yumi (situada al lado de las taquillas) salía del aula y Yumi, que iba distraída explicándole unas cosas a una compañera, se dio con la espalda de Ulrich, quien no se había dado cuenta de que habían salido.

"Perdón, lo siento, yo…"enmudeció cuando vio de quien se trataba. "Lo siento. No te vi."

"No importa. Yo tampoco te vi salir." Estaban cerca, pero sabía que no debía hacer nada. Aún así, notaba esa sensación que tenía siempre que estaba con ella y empezaba a agobiarse.

"Ulrich, cariño. ¿Podemos hablar?" Sissi había aparecido de la nada.

"Voy a almorzar con los demás" Yumi se juntó con el resto del grupo y esperaron a Ulrich.

"Yumi…" Ulrich vio a Yumi alejarse y enfadado se volteó hacia Sissi. "¿Qué tripa se te ha roto ahora?"

"Podrías respetarme un poco, no se te olvide que soy la hija del director." Ulrich rodó los ojos. "Mira se me ha ocurrido que podríamos pasar la tarde juntos. Ya sabes, ir al cine o dar un paseo romántico por el bosque…"

"La verdad es que no puedo. Tengo mucha faena y…"

"¿Es por la tonta de Ishiyama? No vale la pena que te preocupes por ella. Pasa mucho tiempo con William y parece que les va muy bien." La furia de Ulrich se encendió.

"Sissi, tengo cosas que hacer. Si algún día me apetece salir contigo ya te avisaré yo ¿vale?"

"Está bien." Sissi se acercó a su oído. "Pero no olvides que yo siempre estaré ahí para ti y Ishiyama seguramente… no." Dicho esto, le dio un beso en la mejilla y se fue. Ulrich se giró hacia el grupo. Odd se reía y Jeremie y Aelita comían tranquilamente el almuerzo. Yumi estaba mirándolo fijamente, con rabia en los ojos. Se cargó la mochila y se fue rápidamente fuera.

"Mira Ulrich, reconoce que eres un desastre. La chica que amas te odia y la chica que odias te ama. Eres imposible." Odd le dio una palmada en el hombro.

"Déjame en paz."

...........................................................

Y así, pasaron un par de semanas. El humor de Ulrich y Yumi cada día era peor. Habían vuelto al principio; ni se miraban a la cara. Aelita, Jeremie y Odd hablaban con ellos, pero como si pasara un carro. Ambos estaban heridos y decididos a no dirigirse nunca más la palabra.

Un día, a la hora del descanso, Jeremie y Aelita habían ido al la fábrica un momento para arreglar unas cosas, y Odd y Ulrich estaban juntos sentados en un banco del patio. Yumi salía del edificio con intención de almorzar y se sentó al lao de Odd. Ulriich la siguió malhumorado con la mirada.

"Odd, ¿podrías decirle a Ulrich que hoy no hay clase de pentak-silat para que luego no me eche en cara que no le he avisado?" dijo Yumi.

"Ulrich…" empezó Odd.

"Dile a Yumi que no le voy a echar nada en cara. Sería gastar saliva tontamente."

"Dice que…"

"Dile que no sería raro que lo hiciera, al fin y al cabo hay que masticárselo todo para que se entere de las cosas."

"No creo que yo sea el único corto."

"¡Bueno, ya basta! Si tenéis problemas os arregláis como podáis pero a mi no me metáis en vuestros asuntos, ¿vale?" dijo Odd, harto de que no se llevaran bien.

Ulrich y Yumi callaron al instante y Odd los dejó solos, reuniéndose con Aelita y Jeremie, que acababan de llegar. Yumi y Ulrich se miraron a los ojos el uno al otro durante un momento, con la rabia acumulada al lo largo de los días, pero con un atisbo de pasión por el amor que compartieron en ellos. Yumi abrió la boca para decir algo, pero consideró una señal el hecho de que el aire la hiciera tragarse sus pelos, así que no dijo nada y se fue.

.........................................................

Después de aquella mini-discusión, se sucedieron dos ataques de X.A.N.A.; sin que Wiliam fuese un gran problema, al menos, no más de lo normal. Sissi seguía persiguiendo a Ulrich y entonces Yumi se ponía de mal humor y si Yumi estaba de mal humor, Ulrich se ponía de más mal humor. Así siempre. Odd acabó llamándolo la reacción química del amor.

Un día como tantos otros, Jeremie y Aelita estaban en la salita con sus trapicheos informáticos. Momentos después llegaron Odd y Ulrich de jugar a fútbol un rato.

"¡Les habríamos ganado si no estuvieras deprimido por haberte enamorado!" Odd y Ulrich estaban en medio de una discusión.

"No estoy deprimido por estar enamorado, que tampoco estoy enamorado, ni deprimido por no… ¡Odd, no me rayes la cabeza!" exclamó Ulrich.

"Yo no te rayo nada. Te lo montas tu solito." Odd se sentó en uno de los sofás y Ulrich lo imitó. "Hazme caso, Ulrich. Aclara tus sentimientos de una vez o acabarás rayao' perdido"

"Ulrich, Odd tiene razón por una vez." Dijo Jeremie.

"¡Eh! ¿Cómo que por una vez?"

"Deberías saber que es lo que quieres. ¿Pretendes pasarte la vida así?"

"¡Hiroki, déjame en paz! ¡Ya te he dicho que paso de tus movidas con Milly!" Yumi entró como un huracán a la sala seguida por su hermano. "¡Buuuf! ¡Qué pesadez! Ni que yo fuera aquí la Celestina."

"¿Qué te pasa Hiroki?" preguntó Odd.

"Está enamorado de Milly y no sabe como hacer que se fije en él" dijo Yumi.

"Ahh, que mono." admiró Aelita.

"Estoo… Ulrich" Hiroki se sentó al lado de él con carita de cordero degollado. "Tú me podrías ayudar." Yumi abrió los ojos como platos, perpleja, mientras se bebía un zumo.

"¿Y por qué yo? Pídele ayuda a Odd, que tiene más experiencia en esto."

"Pero a Odd le dejan todas y tú has hecho que mi hermana esté colgada de ti desde que te conoce y…" A esto, ocurrieron varias cosas. Yumi se atragantó con el zumo que estaba bebiendo y Ulrich se levantó como si le hubieran aplicado una descarga eléctrica; Aelita y Jeremie dejaron el ordenador y se pusieron a la expectativa. Odd se apartó un poco del que seguro se transformaría en un campo de batalla.

"¿¡Pero tú qué te has creído, piojo sin cerebro!?" chilló Yumi.

"Sólo digo lo que es, además él también está colgado de ti, ¿o es que no lo ves?"

"Oye, enano. No te pases." Gruñó Ulrich.

"A buen árbol te arrimas, Hiroki." Comentó Odd riendo.

"¿Y tú que quieres? ¿Crees que no sería capaz de conquistar a una chica?" se picó Ulrich.

"Ja." Dijo Yumi por lo bajo. Por primera vez en mucho tiempo se encararon el uno con el otro.

"¿Ja? ¿No eras tú la que me besaba y me decía que me quería? Ah, no, que la señorita prefiere besarse con William."

"Pues no, mira, yo no voy besándome con William como te hace Sissi, que aquí te pillo aquí te mato." Dijo Yumi con rabia.

"No uses a Sissi como excusa."

"¿Qué pasa? ¿La defiendes? ¿Te gusta más como besa ella que como beso yo?"

"Yo nunca la he besado, pero tú sí que me podrías decir si William besa mejor que yo, ¿verdad?"

"Seguramente besa mejor que tú" dejó caer Yumi, con mala intención.

"¿¡QUÉ!?" Ulrich puso los ojos como platos.

"Lo que oyes"

"¿Estás segura?"

"¿Cómo que si estoy segura?"

Sin avisar, Ulrich avanzó hacia donde estaba Yumi, la cogió de la cintura y la besó fieramente, como si se le fuera la vida en ello. Yumi se dejó besar, saboreando los labios que tanto había echado de menos. Ulrich dejó de concentrarse en demostrar su masculinidad para centrarse en Yumi. Ella puso sus manos a ambos lados de la cabeza de Ulrich y siguió besándolo. El resto del grupo se quedó mudo, alucinando con la pareja.

"¿Besa él mejor que yo?" dijo Ulrich cuando se separaron. Yumi se tomó su tiempo para reaccionar.

"No. Él nunca me haría sentir lo que me haces sentir tú." Contestó decidida.

"Lo siento." Se disculpó él.

"Ulrich…"

"No, déjame acabar. No sé que es lo que me pasó por la cabeza ese día, pero ver como ése se te acercaba, yo…"

"Lo entiendo, y yo también me pasé el día que discutimos. Te llamé cobarde cuando sé que yo tampoco me lancé y no te dije nada. Lo siento."

"No pasa nada." Se abrazaron y Ulrich le dio un beso en la mejilla a Yumi. "Te he echado tanto de menos"

"Yo también"

La sala se quedó muda. Ninguno hablaba. Los enamorados se separaron y al ver las caras de sus amigos se ruborizaron. El que más asombrado estaba era Hiroki, porque no sabía nada de lo que estaba pasando.

" Ehh…, Hiroki, ¿qué era lo que querías?" dijo Ulrich, intentado distraer la atención de la gente.

"¡¡PERO SI ESTO ES UN BOMBAZO!!" clamó Odd emocionado. Yumi y Ulrich rieron.

"Odd, no hace falta que la armes." Pidió Yumi.

"Menos mal que ya os habéis aclarado la ideas, que esto ya parecía un culebrón" apuntó Aelita. "Me alegro por vosotros pero espero que no os peleéis nunca más porque, vamos, X.A.N.A. a vuestro lado parece un perrito manso."

Ulrich tomó la mano de Yumi y le dijo:

"Estoy seguro de que nunca más nos separaremos". Yumi sonrió, y supo que jamás volverían a quitarle esa felicidad.


Ta-da

Hasta aquí hemos llegado. Espero que os haya gustado y que el final no os haya perecido tan debilucho como a mí. Gracias otra vez por seguirlo :)

Nos vemos en el próximo fic de CL!