Ya tengo 19 años. Hace 4 años que terminé esta historia y hace más o menos 3 que terminé de subirla. Y todavía sigo recibiendo reviews de esta historia.

El año pasado me tocó empezar la facultad e irme a estudiar a otra ciudad. Buscando mis pertenencias a la hora de la mudanza, me encontré con esta historia impresa, un favor que me había hecho un amigo que la leyó. Y no pude resistirme a la tentación de releerla. ¡Qué vergüenza! Los primeros capítulos son sumamente sosos, lo reconozco. Pero van acorde a la edad y momento que transitaba yo cuando los redacté. En cambio, del 9/10 en adelante, que fue el momento en que retomé esta historia, son exquisitos. Yo misma me encontré atrapada por mi propia historia (y sorprendida de estarlo). Hay oraciones que leo y digo "Qué pendeja idiota pudo haber escrito esto? Dios, qué vergüenza!" y hay otras que leo y pienso "La puta madre, qué genio literario ha escrito esto, dios!", claro que, estos pensamientos, siempre son dirigidos olvidándome que fui yo la que lo escribió.

Quiero que sepan que aunque ya hace mucho que no transito foros ni subo historias, sigo leyendo y sobre todo, sigo escribiendo. Tengo, actualmente, una idea muy loca para un fic. Quizá lo suba, quizá no, veremos. Mis tiempos ya no son los mismos, pero mis ganas sí.

Esta historia no es un best seller ni será nunca un clásico de la literatura (o al menos eso pienso yo). No sé si llegará alguna vez a ser un libro publicado, no sé si la releeré y editaré para encuadernarla y guardarla en mi biblioteca. No sé si alguien ya no me la robó y la hizo libro. Pero para mí lo importante es saber que esta historia tocó más de un corazón. Que mucha gente se tomó el trabajo de leerla, de apreciarla y- más importante aún- hacérmelo saber. Acompañarme en cada paso, con cada capítulo, cada sugerencia o palabra de aliento se conviriieron en un peldaño que tuve en cuenta para seguir escribiendo y mejorar todos los días un poquito. Para esforzarme por incluir palabras nuevas, ideas que les interesaran a mis lectores. Esta historia será por siempre una de las más importantes de mi vida y, ciertamente, una de las más lindas.

No pasa un día sin que en mi cabeza no vuelen ideas para escribir cosas y todo esto se lo debo a la magia de las palabras y de la lectura. Se lo debo a todos ustedes, que publican, leen, critican y me han acompañado en esta trayectoria amateur de la escritura. Se lo debo a ustedes, que pasan los años y siguen comentando, porque me hacen sentir que reamente, valió la pena sentarme a escribir esto.

Esto no es un discurso de publicidad ni es un nuevo capítulo. No es, por nada en el mundo, un aviso de que voy a volver a publicar. No pretendo tampoco que sea un llamado a su nostalgia (sólo a la mía). Esta es mi manera de agradecerles a todos por los reviews, por la lectura. También a esos que nunca me dejaron comentario y leyeron el fic (si es que los hay). A todos esos que no tienen cuenta y me dejan unos reviews hermosos que me dan ganas de contestar. Esto es nada más y nada menos que un enorme "Gracias".

Corriendo el riesgo de ser redundante escribiré: "Muchas Gracias por todos sus reviews. Son realmente de mucha ayuda para mí. Gracias."

Atte: Coockie.