¡Hola queridos lectores! Siento mucho demorarme en subir lo capítulos, siendo que tengo todas las ideas de cómo llevar la historia. Hasta se me hace difícil escribir algunas partes cuando lo único que quiero es escribir el desenlace xD

¡Provecho!

Cap. 4

Edward POV

No pude soportar las últimas palabras de Bella. Me quebraron en pequeños pedazos que jamás podría volver a juntar. Bella dejó de amarme, superó mi partida y siguió adelante en sus proyectos y yo no estaba en ellos. Y todo aquello dolía peor que el infierno.

Tampoco podía recriminarle aquello, al fin de cuentas yo la dejé y fue ella la que sintió que yo no la quería en mis planes. Y me di cuenta de todo lo que había sufrido Bella en estos años.

Tantos años haciéndome la victima de mis propias acciones, pensando qué sería lo mejor para la humana que me había robado el corazón; sintiéndome victima de las circunstancias cuando estás las había creado yo.

Pensé que frente a las amenazas era mejor ceder, que no podría salvar a Bella de algún otro destino excepto el sufrimiento que viviría a mi lado, confinándola a pasar conmigo el resto de su vida en la oscuridad. Pero era mejor vivir con el mar en tu contra que sin el dueño de tu alma y yo había quitado todo a Bella. Y a diferencia mía, ella sobrevivió. Mientras que ella vivía cada día las experiencias de una vida normal, yo estaba confinado al pasado. Y no podía salir a flote.

Sentirme victima de las circunstancias cuando estás las había creado yo

Pero ya no sacaba nada con explicarle a Bella lo que había pasado en realidad, a la verdadera razón de mi partida. Tantas excusas cansan y ya no quería hacerle la vida más difícil a ella, pensando en que si no hubiesen pasado las cosas que pasaron, aún estaríamos juntos. Ridículo, ¿verdad? Me debería haber arrepentido de conocer a Bella y hacerla sufrir pero sabía, en el fondo de mi cuestionada alma, que no me arrepentía en lo más mínimo en haberme encontrado con ella.

Recordé que se acercaba Jacob y que debía apurarme en desaparecer pero realmente no tenía ganas de escapar nuevamente. Me tentó unos momentos la idea de encararlo y dejarle en claro que sus amenazas habían sido las causantes del dolor de Bella en estos años pero ya que había escapado hace diez años, dejar las cosas en claro ahora era demasiado tarde, y no quería darle problemas a nadie.

Miré el camino por donde se había dirigido Bella y sin pensarlo ya me hallaba corriendo hacia su destino, sin pensar que el sol saldría finalmente, a pesar de todo.

Bella POV

Seguí. Seguí y no paré, el auto no se detuvo en ningún punto de la carretera. Cada tanto aumentaba un poco la velocidad y obligaba a mí y a las leyes de la física a disminuir la distancia y el tiempo entre Phoenix y Port Angeles. Y es que el tiempo me sobraba y era lo que menos quería y necesitaba.

Luego de un rato de ese bloqueo mental que trataba de mantener con todas mis fuerzas, escuché sonar mi celular y, muy a mi pesar, caí a tierra para atender el teléfono que quizás desde que rato estaba sonando. No me molesté en ver el visor, sabía quien llamaba.

-¿Si Amor?- contesté de manera automática. No tenía las ganas de pensar más cosas en ese momento.

-Bella, amor ¿Dónde estás?- preguntó Jacob con tono preocupado.

-Te dije hace unos días y esta mañana, Jake, voy camino a ver a Rene. ¿Me estabas esperando ya en casa?- dije con tono inocente y sorprendida, auque sabía ya donde estaba.

-Emmm… si, llamé a tu oficina pero ya no estabas y me empecé a preocupar… ese olor extraño- concluyó susurrando para si mismo, sabía lo serio que estaría Jacob en ese momento y se me apretaba el estómago de solo pensar que se podría dar cuenta de quienes estaban rondando Port Angeles.

-Llegaré el domingo en la noche, te dejé la cena de hoy en el frezer pero tendrás que ir a almorzar donde Billy- me apresuré en decir, antes de que pensara más cosas.

-Gracias Bells, te llamo mañana en la mañana… - Jacob espera a responderle pero nuevamente me había bloqueado, pero esta vez la preocupación.

-Te amo- aclaró Jacob.

-Ah, si, salúdame a Billy- dije con el corazón en un puño y colgué de inmediato; no podía seguir manejando y hablar al mismo tiempo, me estaba ocupando mucho esfuerzo no salirme de la vía en ese minuto.

Pero me arrepentí de inmediato no haberle respondido un 'te amo' a Jake. Sabía que empezaría a sospechar y a dejar volar su imaginación.

A pesar de no haber estado todos estos diez años como pareja de Jacob, hablábamos todos los días y no hubo día en el que no le respondiera un te amo. Y al mirarlo desde afuera, la Bella de este último tiempo no podría haber sido mejor pareja en lo que responsabilidad y compañía se refiere, pero era un hecho irrefutable el que había estado vacía estos años. Y al pensarlo de nuevo detenidamente ese ensimismamiento que me afectó a la partida de Edward y que yo pensé haber superado… jamás me había dejado. Y lo peor no había sido el que me siguiera ese karma a mi espalda, sino que este tipo de sufrimiento había evolucionado hasta hacerme sentir que ya nada importaba y que lo mejor era hacer las cosas a gusto de los demás solo por hacer algo, a pesar de que no me importaba que se fueran de mi lado, que me dejaran como lo había hecho Edward, porque ya nada me importaba.

Agarré con más fuerza el manubrio, frustrada de darme cuenta al fin de lo que me hablaba Charlie todo este tiempo, de describirme para darme cuenta de la forma como estaba actuando. Pensar que me consideraba una mujer madura pero al menor indicio del pasado se resquebrajaba esa imagen que tanto me había costado construir de mí.

Subí el volumen de la radio para ahogar mis pensamientos en esas extrañas melodías que no había escuchado por diez años y decidí que podría derrumbarme con derecho de sobra, a derrumbarme hasta no quedar nada de esta Bella, que podría derrumbarme solo por esta vez, la última vez.

Al llegar a Phoenix a la mañana siguiente corrí a los brazos de Rene y de mi pequeña hermanita Sam. El viaje se me había hecho demasiado largo para ser solo de once horas y descansar en el regazo de mi madre y esconderme del mundo era siempre lo más agradable del mundo.

Jacob me llamó todo ese fin de semana, cada vez que pensaba que olvidaría todo de Forks y Port Angeles, aunque fuese por un momento, Jacob aparecía al otro lado del teléfono para recordarme de lo que estaba escapando, pero no lo culpaba, realmente estaba siendo una novia terrible al no llamarlo nunca y dejarlo perdido en nuestras conversaciones.

Phil tuvo la amabilidad de dejarme sola con mi madre el último día de mi estancia de aquel necesitado y frustrante fin de semana. Y realmente deseaba estar con mi madre, ya que era el último fin de semana que me había permitido sufrir por los errores del pasado y en la única en la que podía confiar todo… o casi todo.

Nos recostamos en su cama a hablar de nuestras vidas y a pesar de que no quería sacar yo el tema, inevitablemente saldría tarde o temprano.

-…Y Bella, amor, ¿Cómo están las cosas con Jacob? – sabía que a mi madre no le gustaba Jake y a pesar de que aceptaría todo de mi si eso me hiciera feliz, estaba segura de que encontraba mi relación con Jake poco sana. Aunque pensándolo bien, ¿cuál de todas mis relaciones había sido poco sana?

-Bien, como siempre, ya sabes- dudé de mi respuesta t Rene lo notó al instante.

-Cariño, sabes que nadie te obliga a estar con el, ¿verdad? Porque con que le guste a Charlie y le tengas un cariño como amigo no es suficiente y no significa que tengas que seguir en algo que, francamente, nunca has estado segura- mi madre no me miraba con cara de acusación sino de preocupación, y, por primera vez en tantos años, entendí por qué nunca había estado segura de mi relación con Jake.

Y no era un problema sobre lo que Rene pensaba sobre Jake, sino que era un problema de vacilación por parte mía al tratar de asegurar y reafirmar un amor por alguien por el que nunca sentí pasión alguna.

-Lo sé, es que últimamente han pasado cosas que me han hecho vacilar pero siento que no estoy siendo justa con Jake- afirmé ante la afirmación de mi madre.

-Tampoco lo estás siendo ahora Bella. No tienes que estar con alguien solo porque sientes que se lo debes.-

Esperamos un minuto en silencio para ordenar nuestras ideas. Sabía a lo que mi madre quería llegar. He inquirió nuevamente:

-Que Jacob no te haya dejado sola después de la marcha de…Edward – me dirigió una mirada preocupada, sabía que aún era un tema difícil de tocar, superado, pero difícil.- también se lo agradezco pero no estás siendo justa con nadie.

Miré a mi madre con cara incrédula. Sabía que mis cercanos estaban informados sobre lo mucho que me afectó la partida de mi primer gran amor, pero a los dos años ya estaba saliendo con otros chicos y pensé que ese gran muro que había construido para que mis padres no se preocuparan de mi pésimo estado emocional, lo había edificado con éxito.

-Si hija, ¿creíste que tu madre no se había dado cuenta del sufrimiento que pasaste por aquel chico? Y por supuesto no me refiero al típico sufrimiento de una ruptura… cuando se iban a casar… estaba tan emocionada.- me miró con ojos arrepentidos pero luego continuó- él no era como cualquier hombre, siempre lo supe al observar como lo mirabas. Y puedo asegurarte que nunca has vuelto a mirar a ningún hombre así….

Mis lágrimas, traicioneras y silenciosas, comenzaron a recorrer mis mejillas sin darme cuenta al instante de la situación. Es cierto, el sufrimiento este día estaba permitido, pero otra cosa muy distinta era imaginar que mi madre estaba de parte de mis dolorosos recuerdos que tanto trataba de ahuyentar y que esos recuerdos, que precisamente pertenecían al pasado, me atormentaran ahora.

-Mamá… Edward a regresado- logré decir con un hilo de voz.

Subiré lo más pronto el próximo capítulo, lean por mientras mi otro fic, Upper Side.

Jazzzzzzzzzz