EPILOGO

Disclaimer: los personajes le pertenecen a S.M. la historia es mia

Bella POV

Sonreía mientras los flashes brillaban sobre mi, ciertamente no me gustaban las fotos pero en una sesión de prensa son inevitables ¿cierto?

-Bien señores eso es todo, la rueda de prensa se termino- dijo Jonathan, yo me levante y fui a la parte de atrás del escenario.

-Muy bien hecho Bella ¿Cómo te sientes?- me pregunto Jonathan

-Muy bien, gracias- le dije sonriendo- pero promete que no habrá otra sesión de fotos mínimo en dos meses

-Vamos Bella no es tan malo

-Jonathan, regrese a trabajar hace un mes y ya llevamos tres sesiones de fotos, dos entrevistas, tres sesiones de prensa y una exclusiva ¿Por qué les parezco tan llamativa si no soy nada fuera de lo común?

-Bella, eres todo menos común, cielo eres una de los arquitectos que ha causado mayor impacto…

Jonathan comenzó con su monologo, para mi suerte su secretaria toco a la puerta y después entro

-Buenas tardes, el señor Cullen esta aquí- me dijo, yo sonreí

-Hazlo pasar por favor- le dije, la secretaria asintió y se fue, minutos después entro Edward

-Edward, ¿Cómo estas?- le pregunto Jonathan saludándolo

-Excelente y ¿tu Jonathan?

-No me quejo… bueno ya me voy, te veo el Lunes Bella, adiós Edward- se despidió

Jonathan saliendo de la habitación

-¿Cómo estas?- me pregunto Edward- Te ves algo pálida

-Estoy bien, solo fue una sesión de prensa ¿Nos vamos?

-Claro- me dijo Edward tomando mi saco, caminamos tomados de las manos al auto

-Olvide decirle a Jonathan sobre los planos del edificio de Madrid- me dijo Edward

-¿Por qué no vas a decirle?

-¿No crees que ya se haya ido?

-No, me comento que se quedaría en la oficina hasta tarde

-OK, no tardo- me dijo y fue corriendo al elevador, voltee y busque el coche y al llegar me di cuenta de que no llevaba las llaves, así que me recargue en el auto a esperar a Edward.

-Buenas tardes señorita- me dijo un tipo acercándose a mi

-Buenas tardes

-¿Olvido las llaves dentro del auto? Quiere que le ayude

-No gracias, no olvide las llaves dentro, pero gracias

-Bunas tardes señorita Swan- me saludo otro tipo acercándose y junto a el dos mas

-Hola- les salude asustada

- Me impresiono la sesión de prensa, felicidades- me dijo uno de los tipos

-Si, sus trabajos son excelentes- dijo otro

-¿Le gustaría salir conmigo?- dijo uno mas siendo mas directo

-La señorita Swan ira conmigo a cenar ¿Cierto señorita Swan?- dijo otro

-Yo… bueno- intente decir

-Ella no podrá ir con ustedes porque ira conmigo, ¿Me hará ese gran honor señorita Swan?- me pregunto otro

-Yo, lo lamento pero no puedo ir con ninguno de ustedes- les dije

-¿Por qué señorita Swan?- me pregunto un tipo

-Porque en primer lugar ella ya no es señorita Swan, es la señora Cullen y en segundo lugar ella no esta disponible para nadie mas que no sea su esposo y ese soy yo- dijo Edward parándose a mi lado, yo le sonreí, los tipos nos miraron avergonzados y después de pedir disculpas se marcharon.

-Tendré que comprarte un anillo que llame mas la atención, para que lo noten en tu mano- me dijo Edward, abriendo la puerta para mi y después cerrándola cuando ya había entrado, yo solo sonreí, se metió en el coche, llevaba el ceño fruncido, se veía adorable, encendió el coche y salimos del estacionamiento, su mano estaba en la palanca de velocidades, para tranquilizarlo puse mi mano sobre la suya.

-No te enojes amor- le dije mirándolo, en un semáforo en alto puso su mano izquierda sobre la mía y miro nuestras manos, un débil rayo del sol hizo brillar nuestras alianzas en nuestras manos, el sonrío y se relajo, cuando se puso la luz verde soltó mi mano.

-Clarisse me llamo y me dijo que nos espera en la casa de mis padres- me dijo Edward

-Perfecto- le dije sonriéndole.

Al llegar a la casa de Esme y Carlisle nos abrió Rosalie.

-Hola Bell`s- me dijo abrazándome

-Hola Rose

-¿Qué tal Edward?- le saludo Rosalie con un beso en la mejilla- estamos todos en la sala esperándolos

Caminamos a la sala, allí estaba toda la familia, todos nos comenzaron a saludar: Esme, Carlisle, Alice, Emmett, Jasper y Jake… yo ya estaba impaciente, el día de hoy casi no la había visto y ya la extrañaba, comencé a buscarla con la mirada por la sala pero no la encontré… y tampoco estaba mi padre

-Clarisse y ¿Elizabeth donde esta?- le pregunte a la nana de Elizabeth

-Esta con el señor Swan en el jardín

-Gracias- le dije y mientras todos platicaban yo fui al jardín, sentado bajo la sombra de un árbol estaba mi padre con mi pequeña hija en brazos.

-Hola- lo salude acercándome

-Hola cielo- me saludo mi padre levantándose y besando mi frente

-¿Cómo están?

-Muy bien… es tan pequeña y tan bonita, se parece tanto a ti lo, que no me explico es como puede dormir tanto- me dijo mi padre sonriendo y dándome a mi pequeña Elizabeth de seis meses.

-Es un bebé, ellos solo duermen y comen- le dije sonriéndole, mi padre nos miro y sonrío

-¿Quién diría que mi pequeña niña ya es madre? ¿Quién te dio permiso de crecer Bella?- me dijo mi padre sonriendo

-Yo también le prohibiré a Elizabeth crecer- dijo Edward yendo a mi lado abrazándome y besando la frente de nuestra hija

-Buenas tardes Charlie- saludo Edward a mi padre

-Hola Edward

-¡Hey! ¿Vendrán a ver el partido o se quedaran allí?- les pregunto Emmett

-¿Vamos cielo?- me pregunto Edward

-En un momento los alcanzo- le dije, el y mi padre asintieron y fueron a la sala a ver el partido de béisbol, yo me senté bajo el arbolo mientras veía a mi hija, poco a poco fue despertando, me sonrío y comenzó a jugar con mi cabello

-Hola pequeña ¿Cómo estas?- le dije a mi hija, ella estaba concentrada en jalar un mechón de mi cabello, yo sonreí, era tan hermosa, con su cabello cobrizo y sus ojos color chocolate, su piel era suave y blanca y olía delicioso, amaba tanto a ese pequeña personita y pensar que casi ninguna de las dos vivimos para contarlo, aun recuerdo la vez que le dije a Edward que estaba embarazada.

Edward y yo llevábamos poco menos de cuatro meses de casados, todo iba perfecto, vivíamos en un amplio departamento en la zona mas exclusiva de Nueva York, nuestras carreras iban excelentes, progresando, estábamos en la cima.

Pero todo comenzó a ir mal una mañana de Agosto. Edward estaba de viaje en Londres, yo me había quedado por que debía presentar un proyecto, esa mañana me levante con nauseas y pase gran parte de la mañana en el baño vomitando, no quería preocupar a nadie así que no le dije a nadie.

La semana paso igual, yo tenia nauseas, asco, mareos… pero todo empeoro un día en el que a Alice se le ocurrió llevarme de compras.

Flash Back

-Alice, ya me canse ¿Podemos parar por favor?- le dije a Alice sentándome, en una banca que había en los pasillos del centro comercial

-Pero Bell`s si no nos apuramos no lograremos recorrer todas las tiendas- me dijo Alice haciendo un puchero, de la nada comencé a sentir nauseas y mi escaso almuerzo tenia ganas de salir, me dirigí corriendo al baño.

-¿Bella que sucede?- me pregunto Alice asustada

-Estoy bien Alice, no te preocupes- le dije saliendo del cubículo del baño

-¿Cómo no me voy a preocupar? Si estas igual de pálida que la ultima vez que te vi en Londres, llamare a papá- me dijo tomando su celular, yo se lo quite

-No es nada grave, no me siento tan mal como la ultima vez solo son nauseas, mareos, asco… además Alice de eso ya pasaron años- le dije a Alice, ella me miraba como si ella supiera algo que yo no- ¿Qué?

-Y de casualidad… no has tenido ¿Antojos?

-¿Antojos? De que hablas Alice- le dije mirándola, ella tenia una sonrisa de oreja a oreja… un momento, nauseas, mareos, asco, antojos… ¿Yo? ¿Embarazada?..

-Bell`s ¡puedes que estés embarazada! ¡Tendré una sobrinita! Hahahahaha – empezó a gritar Alice. Yo estaba estática ¿Seria posible que estuviera embarazada?

-Hola papi, ¿Estas todavía en el hospital? Quiero que revises a Bella… no papi, no es nada malo… bien, te veo en un rato, besos- dijo Alice colgando su celular… ¿A que hora había agarrado su celular Alice?- ven Bell`s papá te revisara

Fuimos al hospital y después de una revisión rutinaria y el examen para ver si estaba embarazada, Alice y yo salimos del consultorio de Carlisle.

Esa noche me la pase dando vueltas en la cama ¿Seria posible que yo tuviere en mi vientre a una pequeña personita? Un bebé de Edward y mío ¿Cómo seria? ¿Seria un niño o una niña? Me dormí imaginando entre mis brazos a un perfecto bebé mirándome.

Al día siguiente fui al consultorio de Carlisle.

-Buenos días Bellas

-Hola Carlisle- lo salude al entrar

-Siéntate por favor- me dijo Carlisle, yo me senté

-Bueno Bella, esta vez si espere a que estuvieras aquí para poder abrir tus estudios- me dijo sonriendo, yo también sonreí, tomo el sobre y saco una hoja, la leyó por unos momentos y después me miro.

-Estas embarazada Bella, pero temo decirte que tu cuerpo no soportaría el embarazo- me dijo Carlisle mirándome

-¿Cómo que mi cuerpo no soportaría?

-Por tu enfermedad tu cuerpo quedo con secuelas, tus huesos, tu columna no soportaría el peso del bebé y habría un gran riesgo de que a la hora del parto uno de los dos muera, o en el peor de los casos los dos.

-¿Estas diciendo que no tenga al bebé?- le pregunte sorprendida

-Seria lo mejor, podría quedar solo entre nosotros Bella, todo saldrá bien- me dijo Carlisle, yo me levante

-No Carlisle, tendré a este bebé… quiero a este bebé- le dije enojada y salí de su consultorio sin voltear cuando me llamaba.

Para mi sorpresa cuando llegue al departamento allí estaba Edward, se suponía que no llegaría hasta dentro de tres días.

-Hola amor ¿Dónde estabas?- me pregunto Edward, ¿Qué pensaría el del embarazo? Lo vería como lo vio Carlisle… no lo creo, el y yo éramos los padres, era nuestro bebé, quizá el me ayudara a convencer a Carlisle, suspire ¿Qué hacer?

-Me estas asustando Bella- me dijo, yo le sonreí

-Esta todo bien ¿Quieres que cocine?

-No, hoy cocinare yo- me dijo Edward, yo sonreí y lo acompañe a la cocina, comenzó a cocinar, platicamos sobre su viaje y el rumbo de la empresa, de repente me llego un olor muy fuerte, horrible, no se que era, pero tuve que ir corriendo al baño, cerré la puerta del baño tras de mi.

-¿Bella que sucede?- me dijo Edward, yo no abrí y no respondí -¡Bella abre la puerta!

Edward comenzó a tocar la puerta

-Bella, se que hay algo mal, dime que es… ¡Isabella!- respire profundo, me moje la cara y salí del baño, Edward me miraba preocupado, me senté en el sofá y Edward junto a mi

-Ayer fui al consultorio de tu padre…

-¿Porque no me hablaste al celular Bella? Hubiera venido al momento

-Tranquilo… Edward, sabes que por la enfermedad que tuve soy muy delicada, porque me quedaron secuelas y demás… el punto es que estoy…Edward estoy embarazada, pero Carlisle cree que no soportaría el embarazo y que en el parto una de los dos puede morir- le dije a Edward, el se levanto, paso su mano por su cabello cobrizo, tomo su celular y llamo a su padre, hablaron por un rato y después cuando colgó Edward me miro afligido

-Lo siento Bella, yo no… no te preocupes, saldremos de esto, mi padre nos ayudara, perdóname por poner tu vida en peligro de esa manera- me dijo Edward… yo no podía dar crédito a lo que estaba diciendo… el también quería que abortara al bebé

-quizá a ti no te guste la idea de ser padre Edward pero a mi si me gusta, tendré este bebe te guste o no

-¡¿A cambio de que Bella? ¡De tu vida!

-¡A mi no me importaría dar mi vida por la de este bebé!

-¡¿Y que tipo de vida tendrá? ¡ ¿La misma que la de nosotros que perdimos a nuestras madres porque dieron su vida por la nuestra? No Bella, hay otras formas… podemos adoptar a un niño.

-Tu tuviste una buena familia su futuro dependería de ti, de tus decisiones

-¡Yo no me haría cargo de esa criatura¡

-Ok, solo te digo que en este momento tengo a un bebé en mi vientre, yo no lo matare y como ya te dije si es necesario dar mi vida por la de el la daré y si no piensas ayudarme ¡Bien! Lo haré yo sola- le dije tomando las llaves de mi auto y saliendo del departamento, me siguió hasta el estacionamiento pero no logro detenerme, salí a toda velocidad en mi auto y vague por un rato por las calles, después de pensarlo me dirigí al aeropuerto y tome el vuelo mas próximo a Madrid, iría con Jacob.

Cuando llegue a casa de Jake llame a la puerta, segundos después me abrió.

-Bella, hola cielo, pasa- me dijo dejándome entrar a su casa, suerte que no estaba casado y que no tenía novia- siéntate por favor ¿A que se debe esta sorpresa?

-Jake necesito tu ayuda- le dije e inevitablemente comencé a llorar, el me abrazo

-¿Qué sucede? ¿Qué va mal?- me pregunto Jake besando mi frente, le conté todo detalle a detalle, el solo me escuchaba mientras me consolaba, cuando termine de contarle lo mire, estaba serio… ¿Pensaría igual que mi esposo y que mi suegro?

-¿Qué piensas Jake?- le pregunte expectante

-¡Sere tío! Bell`s ¡Es increíble! ¿Que será una hermosa niña o un fuerte niño? No importa, yo te ayudare Bell`s eso no tiene que dudarlo, hiciste bien en venir conmigo- me dijo sonriendo, después se acerco a mi estomago- El tío Jake te cuidara chiquitín

-Gracias Jake- le dije, el me abrazo

-No hay nada que agradecer hermanita, pero tenemos que irnos de aquí, ellos saben que vivo aquí y que vendrías conmigo ¿Qué te parece si vamos a la casa que tengo en Italia? ¿O donde te gustarla vivir?

-En Italia esta bien- le dije sonriendo, el me regreso la sonrisa y fue a su cuarto a empacar sus cosas. Salimos esa misma noche a Italia.

El tiempo pasaba rápidamente, cuando me di cuenta ya llevábamos allí Jake y yo cuatro meses, mi vientre ya estaba abultado, mi pequeña tenía ya cinco meses, era un poco inquieta y pateaba mucho, a Jake le divertía ver como se veía mi estomago cuando Elizabeth pateaba… todo iba perfecto, cada mes Jake y yo íbamos al doctor y mi hermanito se encargaba de cumplir mis antojos, me hacia compañía y estaba todo el tiempo atento a mi. Pero una mañana llamaron a la puerta, Jake fue a abrir y ¿Con que nos encontramos? Pues para nuestra sorpresa allí estaban siete Cullen y mi padre, fue una mañana desastrosa, Jake, Alice, Emmett, Esme y Rose peleaban contra Carlisle, Jasper, Edward y mi padre, yo solo me senté en el sillón a verlos discutir, ya que era una gran hazaña que Rosalie y Jacob pelearan con alguien más que no fuera entre ellos mismos, Emmett solo decía tonterías como:

¡El bebé!

¡Mi sobrino!

¡Quiere vivir!

¡Déjenlo existir!

Cuando le dije que era niña, el solo cambio la palabra sobrino por sobrina y siguió gritando eso hasta que Rosalie lo cayo y después entre ellos se pusieron a pelear, después Carlisle se tranquilizo ya que el nunca haría nada que le molestara a Esme y después mi padre se puso a pelear con Edward… después de un rato me desespere

-¡Pueden callarse ya!- les grite, todos me miraron- Creo que se les olvido el pequeño detalle que yo puedo decidir y que no necesito que ninguno de ustedes decida por mi, ya tengo la suficiente edad como para saber lo que esta bien y lo que esta mal y lo que me conviene y lo que no, mi decisión esta tomada y ninguno de ustedes podrá cambiarla ¿Por qué no solo respetan mi decisión? Y si no les parece solo retírense y dejen a mi bebé y a mí en paz

-Pero Bella…- me intento decir Edward pero yo no lo deje hablar

-No Edward, ya no quiero mas peros, se que no quieres que tenga al bebé, se que no lo quieres… no te preocupes, yo me haré cargo de ella y en caso de que yo no pueda Jake se hará cargo de mi hija, nunca le faltara nada a Elizabeth Carlie Swan, ya no quiero tener nada que ver contigo… Edward creo que lo mejor será terminar con este matrimonio, quiero que nos divorciemos… iniciare el proceso en cuanto este mejor, ahora si me disculpan iré a descansar un poco- les dije saliendo de la sala, Alice, Rose, Emmett y Esme fueron tras de mi, todos fuimos a mi habitación.

-¿Elizabeth Carlie? Es hermoso ese nombre- me dijo Alice

-¡Una niña! será tan hermosa como tu- me dijo Rose, yo sonreí, Esme se acerco a mi y me abrazo

-será una niña muy sana, ya lo veras, las dos estarán bien- me dijo Esme, yo la abrace

-¡Seré tío! Yuhu tendré una mini Bella para jugar… le enseñare a jugar football americano y a trepar árboles- me dijo Emmett y abrazándome- comeremos muchos dulces pequeña y tu mami no lo sabrá- le susurro a mi vientre, yo sonreí

-Bella ¿Podemos hablar por favor?- dijo Edward entrando a mi habitación, Rosalie se paro frente a mi al lado de ella Alice y frente a ellas Emmett

-Creo que había quedado claro que ella ya no quería saber nada de ti Cullen- le dijo Rosalie

-No le pondrás un dedo encima a Bella ni a Lizzie- le dijo Alice

-Bella, por favor escúchame- me dijo Edward suplicándome con la mirada

-Ok, esta bien chicos, estaré bien- les dije, ellos me miraron y después miraron feo a Edward

-No confío en el- dijo Alice ácidamente

-Tranquila Alice todo estará bien- le dije mirándola

-Le pones un solo dedo encima a Lizzie o a Bell`s y juro que te mato no me importa que seas mi hermano- le dijo Emmett saliendo la habitación tras Alice, Rose y Esme, cuando salieron cerraron la puerta.

- Solo habla rápido Cullen, tengo cosas que hacer- le dije sentándome en la cama, el se arrodillo a mi lado y tomo mi mano

-Lo lamento Bella, en verdad lo siento, se que mi reacción ante la llegada de este bebé no ha sido la mejor pero entiéndeme, tu vida esta en peligro, te podría perder Bella… los seis años que pase sin ti fueron un martirio, todas las noche recordaba el día que estuvimos en el almacén en Londres pensando en mil formas en las que pude haberte salvado ese día, ideando un millón de formas para poder ir en tu encuentro en caso de que hubieras muerto, Bella eres mi vida yo no podría vivir si tu no estas a mi lado … se que eres una persona muy terca y si quieres algo siempre lo consigues, yo prometí estar contigo en todo momento frente a Dios el día de nuestra boda y lo cumpliré…juntos para siempre, si tu decisión es tener a esta criatura, te apoyare pero debes prometerme que lucharas por la vida de ambas y yo a cambio te prometo que en caso de que llegaras a faltarle a nuestra hija siempre veré por su bien, cuidare esta pequeña niña, tuya y mía - me dijo Edward, las lagrimas rodaban por mis mejillas, abrace a mi esposo

-Te prometo que me esforzare- le dije al oído, el se sentó al lado mío en la cama y me miro, puso su mano en mi vientre

-Hola Carlie ¿Cómo estas linda? Lamento lo que hice pero de ahora te prometo que siempre veré por tu bien pequeña- le dijo Edward a mi vientre, en ese momento Carlie pateo la mano de Edward, ella sabia quien era, sabia que era su papá, Edward me miro y sonrío feliz.

Fin Flash Back

Esa había sido la peor pelea que había tenido con Edward, pero en los dos meses siguiente el fue mi apoyo total, ya que cada día empeoraba mi estado de salud, no podía levantarme de la cama y constantemente me sentía débil.

Carlie nació solo teniendo siete meses, sobra decir que el parto fue complicado, después de que nació Carlie estuve tres meses en coma, pero por suerte logre despertar unas semanas después de que a Carlie la habían sacado de la incubadora y ahora aquí estaba mi pequeño ángel, en mis brazos, sana y salva.

-Bella amor ¿Qué haces allí?- me dijo Edward sentándose a mi lado

-Recordando- le dije mirando a nuestra nena que en cuanto vio a Edward sonrío y empezó a revolverse en mis brazos para que la cargara su papá, el sonrío y la cargo

-Hola tesoro- la saludo haciéndole mimos a Lizzie, yo solo podía admirar embelesada la escena, sintiéndome orgullosa, feliz, satisfecha y agradecida con la vida y con Dios por haber puesto en mi camino a los Cullen y darme la oportunidad de experimentar la hermosa sensación de ser madre regalándome a mi pequeña.

Soy Isabella Marie Swan tengo 24 años y soy una fiel testigo de que los milagros existen, solo hay que tener fe y luchar con valor para poder salir adelante, no importa que tantos obstáculos te ponga la vida, lo importante es levantarse e intentarlo de nuevo, nunca te des por vencido, siempre busca la manera de salí adelante guiándote por la luz de las personas que están a tu alrededor y que te quieren, no permitas que te opaquen, lucha por lo que quieres, esfuérzate para obtenerlo y lo tendrás, nunca te detengas, sueña, mira siempre hacia el frente, con la frente en alto enfrentándote a todo y recuerda que no hay mal que por bien no venga.


Hola! ¿Qué les parecio el final? Espero que les guste y bueno… gracias a todas las chicas que me siguieron en esta historia, mil gracias por sus reviews, sus alertas, por haberme agregado a sus favoritos, mil gracias, espero verlos en mi nuevo fic, decidi subir el primer capitulo hoy asi que espero leer sus reviews

Nos leemos pronto. Las quiero mucho mucho

Atte: Jazz