Disclaimer: Nada de lo que reconozcas es mío y así.

Regalo de cumpleaños (atrasado) para sara_f_black; espero que te guste, aunque sea un poco :) Y, como nota para que entiendan bien el drabble, los lirios en inglés se llaman lilys.


Lirios de San Valentín

Se encontraba sentada en la sala común, leía. Estaba conciente de que era más de medianoche, pero simplemente no podía conciliar el sueño. Y, ciertamente, tampoco podía concentrarse en su libro.

Aquél día (o el día anterior, según por donde se mirase) había sido San Valentín y, normalmente, cada vez que llegaba esa fecha, James Potter siempre iba persiguiéndola por todo el castillo, ofreciéndole bombones y una cita que jamás olvidarás, Evans, pero ese día fue la excepción.

Desde que se levantó, estaba preparada para soportar la enorme cabeza de Potter hostigándola durante el resto del día y, al contrario de lo que ella esperaba, no lo hizo. Ni una palabra en todo el día, ni siquiera una mirada. Entonces estaba sorprendida, no decepcionada, sino sorprendida.

Justo cuando comenzaba a reñirse a sí misma por seguir pensando en ello, el retrato de la Dama Gorda se abrió. Y por él entró la razón por la que se encontraba en la sala común, sin poder dormir.

—¿Por qué tan tarde, Potter? —preguntó con dulzura, logrando que James se sobresaltara. Cerró su libro y se levantó— Debería quitarle puntos Gryffindor.

—Oh, vamos, Evans —comentó con una sonrisa—. Sólo paseaba por allí —siguió sonriendo ante la expresión dura de la pelirroja y agregó:—, además, estaba trayendo tu regalo del día de San Valentín.

Lily parpadeó un par de veces, para después alzar una ceja.

—Siéntate, mi querida Evans, por favor —la joven puso los ojos en blanco, pero obedeció.

James se sentó a su lado, y con un rápido y singular movimiento de manos, hizo aparecer un ramo de lirios.

—Magia muggle, ¿qué te parece? —presumió el muchacho.

Lily hizo un amago de sonrisa.

—¡Vaya, lirios! —comentó con un fingido tono de sorpresa— Qué original eres, Potter —agregó con voz socarrona.

La pelirroja detestaba que usaran como excusa su nombre para así regalarle lirios, como si aquella fuera su flor favorita.

—No te traje lirios por tu nombre, Lily —la contradijo James—. Los traje por su significado.

—¿En serio? —dijo ella con un dejo de curiosidad en la voz— ¿Y qué significan?

—Significan —James sonrió—… te reto a que me ames.

Por la expresión en el rostro de la pelirroja, James supo que no se esperaba una respuesta como aquella. Con un ágil movimiento, y antes de que Lily pudiera reaccionar, el joven se acercó a ella y le robó un beso. Rápido y corto.

Puso los lirios en las manos de la muchacha y se fue hacia su dormitorio. Y Lily pensó que talvez, sólo talvez, Potter no era tan malo como ella creía.


¿A que lo del significado de los lirios es bonito? Pues lo saqué de la pelicula Imagine Me & You, y se las recomiendo (aunque si son homofóbicos, mejor no).

Pues nada, ya saben que dejar reviews adelgaza ;)