Crónicas de Tokyo de Cristal I: Preludio

Por Mary Shirou


Capítulo 31: El castigo de Mina. Consecuencias. Cambios en el juego.


Mansión Kai'ou

Finalmente, Michiru y Luna, llevando consigo a Mina, llegaron a la mansión, donde ya las estaba esperando Molly, ahora más conocida como Mikaia, acompañada por Hertha y Adalia

"Hasta que llegaron"- dijo la Senshi de Fuego, con una sonrisa sádica

"No estoy para recibir tu sarcasmo, Adalia, hay que ayudar a Mina"- dijo Luna, con una mirada dura

"Tendrás que esperar hasta que nuestra Señora hable con Mina"- dijo Molly con un tono soberbio:- "Aunque reconozco que hasta yo misma estoy esperando la clase de castigo que se ganará esta señorita"- y sonrió siniestramente

"Mina sólo se salió de control… Cualquiera lo haría con la actitud imprudente de un humano ignorante"- replicó la de cabellos negros, algo más enojada

Como respuesta, fue apartada violentamente por Adalia, mientras que Hertha miraba con sorpresa la actitud de la senshi de Neptuno, la que entregaba voluntariamente a Venus a su compañera de armas.

"¿Y tú no piensas defenderla?" — preguntó, con algo de malicia en la voz

"No tengo por qué hacerlo. Creo que todas fuimos lo suficientemente inteligentes para advertir una y otra vez que no se dejara llevar por sus impulsos. No lo hizo; no tengo por qué pagar las consecuencias"— respondió la de cabellos marinos, con simpleza.

Molly movió la cabeza afirmativamente, aprobando la actitud de la otra.

"Ve a descansar. Esta niña te debió causar más de un problema, así que te mereces un relajo de todo esto" — dijo la princesa de la Tierra, mientras se retiraba con las Elementales: — "Luna, después hablaremos"

Luna se quedó con una expresión preocupada, mientras que Kai'ou asintió con la cabeza, comenzando a retirarse

"Espera"— dijo la del planeta Mau: — "¿Te vas así de simple? ¿No te preocupa lo que puede pasar con Minako?"

"Si vas a actuar por sentimentalismos baratos, deberías regresar con Serenity y pedirle perdón por tus faltas. Por lo sentimental que es, claramente te perdonará… Pero nuestra Señora no es así, y deberías acostumbrarte a ello"- respondió, secamente.

"¡Pero Mina es tu aliada!"- insistió la otra

"Exacto. Es mi aliada, no mi amiga"— y se marchó.

La otra se quedó ahí, con una expresión irreconocible.

"La verdad es que no sé cuán misericordiosa esté Serenity en estos días… Ya me ha dado dos palizas gratis; no quiero pensar en cómo será la próxima"— se quejó, antes de marcharse a su propia habitación.

Ninguna de las dos se fijó que eran observadas por Elia y Azariel.

"Primero Amy y ahora Luna… Algo hay en nuestra Señora que está debilitándose… ¿O será que esa mujer es marioneta de alguien más?"- dijo Azariel, con diversión en sus palabras.

"No deberías divertirte con eso… Si hay alguien que puede creer que puede dominar a Sailor Chaos por mucho tiempo, debería temblar en lugar de seguir divirtiéndose a costa de ella"— dijo Elia, con seriedad.

La de cabellos azulados miró con sorpresa a la otra

"¿Sailor Chaos? ¿Cómo sabes eso?"— preguntó.

"¿Cómo no saberlo? Cuando Serenity enfrentó a Sailor Galaxia, ésta poseía la Semilla de Chaos en su interior. Con el poder descontrolado y oscuro de la Princesa, la Semilla tomó la forma que le acogió inconscientemente en todo este tiempo, pero no deja de ser Chaos. Ése es conocimiento ancestral del cual incluso la propia Reina Serenity era conocedora"— respondió la Elemental, con voz neutra.

"¿Pero cómo alguien pudo despertar a Sailor Chaos? A menos que sea un ser totalmente corrupto, no puede despertar a una Senshi Creadora tan corrompida"

"Sí…"

"¿Es por eso que ahora dudas en permitir que tu hija se acerque a Chaos?"

"No metas a Sasha en esto; ella está por el momento a salvo junto a Serenity"- y la mirada de la rubia se endureció.

"Si quieres protegerla… Deberías ir con Serenity con todo lo que sabes"—y la mirada de Azariel se llenó de preocupación.

"Aún no… Quiero averiguar lo más posible antes de ir donde ella"— y se volteó para retirarse.

"¡Alto! ¿Realmente estás pensando en esa posibilidad? ¡Si esa mujer… Si nuestra Señora es realmente Sailor Chaos, estás firmando tu sentencia de muerte! ¡Y ni siquiera pienses en Mikaia!"

Elia se volteó para mirar a su compañera y sonrió tristemente.

"Desde que renací para servir a Sailor Chaos supe que tenía la hoz de la muerte en mi cuello… Sólo dame el tiempo suficiente para averiguar la verdad y hablar con mi hija aunque sea una vez…"— y sin decir más, se retiró, dejando a Azariel con una mirada sumamente triste.

"Ojala yo fuera tan decidida como tú, Elia…"- y empuñó tan fuerte sus manos que comenzó a brotar la sangre libremente: — "No te preocupes, te daré todo el tiempo que necesitas"


Mansión Ten'ou

La tensión luego de la declaración de Monique no había pasado. De hecho, el ambiente estaba como para cortarlo con un cuchillo.

"Quiero preguntar algo, Monique, y quiero que seas sincera"- dijo Haruka, con dureza en la voz:- "Si ni siquiera Tokyo de Cristal está garantizado, ¿para qué te esmeras tanto en hacernos combatir aun cuando pareciera que todo está perdido?

Muchos miraron a la Senshi con sorpresa e incluso con unas pocas miradas de aprobación, cosa que ni siquiera inmutó a la Senshi del Destino. Monique, como respuesta, se sentó al lado de Serenity y con delicadeza tomó sus manos.

"Serena, ¿por qué luchas tú?"— le preguntó.

La Princesa meditó por unos momentos hasta que respondió, con voz clara.

"Es porque aún creo en Tokyo de Cristal. Lucho por ese destino, aun cuando sé que probablemente no sea igual a como lo vimos hace ya tanto tiempo atrás".

Júpiter y Mars asintieron, con una sonrisa cálida.

"¿Es una buena razón para luchar?"— insistió la pelirroja

"Sin dudarlo"— respondió la rubia

"¿Darías algo para que se compruebe que estás tomando el rumbo correcto?"— volvió a insistir

"Para algo me mostraste esa Visión, Monique. Ni siquiera quiero dar pie a que se dé ese destino en lugar a lo que deseo"- replicó la Princesa, con un rubor en las mejillas.

"Me parece"— sentenció Lacrois, soltando las manos de Serena

Luego, se dirigió donde se encontraba Hotaru, quien la miraba con una expresión perpleja

"¿Y por qué me quieres preguntar por qué lucho?" — preguntó Tomoe, con una media sonrisa: — "Deberías saber bien que yo también creo en ese destino y deseo con todo mi ser encontrarme nuevamente con Rini"

Como respuesta, la mayor acarició con fuerza la cabellera de la pequeña, quien soltó un puchero ante el acto.

"Me alegro que tengas tanta fe, pequeña. No por nada después de la muerte, hay esperanza y vida"- dijo Lacrois, con una sonrisa [N/A: La frase en cursiva es directo del manga de Sailor Moon S, por las dudas]

La menor sonrió, para notar que su maestra se dirigía hacia Sailor Galaxia.

"Freya… ¿por qué combates? De todas las que estamos acá, junto con las Anima Mates, eres la que tiene menos motivos para luchar de nuestro lado"— preguntó la Creadora, con una sonrisa.

La de cabellos rubios sonrió tristemente, sabiendo que las palabras de su Maestra eran absolutamente ciertas. Como respuesta, se acercó a Serenity y le tomó las manos con suma gentileza para luego besarlas con suavidad.

"Esta hermosa estrella me enseñó lo que era tener esperanzas, creer en el futuro y ver la belleza de la humanidad aun cuando ésta esté manchada por la oscuridad y la corrupción… ¿Cómo podría quedarme quieta sabiendo que ella está en peligro y que el Mal la desea a su lado más que nunca? Eso sería seguir traicionando mi código de Senshi y todo aquello en lo que creo"— declaró la mujer, con una sonrisa cargada de serenidad y agradecimiento.

Serena sonrió agradecida ante el hecho, sintiéndose acompañada y comprendida.

"Creo que he escuchado la mayoría de las respuestas que realmente me interesan"- dijo Lacrois y miró directamente a Haruka, quien se veía avergonzada al notar la decisión en las palabras de sus compañeras y su Princesa: — "Y tú, Haruka, ¿por qué luchas?"

Todas miraban expectantes la respuesta de la líder de las Outer Senshis, la cual tenía sus manos empuñadas.

"Yo lucho por todo aquello en lo que creo… En la justicia, en un futuro lleno de paz, y sobre todo, por la luz que emana del corazón de mi Princesa…"— y se acercó hasta llegar a Serena. Se puso a sus pies y, al igual que lo hicieron las otras mujeres, tomó en sus manos las de la Princesa y las besó, esta vez con adoración y amor: — "Perdóneme mi Princesa, por dudar de todo esto"— y brotaron lágrimas avergonzadas

"Tranquila, Haruka… Todo esto nos ha llevado a desconfiar hasta de nosotras mismas… Pero hallaremos la manera de solucionar esto… Por el futuro, por nuestro futuro"— y sonrió amablemente para apegar a sí a la guerrera.

Todas miraban con ternura y especialmente con una tan ansiada tranquilidad.

"Bien, mejor vamos a descansar y reponer energías. Mañana será un nuevo día y me temo que pronto tendremos que dar frutos de todo lo que hemos aprendido" — dijo Monique, con una sonrisa tranquila

Todas asintieron y se fueron retirando, siendo la última Hotaru

"Monique…"— preguntó ésta

"¿Si?"

"Y tú… ¿Por qué luchas?"

La pelirroja pasó a su lado, con una sonrisa absolutamente confiada.

"¿Tanto importa mi respuesta, Hotaru? Algún día te la daré, pero no hoy, pues creo que redundaría en muchas cosas de lo que ellas dijeron"— respondió e hizo un guiño.

"Pero no es todo"— replicó Saturn

"No, no es todo… Pero aún no puedo dar mi respuesta completa, así que paciencia"— y se marchó, dejando a la menor haciendo pucheros, hasta que se detuvo en un detalle…

Si Monique parecía tan feliz con las respuestas… ¿Por qué sus ojos demostraban tanta tristeza?


Mansión Kai'ou

En lo más profundo de la mansión, que probablemente ya no podía llamarse eso mansión, se encontraba Mina colgando en el aire, inconsciente.

"¿Por qué tenemos a esta muchacha así?"— preguntó Chaos, interesada en la escena

"Minako cometió demasiadas tonterías en el día de hoy, mi Señora"— respondió Molly, con tono enfadado.

"¿Sí? ¿Qué hizo?"— insistió el actual clon de Serenity

"Estuvo a punto de romper el control que hemos estado ganando sobre los humanos con sus actitudes infantiles e idiotas"- respondió la pelirroja, airándose cada vez más.

Como respuesta, la mujer colocó su mano en la cabeza de la Princesa, con gesto divertido.

"Nuestro trabajo no es tan fácil de deshacer, Mikaia… ¿Crees que una acción de alguien tan peculiar podría arruinar todo?"— y la Creadora soltó una carcajada, fría pero melodiosa: — "De todas maneras, como parece que estás con ganas de evitar más errores, me encargaré de ella… Sólo te pido que nos dejes a solas"

"Como quiera"— y se retiró

Cuando Mina y Chaos quedaron a solas, la mayor hizo reaccionar a la rubia, la cual soltó un gemido de dolor.

"¿Duele?"— preguntó, con clara malicia

"Mi Señora… ¿Por qué?"— balbuceó Aino, débilmente

"Creo que deberías reconocer de sobra las consecuencias de tus actos, Minako… Mucho más cuando tenemos con nosotras un ente tan manipulador como es Mikaia… No me queda otra más que castigarte"— y se encogió de hombros, como si fuese la cosa más lógica del mundo.

"Pero… ¿Qué tiene que ver Mikaia con esto?"— insistió la rubia, sin entender.

"¿Qué? ¿Aún no te das cuenta? Fue ella quien me liberó y quien me permitió tomar forma… Lo único que no le agradó fue que tomara la forma de quien más le desagrada, pero ésas son tonterías"— y acarició suavemente su mejilla para luego, con un hechizo, dejarla solamente con ropa interior

"Por… Por favor…"

"No pienses que te castigaré con latigazos y esas cosas. Todas las que se han enfrentado a mi saben que prefiero una buena batalla antes que hacer esta clase de cosas humillantes… Sin embargo, no puedo perder una oportunidad como ésta"— y sonrió con crueldad.

Antes que Aino pudiera replicar, la Creadora comenzó a realizar un cántico, cuyos tonos graves y profundos hicieron caer pronto a la rubia en un trance. Luego, cruelmente, le talló en su piel unas runas que sólo ella podía reconocer e hizo otro cántico para que estas runas se activaran. Una parte de su propia energía pasó a formar parte de la rubia, quien no mostraba reacción ante lo que hacía la mayor.

Pronto el cántico terminó. Chaos liberó a Mina y con su magia colocó nuevamente su ropa. Hizo un gesto con la mano y Mina se levantó, mirando con una mirada vacía a la mujer.

"Es una lástima, ¿no? La primera vez coloqué suficiente energía caótica para que me obedecieras y no funcionó, así que te apliqué una segunda dosis, en la que creí que sí obedecerías… Y no solo me obedeciste, sino que también lo hiciste con Mikaia, quien parece olvidarse de quién es la que realmente le dio su poder… Sin embargo, tuve que aislar tu alma y tu mente de lo que es tu cuerpo. Pensarás lo que yo pienso. Miraré por medio de tus ojos, y cuando llegue el momento, te revelarás contra Mikaia para recordarle quién es la Señora. ¿Te queda claro?"— habló Chaos, con un tono mandatorio

Mina asintió levemente e hizo una reverencia. Chaos, en respuesta, la acercó a sí y besó su frente.

"Sólo sé obediente y pronto te liberaré de esto… Juntas provocaremos el cambio que realmente desea tu corazón, contigo como Reina… Y con Serenity exiliada de la Vía Láctea… ¿No es eso lo que deseas de lo más profundo de tu corazón?"— y acarició a la rubia, con gentileza

"Hai… Mi Señora… Mi dueña"— respondió la rubia, con tono monótono, cerrando sus ojos para dejarse llevar por el aprecio de Chaos.

"Bien… Lograremos esta victoria y, como Serenity será mía, ya no tendrás que preocuparte de eso"

"Hai…"

Y, sin decir más, Sailor Chaos desapareció, dejando a Mina sonriendo tontamente, aunque, si uno se fija bien, esa sonrisa parece más la de un ángel caído listo para traer la destrucción a este mundo…


Mansión Ten'ou

Monique miró hacia el horizonte y vio cómo el viento cambió repentinamente de dirección.

"¿Es idea mía o Chaos ya se aburrió de los juegos?"— pensó, mientras bebía un sorbo de té: — "Mi instinto no se equivoca: el juego está cambiando y Chaos al fin está decidida a alcanzar lo que tanto desea…"


Fin del capítulo

Y llegamos a la fase final de este primer Libro.

Holis ^^

Insisto: En lo que queda de este libro ya no aparece Endymion, así que agradecería que no insistan. Lo verán más activo en el 2º libro, en el cual ya habrá aprendido unos cuantos trucos nuevos.

Ahora. ¿Qué pasó con Mina? Ahora que es marioneta de Sailor Chaos la veremos diferente... Quizás sus actitudes y su personalidad se parecerán más a la Mina del manga de Sailor Moon, aunque ciertamente mucho más perversa... Ya lo verán, y espero que pronto.

Agradezco a todos mis lectores. ¡Ya hemos superado los 100 reviews! Les agradezco y espero que sigan disfrutando de esta historia.

Finalmente, les informo que los capítulos especiales de este libro estarán publicados en mi sitio web personal y no tengo la intención de subirlos a para evitarme flamers o que me borren la historia. Lo siento.

Saludos y nos vemos en el capítulo 32... Que créanme, está más cerca de lo que creen