-Capitulo 13-

BELLA POV

Una vez que la casa estuvo ardiendo en llamas, el plan había sido activado. No esperamos mucho para que aparecieran los Cullen. Habían rodeado la casa, la puerta principal, esperando a que nosotros saliéramos. Mis compañeros abandonaron el lugar uno por uno, mientras tanto yo me quede adentro para verlos a todos.

Están todos iguales, sonreí ante mi pensamiento, como no, si son vampiros. Carlisle estaba muy molesto, jamás lo había visto así, Tanya estaba al lado de Edward, estrujando su brazo como si su vida dependiera de ello. Gruñí de solo verlos.

Mi momento de salir llego, y me sentí feliz al ver las expresiones de desconcierto a reconocimiento y por último de sorpresa. Pero yo solo clave mi mirada con la de Edward, quien me mirada diferente a los demás.

Una conversación de ¿por que estas haciendo esto? comenzó y yo a contradecirlos. Mi prioridad en todo esto era llevarme a Edward y hablar con él, si Felix tenía razón entonces debía cambiar todo el plan.

Mi corazón se partía cada vez que veía a Edward agonizar, cada vez que caía al suelo, sus palabras me confundían, eran tan sinceras…tan reales que realmente quería creerle, pero tenía miedo. Trate de mostrarme lo más fría posible para que nadie se diera cuenta.

-Dejen a Edward, quiero hablar con él- le dije a Alec cuando comenzó a paralizar a todos. Este asintió y Jane liberó a Edward-. No toques a nadie hasta que yo no vuelva- les señale con un dedo, Alec miro a su hermana y luego ambos asintieron.

Edward se veía realmente aturdido, pero aproveche ello para arrastrarlo por una gran parte del bosque. Cuando pensé que ya estaba lo suficiente lejos de los demás, lo estampe contra un árbol. Le pregunte el por que me mentía, por que me mintieron todos, él me juro y perjuró de que ellos no lo habían echo, de que ellos estuvieron buscándome, que hacía un año que estaban planeando ir por mi.

No pude contener el impulso de morderle, estaba demasiado confundida, y dolida, no sabía a quien creer y que hacer. La ponzoñosa había dejado a Edward debilitado, pero aun así no dejaba de hablar…

-No miento, Bella- tomo una bocanada de aire-. A ellos no les gusta que desobedezcan sus órdenes y desde siempre les molesto que Alice y yo estuviéramos con Carlisle, siempre nos decían que encontrarían la manera de que nos uniéramos a ellos y ahora que te ocultamos de ellos…-se callo abruptamente para soltar un grito de dolor.

-Alguien nos acuso y ellos se la están cobrando con ponerte en nuestra contra- me tense y le mire recelosa, escuchando cada una de sus palabras-. Se que tienes un don, no por nada te mantuvieron viva hasta cierto tiempo, te lavaron la mente diciéndote mentiras.

-Cuando vimos las noticias, yo…-una mueca de dolor se formo en su rostro, haciendo que dejara la frase incompleta-…me puse como loco-su voz sonaba estrangulada-… fui a tu casa, que ya estaba quemada, no encontré pistas y supe de inmediato que fueron vampiros los que hicieron eso…

-Dieciocho años estuve pensando en ti y en lo que hubiera pasado si te hubiera protegido como se debía- cerré mis puños con fuerza y mi vista se nublo-. Alice…ella siempre se lamenta por no haber visto bien el futuro, cada día se estuvo lamentando y se lamentara…

-Detente…-logre decir con voz áspera y entrecortada.

-No sabes lo feliz que me puse cuando tuve esa especie de conexión contigo… ¿Por qué eras tú, verdad?

-¡He dicho que basta!-grite mientras me abalanzaba sobre él, pero ya no tenía fuerzas, las emociones me había quitado toda la energía.

Lo único que pude hacer fue derrumbarme en sus brazos, sintiendo como estos me sostenían y consolaban, golpee su pecho para descargarme, pero sin la intención de lastimarlo, podía sentir en sus palabras la sonrisa, él había ganado.

-No sabes cuanto te he extrañado, mi pequeña- dijo y yo no pude evitar enrollar mis brazos en su cintura, mientras él me estrechaba con más fuerza contra su cuerpo.

Escuche a Felix hablar detrás de nosotros, regodeándose en que él tenía la razón. Me separe de Edward y fui hacia el, envolviéndome en sus brazos, pero…estos eran raros, no sentía esas chispas estremeciendo cada molécula de mi cuerpo.

Felix nos informo que la pelea se estaba volviendo injusta para los Cullen, ya que los Vulturis estaban jugando con ellos, podía escuchar los gritos y golpes, automáticamente pensé en la pequeña Alice y en la dulce Esme, la culpa se instalo y carcomió de a poco mi interior. Me gire para ver a Edward, este me estaba mirando, no se que expresión tenía mi rostro pero él simplemente asintió con una pequeña sonrisa en la cara.

Luego nos pregunto que clase de poderes teníamos, le dije el mío y los de Caroline y Héctor. La duda volvió a mi con respecto a que si ellos me estaban mintiendo, pero trate de no pensar en eso ahora. Lo difícil ahora era pensar en que íbamos a hacer, las cosas se ponían complicadas Con Jane y Alec en el equipo contrario, pero según Edward, tenía un plan y era sencillo.

-Tu dijiste que Caroline borraba las memorias y recrea otras- dijo mientras yo asentía-. Bien podrías pedirle que lo haga con quien sea que lo haya echo, luego pedir a Héctor que nos ayude, junto a ti, a bloquear los poderes de Alec y Jane…

-Lo haces sonar censillo- dije con una mueca a lo que el respondió con una sonrisa picara.

-Es por que lo es.

-Es eso o nada-dijo Felix con la misma expresión que Edward.

-Ustedes están locos- negué con la cabeza-. Nos terminaremos matando.

-Tu venciste a Demetri- dijo Felix con una ceja alzada, Edward me miro sorprendido-. Y a varios guardias del castillo, esto no debe ser nada para ti.

-Y como dije antes, subestiman a mi familia-dijo Edward con otra arrebatadora sonrisa.

-Bien- acepte levantando mis manos en señal de rendición.

-Entonces ustedes deberían ir primero- aconsejo Edward, mientras caminaba en dirección contraria a donde estaba la pelea-. Necesito que me cubras a mi, Bella, luego cuando estés con los demás, cubre a mi familia.

Asentí y expandí mi escudo hacia donde él estaba, luego lo vi desaparecer por el bosque. Tome una bocanada de aire y rece por que todo saliera bien.

-Deberías de escuchar cuando te digo que…

-Ya- le corte antes de que empezara a sermonearme.

Me gire y le abrase por el cuello, rozando mis labios con los suyos, él capto enseguida lo que quería, enrollo sus enormes brazos en mi cintura, alzándome un poco y profundizando el beso. Mi estomago se contrajo, no entendí por que, pero el beso no era como solían ser antes, faltaba algo, pero por parte de él…por parte mía…

-Terminemos esto de una buena vez- dijo depositándome en el suelo de nuevo, me sonrió y tomo mi mano.

A medida que avanzábamos por el bosque, las risas, los golpes y las respiraciones entrecortadas se hacían cada vez más fuertes. Sin perder mas tiempo, deslice el escudo hacia los Cullen y deje desprotegidos a los Vulturis. Estos se dieron cuenta al instante ya que los Cullen y Denali se levantaron demasiado desorientados.

-¿Qué demonios estas haciendo, Bella?- me grito Jane en cuanto todos se agazaparon para atacar.

-Buscando a mis aliados y a mis enemigos- le conteste poniéndome delante de los Cullen.

Una mano se poso en mi hombro, me gire para ver a un Carlisle sonriente, mire por sobre su hombro y me encontré con la misma expresión en los demás.

-Caroline ¿me harías el favor?- pregunte viéndola.

-Piensa muy bien en lo que harás por que te arrepentirás-le siseo Jane, volviéndose contra Caroline.

-A mi me dieron la orden de obedecer lo que ordenara Bella en esta misión- desvió su vista hacia mi y sonrió ampliamente-. Lo que tu quieras, Bella.

Sus ojos se enfocaron detrás de mi y centellaron con un extraño brillo, en ese momento un grito ahogado rompió el breve silencio. Gire sobre mis talones para ver quien era y todo se volvió un caos.

Jasper y Emmett se abalanzaron hacia delante junto con Felix. Edward salió detrás de Jane y la tiro boca abajo al suelo. Alice y Rosalie se abalanzaron sobre Heidi, mientras que los Denali se habían quedado petrificados junto con Carlisle y Esme.

-¿Tanya?- susurro Carmen mirando a una rubia en el suelo, esta se estaba agarrando la cabeza con ambas manos mientras sollozaba.

-Lo hiciste tú…- el alivio que sentí nadie se lo podría imaginar, pero luego de ese alivio la ira me domino y me cegó.

-Ella fue mucho antes de tu cumpleaños numero seis- dijo la voz calmada de Caroline-. Aro se molesto mucho cuando se entero, y automáticamente le ordenó a Héctor bloquear las visiones de Alice.

-Estaba por ir en ese mismo momento a buscarte, pero Tanya les informo de que aun estabas con los Cullen- agrego Héctor-. Tanya les informaba todo lo que hacían los Cullen ya que se enteraba de las llamadas de Carmen con Esme.

-Cuando el día de tu cumpleaños llego y tu madre te fue a buscar, los Vulturis organizaron tu caza. Despacharon a Tanya de nuevo a su hogar y me pidieron que le borrara la memoria de lo que había echo y le creara memorias nuevas de donde había estado, para que nadie sospechara nada, en especial Edward.

-Fueron por ti y mataron a tu madre, iban a hacer lo mismo contigo, pero Aro descubrió que eras inmune a sus poderes, entonces te conservaron y te mintieron para que hicieras su trabajo en matar a los que te había cuidado y amado.

-¿Por qué hiciste eso?- dije entre dientes apretados a Tanya.

-¿Por qué?- rió con ironía-. Por que me hiciste quedar en ridículo delante de mi familia, y todo por una niña que no tenía ni idea de la vida- me gruño.

-Pongamos las cosas sobre una balanza- sisee-. Tu dignidad de una vampira hueca por un lado, y por el otro, mí vida y la de mi madre, junto con las de toda tu familia ¿Qué crees que tenga más peso?

-¡Era una niña, Tanya!- grito Carmen-. Tú te lo ganaste por molestarla, pero eso no te daba el derecho a hacer lo que hiciste.

-No te metas, Carmen. No es asunto tuyo- Tanya se puso en pié mientras se inclinaba hacia delante-. Menos mal que te convirtieron, así puedo destruirte con mis propias manos.

-Eso si nosotros te lo permitimos- dijo Carlisle parándose delante de mí, junto a Esme-. Realmente estoy decepcionado de ti, Tanya. Jamás pensé que tu podrías haber echo semejante cosa.

-¡Oh, por favor!- dijo Tanya exasperada y rodando los ojos-. Lo siento, papá. Prometo no volver a hacerlo- dijo con fingida inocencia.

Carlisle gruño y dio un paso hacia delante, pero se lo impedí poniendo una mano en su hombro.

-Yo me are cargo de ella- le sonreí para que se tranquilizara-. Gracias, ustedes deben ayudar a Edward y los demás.

Carlisle asintió aun con su frente arrugada y se fue con los otros. Los demás Denali hicieron lo mismo, dejándonos solas

-Bien, quedamos tú y yo- dijo con suficiencia mientras camina alrededor mío.

-Dime, Tanya- la seguí con la mirada-. ¿Crees que Edward caerá a tus encantos ahora que sabe la verdad?

Gruño y se abalanzo sobre mi desde la espalda, la esquive con facilidad, rápidamente se giro sobre sus talones y volvió hacia mi, esta vez no tenía tiempo de esquivarla, por lo que opte por golpearla. Le di una patada en la cara mandándola a volar y estrellándola contra un árbol. Sin darle tiempo a que se parara, salte sobre ella estrellando mi puño una y otra vez en su rostro. Como pudo se soltó de mi agarre y cambió las posiciones, colocándose sobre mí.

Ataje sus golpes agarrándola por las muñecas. Intento golpearme con la cabeza, la esquive, pero ella me había engañado, fue una distracción para poder morderme. No pude contener un grito de dolor, solté sus manos y la empuje lo más lejos que pude de mí, ella desapareció. Con dificultad me puse de pie la ponzoñosa estaba circulando por mis secas venas.

Mire a mi alrededor y todo era una conmoción. Edward estaba peleando junto a Jasper y Emmett contra Jane y Alec, los tres se movían de forma sincronizada, intentando no ser captados por los ojos de Jane. Mientras tanto los pequeños hermanos rubios estaban frustrados por no poder hacer lo que querían.

Rosalie, Alice y Esme estaban peleando contra Heidi, esta se movía con mucha agilidad pero no la suficiente para escapar de las manos de las Cullen. Capte la mirada de Felix, estaba tirado en el suelo, boca abajo con un brazo torcido en un mal ángulo. Demetri estaba sobre él, con un pie sobre su cabeza y el otro en el hombro, sus manos sostenían el brazo de Felix torciéndolo cada vez más.

Me incline hacia delante para ir a ayudarle, pero un brazo se enrollo en mi cuello, mientras una mano tomaba mis muñecas y las ponían en mi espalda.

-¿A dónde crees que vas?- me susurro Tanya al oído. Intente soltarme, sin mucha fuerza, ella aprovecho para volver a morderme-. Me importa muy poco si Edward se fija en mí o no- soltó mis muñecas, mis brazos cayeron flácidos a los costados de mi cuerpo, las piernas me temblaban y el dolor era cada vez más insoportable.- ¿Por qué no miramos como todos tus vampiritos mueren?

Un fuerte chasquido hizo eco por los árboles, inmediatamente puse mi mirada en Edward, pero él estaba bien. Otro chasquido sonó y con desesperación busque el causante del sonido. Mi vista se clavo en Demetri que lanzaba al fuego de la casa pedazos…no, eran extremidades….

-¡Felix!-grite a todo pulmón mientras intentaba zafarme del agarre de Tanya- ¡Felix!- volví a gritar, Tanya grito y soltó el agarre.

Sin pensarlo me abalance sobre Demetri, quien tiraba la última parte de Felix al fuego. Logre tomarlo por la cintura empujándolo dentro del fuego, iba a soltarle cuando sus grandes brazos se enroscaron en mis hombros. Sabía que iba a morir y eso me asusto, intente soltarme con desesperación, pero su agarre era demasiado fuerte.

-Si yo caigo tú también- dijo con sorna mientras el fuego lo envolvía lentamente.

-Cáete tu solo- siseo alguien mientras rompía los brazos de Demetri y me tiraba fuera de la casa.

-¿Estas bien?- pregunto, un muy preocupado, Edward. Pero yo estaba en otro lado-¡Bella, contéstame!- exigió zarandeándome un poco.

-¡Eres mi hermana, Kate!- grito Tanya, levante mi vista para verla pelear con una muchacha rubia.

-Tú no eres mi hermana- dijo entre dientes Kate, sus manos estaban cerradas en puños y de estas salían chispas.

-¿Cómo puedes estar del lado de….?- unas manos blancas surgieron de la oscuridad y tomando la cabeza de Tanya retorciéndola y arrancándola, tirándola al fuego.

Su cuerpo cayó al suelo con un sordo sonido. La figura de un hombre salio de entre los árboles, vestido con un impecable traje negro a finas rayas blancas y unos mocasines brillantes, peinado hacia atrás.

-Sebastian…-susurre.

-Tanto tiempo, Bella- contesto con esa voz seductora- Aunque esperaba verte en otras condiciones- levantó el cuerpo de Tanya y lo tiro al fuego-. Estás desastrosa, cariño.

-¿Qué haces aquí?- cuestione recargándome un poco en Edward.

-Me mandaron los amos- se encogió de hombros-. Tienen miedo de perder a sus pequeños demonios- Miro a Alec y Jane que estaban tirados en el suelo, retorciéndose de dolor.

La ponzoñosa de Edward, Jasper y Emmett, los había dejado fuera de juego.

-¿Solamente a eso?-cuestiono Edward incrédulo.

-Si, lector. Solamente a eso- miro a Edward con cierta enfado- Yo no me ensucio, mucho menos a este hermoso traje y estos zapatos-sonrió con suficiencia.

Camino hacia los cuerpos de los pequeños Vulturis, mientras recogía los pedazos del cuerpo de Heidi y los colocaba en sus lugares correspondientes. Los brazos de Edward se tornaron mas fuertes en mi cintura escondiéndome en su pecho.

-No te la llevaras-le gruño a Sebastian.

-Edward, es de mala educación escuchar pensamientos ajenos- terminó de ensamblar el cuerpo de Heidi-. Y no te pregunte si me la puedo llevar o no. Son órdenes y yo simplemente las cumplo.

-¡No pienso volver a ese castillo!- grite.

-¿Por qué no?- se hizo el desentendido- ¿acaso no te gustaría tener una relación conmigo como la que tuviste con Felix?

Edward se tenso y gruño. Sebastian se colgó al hombro el cuerpo de Alec, en un brazo a Jane y en el otro a Heidi.

-No te preocupes, Bella. Los amos ya no están interesados en ti- hizo un sonido con la lengua-. Es una pena, además de poderosa eres hermosa y me hubiera encantado poseerte.

Edward me soltó y se abalanzo contra los árboles, golpeándolos, arrancándolos.

-¡Deja a Edward!-le grite.

-Lo are cuando me vaya- camino por el lado de Edward y le sonrió con suficiencia-. Espero verte pronto, Bellita.

-¡Oh! Me olvidaba de ustedes- se giro para mirar a Caroline y Héctor.

-Nosotros tampoco volveremos a ese castillo- dijo Héctor pasando un brazo por los hombros de Caroline.

-Si no fuera por que me veo bien, los llevaría a rastras- negó con la cabeza-. Los amos se molestaran mucho- suspiro-. Oh, bueno. No es problema mío. Ahora si, nos vemos.

Se perdió por el bosque y Edward dejo de pelear como un loco contra los árboles. Un fuerte trueno sonó por todo el bosque y una lluvia copiosa cayó sobre nosotros, llevándose el fuego y dejando el esqueleto de la casa.

Edward estaba desorientado, miro a su familia y esta no supo que decirle. Todo a mi alrededor se volvió confuso yo…estaba perdida, me sentía confundida y abatida. Sentí muchas voces hablarme a la vez, brazos rodeándome. Pero yo no me encontraba ahí, ni siquiera sabía en donde estaba.

-¡Bella!-mi vista se enfoco en Edward, me tenía agarrada por los hombros, sus ojos me demostraban la preocupación que tenía por mi- ¿Qué sucede, Bella?- acaricio mi mejilla.

Su toque me quemo, me estremecí, pero logre controlar el temblor de mi cuerpo.

-Quiero estar sola- mi voz sonaba rara, apagada y áspera.

Intente ponerme en pié, pero mis piernas me fallaron. Esperaba el impacto del suelo, pero solo sentí unos brazos sujetarme, no hacía falta ver para saber quien era.

-Por favor, suéltame- le pedí.

Al parecer de mala gana me soltó. Con mi cuerpo tambaleante camine por el bosque, sin rumbo fijo. Me hizo recordar a cuando era niña y huía de mis tíos, me había internado en el bosque sin saber a donde ir exactamente, pero había terminado en la casa de mi familia, ahora mismo estaba haciendo lo mismo, pero sabía que no encontraría nada.

Una piedra se interpuso en mi camino y caí al suelo, el impacto no era nada, pero aun así me dolió, ya que removió la ponzoñosa que aun tenía adentro. La lluvia no paraba de caer, como pude me arrastre hasta un árbol y me apoye en él, abrazando mis piernas y escondiendo mi cara entre las rodillas.

Mientras las gotas de la lluvia sustituían mis lágrimas.

CONTINUARA


Se que me quieren matar y hacerme mucho daño antes de eso, Y tienen razón, he tardado mucho con esta actualización, pero es que mi cerebro esta quemado, de verdad chicas, esta fallando mal. He tenido muchas cosas que hacer y el cerebro se me fundió.

¿Escucharon la explosión de una lamparita cuando ahí una sobre carga? Bueno así hizo mi cerebro xD. En serio, no se rían u.u

Bueno, en fin ya estoy acá y actualizando, como pudieron ver este es el final de esta secuela, si ustedes están sorprendidas imagínense yo. No tenía pensado terminarlo, pero es que si lo dejaba en la llegada de mi personaje Sebastian no tenía sentido que lo continuara en otro cap con tres hojas. Por eso lo termine acá, por que si no, no tiene sentido.

Bien, como vemos termine matando a Felix, si…el pobre no puede estar en medio de lo que se viene después. El murió feliz, como su nombre xD, todo por Bella ¬¬. También mate a Demetri, el pobre me estaba saturando en estos capítulos. También mate a Tanya (suena una orquesta y aplausos, mientras yo me inclino hacia delante agradeciendo). Nunca disfrute tanto en escribir como matarían a Tanya xD. Aunque bueno, no lo hizo Bella, pero ¿Qué tiene? Esta muerta, listo, punto final xD

Ahora se viene la secuela, parte de la depresión de Bella por todo lo que le ha pasado y parte de su relación con Edward. Para las amantes de Jacob, aparecerá, seee no puede no salir. También para desgracias de muchas, vuelve Elena, con los otros vampiros ha hacerle la vida imposible a Bella y Ed.

La última secuela se llamara "De mi niña a mi mujer para siempre" Es un titulo un poco largo xD. Pero mas o menos lo relatara la mayor parte Edward, como poco a poco se va enamorando de Bella y como tratara de conquistarla. Bella también va a protagonizar algunos capítulos, pero en su mayoría será de Ed.

Ya me estire demasiado xD

Quería agradecerles de todo corazón el apoyo que me han dado desde que empecé esta secuela, a todas aquellas que se engancharon desde niñera y me siguen. De verdad, sin ustedes no se puede escribir. Es una motivación recibir un Review donde dice que les gusta lo que estas escribiendo, eso motiva a continuar, aunque a veces las musas se van de vacaciones y te dejan colgada xD. Les quiero un montón a todas, mil millones de gracias.

Para aquellas que tengan dudas sobre este cap, mándenmelas y en la próxima secuela se las contesto.

Besitos, nos vemos y se cuidan mucho.

Melo.