Hola, mis queridos y amados lectores. Hoy en este dia y hora, les traigo el que será el último capítulo de esta amada historia. Debo decir, que personalmente me cuesta darle un fin, ya que puedo decir sin temor a exagerar que esta historia cambio mi vida.

¿Puede un fic cambiar la vida de un autor?

Hoy puedo dar que fe que si, y de gran manera y sobre todo para bien. Gracias a esta historia conocí a personas muy importantes, como son en primer lugar y la mas importante de todas mi sensei y hermana mayor: Tamashi que es ahora mi editora y una de mis fuentes principales de ideas. Junto a ella también llegaron personas maravillosas que son ahora mi familia demoniaca (mi cuñado Spartan y claro mis sobrinos Sato y Mini)

Otro también, es mi mejor amigo y actual novio Silver (ghost) al que quiero mucho y ayer justamente cumplimos tres meses.

Dejando de lado las cursilerías (no quiero que me echen de la pagina) les dejo el ultimo capitulo de esta historia, en la cual creci como autora y persona.

Pareja: MayxAsh

Recomendaciones: Este fic tiene alto contenido sexual, leer bajo su propio riesgo. En este caso inclui algunas referencias que espero que sean usadas para el bien.

Disclaimer: los personajes no son mios. Yo solo los pervierto


Capitulo 10: Un final y un principio

La mañana se colaba en forma de rayos solares que eludían la masa de las cortinas que intentaban inútilmente su entrada a la habitación. Un silencio de cementerio llenaba cálidamente el lugar, dando una sensación de descansado y confort aquellos amantes que dormían en un apretado nudo de piernas y brazos en la cama, tapados con finas sabanas de seda y almohadas de plumas que hacían de guardianes de su sueño.

La palabra, amantes es un término bastante apropiado ya que solo basta echar una mirada al monto de ropas desperdigadas por la habitación y las curiosas arrugas que muestran las sabanas y colchas para revelar que estuvo ocurriendo la noche anterior. También se nota en los cálidos rostros de los durmientes, con la sonrisa asomando aun en su inconsciencia, que es señal de una gran felicidad.

Felicidad que solo se da cuando uno se entrega por amor.

Los ruidos propios de una mañana, aun cuando se esté en un hotel, también contribuyen a que los habitantes del lugar se den cuenta que un día nuevo dio comienzo y que es hora de volver a la realidad. De esa manera la jovencita dormida en los fuertes brazos de su amor, comienza a mover los ojos y moverse inquieta demostrando que el despertar es algo que no quiere hacer por voluntad propia.

Pero es una batalla que perdió ya que sus parpados se abren revelando sus confundidos zafiros ante la luz diurna. May llevo entonces una de sus manos a sus ojos para refregarlos y así intentar despertar del todo. Ahí se da cuenta que su almohada se movía rítmicamente por lo que se asusto un poco y quiso levantarse a comprobar mejor la situación en la que estaba. Sin embargo esto se vio imposible debido a los brazos que la sujetaban firme pero dulcemente.

Como no pudo levantarse en su totalidad, alzo y movió un poco su cabeza para encontrase con el rostro de Ash, aun profundamente dormido. Al principio se extraño de la presencia del entrenador en una situación tan intima con ella (la desnudez se le hizo presente tan pronto se despertó) pero poco a poco los recuerdos de los momentos compartidos fueron llegando a su mente por lo que una sonrisa cubrió su rostro

Se libero un poco de la prisión de los brazos de Ash, al menos lo suficiente para que la dejaran ponerse a la altura de su rostro ya que quería que fueran ella y su cara lo primero que el moreno viera tan pronto se despertara. Con una ternura y gentileza infinita la chica delineaba las setas en las mejillas de su amado, comparando su tierno rostro dormido con el de un bebe.

Sin embargo, los recuerdos que estaban grabados a fuego contradecían esa imagen ya que el supuestamente tierno e inocente entrenador resulto ser un amante competente que sabia de sobra como complacer a una mujer. Sorpresa agradable para la castaña que en ninguna de sus fantasías, había imaginado a Ash en un rol tan activo como en el que protagonizo la noche anterior. Otra maravilla fue el aguante y la resistencia que el chico había mostrado debido a la cantidad de veces que el hecho se repitió durante la noche.

Creo que es justo decir que la hiperactividad del chico se uso en una manera apropiada.

May rio ligeramente, al darse cuenta que Ash tenía un lado pervertido como todos que solo le hacía falta despertarse con el impulso adecuado. Sinceramente ya nadie le podía decir que el chico solo tenía en la mente pokemon y batallas ya que ella tenía las pruebas de tan monumental equivocación. Es más, a lo mejor debía cuidarse ya que el chico podía llegar a tomarla de nuevo cuando menos se lo espere.

Aunque también sería algo que si uno no lo hubiera visto, no lo hubiese creído. La chica contemplo por varios minutos imposibles de calcular, la figura dormida de su novio esperando que este también volviera del mundo de los sueños. Lo acaricia, tanto en las mejillas como en el cuello o el cabello, disfrutando de esos placeres banales como así también la caricia de la sabana en su piel desnuda.

Ash estaba cómodamente dormido, disfrutando de su último sueño y posiblemente segunda fantasía sexual en lo que llevaba de vida. Se sentía feliz y muy satisfecho como si hubiera comido la comida más rica y después hubiera disfrutado de un gran y provechoso sueño. En su fantasía (o lo que él pensaba que era) su hermosa y encantadora novia se había entregado a él sin ningún tipo de reparo o condición.

Pero para satisfacción suyo, de su ego y de deseo esa situación se repitió de manera consecutiva por lo que él pudo determinar que fue una noche. Fue tan ardua la tarea y tan magnífica que al final solo pudo desplomarse a su lado y disfrutar del calor que su tibio cuerpo desnudo le brindaba antes de caer dormido. También perdió la cuenta de los gemidos tanto de May como suyos o de los momentos de placer absolutos que tuvieron.

Por supuesto, semejante experiencia debía ser o mejor dicho tenía ser un sueño. Seguro que al despertarse, la única compañía con la que despertaría seria Pikachu a su lado y la linda jovencita protagonista de sus sueños (húmedos) estaría cómodamente dormida a metros suyo (totalmente vestida a decepción suya.) En sueños, sintió como algo se movía, seguro que era su roedor amigo que iba en busca de su tan preciado aderezo.

Por alguna extraña razón, se sintió triste y comenzó a abandonar la inconsciencia en un intento de recuperarlo. Acción que se vio reforzada al sentir como algo o alguien lo miraba fijamente. También pudo sentir algo tibio y delicado rozándole la mejilla. Supuso que sería la cola de su amigo intentando despertarlo.

Abrió sus ojos marrones para toparse con un azul que francamente no se espero. Se quedo tenso y estático mirando a esa joven que le devolvía la mirada tranquila y le regalaba una sonrisa esplendorosa. De la misma manera que a la castaña hace unos minutos, el peso de la realidad cayo sobre el entrenador como una pesada roca, al igual que las imágenes que él creyó que fueron sueños se convirtieron hábilmente en recuerdos.

No obstante, la presión a la que se vio sometido hizo un quiebre en su estado por lo que se levanto de la cama gritando y señalando a la chica como si la visión delante de él fuera un fantasma o un espejismo. La chica se incorporo mirando risueña al moreno sin ningún asomo de ofensa sino más bien divertida ya que ahí estaba el chico que tanto conocía y que anoche se tomo unas vacaciones. Sin embargo algo que no calculo fue que al levantarse la sabana resbalo por su figura dejando al descubierto una parte suya bastante apreciable.

La visión de esa zona, le dio a Ash una pauta irrefutable de confirmación de lo que acaba de pasar entre ellos. El entrenador fue consciente de su desnudez como la de su novia y sé que tan estático que ni siquiera atino a taparse lo que podríamos denominar de manera delicada, sus vergüenzas.

-¡Tu, yo, él, nosotros, ellos!- balbuceo el chico confundido sin darse cuenta que lo que decía carecía por completo de sentido. La tensión hizo que definitivamente su cordura sé fuera de paseo. Probablemente junto a su pudor ya que seguía enseñando sus cosas.

-Veo que conoces los pronombres- sé rio la chica por la salida sin sentido de su novio. Ella al contrario era dueña de todas sus facultades mentales, por lo que disfrutaba como nunca de la situación y más de la vista que su novio le estaba dando. Digamos que a ella la desnudes, le importaba bastante poco.

-¡MAY!- exclamo sorprendido por como la chica tomaba la situación con tanta ligereza, cuando habían dado un paso tan importante dentro de su relación- ¡Nosotros acabamos de…!

-Dilo- le reto su chica con una sonrisa maliciosa, poniéndose en pose sexy- Tener sexo, copular, hacer el amor, echar un polvo, descargar la tensión, aunque particularmente me gusta la palabra fornicar.

-¡MAY!-repitió el chico, cada vez mas confundido por la actitud de la chica, sin embargo al verla en esa pose y con esas partes al descubierto, el no pudo evitar actuar de acuerdo a su sexo cuando cierta parte de su anatomía comenzó a cobrar vida.

-Creo que alguien esta emocionado por salir a jugar- dijo la chica seductoramente para molestar mas al chico que no podía estar mas rojo porque era fisiológicamente imposible.-Pense que a lo mejor después de tanta actividad nocturna, estarías cansado pero veo que quieres mas.

Posteriormente la gracia pudo mas que todo, y la castaña se desplomo de la risa ofendiendo un poco al moreno que no sabia que decir. Finalmente el chico volvió a sentarse algo frustrado en la cama, dándole la espalda a la chica. Cosa que fue inmediatamente aprovechada por la coordinadora que no perdió el tiempo en abrazarlo y apoyar su cabeza en su hombro para besar delicadamente su cuello.

-Tanquilo- decia la chica alternando sus palabras con tiernos besos que buscaban relajar al chico. La tensión en sus hombros y brazos disminuían poco a poco por lo que tales caricias eran efectivas. -¿Qué paso con el valor de anoche?

-Debo comportarte como un verdadero idiota- comento el chico, por fin pudiendo hablar y haciendo frente a la situación que le tenia por delante con gracia y humor.

-Es cierto- confirmo la chica de manera traviesa.

Ash de dio la vuelta, bastante ofendido pero su replica murió en su boca ya que fue impedido por la boca de la chica que comenzó a besarlo, transmitiéndole todo el amor que sentía por el en ese instante. El chico olvido pronto su enojo y se concentro de lleno en el beso, dejándose arrastrar por la chica de nuevo a la cama, para poder ocuparse de nuevo de su erección.

-Pero eres mi idiota.


(En las puertas del centro pokemon)

Un extrañado Brock y un impaciente Max estaban esperando la supuesta llegada del duo que tendría que venir a buscarlos ya sea para seguir camino o para compartir el premio con ellos. Es que ni siquiera eso sabían, si les fue mal o bien en el concurso. Ya que los mencionados ni siquiera se dignaron en aparecer por ahí.

Todo lo que sabían es que iban a pasar la noche en un lugar especial.

-¡¿Dónde estarán esos dos?!- pregunto el mas chico de los dos, al borde la de la histeria. Quería tener noticias de su amigo y hermana ya. Todo esto agravado por su intuición que le decía que se estaba perdiendo algo. Algo muy importante además.

-Tranquilo chamaco- intentaba relajarlo el moreno, ocultando delicadamente su rostro para que no viera la sonrisa de satisfacción que estaba plasmada en su cara y daba gracias a Ho-oh por la inocencia del chico para no darse cuenta de una opción bastante obvia pero altamente improbable teniendo en cuenta de quienes estábamos hablando.

-¡Pero Brock, desaparecieron después de la dichosa fiesta!- se empecinaba el pequeño negándose a aceptar las palabras de falso consuelo por parte del criador, ya algo le decía que la cuestión no era tan inocente como parecía- ¡Encima May iba tan, tan…!

-¿Linda?

-Provocativa- tercio el chico mirando con furia a su amigo. Por alguna extraña razón, la imagen de cierto coordinador estaba rondando su mente, ya que para el pequeño no se le escapaba que Drew sentía algo por su hermana mayor solo que no estaba seguro de sus intenciones con respecto a ella- Cualquiera pudo haberse aprovechado de ella anoche, Drew incluso Ash.

-Oh vamos Max, estamos hablando de Ash- le reprendió el chico, con un tono y una sonrisa, como si con esa simple frase estuviera dicho todo. Después se agacho hasta la altura del chico y le acaricio la cabeza con cariño- El nunca se aprovecharía de tu hermana o de ninguna mujer. Es muy inocente y solo piensa en una sola cosa, por lo que puedes estar tranquilo por él, en ese sentido al menos.

Al pensar en la lógica de las palabras pronunciadas, Max se relajo visiblemente y comenzó a pensar que lo que decía su amigo era cierto. El joven entrenador no era famoso por tener un gran interés hacia las mujeres ni hacerles nada pervertido (para eso estaba Brock) y su hermana tenía el suficiente carácter para que poder defenderse de un atacante. Y realmente no creería que Drew podría hacerle algo terrible a su hermana.

-Supongo que tienes razón- acepto el chico a regañadientes y se sentó junto a Brock a la espera que esos dos hicieran de nuevo su aparición.


¡-SEGURO QUE ESTAS EMBARAZADA! ¡MI MADRE Y TU PADRE ME VAN A MATAR!

-Ash…

-¡DESPUES DE ESO, SEGURO QUE NOS OBLIGAN A CASARNOS! ¡NO ESTOY LISTO PARA ESE TIPO DE COMPROMISOS!

-Ash…

-¡DEBERE DEJAR LAS BATALLAS Y CONSEGUIR UN EMPLEO! ¡UN EMPLEO!

-¡ASH!

Finalmente con ese grito el anormalmente pálido entrenador pudo dejar su discurso de lado y dejar de agujerear el suelo de la habitación con su caminar obsesivo de un lado para el otro. Esto mas su discurso interminable de un futuro funesto, desato además de las nauseas la furia de la castaña que tenia la respuesta para tranquilizarlo pero su dramático novio seguía hundiéndose en la miseria y se rehusaba a escucharlo.

¿Qué estaba pasando?

Cuando terminaron, su "actividad mañanera" los chicos comenzaron a vestirse y preparar sus cosas con el objeto de dejar momentáneamente el hotel e ir a buscar a sus camaradas olvidados. Ahí la castaña lanzo un inocente comentario de que Max parecía más como un hijo que su hermano. Después de unos segundos de inocente risa, al moreno le cayó encima un hecho tan simple pero que siempre le hacía pasado desapercibido como es el hecho de donde vienen los bebes.

Y fue entonces que la locura comenzó.

-¡Ash, te digo por decima vez que nos cuidamos así que déjate ya de gritar!- amenazo la chica desde su posición en la cama. Estaba harta del lamento de su novio, mas cuando era una total perdida de tiempo debido.

-¡No intentes tranquilizarme con falsas esperanzas May!- lloraba cómicamente el chico, al ver que su futuro se iba totalmente al demonio. Incluso estaba a un paso de tirarse en posición fetal.-¡No use nada para evitarlo!

-¡Pero yo si!- le golpeo la chica para que saliera de ese histérico estado ¿No se suponía que son las mujeres las convulsivas en una relación?-Solo te lo diré una sola vez, tomo pastillas desde hace meses por lo que quédate tranquilo.

-¿Pastillas? ¿Pero y eso que son?

-¡Que te importa!

-Pero…

-Shh…

Ash iba a seguir con el interrogatorio pero vio algo en los ojos de la castaña que lo hizo rendirse. En vez de eso prefirió acercarse a su novia y darle un beso para poder hacer las paces y terminar una velada maravillosa. May pareció entender sus intenciones y también se abandono a los sentimientos que le transmitía y comenzó a disfrutar de lo que a lo mejor sería su último beso tranquilo en mucho tiempo.

Y lo mejor que se puede decir que la coordinadora era adivina ya segundos después de ese pensamiento ya que la puerta se abrió con un estruendo dejando a pasar a una mucama vestida son su uniforme negro y su delantal blanco pegado al traje y sus hermosas trenzas castañas atadas con un listón negro haciendo juego.

-¡SERVICIO AL CUARTO!- grito con un carro de artículos de limpieza y sabanas limpias. Miro por la habitación, se encontró con los dos chicos que la miraban mescla de asustados y sorprendidos, cerro un poco sus ojos verdes al reconocer al chico- ¡Vaya!

-¿¡Tu!?- pregunto Ash también al reconocer a la cantinera de anoche, solo que ahora vestida de mucama- Creí que trabajabas en el bar.

-Solo por la noche- suspiro la chica y comenzó a juntar el desorden de la habitación, mientras seguía con la conversación. Al notar la mirada curiosa de la otra castaña, se presento- Soy Haruka, tu novio y yo nos conocimos anoche en el bar y digamos que le di unos consejos.

-¿Enserio?- pregunto perspicazmente la coordinadora mirando fijamente a los dos involucrados, Ash se puso colorado al asentir y la chica continuo con su labor pero le guiño un ojo pervertidamente antes de seguir. Ahí fue cuando May capto la situación y soltó una risa ligera- Deberé darte las gracias entonces.

-Mejor se las das a tu novio- desecho la chica con un gesto y apunto a Ash que se puso mas colorado-El fue el encargado de ponerlas en práctica, bastante bien juzgando por el de las sabanas.

-Que no te quepa la menor duda- confirmo la chica, sin asomo de vergüenza.

-Lo sabia, tenia cara de bobo pero esos siempre esconden los mejores amantes.-rio la chica, olvidando su tarea y poniéndose a conversar con May sobre algunos detalles intimos de las dos.

-¡Oigan! Estoy aquí junto a ustedes- protesto el chico al ver como su novia intercambiaba confidencias con una chica que acaba de conocer. Pero se resigno a que las chicas lo ignoraran por un rato que el ocupo en terminar de preparar sus cosas para irse del lugar.

-Es una lastima que deban irse- suspiro Haruka- Me alegra saber que volverán mas tarde. Limpiare bien su habitación y hasta hare que les traigan un rico almuerzo para ustedes y sus amigos.

-Eso es muy amable de tu parte- agradeció Ash.

-Solo pido una condición- miro fijamente al chico, tanto que lo asusto por unos momentos. Hasta que surgió de nuevo la sonrisa pervertida de la chica, lo que lo termino de asustar- Quiero que le des consejos sobre el sexo a mi novio.

-¡¿A tu novio?!- pregunto rojo y escandalizado a Ash mientras que May solo se reia. Las dos castañas intercambiaron un guiño antes que la mucama siguiera con su explicación.

-May me has dicho que eres bueno, por eso pensé que me podrías hacer el favor- explico la chica con una sonrisa, seguida de un suspiro- Te pediría que lo que hicieras ahora pero por desgracia, el bobo está peleando con mi hermana mayor de nuevo.

-Por tu tono, debe ser algo seguido- comento May y agrego- También debe ser algo serio.

-Júzguenlo ustedes- dijo mientras se levantaba haciendo señas a los chicos para que la siguieran. Antes de abrir la puerta, escucho unos instantes con atención para luego volver a suspirar con resignación. Con cuidado abrió la puerta, y les indico a los chicos que miraran afuera. Ahí estaban dos personas, vestidas normalmente teniendo una acalorada discusión.

-Te encontré espiando a mi hermana, malintencionado gasparin- reclamaba la chica, señalando a la puerta. Era obviamente, Tamashi la hermana de Haruka.

-¿Ya que tú no te diviertes, Meyer no dejas que nadie mas lo haga?- replicaba el chico seriamente. Si, era Silver, el novio de la castaña.

-Diviértete con tu mano, maldito pervertido.

-¿Para qué? Si esta tu hermana que es mucho mejor.

-Debería llevarme tu alma, idiota sin remedio.

-Te reto a que lo intentes, diosa de pacotilla.

Viendo que la pelea entre ellos dos, continuaría por un largo tiempo Haruka cerro la puerta con sus nuevos amigos haciéndole compañía. Con un nuevo suspiro, retomo sus trabajo. Los chicos, se rieron un poco por la actitud infantil de los mayores pero el reloj les anuncio que era de volver al mundo real.

-Fue un placer conocerte- saludo May a Haruka con un beso en la mejilla y un abrazo de hermanas. Después, con cuidado también salió afuera de la habitación a esperar a Ash que quería despedirse de la chica apropiadamente.

-Me alegro haberte encontrado- dijo Ash pasándole la mano a la castaña que devolvió el gesto con una sonrisa cosa que el entrenador imito.

-Lo mismo digo.

Sus sonrisas después adquirieron un brillo pervertido.

-Este será el inicio de una larga amistad.

Fin

N/A

Aquí concluye esta maravillosa historia. Agradezco sinceramente a todas las personas que la siguieron, que me apoyaron y demás. Espero que les haya gustado, y si quieren saber cómo sigue esta historia de amor, díganmelo. A lo mejor encuentro tiempo y hago una secuela.

Ojala encontrarnos en otras de mis historias.

Besos y mordidas de esta autora que se despide hatsa la siguiente continuación.