¡Hola a todos de nuevo! Esta vez he tardado un poco más en actualizar, más que nada por las vacaciones. Pero ahora se está acabando el verano (noooo T_T), así que habrá más tiempo para centrarse en el fic.

Muchísimas gracias por los reviews a Salem Strike, Pegi, Saly Black Potter, Elphaba Stark, josy red y Black Paramore. ¡Espero que os guste este capítulo!

Ya no me enrollo más y os dejo con:

CAPITULO 3: OLVIDANDO VIEJAS RENCILLAS

-¿Qué quieres decir?-preguntó Lily extrañada-Creí que había quedado todo claro durante nuestra conversación en verano.

-Lily, sabes que no es así, por favor…-Snape le dirigió una mirada casi suplicante.

-Mira, Severus, ahora mismo no puedo hablar contigo-dijo Lily en tono cortante.

-¡No tiene por qué ser ahora!-exclamó éste.

-Severus, hemos pasado dos años apenas sin hablar-Lily dio un suspiro y continuó-Y ahora mismo yo no me encuentro con fuerzas como para mantener una conversación contigo.

-¿Por qué?-exclamó éste.

-Porque me da miedo lo que pueda escuchar.

Y, sin decir una palabra más, echó a correr por el pasillo, dejando a Snape con una expresión de profunda tristeza en sus ojos negros.

________________________________

-¿Has visto a Lily esta mañana?-preguntó Amy a la vez que entraba en el Gran Comedor acompañada de Jude.

-Qué va… y aquí no está-Jude escudriñó la mesa de Gryffindor, donde no había rastro de su amiga-A lo mejor está hablando con Slughorn, ya que tenemos ahora esa clase ¿no? Ya sabes que se hombre la adora.

-Y también a ti-dijo Amy.

Jude no contestó, aunque miró a su amiga, que tenía una expresión indescifrable en el rostro. A pesar de que Amy no se quejaba (ni lo haría) nunca, Jude sabía perfectamente que en ocasiones se sentía eclipsada. Mientras Lily estaba en el famoso "Club Slug" por sus fantásticas cualidades como bruja, Jude estaba en él por ser una bruja perteneciente a una importante familia de magos, además de que su belleza era conocida por casi toda la comunidad mágica. En cambio Amy, a pesar de ser una bruja brillante, no pertenecía a él. Y Jude sabía que, aunque su amiga se mostrase indiferente, en el fondo le dolía.

-¡Mira qué cantidad de cosas ricas!-exclamó Amy sentándose en la mesa-Me pasa todos los años, después de la comida requemada que hace mi madre me cuesta acostumbrarme a las exquisiteces que sirven en Hogwarts.

Jude sonrió al ver que su amiga seguía con el mismo buen humor de siempre, aunque se preocupó por su salud al ver cómo ésta ingería las galletas de cuatro en cuatro.

-¿De verdad crees que eso es sano?-preguntó.

-No sé si es sano o no…-respondió Amy-Pero está que te mueres.

Jude puso los ojos en blanco e iba a responder cuando algo cayó de golpe en su taza de zumo, haciendo que éste salpicase por todos los sitios.

-¿Tu lechuza sigue con tan mala puntería como siempre?-preguntó Amy limpiándose el zumo de la cara.

-Ya ves que sí-contestó Jude riendo y limpiándose también-¡Eh! ¡Es una carta de mi hermano!

-¿Qué te dice?-se interesó Amy.

-Me dice que está bien, que ahora está con los entrenamientos para cuando empiece la temporada de Quidditch, que no me preocupe y que os envíe recuerdos y muchos besos para ti-dijo Jude mientras leía la carta-Que no me preocupe… ¡eso es inevitable! ¿Cómo no me voy a preocupar siendo el único familiar que me queda?

Los padres de Jude habían muerto cuando ésta tenía apenas trece años y su hermano, que por aquel entonces acababa de cumplir los diecisiete, se había hecho cargo de ella como su tutor legal.

-Y mira, me envía una revista en la que aparece-Jude le pasó la revista a su amiga-Creo que eso lo hace para que te ablandes, Amy.

Ésta sonrió y ojeó la revista, en la que había gran cantidad de fotos en movimiento del hermano de Jude, Zack, con el Puddlemere United, el equipo de Quidditch en el que jugaba. Un muchacho rubio de ojos azules, muy guapo y con un notable parecido a Jude le sonreía desde todas las fotos.

-Hace mucho que no le veo-musitó Amy.

-Para su desgracia. Ya sabes que está loquito por ti-comentó Jude distraídamente mientras comía sus cereales.

-¿Por qué dices esa cosa tan vergonzosa como quien no quiere la cosa?-dijo Amy enrojeciendo.

-¿Te avergüenza que Zack Standley, cazador del Puddlemere United, esté loco por ti?-preguntó Jude con tono divertido.

-Ya sabes que no. Me lo repites varias veces al mes, por si no te das cuenta-dijo Amy.

-Es que ya sabes lo mucho que me gustaría que pasases a formar parte de la familia, querida amiga-dijo Jude-Ya casi lo consigo una vez ¿por qué no iba a seguir intentándolo?

Amy le sacó la lengua. Efectivamente, había estado saliendo con el hermano de Jude un par de años atrás durante unos meses, aunque la relación no había durado mucho porque Amy se había dado cuenta de que le quería mucho, sí… pero como a un amigo, quizá como a un hermano mayor, pero nada más.

-Ya sabes que quiero muchísimo a tu hermano, pero solamente como amigo-dijo Amy poniendo los ojos en blanco y remarcando las últimas palabras.

-La esperanza es lo último que se pierde, amiga mía. Aunque tú pareces estar más preocupada por cierto castaño…-dijo Jude señalando a Remus Lupin, que salía del Gran Comedor con Sirius y Peter-Qué raro que no vayan con Potter-comentó al notar su ausencia.

-Ya te lo he dicho: ya no me gusta Remus Lupin-dijo Amy con paciencia-¿Cuántas veces te lo tengo que repetir? Y creo que no están con Potter porque hoy es lunes, es decir, tenemos Pociones a primera hora, es decir, intentará ir pronto al aula para sentarse con Lily, que estará hablando son Slughorn.

-Pues no me lo creo-dijo Jude.

-¿Cómo no te lo vas a creer? ¡Potter hace lo mismo todos…!

-¡Eso sí me lo creo, boba! Lo que no me creo es que te haya dejado de gustar Remus-la interrumpió Jude.

-Pues créetelo. A ver, no te voy a negar que todavía siendo… ¿cómo llamarlo? Una chispilla-Amy movió los dedos índice y corazón de las dos manos al decir esa palabra-al verle. Pero nada más.

-¿Y cómo es que has cambiado de parecer?

-Pues sencillamente porque me he dado cuenta de que no le gusto. Le caigo bien, sí. Pero no le gusto. Y ya está la situación exterior suficientemente jodida, no voy a andar jodida yo por un mal de amores-explicó Amy.

-Qué sabia eres, amiga.

_______________________________

Cuando llegaron a clase de Pociones, el profesor Slughorn ya estaba allí (¡cómo no!) hablando con Lily, y a James Potter (que llevaba una bufanda que le tapaba la boca a pesar de no ser invierno todavía) se le veía desilusionado sentado al lado de Sirius, que estaba coqueteando con una Ravenclaw sentada un asiento por detrás de él. Al ver que no quedaba ningún asiento de tres libre, Amy le dijo a Jude que se sentase con Lily, mientras ella se dirigía hacia la única persona que estaba sentada sola, una muchacha morena, de Slytherin. Claudia o algo así, creía recordar que se llamaba.

Al sentarse a su lado Amy la saludó y le sonrió, pero ésta se limitó a mirarla de arriba abajo y a volver la vista al frente.

-Qué encanto de chica, de verdad-pensó Amy mientras suspiraba amargamente y sacaba los ingredientes para hacer la poción que había mandado Slughorn, condenadamente difícil, todo hay que decirlo.

Amy miró a su alrededor, y vio como Lily, situada a su derecha, empezaba a hacer la poción con gran concentración. Sonrió. Le encantaba ver la forma en la que su amiga hacía las pociones, en cambio Jude se lo tomaba con más calma. Vio a Black y a Potter detrás, haciendo la poción, pero mientras Potter se dedicaba a mirar a Lily cada cinco segundos, Black se giraba para lanzarle sonrisas pícaras a la chica situada detrás, con la que había estado coqueteando antes. La chica con la que se sentaba (¿Claudia?) en cambio mantenía toda su atención en el caldero y en las instrucciones que había que seguir.

Amy lamentó que Remus no hubiese pasado el TIMO de Pociones con la nota necesaria. Con lo listo que era… Pero recordó que en una ocasión le mencionó que no se le daba demasiado bien esa asignatura. Aunque ella ya lo sabía, claro. Era muy observadora, y más con Remus Lupin.

Durante los tres años que había estado colada por él había aprendido todas y cada una de sus manías, como fruncir el ceño si algo no le salía, frotarse las sienes cuando estaba cansado, reír echando la cabeza ligeramente hacia atrás… Sí, Amy sabía todas esas manías suyas, porque había estado mucho tiempo observando a Remus Lupin. Quizá por eso ella sabía algo que, estaba segura de ello, solamente conocían tres personas más…

______________________________________

-Jude, me ha dicho Slughorn que hay reunión del Club esta noche-informó Lily al salir de clase de Pociones-Que le gustaría que fueses para hablar de tu hermano.

-¿Esta noche?-preguntó Jude-No sé si iré-Jude miró a Amy por el rabillo del ojo, por si ésta ponía algún gesto extraño-No me apetece mucho.

-¿Te crees que a mí me apetece ir?-dijo Lily-Si no fuese porque me cae muy bien no iría ni loca.

-Pues vas a ir-dijo Amy-Y tú también, Jude.

Sus amigas la miraron asombradas.

-¿De verdad que no te importa?-preguntó Lily.

-¡Qué va! Además, así dejáis de dar la vara por un rato-dijo Amy guiñando un ojo-De todos modos esta noche tengo muchas cosas que hacer…

-…lo que se resume en tocar la guitarra y cantar un poco en vez de hacer los deberes ¿no?-preguntó Lily con suspicacia.

-Cómo me conoces. Pero no pasa nada, porque ya he terminado todos los deberes atrasados-se justificó Amy-¡Por cierto!-exclamó de repente, haciendo que sus dos amigas diesen un respingo-¡No nos has contado qué tal ayer en la reunión con McGonagall!

-Ah, eso-Lily torció el gesto-La verdad es que no hubo ninguna reunión, solamente fue una excusa de Potter para quedarnos a solas.

-¿A que tú eres la responsable de que Potter vaya con bufanda a todas partes?-aventuró Amy, a lo que Lily asintió-¿Qué le has hecho?

-Le pinté los labios de rojo. Al principio iba a hacer que le durasen un mes… pero luego me pudo mi bondad y se los puse por veinticuatro horas-dijo Lily.

-¿Tú? ¿Bondad? ¿Con Potter?-se rió Amy.

-Eso no fue lo peor. Qué lástima que se pudiese poner ropa encima del bikini…-dijo Lily en un falso tono resignado.

Sus amigas se empezaron a reír descontroladamente al tener la imagen de James Potter en bikini y maquillado en su cabeza. Lily observó con una sonrisa cómo se reían. No les iba a contar que después de travestir a Potter Severus le había pedido hablar con ella. Si ni siquiera sabía qué hacer ella ¿cómo le iba a contar algo a sus amigas?

_____________________

-Jamesie, Jamesie, dame un besito-dijo Sirius a la vez que le ponía morritos.

-Como vuelvas a decirlo otra vez, te dejo calvo, Canuto-dijo James de forma amenazadora sacando la varita.

-Oh, venga, si ya casi no se nota-dijo Sirius.

-Eso es verdad, ahora puedo ir sin bufanda. Pero a la gente que me ha preguntado le he tenido que decir que había estado comiendo varitas de regaliz… ¡y ahora no paran de regalármelas!-exclamó James.

Sirius se limitó a echarse a reír y se sentó de forma elegante, aunque cómoda, en un sillón de la Sala Común, que en esos momentos estaba atiborrada de gente. Al ver que unas chicas de tercero le miraban con intensidad, éste les dirigió un guiño coqueto, lo que hizo que éstas desviasen la mirada sonrojadas y riéndose de forma tonta. Sirius sonrió divertido.

-Qué manía tiene Lunático de ir a la biblioteca, con lo bien que se está aquí…-comentó Sirius.

-Ya sabes que no soporta que haya ruido cuando está estudiando. Además, dijo que aprovecharía a ayudar a Peter con Transformaciones mientras nosotros íbamos a la reunión del Club Slug-dijo James.

-Yo no pienso ir a esa mierda-dijo Sirius de forma seca-¿Acaso tú piensas ir? Porque yo no pienso pisar esa sala para estar rodeado de arrogantes. Además de que allí estará Regulus, y no me apetece aguantar sus miradas de desprecio-dijo éste.

-Yo si iré-Sirius le miró con sorpresa-Pero solamente porque sé que Lily irá, y así puedo demostrarle mi sofisticada conversación y mis modales en la mesa.

-Si con eso te refieres a tu verborrea y a que comes como un cerdo, te creo-dijo Sirius sonriendo-Pues vas a tener que ir tú solo, hermano, porque yo no pienso ir.

James le miró poniendo ojitos de cachorro (o, como le gustaba decir a Sirius, de ciervo degollado) pero sabía que no serviría de nada puesto que su amigo, cuando se negaba a algo, se negaba hasta el final.

-En fin, yo voy a ir ya, que sé que Lily no se negará a sentarse a mi lado delante de Slughorn-y riéndose maléficamente salió con paso rápido de la Sala Común.

Sirius se quedó mirando el fuego que crepitaba en la chimenea fijamente. ¿Cómo podía ir James a esa reunión? Vale, por Evans. Pero él no iría ni siquiera por el amor de su vida. No iría por nada del mundo a esa reunión elitista en la que gente como Remus o Peter no estaba invitada. Sirius sacudió la cabeza, miró a su alrededor y comprobó que la Sala Común se había ido vaciando poco a poco, y solamente quedaban en ella él, unos alumnos de quinto y el grupo de chicas de tercero que, estaba seguro de ello, no se movería de allí hasta que subiese a su cuarto. De repente notó que el retrato de la Señora Gorda se abría y que un gallo entraba por él. ¿Un gallo? Ah, no, era Amy Youngblood, que entre el sorprendente color de su flequillo y el hecho de que éste estuviese despeinado por el viento, se asemejaba más a un gallo que a una chica de diecisiete años.

-¡Youngblood!-la llamó Sirius cuando ésta pasó por su lado.

Amy dio un respingo y se giró.

-¡Ah, Black, eres tú! Iba tan concentrada que me has asustado.

-¿No estás en la reunión del Club Slug?-preguntó Sirius, divertido al ver como Amy intentaba peinarse el flequillo con la mano.

-Evidentemente, no. A menos que tenga una gemela (malvada, por cierto) y esté en dos sitios a la vez-Amy notó que a Sirius no le había hecho gracia su intento de chiste-Olvídalo. Black, no tendrás por ahí un peine ¿verdad?-preguntó-Es que se me ha despeinado el flequillo con el viento y parezco un puto gallo.

-No, nena, mi pelo se coloca de ésta manera de forma natural-Sirius estaba sorprendido de que Amy hubiese soltado ese comentario sobre ella de forma tan casual.

-Qué envidia…-musitó Amy viendo el flequillo de Sirius, que le caía de forma elegante y perfecta sobre los ojos-¿No está Potter contigo?-preguntó al ver que Sirius estaba solo.

-No, él sí que ha ido al Club Slug-contestó Sirius poniendo los ojos en blanco-Y Remus y Peter están en la biblioteca.

-¿Remus tampoco ha sido invitado a la reunión esa?-preguntó Amy con incredulidad-¡Con lo inteligente que es!

-Ya, pero no tiene un apellido fuera de lo común, y Slughorn no aceptaría por su…-Sirius se interrumpió a tiempo, pues había estado a punto de decir la palabra "condición", en definitiva, de cagarla, pues por esa palabra se podría adivinar que Remus tenía un…problema-…torpeza al hacer pociones-terminó Sirius intentando que sonase convincente.

-Puede que tengas razón-al parecer Amy no se había percatado de la rectificación-Pero de todos modos me parece una gilipollez que Remus no esté en ese club, a pesar de que no haya superado el TIMO de Pociones con la nota suficiente es brillante en las otras asignaturas.

Amy se sonrojó, pensando que había hablado demasiado y que Sirius notaría que sentía (más bien que había sentido) algo por Remus, así que decidió cambiar de tema rápidamente.

-¿Y cómo es que Potter ha ido a la reunión? No parece ser de esos de los que disfrutan con ese tipo de reuniones-dijo Amy sentándose en un sofá frente a Sirius, pues veía que esa conversación iba para rato y le parecía ridículo estar de pie.

-Pues ha ido porque a ellas asiste tu amiga Evans-dijo Sirius con tono de "no hace falta ser muy listo para adivinarlo"

-Mira que puede llegar a ser pesado…-musitó Amy volviendo a intentar peinarse el flequillo.

-¿Por qué no te lo arreglas con la varita? Supuestamente las chicas tendríais que saber hacer ese tipo de magia-Sirius miró los intentos que hacía por colocarse el flequillo con las manos-Y James no es pesado porque sí.

-Pues porque paso de prenderme fuego al pelo, como me pasó en verano. Para esos hechizos ya tengo a Jude. Y por cierto, ese comentario ha sido machista, Black-dijo Amy mirándole-Y Potter es un pesado porque está obsesionado con Lily.

-¿Te prendiste fuego al pelo?-Sirius se rió-Y que te quede claro que si James está "obsesionado" con Evans es porque la quiere de verdad. Está enamorado de ella profundamente desde hace años. Y te lo digo por experiencia, le he tenido que aguantar a lo largo de todos y cada uno de ellos.

-Es que no se me dan bien los hechizos que tiene que ver con el aspecto físico, por eso voy así siempre-Sirius enarcó una ceja, ya que no le parecía que fuese mal en absoluto, aunque Amy no se percató de este gesto-Y si Potter estuviese verdaderamente enamorado de Lily comprendería que ella no le detestaría si no la acosase tanto.

-Pero es que el pequeño Jamesie es así. Cree que si no está encima de ella la pelirroja le olvidará. Cosas del amor-dijo Sirius encogiéndose de hombros-Pero sí te puedo asegurar que la quiere de verdad. Por ejemplo, éste verano le he tenido que poner todos los días la canción Lily of the valley porque decía su nombre.

A Amy se le iluminó repentinamente la expresión.

-¿¡Conoces a Queen?!-preguntó muy emocionada.

-No solo los conozco, sino que me encantan-contestó Sirius orgullosamente-He de reconocer que al principio solamente escuchaba la música muggle para joder a mi familia… No sabes lo divertido que era oír los gritos de mi madre al poner los Rolling a toda marcha en mi habitación. Lo más gracioso es que no podía pararlo debido al hechizo de sonido permanente…-a Sirius le brillaron los ojos de manera traviesa.

-Al final vas a resultar más interesante de lo que yo pensaba, Black-dijo Amy sonriendo y mirándole fijamente.

-¿Acaso lo dudabas?

Pero Amy no pudo responder, porque en ese momento entraron en la Sala Común Jude, Lily frotándose el puño derecho y, detrás de ellas, Remus y Peter agarrando a James Potter que se tambaleaba y tenía las gafas torcidas. Amy se apresuró a seguir a sus amigas hacia la habitación, mientras que Sirius, preocupado y divertido a la vez, se acercaba a donde sus amigos habían colocado a James y le abanicaban con la mano.

-¿Qué tal la reunión?-preguntó Amy cuando llegaron a la habitación en tono bajo para no despertar a sus compañeras de habitación, que dormían ya.

-Un coñazo absoluto. Lo mejor ha sido al final, cuando hemos salido-respondió Jude señalando a Lily, que seguía frotándose la mano con cara de malas pulgas.

-Sí, por lo que veo debe haber sido la monda. Un intento de asesinato siempre levanta los ánimos de uno ¿verdad?-comentó Amy a la vez que se sentaba al lado de Lily-¿Qué te pasa en la mano?

-Pues que Potter tiene la cara tan dura como la cabeza… ¡No sabes el daño que me he hecho al darle un puñetazo!-respondió ésta.

_______________________

La semana pasó rápidamente, una vez más, entre deberes y estrés. Y James no se acercó mucho a Lily, porque aunque alegaba que la nariz que ésta le había dejado después de salir de la reunión de Slughorn le daba un aire mucho más varonil y que eso significaba que le preocupaba el aspecto que su futuro marido pudiera tener, prefería observarla desde la distancia esa semana, para que su amor por ella se fortaleciera. O, como decía Sirius, porque estaba acojonado.

Y así llegaron a octubre, lo que supuso que desapareciese el poco sol que había hasta ese momento y que empezase a hacer frío de verdad, además de que se planease la primera salida a Hogsmeade, a pesar de que había estado a punto de ser suspendida porque el día anterior se había producido una explosión en un barrio de las afueras de Londres, en el que había, resultado heridos varios muggles. O eso decía la prensa muggle, porque el mundo mágico estaba seguro de que eso no se había debido a una explosión.

-Jodidos mortífagos-murmuró Sirius mientras caminaban por la calle de Hogsmeade.

-Eso ya lo has dicho, Sirius-dijo Peter.

-Y lo repetiré las veces que haga falta, Colagusano.

-Bueno, por lo menos pensad que no ha habido ninguna víctima mortal-dijo Remus buscando consuelo.

-Eso quiere decir que mi "querida" prima Bellatrix no se ha encargado de ese trabajo… Ya sabes lo que hace esa loca con las víctimas que le tocan-Sirius lanzó una amarga carcajada.

-Bueno, bueno, tranquilizaos-James intentó calmar los ánimos-Pensad que esos cabrones buscan sembrar el terror y la discordia, pero no lo conseguirán. Concentraos en las bromas que vamos a gastar con lo que hemos comprado en Zonko.

-¿No decías que este año te ibas a comportar mejor para impresionar a Evans?-preguntó Peter de forma nerviosa.

-Has sonado exactamente como Lunático, Colagusano-dijo James sorprendido, pero guiñando un ojo a Remus que le había mirado con cara de malas pulgas-Vamos, una bromita de vez en cuando nunca viene mal. Además, Evans no se tiene por qué enterar de que he sido yo.

-O puede enterarse si se lo contamos nosotras-dijo una voz detrás de ellos.

Los cuatro amigos se giraron y vieron que se trataba de Amy y de Jude, que les miraban divertidas.

-¿Y a ti quién te ha mandado meterte en esto, bonita?-preguntó Sirius con una falsa sonrisa.

-Gracias por lo de bonita, Black-Jude no se inmutó-Oh, veo mucho rencor en tu expresión. ¡Vamos, Black, olvida lo que pasó el curso pasado! Sé que es difícil olvidar que me has besado, y mucho más el pensar que no lo volverás a hacer más… Pero tienes que olvidar y perdonar, que ya sabes que no te faltan candidatas.

-Y… momento Black off-dijo Amy pasando un brazo por delante de la cara de Jude.

-¿Que yo estoy rencoroso porque no puedo olvidar tus besos? ¡Vamos, por favor! Sabes perfectamente que eres tú la que no puedes olvidar que estuviste conmigo-dijo Sirius apartándose el pelo de la cara.

-Black, no sé si te has dado cuenta, pero soy lesbiana. Te lo explicaré mejor: no me gustan los chicos, me gustan las chicas. Lo que quiere decir que Amy me pone incluso más que tú-dijo Jude sonriendo ampliamente.

-Me halagas, me halagas-dijo Amy riéndose-Pero sabes que lo nuestro es imposible, Jude de mi corazón.

-Oh, eso hace que mi corazón se rompa en mil pedazos, amor mío-dijo Jude en tono teatral llevándose una mano al pecho.

-¿¡Me queréis hacer caso?!-gritó Sirius, poco acostumbrado a que le ignorasen.

-Ah, es verdad, que seguías aquí, Black-dijo Jude en tono despreocupado, aunque aguantándose la risa por la expresión que éste ponía-Así que ¿qué me dices? ¿Todo olvidado?

Sirius fingió replanteárselo durante unos segundos.

-Está bien… ¡pero solamente porque me da igual! De todos modos sigo pudiendo tener a la chica que quiera…-dijo sonriendo displicente.

-Por cierto… ¿dónde está Evans?-preguntó James con ansia, puesto que no había dicho nada en todo ese tiempo.

-Está en las Tres Escobas… Con un chico-Amy se arrepintió enseguida de haber dicho eso, pues James echó a correr hacia allí a toda velocidad-Será imbécil…

Jude de repente se dio cuenta de una cosa, así que cogió a Sirius del brazo y empezó a arrastrarlo hacia un bar.

-¡Vamos a celebrar nuestra reconciliación, Black!-dijo Jude arrastrando tras de sí al chico, ignorando las protestas de éste-¡Tú también vienes, Pettigrew!-y cogió a Peter con la otra mano, arrastrándole también.

Amy miró a su amiga sorprendida. No entendía qué estaba haciendo. Hasta que Jude giró la cabeza y le guiñó un ojo. De repente miró a su derecha… y se dio cuenta de que la había dejado sola con Remus Lupin.

-Será cabrona…

__________________________________

James entró corriendo en las Tres Escobas, sin pararse a saludar a Madame Rosmerta, que le sonreía de forma pícara. ¿Quién sería el osado de atreverse a quedar con su pelirroja? Miró a su alrededor, buscando una cabellera pelirroja y la encontró. Pero entonces se tranquilizó porque vio que el "chico" con el que estaba hablando Lily era Hagrid.

-¡James!-saludó éste cuando le vio.

James se acercó a la mesa donde se encontraban, a pesar de la cara de indignación que puso Lily.

-¡Siéntate, hombre!-le indicó Hagrid al llegar-No te importa, Lily ¿verdad?-Hagrid no hizo ni caso a la cara que puso Lily, que indicaba claramente que le importaba-¿Qué haces tú solo por aquí? ¿No has venido con Sirius y los demás?

-Sí, he venido con ellos, pero es que Sirius ha ido a celebrar con Jude y con Peter que se hayan reconciliado y como yo tenía mucha sed he venido corriendo-mintió James descaradamente.

-¿Y se han quedado Remus y Amy solos?-preguntó Hagrid-Pobrecitos, haberlos traído contigo, James.

En cambio Lily sonrió discretamente, pues sabía que si Amy estaba a solas con Remus no se iba a sentir desgraciada… ni mucho menos.

-¿Y vosotros dos qué tal estáis?-preguntó Hagrid.

-¿Qué quieres decir? Nosotros no estamos…-empezó Lily, alarmada.

-Me refiero a qué tal estáis siendo los dos Premios Anuales-se notaba que a Hagrid le divertía mucho esa situación.

-¡Ah! Pues bien, normal-contestó Lily un poco turbada-De momento no hemos tenido que hacer nada.

-Bueno, ya os dirán si tenéis que hacer algo ¿no?-dijo Hagrid sonriendo-Sabía que seríais vosotros los Premios Anuales, chicos. No por algo sois los dos alumnos más inteligentes de la escuela (con permiso de vuestros amigos). Además, hacéis muy buena pareja.

-¿Éste y yo? ¿Buena pareja?-Lily soltó una risotada irónica, pero había enrojecido completamente, mientras que James sonreía ampliamente.

-Que tú no quieras no significa que no hagáis buena pareja, Lily. Hasta tus amigas lo dicen-dijo Hagrid, por lo que Lily apuntó mentalmente el asesinar a sus amigas en cuando las viese por hablar de eso cuando iban a ver a Hagrid.

-¿Ves, pelirroja? Estamos hechos el uno para el otro-dijo James sonriendo.

-Ya te gustaría, Potter-Lily se levantó-Adiós, Hagrid, gracias por los hongos-y se fue de las Tres Escobas.

-Si en el fondo está loca por mí-dijo James observando cómo Lily salía del local.

-Le gustarías más si no la acosases tanto, te lo digo yo-dijo Hagrid-Aunque de todos modos qué voy a saber yo, si hace que no estoy con una mujer por lo menos veinte años.

___________________

-Gracias por acompañarme a buscar una pluma nueva-dijo Remus-Siempre las pierdo todas.

Remus y Amy caminaban por las calles de Hogsmeade, a pesar del frío que hacía. Cuando Amy le preguntó a Remus que si no prefería ir a las Tres Escobas, éste dijo que no, ya que prefería dejar a James alguna oportunidad de hablar civilizadamente con Lily (ya que Amy le había contado que el "chico" con el que se encontraba reunida Lily era Hagrid, y Remus sabía que Lily no montaría ninguna escena con él delante). Esa respuesta de Remus descolocó a Amy, como siempre que Remus se mostraba partidario de que James conquistase a Lily o se quedase a solas con ella, ya que estaba segura de que a Remus le gustaba Lily… ¿entonces por qué ayudaba a su amigo a conquistarla?

-Amy ¿me estás escuchando?

Amy, que estaba inmersa en sus pensamientos, se giró dando un respingo.

-Lo siento, Remus, estaba empanada ¿qué decías?

-Decía que si vamos a buscar a Sirius y los demás.

-¡Ah! Vale, vale.

Amy miró a Remus disimuladamente a través del flequillo que le caía encima de los ojos. Éste tenía un semblante sereno, nada hacía ver que tuviese una lucha interior ni nada por el estilo, y eso era raro. A ella le había gustado Remus durante años, y siempre que le veía con alguna chica o sabía que tenía alguna cita, los celos la carcomían por dentro, y se le notaba en la cara (Amy furiosa, como solía decir Lily). En cambio Remus, el saber que James había ido detrás de Lily no parecía preocuparle, sino todo lo contrario. Vale, a lo mejor ya estaba inmunizado, por tener que haber aguantado a Potter hablar de Lily e intentar salir con ella prácticamente todos los días durante cuatro años…

-¡Ten más cuidado!-exclamó alguien.

Amy, al ir mirando a Remus por el rabillo del ojo, no se fijaba por donde iba, así que se había chocado con alguien.

-¡Lo siento!-se disculpó-No miraba por dónde iba-Amy vio que la persona con la que se había chocado era la chica morena con la que se había sentado en Pociones unos días atrás, esa tal Claudia.

-Si no estuvieses tan ocupada en mirar a Lupin, te darías cuenta de por donde caminas-replicó ésta en tono cortante, para a continuación seguir con su camino.

Amy se puso tan roja que no se sabía dónde terminaba su cara y dónde empezaba el flequillo. ¿Por qué narices había tenido que decir eso? Desde luego, qué mal le caía esa chica. ¡Solo faltaba eso! Que justamente ahora, cuando apenas sentía nada por él, Remus se enterase de que le gustaba.

-Te estaba mirando porque… porque… me gusta tu jersey y te iba a preguntar dónde te lo habías comprado-dijo Amy intentando salvar la situación, aunque el tono que empleó no fue muy convincente.

-¿Éste?-Remus miró a su jersey, que era viejo y le quedaba ligeramente grande-Me lo regaló mi abuela. ¿De verdad te gusta? Yo pienso que es horrible, pero lo llevo por puro sentimentalismo-Remus sonrió.

-Pues… es bonito. Tiene estilo-Amy pensaba que el jersey era lo más feo que había visto en su vida, pero no podía desmontar su coartada-Mira, allí están Jude, Black y Pettigrew-en ese momento adoró a Jude, por haber aparecido en el momento adecuado.

Se acercaron a donde estaban estos, y se quedaron sorprendidos al ver que Jude y Sirius llevaban a Peter cogido por los brazos ya que éste se tambaleaba levemente y tenía la cara colorada.

-¿Qué le ha pasado?-preguntó Remus preocupado observando la cara de su amigo.

-No te preocupes, no es nada-le tranquilizó Jude-Solamente está un poco indispuesto.

-¿Indispuesto? ¡Lo que le pasa a éste es que está borracho como una cuba!-exclamó Amy viendo como Peter se tambaleaba cada vez más.

-¿Está borracho?-preguntó Remus alarmado.

-¡Si casi no hemos bebido! Un par de vasos a lo sumo-se justificó Jude-Para celebrar que Black ya no me guarda rencor por haberle dejado.

-Perdona, pero yo no te tenía rencor por haberme dejado, ya que yo puedo tener a cualquier tía, eso lo primero-dijo Sirius en tono arrogante-Y lo que le pasa a Colagusano es que es un flojo, no tiene aguante para la bebida.

-Llevémosle al castillo antes de que lo vea Lily, que aparte de ser Premio Anual también es prefecta-propuso Remus.

-Tú también eres prefecto, Lunático-puntualizó Sirius.

-Ya, pero evidentemente no voy a castigar ni quitar puntos al pobre de Peter. Aunque con vosotros sí que podría…-Remus miró a Jude y a Sirius.

-Pero me adoras demasiado como para hacerlo-dijo Sirius-Tienes razón, vamos a llevarle al castillo antes de que haga algo.

-¡Quita, bicho!-escucharon gritar a Amy.

-Demasiado tarde-comentó Jude cuando se giraron a ver qué pasaba.

Sirius y Jude, distraídos por Remus, habían soltado a Peter, y se había acercado haciendo eses hacia Amy con los ojos cerrados y los morros sacados. Ésta, horrorizada, se alejaba todo lo que podía de él.

-¡Lleváoslo antes de que le lance una maldición!-advirtió Amy sacando la varita.

-Yo que vosotros la hacía caso-les aconsejó Jude-Ya sabéis lo buena que es en Defensa Contra las Artes Oscuras.

-Peter no es ningún peligro-dijo Sirius.

-¡En este momento es peor que un dementor!-exclamó Amy-¡U os lo lleváis o le lanzo una maldición, lo advierto!

Esta vez le hicieron caso, y entre los dos cogieron a Peter, que estaba a punto de caerse.

-Anda, Colagusano, vamos al castillo-dijo Sirius-Si veis a James decidle que nos hemos ido y le explicáis que ha pasado.

Jude y Amy vieron como Sirius, cansado de tener que sujetar a Peter para que no se cayese mientras caminaba, le lanzaba un hechizo aturdidor para después cogerlo y echárselo al hombro como si de un saco de patatas se tratase, ignorando las protestas de Remus, que no veía bien que llevase a Peter así. Una vez hecho esto, los dos amigos se fueron hacia el castillo. En cuanto se perdieron de vista, Jude se giró y abordó a Amy.

-Cuéntame-le pidió.

-Que te cuente ¿qué?

-Sabes perfectamente a que me refiero-dijo Jude poniendo los ojos en blanco-¿Ha pasado algo con Remus?

-Uy, sí, hemos tenido sexo salvaje en la Casa de los Gritos. Es broma, por cierto-añadió al ver la cara que ponía Jude-No ha pasado nada de nada. Le he acompañado a comprar una pluma, hemos dado un paseo y hemos charlado sobre nada en particular. Eso es todo.

-¿De verdad?-Jude parecía decepcionada.

-Ya te lo dije. Le caigo bien, es mi amigo. Pero nada más. No le gusto ni un poquito-Amy se encogió de hombros con una expresión algo triste-Aunque no te puedo negar que me habría hecho ilusión el gustarle aunque fuese un poquito, ahora me he resignado a que no puede ser.

-¿Por qué?

-Te voy a contar algo, pero prométeme que no se lo vas a decir a nadie, y mucho menos a Lily.

-¡Palabrita del Niño Jesús!

_____________________________

Lily salió de Honeydukes con una bolsa repleta de golosinas. El azúcar siempre le venía bien a la hora de pensar, y no había hecho otra cosa desde que salió de las Tres Escobas.

El comentario de Hagrid la había descolado. ¿De verdad pensaba todo el mundo que Potter y ella hacían buena pareja? Vale que los dos eran Premios Anuales, pero nada más. No tenían nada más en común, salvo la Casa a la que pertenecían. Además ¿cómo iba a querer ella algo con Potter? ¡Le detestaba! Era un pesado arrogante que no paraba de acosarla.

-Este año está menos arrogante, y lo sabes-dijo una desagradable voz en su cabeza.

-Sí, eso es verdad, pero sigue siendo un pesado que no para de pedirme que salga con él-pensó Lily.

-Reconoce que en algunas ocasiones te hacen gracia esas proposiciones.

-¿Cómo no me van a hacer gracia? Es un payaso, y los payasos hacen gracia.

-No te hagas la dura. Además, reconoce que es muy guapo.

-Está bien, James Potter es guapo, sí. Eso es sabido por todo el sector femenino de la escuela, pero eso es algo secundario.

-Y gracioso. También es gracioso. E inteligente.

-¡Te quieres callar!

Lily se dio cuenta de que ese último comentario no lo había pensado, sino que lo había dicho en voz alta, lo que provocó que las personas que pasaban por su lado se quedasen mirándola. No sabía de dónde narices venía esa desagradable voz, pero de lo que sí estaba segura es de que no tenía razón. James Potter era guapo, gracioso e inteligente, sí. Pero también era un gilipollas, y eso hacía que las otras cualidades quedasen ensombrecidas.

Por suerte vio a Amy y Jude, que le hacían gestos desde el final de la calle y pudo dejar de pensar en esas cosas. Muchas personas le decían que terminaría saliendo con James Potter, que en realidad su desprecio hacia él no era más que una fachada (¡qué equivocados estaban!), y lo último que le faltaba es que una voz dentro de su propia cabeza le dijese exactamente lo mismo.

______________________

¡Y se acabó! ¿Os ha gustado? (sí, hago esta pregunta al final de todos los capítulos, lo sé xD)

Como habréis podido notar, me gusta más el nombre en inglés del "Club Slug" (es que a mí eso de "Club de las Eminencias" me suena muy ridículo xD). También en el fic será importante la música, ya que varios personajes son fanáticos de ella, y siempre que toque ese tema lo intentaré hacer de forma cronológicamente correcta (es decir, a Sirius no le gustará Green Day, por ejemplo xD). Y creo que esas son todas las aclaraciones que tenía que hacer =).

Si os gustado, si no os ha gustado, si lo adoráis, si lo aborrecéis… ahí abajo tenéis un botoncito verde la mar de mono que ayuda mucho a saber vuestras opiniones. Como ya dije, es algo que a vosotros no os cuesta nada y que a mí me hace muy feliz =)

¡Hasta el próximo capítulo!

¡Besos!