Summary: La vida de él cambio luego de su llegada de Israel, como ex combatiente. No comprendía nada y necesitaba las respuestas a aquella encrucijada. Nadie pensó que encontraría sus respuestas al ver los ojos de esa desconocida castaña que sostenía firmemente de la mano a un pequeño niño pelirrojo de ojos verdes, sus ojos verdes.

Disclaimer: Bla bla blabla… no me pertenecen los personajes, solo son creación de la maravillosa mente de la Sra. Stephenie Meyer… yo solo juego con ellos… pero la trama es mia… ¡mia mia mia!. Jajaja.

Genero: Darma/Romance.

Cannon: EdwardxBella/EmmettxRosalie/AlicexJasper/RenesmeexJacob.

Aclaración: Hay personajes secundarios...pero no olviden nunca que soy adicta a los cannons y que esto sobre todo es BEDWARD

N/A: Como si se tratara de un loco sueño despierta, me desperté de mi ensoñación (en medio del trabajo) y colgué mi Hetsel… agarré mi cuaderno, y empecé a plasmar las ideas principales en mi libro de pendientes… entonces vino mi jefe y me pregunto si se me había zafado un tornillo y yo conteste "shh…genio trabajando, nunca molestes a una escritora en medio de una creación"… ¿Resultado final? Un jodido regaño, pero no importa…lo que salió de esos pensamientos valió la pena…

¡HE AQUÍ MI NUEVO BEBE!

___________________________

Reinventing Our Exit

(Reinventando nuestra salida)

-Intro-

La pequeña niña pelirroja corría por el bosque, mientras era perseguida por su mejor amigo; un chiquillo de cabellos cobrizos y rutilantes ojos verdes. Las risas resonaban en todo el claro, seguido por el ruido de los torpes pasos de los niños al pisar el seto y las hojas secas que cubrían todo el sitio, aquella tarde de otoño. Él se lanzó sobre la pequeña y ambos cayeron sonoramente sobre un colchón de hojas, provocando las risas histéricas de ambos críos de 8 años. Entonces, ahí sucedió… ella lo miró a los ojos y tuvo la seguridad –aun sin saber el significado de la palabra "amor"- que había quedado prendada de él. Él por su parte, sonrió viendo los ojos ámbar de la chica, encontró infinito cariño y ternura en ellos…pero nada más - no es que fuera poca cosa, pero no era suficiente-; la quería, muchísimo… era la única chica con la cual se podía relacionar libremente sin temer que lo juzgara por ser lo que era; un niño… es que la mayoría de niñas veían a los niños como algo asqueroso y desagradable, todas menos ella. A él le pasaba algo parecido; creía que todas las niñas eran chillonas y molestas, pero ella era la excepción a esa regla. Motivo suficiente para que se quisieran, motivo suficiente para que secretearan juntos, compartieran risas y elaboraran teorías complicadas que explicaran los "extraños comportamientos" del sexo opuesto.

Pero no era motivo suficiente para lo que estaba a punto de pasar.

El que fueran amigos no justificaba que ella lo viera de ese modo, ni de que batiera sus pestañas de modo coqueto… tampoco justificaba que se acercara a su rostro en cámara lenta y uniera sus labios a los de él.

El compartir su primer beso no tenía ni pies, ni cabeza. Pero eso, desafortunadamente, lo sabía él… Ella jamás lo sabría o entendería.

.

Recuerdos. Eso era aquello, uno de los recuerdos más felices de su niñez.

La inocencia del primer beso; el amor con el cual lo dio, la timidez con la cual lo recibió… el juramento que esa tarde mentalmente realizó.

Ella se lo llevaría consigo dondequiera que fuera. Sin importar las distancias que los separaran, sin importar lo que otros le dijeran. Aquel día ella se prometió nunca separarse de él… como luego más tarde lo rectificó… con besos, caricias, compartiéndose con él.

Jamás creyó que esa promesa interna sería tan bien cumplida. Jamás pensó que la consumaría de aquella forma; la forma con la cual sueña toda mujer, tener una parte de ese hombre al que ama.

Y a pesar de los mares que los distanciaban, de los miles de kilómetros de por medio, de los años que habían pasado desde que lo había visto por última vez… ella lo tenía ahí, a su lado… durmiendo plácidamente, en una versión mini.

Su creación y la de él.

No importaba si él lo sabía, no importaba si él no sentía eso tan fuerte por ella… lo único que importaba es que ahí, del otro lado de su colchón, estaban personificados todos sus sueños desde que era muy pequeña.

Ella sabía que jamás amaría a alguien como lo amaba a él, tampoco nunca se lo permitiría.

Sabía que él no la amaba de ese modo, y no le importaba mucho tampoco. Le había arrancado un pedacito de ser, para llevarlo consigo el resto de su vida. El que el hombre de sus sueños no fuera suyo, no aminoraba el amor que sentía al ver su foto, al ver viejos VHS de su niñez o al recordar sus andanzas de pequeños.

Ella se decía a si misma al despertar, todas las mañanas… que eso solo fortalecía mas su amor, que era un obstáculo más en el camino de la vida que se había empecinado a superar.

Finalmente algún día se reencontraría con él –porque sabía que él estaba vivo, a pesar de lo remotas que eran las probabilidades- y volverían a estar juntos.

La guerra no duraría para siempre y él algún día volvería, entonces la encontraría a ella firmemente de pie, con algo entre manos y una sonrisa tatuada en sus carnosos labios.

___________________________

¡Lo sé, no se entiende nada!...pero juro por Dios santo que amé esta idea y está muy fresquita… recién salida del horno.

No tenía pensado en comenzar el fic, hasta que por lo menos terminara "The Sharpest…" o "Virgen…"; pero esto es una prueba piloto a ver lo que piensan…

Hace 20 minutos que lo escribí y me siento orgullosa de esto… no puedo especificar la frecuencia con la que voy a actualizar, porque ni yo lo sé… pero este fic promete MUCHISIMO, y me parece una de las ideas más hermosas hasta ahora…

Pero antes de seguir, tengo que saber su opinión.

Por favor opinen, pregunten, digan lo que piensan…

Depende de sus rrs y su aceptación el que me apure a escribir o no… así que háganmelo saber…

xoxo

M.-