Summary: La vida de él cambio luego de su llegada de Israel, como ex combatiente. No comprendía nada y necesitaba las respuestas a aquella encrucijada. Nadie pensó que encontraría sus respuestas al ver los ojos de esa desconocida castaña que sostenía firmemente de la mano a un pequeño niño pelirrojo de ojos verdes, sus ojos verdes.

Disclaimer: Bla bla blabla… no me pertenecen los personajes, solo son creación de la maravillosa mente de la Sra. Stephenie Meyer… yo solo juego con ellos… pero la trama es mia… ¡mia mia mia!. Jajaja.

Genero: Darma/Romance.

Cannon: EdwardxBella/EmmettxRosalie/AlicexJasper/RenesmeexJacob.

Aclaración: Hay personajes secundarios...pero no olviden nunca que soy adicta a los cannons y que esto sobre todo es BEDWARD

N/A: Como si se tratara de un loco sueño despierta, me desperté de mi ensoñación (en medio del trabajo) y colgué mi Hetsel… agarré mi cuaderno, y empecé a plasmar las ideas principales en mi libro de pendientes… entonces vino mi jefe y me pregunto si se me había zafado un tornillo y yo conteste "shh…genio trabajando, nunca molestes a una escritora en medio de una creación"… ¿Resultado final? Un jodido regaño, pero no importa…lo que salió de esos pensamientos valió la pena…

¡HE AQUÍ MI NUEVO BEBE!


Desgracia

5 de Marzo

Cuatro vidas darían un giro de trescientos sesenta grados y una de ellas culminaría finalmente.

Un ex soldado, un pequeño niño de 5 años, una risueña mujer y una joven atolondrada en este caso se encontraban atados por aquellos invisibles y delgados hilos de la vida.

.

Una hora. Una hora mas y ella seria libre.

Pasaban de las 5.30pm y faltaba poco para que llegara Jake a su reemplazo. Asi habían organizado los horarios desde un principio y lo cierto es que le resultaban comodos para su ajustado itinerario de estudio. Lo cierto es que no le causaba mucha gracia que Renesmee se quedara a solas con su novio para cerrar el local, sobre todo luego de aquel bizarro episodio donde encontró a su pequeña hermana en medio del acto con su fornido novio, entre repisas. ¡No podía creer la soltura de su hermana en lo que al sexo respectaba! No sentía pudor alguno al relatarle sus locas experiencias sexuales a ella, ni se sonrojaba al cruzar la raya con Jacob en su presencia y ¡ni siquiera llegaba a los 20 años!. ¿Cómo podía ser tan promiscua su hermana, mientras ella llevándole 5 años seguía virgen?. Virgen y con necesidades feroces.

"Realmente te hace falta un buen polvo" le decía su cuñada, Rosalie. Para ella era fácil decirlo, Emmett era prácticamente una bestia sexual que sabia saciar el voraz apetito de su mejor amiga. Aunque era incomodo para ella saberlo, ya que no solo se trataba de su hermano, sino también de la chica con la que se habia criado. Era extraño imaginarlos de ese modo, pero no podía evitarlo, pues su rubia amiga se encargaba muy bien de relatar con pelos y señas cada acto.

Sexo. Sexo. Sexo.

Todo era sexo en la vida de Isabella Swan hacia unos cuantos meses. Su hermana, su hermano, su amiga y Jacob…tampoco ayudaba.

Tiro el famoso libro de posiciones sexuales que Emmett le habia regalado unas semanas atrás, en el cesto de residuos. No le serviría de mucho, o de nada en realidad. Sentía que tenia un largo camino que recorrer para encontrar al indicado. Porque ella aun aguardaba por ese hombre. Aquel que volteara su vida y la hiciera temblar de pies a cabeza. Solo quedaban unos cuantos pretendientes, pero ninguno potable, obviamente. Ella seguía sola…

-Y amargada.

Agitó su cabeza, viendo a su cuñado con una resplandeciente sonrisa en el rostro.

-¿Cómo-

-Eres un libro abierto Bells, es inevitable-respondio el chico riendo.

-Como sea-volvió a sacudir su cabeza.- ¿Que haces tan temprano aquí?

-¿Temprano? … son las 6.30pm Bella.

-Oh-frunció su ceño y le dio el vuelto a un cliente que aun estaba aguardando.

En alguna parte de su cerebro ella se habia perdido, entre pensamientos sobre cuan patética estaba siendo su realidad. A un semestre de terminar su carrera y sin tener a alguien con quien compartir su vida. Era ridículo y ella lo sabia, siendo tan joven lamentarse por ello, y aun peor considerando que no le faltaban candidatos. Pero era imposible.

Bella Swan moriría sola, como un hongo.

El típico temor femenino se hacia presente en ella, aun siendo diferente del resto. Siendo rara. Y era rara, su cabeza funcionaba de un modo poco común, pero sin llegar a ser loca. Ella era… exentrica.

Tomo sus cosas y luego de una corta despedida salió del local y se montó en su vieja chatarra, como amaba decirle Emmett. Manejó con el cuidado y la precaucion que la hacían tan característica. Su padre era sheriff del pequeño pueblo en el que habia nacido, por lo cual era sumamente quisquillosa con las reglas de conducción y ni hablar de Arizona, donde todos manejaban con inexistente prisa, salteándose las reglas de manejo, lo cual la ponía histerica. Pues no solo tenia que tener cuidado por ella, sino que también por los demás conductores, que parecían monos al volante.

Llegó a su departamento y fue bienvenida con los gritos triunfantes y burlones de Emmett sobre el rostro de su mejor amigo Jasper.

-¿Quien es el macho?-le grito al gemelo de su novia.

-Tu no, Emmett…te comportas como un niño-rió Jasper.

Bella rió y se despojo de su morral. Saludo rapidamente con la mano a los hombres presentes y fue directo hacia la heladera por una botella de agua.

-¡Maldita sea! ¿Emmett, porque vienes aquí a llenarte el estomago teniendo tu propio apartamento?-grito frustrada viendo la heladera semi-vacía.

-Se llama equilibrio hermanita, yo como por lo que no comen tu y Nessie.-gritó desde el living aun con el control del playstation, jugando.

-¡Pudrete!-le grito enojada.

No habia nada que odiara mas que tener que ir a hacer las compras. Esa solia ser la tarea de Renesmee, pero considerando que esta noche su hermana difícilmente volveria… no le quedó mas que colgarse nuevamente su morral.

-¿Adonde vas?-preguntó su rubio amigo.

-A tener sexo, seguro que no-rió Emmett, seguido de un quejido-¡Auch Jasper!

-Madura hermano, no entiendo como mi hermana esta contigo.-agitó la cabeza divertido Jasper.

-Es el sexo, soy el Dios.-contesto con una sonrisa picara.

Bella sonrió y abrió la puerta para salir cuando fue alcanzada por Jasper, quien la miró y asintió. Asi de fáciles eran las cosas con Jasper. Él era su consejero, su mejor amigo, su 5to hermano, despues de Rosalie, su gemela. Jasper también se habia criado con los hermanos Swan en Forks, inseparables, unidos, estrechos… siameses, eso era lo que eran ellos dos, siameses. Por el no querer separarse de ella, ni ella querer alejarse de su hermano, terminaron los cinco en Arizona, estudiando sus respectivas carreras, reacción cadena, solian decirle.

Pasó su brazo alrededor del hombro de Bella y ella se acomodó. En silencio caminaron 3 cuadras hacia el supermercado. Hacer las compras tampoco era la actividad favorita de Jasper, pero sabia que ella estaría allí y eso le era suficiente. No es que estuviera enamorado de ella, pero estaba seguro de que no la amaba como una hermana, aunque tampoco la amaba como a una amiga. Su relación era demasiado complicada. El aun 13 años despues de su primer beso, seguía en un debate interno sobre la forma en la cual la queria. Porque ellos se habían dado su primer beso y el segundo tamben, el tercero… también el cuarto y el quinto… curiosidad, obviamente; curiosidad y tal vez algo mas.

Aun no habia oscurecido, pero las calles poco concurridas por las que caminaban no eran las mejores. A Jasper se le encogio el corazón de solo pensar que si el no hubiera acompañado a Bella, ella habría tenido un accidente gracias a su innata torpeza y su magnetismo hacia accidentes, obviamente. Porque obviamente el se preocupaba por ella, porque era su amiga, claro estaba.

Si, el pobre Jasper Hale vivía en negación.

Un hombre de negro pasó corriendo a su izquierda y Jasper apretó su agarre contra los hombros de la castaña, a modo protector. Respiró tranquilo cuando se percato de que aquel hombre ni los habia registrado… pero su estomagó saltó cuando escuchó un grito ahogado proveniente de Bella y levantó su cabeza.

Todo fue muy rápido. Ella corrió hacia la calle y el corrió detrás de ella, sin saber porque siquiera lo hacia. Se percató unos cuantos pasos antes de su llegada a destino, que habia una mujer tendida en el suelo y un niño sentado junto a ella.

Bella se agachó a la altura del niño, petrificada por la mujer apuñalada que yacia a sus pies, palida y quieta. Comenzó a temblar como una hoja y se concentro en respirar por la boca para no oler el oxido de la sangre que la descomponía. Intentó hablar, realmente trato. Pero no hubo palabra que saliera de su garganta cuando se percató de que hacia solo un par de horas habia conocido aquella mujer en su negocio.

-¡Dios!-dijo Jasper, impresionado, rotando la mirada del cuerpo al niño.

-Llama al 911-fue todo lo que Bella dijo, antes de tomar su pulso, con manos temblorosas.

Jasper tomó rapidamente el teléfono en sus temblorosas manos y acató la orden de su amiga. Una vez cortada la comunicación telefónica, le aviso-Vienen en camino.

-No tiene pulso-dijo ella, con ojos asustados.

Trató de hacer acopio de las maniobras de salvación aprendidas en la secundaria, pero habia pasado ya tanto tiempo desde esa época que casi no recordaba nada. Jasper asustado por la declaración de la castaña, se animo a ayudarla intentando resucitar a la pelirroja. Pero no habia mucho mas por hacer. La mujer habia perdido demasiada sangre, prácticamente estaba sumergida en un profudo charco de ella y ambos sabían que la Parca ya habia hecho su trabajo.

Poco despues llego la ambulancia, de la cual los paramédicos se bajaron para revisar los signos vitales de la mujer NN. No tardaron demasiado para declararla fallecida, era una obviedad. El cuerpo fue cubierto por una manta y transportado hacia la ambulancia, entonces Bella se percató de que debajo del cuerpo de la inherte mujer habia un pequeño móvil plateado. Con discreción lo tomo, sin saber los motivos, no quiso hacer alarde de ello. Luego de haberla visto fallecer, necesitaba saber algo de ella, de su vida. Lo guardo en su bolsillo, con el cuidado que ningún expectador lo notara, sabiendo que aquel acto seria considerado delito.

Entonces, reparo en el pequeño niño que hacia unos cuantos minutos atrás se inclinaba sobre el cuerpo de la mujer. Por la necesidad de intentar ayudarla, llego a ignorar a aquel niño que no tendría mas de 5 años. Se acercó a el luego de intercambiar una rápida mirada con Jasper y le tendió la mano. El niño aun acurrucado contra sus rodillas, en el suelo la miró con miedo. Luego de dudarlo un segundo, tomo su mano y se puso de pie con la ayuda de la castaña; la abrazó instintivamente, llegando apenas a la altura de su cadera. Ella suspiró, acariciándole los rojizos cabellos. Un oficial se acercó hacia ellos tres, para tomarle declaración.

-¿Ustedes fueron quienes encontraron el cuerpo?-preguntó de modo rutinario.

Bella simplemente asintió y miró a Jasper escusandose. Pero esta vez no podria hablar, aun no encontraba su voz y se sentía mucho mas preocupada por aquel niño sin madre que por la mujer fallecida en si.

El oficial tomó la declaración de Jasper, quien contesto cada pregunta con pesar. El también se sentía culpable, pero por haber visto al delincuente huir frente a sus narices, aquel hombre que le habia quitado la vida a una mujer, una madre.

Se acercó otro oficial a ellos, mientras aun los peritos forenses continuaban con su trabajo intentando encontrar rastros que identificaran a la desconocida mujer, la ambulancia habia partido ya hacia tiempo.

-¿Y este niño?-pregunto el agente.-¿Es suyo?-Bella negó con la cabeza.

-Estaba con la mujer cuando llegamos-contestó Jasper. El oficial suspiró y se agachó hasta la altura del niño, que aun abrazaba las piernas de Bella.

-¿Cómo te llamas?-preguntó con voz dulce, el hombre regordete de mirada bondadosa.

-Anthony-dijo el niño con un hilo de voz.

-¿Cuántos años tienes Anthony?-preguntó, el niño simplemente mostro cinco dedos con temor aun, mientras se llevaba su dedo pulgar hacia la boca.

-¿Y mi mami?

-Oh…era tu madre.¿Recuerdas como se llama?-le preguntó el otro oficial con un poco de brusquedad. Ya que aun no podían identificar al cuerpo, debido a que su asesino le habia robado el bolso donde suponía, se encontraban sus identificaciones.

-Tanya Denali. –dijo por inercia y luego demandó nuevamente- ¿Dónde está?

-Anthony-el oficial regordete intentó explicarse- a tu mami la han…

-¡Enviado de viaje!-habló con desesperación Bella, reencontrandose con su voz. Los hombres allí presentes voltearon a verla, desentendidos.

-¿De viaje?-preguntó el mas pequeño.

-Si. A tu mama la han herido, asi que ahora esta viajando para reponerse y estar mejor-una mentirita piadosa no era un crimen, mas no se le podía explicar la realidad a un niño de solo 5 años. El oficial suspiró y lo dejo correr, en parte luego de pensarlo dos veces, la joven tenia razón. Seria muy cruel explicarle la muerte a un niño tan pequeño.

-De acuerdo. Necesitaré que me acompañen a la estación. Solo será un rato. Necesito autorizar sus declaraciones y tomar el identikit del maleante.

-Ok, iré yo.-Jasper asintió y se volvió hacia Bella- Tu ve a casa, descanza.

-¿Te iras?-Anthony miró a Bella con temor, ajustando el agarre contra sus piernas. Ella suspiro.

Lo miró a los ojos y supo que ese niño tenia algo.

.

El ex-soldado Edward Cullen no entendía nada. Cuando el se habia ido las cosas eran diferentes.


Se que el capitulo anterior las despisto un poco y espero aclarar muchas de sus dudas con el nuevo capitulo.

Muchisimas gracias por la buena onda y las ganas que le ponen a la lectura, me hacen muy feliz.

Me gustaria de todos modos, hacer incapié en que esta historia no va a ser puro drama ni pura desgracia, simplemente es una historia media Fluffy que muestra como un grupo de personas se ayudan mutuamente a seguir adelante.

Con eso ya aclarado, espero ansiosa sus nuevos RRs

20 dejan su rev por cap mientras esta en 80 cuentas como fav...sean mas generosas por favor! escribo para sus RRs, no cuesta nada;)...gracias, son lo maaaaas!

xoxo

M.-