Serena caminaba tranquila, pero distante sobre la acera, pensaba en su vida solitaria, a pesar de estar rodeada de amigos, debía ir hacía casa de Mina, pero en vez de eso camino hacía su parque favorito, en donde podía sentarse a pensar sin ser molestada, en donde podía despejar su mente y aclarar sus sentimientos. Había madurado en esos últimos dos años, por fin se había convertido en adulta, hace un par de semanas había cumplidos sus veinte, y aunque todo había terminado, las sailors y ella se seguían viendo, aunque no hubiera más enemigos contra quien combatir. Había logrado terminar sus estudios en la prepa con buenas calificaciones, aunque no excelentes, todo con ayuda de Amy, y ahora cursaba su segundo año en la universidad, estudiaba en la facultad de historia, algo que había despertado su curiosidad y ahora le gustaba mucho.

Una pareja se había sentado a unas cuantas bancas lejos de donde ella se encontraba, y por un momento deseo estar en los zapatos de aquella bella joven, que lucía feliz entre los brazos de su amado, quiso que alguien se sentara junto a ella y la abrazara, y quizá que le dijeran un "te quiero".

Era increíble cuanto había cambiado, así lo pensaba Serena, había dejado atrás a esa niña testaruda a la que no le gustaba estudiar y solo se preocupaba por los chicos y por la comida, ahora llevaba suelto su largo cabello rubio, ya no se peinaba mas con sus dos colitas, el cabello le caía en cascada por la espalda y el fleco le tapaba la frente, sin cubrir sus enormes ojos azules, vestía una falda suelta hasta las rodillas color verde, pensó en todos los chicos que le había gustado a lo largo de los años, pero también pensó en que no le habían hecho caso por su forma de ser, pensó en que si se encontraran con ella ahora le pedirían de rodillas que fuera su novia, Serena no había podido enamorarse de nadie en todos esos años, y eso había ocasionado que nadie se enamorara de ella.

¿No era lo suficientemente buena para que alguien se fijara en ella?, esa pregunta le venía a la cabeza cada día de su vida, ¿Dónde estaría esa persona que ella amaría mas que a su propia vida?, ¿y si no existía?, ¿y si tenía que pasar el resto de su vida envidiando a las demás parejas?, quizá así debía de ser.

Se puso de pie y camino hasta casa de Mina, cuando llego al apartamento puso su mejor cara y toco la puerta, esperando a que le abrieran.

Mina abrió la puerta y cuando vio a Serena le dio un fuerte abrazo, la invito a pasar y Serena saludo a las demás de la misma manera, mientras charlaban y comían sushi, Serena trato de aparentar que se encontraba muy bien, pero tuvo que hacer un esfuerzo sobrenatural para ocultar la soledad que la invadía.


Hola a todos, es mi primer fic de Sailor Moon, debo decir que no soy muy fan del anime, pero Sailor Moon es mi favorito y me encanta, aquí esta el prólogo, luego subo mas capítulos, basicamente trata sobre un mundo alterno en el que no existe Darien y Serena madura y cambia de forma de ser, enamorandose así de su peor enemigo.