El fic no es mío, el autor original es KC24JACK. Tengo permiso del autor para traducirlo

---------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 1: murió y se fue:

El disturbio en la calle, las luces resonantes y los bocinazos de coches sonaban con eco a millas y millas lejos, y allí estaba John Dillinger con múltiples heridas de bala que lo habían conducido a reposar el rostro sobre la tierra. Su respiración salía en cortos alientos; sus latidos eran cada vez más débiles. Pero él sólo podría pensar en una cosa, una persona, y su único amor: Billie Frechette. Él podría verla perfectamente, con los rizos marrones oscuros y aquellos ojos color avellana que se parecían sonreírle. Él pensó que él había visto la luz cuando oyó los disparos otra vez. Era probablemente la policía, pero él no lo podía contar. La gente corría por todas partes, los gritos eran infinitos y él sintió como alguien lo levantaba, pero estaba demasiado cansado para preocuparse, demasiado enfermo de amor para aguantar.

2 semanas más tarde

-¡Jefe pienso que él está despierto!

Los ojos de Johnny se abrieron muy lentamente; oyó voces quedas a su alrededor. Le dolía todo el cuerpo y cuando trató de estirar sus dedos, el dolor lo traspasó.

Un hombre entró. Él llevaba un caro traje negro con unas gafas de sol sobre su nariz. Su pelo estaba peinado liso hacia atrás y él tenía una sonrisa sobre su rostro; resultaba más siniestro de lo que recordaba:

-Alvin Karpis- él murmuró.

-John, es bueno que hayas vuelto.

-¿Qué pasó aquel día? " él luchó para sacar las palabras.

- No se preocupe de ello, mis hombres se tirotearon con la policía y le sacamos de allí. Yo no podía olvidarle después de los que nos pasó en County.

Johnny rió; él todavía podría recordar cuando ambos fueron cerrados en County por intentar robar un tren. Él fue el que consiguió sacar a Alvin y a él mismo de la prisión en solo cuatro días.

Alvin se sentó al lado de la cama, quitándose las gafas de sol.

-¿Dónde estoy?-preguntó John débilmente

-Usted está en mi sótano. Yo no podía llevarle a un hospital, o ellos le habrían encontrado. Soborné al Doctor Robbins y compré un equipo médico. Él logró parar la sangría; por suerte las balas no estaban en demasiado profundas. Pero que uested despertase aún no era seguro.

-¿Cuánto tiempo he estado dormido?

-Dos semanas, pensamos que ya no despertaba.

John giró su cabeza hacia la ventana.

-¿Sabe algo la policía?

-Tras el último disparo, Purvis convenció al público de que usted estaba muerto. Pero pensamos que todavía le busca.

Entonces él hizo la pregunta más difícil.

-¿Y qué hay sobre Billie? ¿Qué le ha pasado? ¿Está bien?

-No lo sé, John, no lo sé. Mire, usted está herido y tiene que descansar. Pero una vez que esté mejor, tiene que prometerme algo.

-¿Qué?

-Usted tiene que jurarme lealtad. Mis hombres se dispersaron y desaparecieron después de aquel disturbio. Necesito más, y sabemos que usted está bien; ¡Pete hizo mucho por usted, John Dillinger!

-Siempre me querrá coger, ¿no?

-Ya me conoce Johnny.

-Lo pensaré.

-Bien, y póngase mejor, ¿eh?