Disclaimer: Los personajes pertenecen a Stephenie Meyer y la historia a lovelovelove22, yo sólo me adjudico la traducción.


BPOV, cuatro años después.

No podía creer que estaba aquí, graduándome de la universidad. Cuatro años atrás, estaba prácticamente destrozada. Había estado apenas aferrándome a los jirones de mi vida, había estado tan cerca de rendirme y soltar todo. Edward consiguió cambiar eso. Gracias a él, tengo confianza en mi misma y en los otros. Ya no estoy tan asustada y me siento mucho más independiente. Tengo amigos, un trabajo, una familia, un prometido… ahora, tenía todo. Y no podía haberlo encontrado si no fuera por él.

Al principio, vivir con Trastorno Bipolar había parecido imposible, especialmente cuando resultó ser que mi detonador era simplemente recordar cosas. Un pequeño recuerdo podía enviarme por completo a un episodio de manía. En los últimos cuatro años, había estado bajo tres medicaciones distintas. Tuve cinco episodios súbitos y breves, y tres episodios fuertes. No puedo beber, y no pasaré ni un día de mi vida sin tomar alguna clase de píldora prescripta. Las cosas nunca van a ser fáciles para Edward y para mí, pero nunca fueron realmente fáciles. Cuando nos casáramos y tuviéramos hijos, había una gran probabilidad de que desarrollaran el Trastorno Bipolar.

Pero Edward era mi salvador… en todo.

"¡Bella!" Y repentinamente, afortunadamente, estaba entre sus brazos y me estaba besando. "Felicitaciones." Dijo con una sonrisa, abrazándome con fuerza.

"Gracias." Reí, ajustándome la toga de graduación de un brillante azul que estaba usando. "¿Por qué tu puedes verte tan bien y yo tengo que usar esto y verme espantosa?" Me quejé, jugando con su corbata.

Edward rió, se alisó la corbata y me miró de arriba abajo. "Porque mi graduación fue la semana pasada, tonta. Además, no te ves para nada espantosa. Te ves hermosa y madura. Ahora eres una graduada de la universidad." Rodé mis ojos y me puse a jugar con el birrete, el cual estaba sosteniendo en mi mano.

Él se había graduado la semana pasada, en la Universidad de Nueva York, mientras yo me había graduado recién hoy en Barnard. Estar en universidades distintas había sido bueno para nosotros, aunque lo había dudado mucho. Pero la distancia, aunque era poca, nos había hecho un poco más independientes. Ambos teníamos amigos por separado, y amigos en común, lo que había ayudado cuando teníamos una discusión o algo. Aún así, él había estado siempre que lo necesité. En cada ataque de pánico o episodio de manía, Edward había estado conmigo. Pero dejando de lado eso, no podía esperar para empezar nuestra vida juntos. Y eso empezaría esta noche, cuando nos mudáramos juntos oficialmente. Había pasado noches en el dormitorio de Edward varias veces, y viceversa, pero ahora podíamos realmente vivir juntos. Y luego de las vacaciones de Navidad, nos casaríamos.

"Nuestras familias están por allí." Dijo Edward, señalando a través de la multitud. Apenas podía distinguir el gran cuerpo de Emmett en la masa de graduados y sus familiares y amigos. Mientras nos acercábamos hacia nuestros padres y Alice, Jasper, Rosalie, y Emmett, los examiné rápidamente.

Alice y Jasper se veían más felices que nunca. Jasper también acababa de graduarse la semana pasada; había ido a la Universidad de Nueva York como Edward. Alice recién terminaba su segundo año en la Universidad de Chicago, y ella y Jasper vivirían juntos en la ciudad.

Rosalie, quien recién terminaba su segundo año en la Universidad de Washington, estaba embarazada de seis meses. Al principio, ella y Emmett habían enloquecido, pero ahora lo habían asimilado y estaban preparados para ser padres. Bueno, tan preparados como dos personas jóvenes pueden estar. Emmett tenía su propio taller mecánico en Seattle, y él y Rosalie estaban ahorrando mucho dinero para criar a su bebé. Estaba orgullosa de ellos, y también el resto de la familia. Todos estaban siendo maravillosamente comprensivos.

Incluso Charlie había venido para mi graduación, junto con Renée, y Carlisle y Esme. Todos ellos habían sido increíbles también, y me habían brindado todo su apoyo. Al principio, sabía que Esme Cullen no era quien más me admiraba. Pero ahora, hasta estaba ayudándonos a Edward y a mí a planear nuestra boda, asistiéndonos en cosas de las que no teníamos la más mínima idea.

Después de recibir muchas felicitaciones y Buenos deseos, los diez nos fuimos a cenar y luego cada uno volvió a su habitación de hotel y Edward y yo fuimos a nuestro nuevo apartamento, asimilando por completo nuestro futuro.

De ahora en adelante, esta era la vida real. Ya no era una estudiante, no era una niña… era una mujer independiente con un prometido y toda mi vida por delante.

No iba a dejar que mis problemas me detuvieran. Iba a vivir mi vida, y nada iba a controlarme. Ni la ansiedad, ni mis recuerdos, y definitivamente, tampoco mi pasado.


Nota de traductora: And that's how it ends. Si bien -como dije- el final es algo así como... abrupto, me da una lástima tener que terminar con esta traducción. Fue como mi primer bebé, que ahora creció y lo tengo que dejar ir. Me va a agarrar el síndrome del nido vacío (?). Ok, no. Todavía tengo otros dos bebés (:

Bueno, ya me puse tonta. Sólo me queda agradecerles a todas las/os magníficas/os lectoras/es, tanto las/os que me bancaron desde el comienzo como las/os que se fueron sumando en estos, em... siete meses. Wow, no pensé que habían sido tantos. En fin, miles de gracias. Esta fue como la primer traducción grande que hice y la amé de principio a fin. Me encantaría agradecerles individualmente a cada una/o, pero se me complica. Sepan que me despido (de esta traducción) más que fleiz por los 163 alerts y 257 favoritos de este fic, además de los/as me agregaron a mí, como 'autora', a favoritos o alerts gracias al mismo.

Espero que nos sigamos leyendo en My love, my life (si les tengo que ser sincera, no sé cuándo la voy a continuar, pero lo voy a hacer) o en You've Got Mail (aunque a esta última no le queda mucho tampoco).

Gracias, en serio (:

Saludos, Mar.